El aves­truz y la yihad

El Diario de El Paso - - Opinión - An­to­nio Elor­za An­to­nio Elor­za es ca­te­drá­ti­co de Cien­cia Po­lí­ti­ca.

Madrid— La úl­ti­ma ofen­si­va te­rro­ris­ta de ISIS co­rre el ries­go de ins­cri­bir­se en la fór­mu­la nietzs­chea­na del eterno re­torno de lo igual. Conmoción en Oc­ci­den­te, ló­gi­ca­men­te de su­pe­rior in­ten­si­dad en el país afec­ta­do, de­ba­tes ca­da vez me­nos pre­ci­sos en torno al qué ha­cer, y fi­nal­men­te si­len­cio en es­pe­ra del si­guien­te aten­ta­do. Un po­co co­mo si le­van­tar la voz so­bre la na­tu­ra­le­za pro­pia de es­ta es­tra­te­gia fue­ra des­acon­se­ja­ble por­que lle­va­ría a atraer la aten­ción de los te­rro­ris­tas. La úni­ca di­men­sión ac­ti­va­da de la po­lí­ti­ca an­ti­te­rro­ris­ta tie­ne lu­gar en el te­rreno de la se­gu­ri­dad, y tam­bién aquí só­lo se re­gis­tra una in­ten­si­fi­ca­ción cuan­do se ha pro­du­ci­do el úl­ti­mo gol­pe. Si­gue exis­tien­do una re­ti­cen­cia a ad­mi­tir que nos en­con­tra­mos an­te una de­cla­ra­ción, y una pues­ta en mar­cha por par­te de ISIS, de una gue­rra mun­dial de nue­vo ti­po. Un con­flic­to que só­lo par­cial­men­te es con­ven­cio­nal, en Si­ria e Irak, pe­ro que, me­dian­te una se­cuen­cia de es­pec­ta­cu­la­res aten­ta­dos te­rro­ris­tas, tien­de a com­pen­sar la dis­pa­ri­dad de re­cur­sos exis­ten­te en­tre el Es­ta­do Is­lá­mi­co y su enemi­go, el mun­do de los no cre­yen­tes.

Por su pro­pia na­tu­ra­le­za, la gue­rra lan­za­da por el Es­ta­do is­lá­mi­co re­quie­re un tra­ta­mien­to muy dis­tin­to de los en­fren­ta­mien­tos bé­li­cos con­ven­cio­na­les. Y tam­po­co ca­ben las es­tra­te­gias con­tra el Mal al es­ti­lo de Bush, tan in­efi­ca­ces a lar­go pla­zo co­mo in­com­pa­ti­bles con los de­re­chos hu­ma­nos. Ol­vi­dar­lo pue­de lle­var a un di­le­ma fa­laz en­tre ha­cer la gue­rra con­tra el ISIS o re­fu­giar­se en la pa­si­vi­dad.

Una elec­ción a evi­tar, sus­ti­tu­yén­do­la por una po­lí­ti­ca an­ti­te­rro­ris­ta que in­clu­ya di­men­sio­nes co­mo la ac­ción cul­tu­ral y edu­ca­ti­va en nues­tros paí­ses res­pec­to de las mi­no­rías mu­sul­ma­nas. Los yiha­dis­tas del mun­do ára­be son inal­can­za­bles, pe­ro al me­nos po­de­mos evi­tar en lo po­si­ble que nues­tros jó­ve­nes mu­sul­ma­nes adop­ten una vi­sión del Is­lam fa­vo­ra­ble a la gue­rra san­ta. De en­tra­da, con­vie­ne des­ta­car que los plan­tea­mien­tos doc­tri­na­les y las tác­ti­cas bé­li­cas del ISIS en­tron­can de mo­do di­rec­to con la prác­ti­ca del pri­mer Is­lam en el tiem­po del pro­fe­ta ar­ma­do y sus su­ce­so­res, los ‘pia­do­sos an­te­pa­sa­dos’. Una con­cep­ción de la di­vi­ni­dad fun­da­da so­bre la es­cla­vi­tud ha­ce que el cre­yen­te, es­cla­vo de Alá, cons­ti­tui­do en co­mu­ni­dad ce­rra­da a los otros hom­bres, pri­va a és­tos de lo que en­ten­de­mos por con­di­ción hu­ma­na y les si­túa en el mis­mo plano de in­fe­rio­ri­dad que a los so­me­ti­dos a la ser­vi­dum­bre hu­ma­na. No ca­be, pues, la­men­tar su des­truc­ción, ne­ce­sa­ria por opo­ner­se a quie­nes si­guen a Alá, tan­to no cre­yen­tes co­mo falsos mu­sul­ma­nes, hi­pó­cri­tas –ca­so de Er­do­gan por su alian­za con las po­ten­cias oc­ci­den­ta­les–. ISIS no es ajeno al Is­lam, sino pro­duc­to de una lec­tu­ra ri­go­ris­ta, que desem­bo­ca en el ejer­ci­cio de la yihad a es­ca­la mun­dial, has­ta que im­pe­re la ver­da­de­ra fe.

La tra­ma ideo­ló­gi­ca que es­tá en la ba­se del ISIS, in­clui­da la res­tau­ra­ción del ca­li­fa­to, re­pro­du­ce las ideas y di­rec­tri­ces con­te­ni­das en la ac­ción del pro­fe­ta y de sus su­ce­so­res en la fa­se de Me­di­na de su vi­da po­lí­ti­ca, se­gún la lec­tu­ra apun­ta­da. Exis­ti­ría un abis­mo en­tre los cre­yen­tes y sus enemi­gos, y en­tre am­bos só­lo ca­be una gue­rra sin cuar­tel, don­de in­clu­so los muer­tos son opues­tos: unos son már­ti­res, otros van al in­fierno.

La bio­gra­fía ca­nó­ni­ca de Maho­ma por Ibn Is­haq ofre­ce múl­ti­ples tes­ti­mo­nios de esa ló­gi­ca de ac­tua­ción, tan­to por la prio­ri­dad de la me­dia­ción bé­li­ca co­mo por los epi­so­dios de eli­mi­na­ción de los enemi­gos, sean es­tos cla­nes ju­díos de Me­di­na, pa­ga­nos de La Me­ca o poe­tas crí­ti­cos que sir­ven de ejem­plo pa­ra un te­rror sa­lu­da­ble. Ca­da ac­to de es­te ti­po sus­ci­ta la con­ver­sión in­me­dia­ta de los alle­ga­dos. Es­ta ejem­pla­ri­dad in­ter­vie­ne pun­tual­men­te en la ló­gi­ca de ac­ción del ISIS, lo mis­mo que en la di­men­sión eco­nó­mi­ca, ni­vel or­ga­ni­za­ti­vo tan pre­sen­te en la yihad del pro­fe­ta co­mo en sus imi­ta­do­res de hoy (de los res­ca­tes a la ac­ción so­bre las co­mu­ni­ca­cio­nes del enemi­go).

Co­mo con­tra­pun­to, hay un Is­lam pro­gre­si­vo, del que na­die se acuer­da en­tre no­so­tros, pro­pi­cia­do por pen­sa­do­res mu­sul­ma­nes, a par­tir de Ave­rroes y de Ru­mí, has­ta Ar­koun y So­roush hoy, que plan­tean una cons­truc­ción doc­tri­nal asen­ta­da so­bre el Is­lam de La Me­ca, la con­cep­ción de la yihad co­mo es­fuer­zo no bé­li­co ha­cia Alá, e in­clu­so una apro­xi­ma­ción plu­ra­lis­ta a la de­mo­cra­cia a par­tir de la shu­ra, el con­se­jo. Am­bos aná­li­sis, los de la gé­ne­sis is­lá­mi­ca del Es­ta­do te­rro­ris­ta y los de la al­ter­na­ti­va per­fec­ta­men­te via­ble, tie­nen que rom­per, y de­ben rom­per, la ba­rre­ra de la ce­gue­ra vo­lun­ta­ria an­te el te­ma.

Nos va mu­cho en ello. Las am­bi­güe­da­des de Er­do­gan, is­la­mis­ta or­to­do­xo, pe­ro hi­pó­cri­ta pa­ra ISIS, son ejem­plo de la inuti­li­dad de una vía me­dia.

Nos cues­ta ad­mi­tir que el Es­ta­do Is­lá­mi­co ha pues­to en mar­cha otro ti­po de gue­rra mun­dial

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.