Dan de al­ta al go­ber­na­dor te­xano tras ser aten­di­do por que­ma­du­ras

El Diario de El Paso - - Panorama - Will Weis­sert, As­so­cia­ted Press

Aus­tin, Te­xas— El go­ber­na­dor re­pu­bli­cano de Te­xas, Greg Ab­bott, fue da­do de al­ta del hos­pi­tal el vier­nes tras ha­ber pa­sa­do cua­tro no­ches pa­ra re­ci­bir tra­ta­mien­to por va­rias que­ma­du­ras que su­frió mien­tras va­ca­cio­na­ba la se­ma­na pa­sa­da.

Ab­bott sa­lió del Cen­tro Mé­di­co del Ejér­ci­to Broo­ke de San An­to­nio y re­gre­só a la man­sión del go­ber­na­dor en Aus­tin, se­gún di­jo el por­ta­voz Matt Hirsch, agre­gan­do que el go­ber­na­dor es­ta­ba en “bue­nos áni­mos”.

“Se es­ta­ba que­dan­do en el hos­pi­tal pa­ra po­der sa­nar me­jor”, di­jo Hirsch so­bre la hos­pi­ta­li­za­ción de Ab­bott. “Has­ta aho­ra to­do pa­re­ce ha­ber sa­li­do muy bien”.

La ofi­ci­na de Ab­bott anun­ció que el go­ber­na­dor “con­ti­nua­rá re­cu­pe­rán­do­se y que se­gui­rá ade­lan­te de acuer­do con su agen­da de tra­ba­jo”, aun­que Ab­bott ya di­jo que no asis­ti­rá a la Con­ven­ción Na­cio­nal Re­pu­bli­ca­na que ten­drá lu­gar la se­ma­na en­tran­te en Cle­ve­land, don­de es­ta­ba pro­gra­ma­do pa­ra es­tar al fren­te de la de­le­ga­ción de 155 miem­bros de Te­xas.

Hirsch di­jo que Ab­bott, quien ha uti­li­za­do una si­lla de rue­das des­de 1984, qui­zás ten­ga que re­gre­sar a San An­to­nio la pró­xi­ma se­ma­na pa­ra se­guir con el tra­ta­mien­to, y lue­go po­der ver a doc­to­res en Aus­tin, a unas 80 mi­llas (128 ki­ló­me­tros) de dis­tan­cia.

El go­ber­na­dor su­frió que­ma­du­ras en se­gun­do y ter­cer gra­dos en la par­te ba­ja de sus pier­nas y pies al en­trar en con­tac­to con agua de­ma­sia­do ca­lien­te el pa­sa­do 7 de ju­lio. Su ofi­ci­na se rehu­só a res­pon­der a pre­gun­tas so­bre qué fue exac­ta­men­te lo que ocu­rrió, li­mi­tán­do­se a de­cir úni­ca­men­te que su­ce­dió cuan­do Ab­bott se es­ta­ba que­dan­do con su fa­mi­lia en Jack­son Ho­le, Wyo­ming.

Ab­bott que­dó pa­ra­lí­ti­co de la cin­tu­ra pa­ra aba­jo cuan­do un ár­bol le ca­yó en­ci­ma mien­tras co­rría. Aun así, el go­ber­na­dor aún tie­ne cier­tos re­cep­to­res en los ner­vios de sus pier­nas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.