El Pa­so, vul­ne­ra­ble a ata­ques en blan­cos ‘me­nos vi­gi­la­dos’

Te­rro­ris­tas cam­bian es­tra­te­gia an­te ma­yor des­plie­gue de se­gu­ri­dad

El Diario de El Paso - - Portada - Die­go Mur­cia/El Dia­rio de El Pa­so

Ex­per­tos en ma­te­ria de se­gu­ri­dad na­cio­nal coin­ci­den en que El Pa­so no es­tá in­mu­ne a ser blan­co de ata­ques te­rro­ris­tas en lu­ga­res poco con­ven­cio­na­les.

A di­fe­ren­cia de los te­mo­res que sur­gie­ron a par­tir del 9/11 –cuan­do se ha­bla­ba de lo es­tra­té­gi­co que re­sul­ta­ría ata­car los puen­tes in­ter­na­cio­na­les o Fort Bliss–, la ame­na­za ac­tual apun­ta a ob­je­ti­vos “blan­dos”, es de­cir, aqué­llos que no po­seen vi­gi­lan­cia ex­tre­ma.

Un in­for­me de la Uni­ver­si­dad de Mary­land –ela­bo­ra­do a par­tir de los ata­ques te­rro­ris­tas de los úl­ti­mos años– apun­ta a que la se­gu­ri­dad que se ejer­ce en puntos e ins­ta­la­cio­nes cla­ve ha me­jo­ra­do tan­to que es im­pro­ba­ble que ocu­rra un aten­ta­do en esos si­tios.

Sin em­bar­go, la ten­den­cia ac­tual de los te­rro­ris­tas que han efec­tua­do ata­ques en Es­ta­dos Uni­dos apun­ta ha­cia el aban­dono de blan­cos “du­ros”, co­mo lo se­rían ins­ta­la­cio­nes mi­li­ta­res o de Go­bierno bien vi­gi­la­dos, y en­fo­car­se en blan­cos “blan­dos” en un en­torno co­ti­diano.

Es­tos úl­ti­mos han in­clui­do el cen­tro co­mu­ni­ta­rio en San Ber­nar­dino, Ca­li­for­nia, don­de más de una do­ce­na de em­plea­dos del Con­da­do fue­ron acri­bi­lla­dos du­ran­te un fes­te­jo.

Tam­bién in­clu­ye la dis­co gay en Or­lan­do, Flo­ri­da, don­de mu­rie­ron 50 per­so­nas, y la ma­ni­fes­ta­ción pa­cí­fi­ca por las ca­lles de Da­llas en la que fue­ron aba­ti­dos cin­co po­li­cías por un fran­co­ti­ra­dor.

En ese sen­ti­do, no hay región del país que se pue­da de­cir in­mu­ne.

Los te­rro­ris­tas in­gre­san por ai­re y por el Es­te

Un re­por­te del Con­sor­cio Na­cio­nal pa­ra el Es­tu­dio del Te­rro­ris­mo y Res­pues­tas al Te­rro­ris­mo de la Uni­ver­si­dad de Mary­land, ase­gu­ra que el gran nú­me­ro de te­rro­ris­tas que –en­tre 1970 y 2012– se han vis­to in­vo­lu­cra­dos en ata­ques en Es­ta­dos Uni­dos, en­tró al país prin­ci­pal­men­te por vía aé­rea, no por tie­rra.

El re­por­te ba­sa sus ha­llaz­gos en el aná­li­sis de 221 in­gre­sos al país de in­di­vi­duos que fue­ron acu­sa­dos pos­te­rior­men­te por el Go­bierno de Es­ta­dos Uni­dos en ca­sos re­la­cio­na­dos con el te­rro­ris­mo. De ellos, la ma­yo­ría (129 cru­ces) im­pli­ca­ba a una per­so­na in­ten­tan­do en­trar en los Es­ta­dos Uni­dos, mien­tras que el res­to (92 cru­ces) in­vo­lu­cra­ba a in­di­vi­duos tra­tan­do de sa­lir de los EU.

El do­cu­men­to, ti­tu­la­do “Cru­ces fron­te­ri­zos y los ata­ques te­rro­ris­tas en los Es­ta­dos Uni­dos: lec­cio­nes pa­ra pro­te­ger­se con­tra vi­si­tan­tes pe­li­gro­sos”, re­ve­la que los es­ta­dos de la fron­te­ra sur del país (Ca­li­for­nia, Ari­zo­na, Nue­vo Mé­xi­co y Te­xas), ape­nas cuen­tan con 6 de los 115 ca­sos de te­rro­ris­tas que in­gre­sa­ron por tie­rra pre­vio a algún ata­que.

Es­to tie­ne que ver con va­rios fac­to­res: los te­rro­ris­tas por lo ge­ne­ral lle­gan de paí­ses le­ja­nos, don­de el mé­to­do más rá­pi­do pa­ra lle­gar a EU es por avión; los ae­ro­puer­tos re­ci­ben a dia­rio a mi­les de ex­tran­je­ros de to­do el mun­do que, a me­nos que es­tén en una lis­ta de po­si­bles te­rro­ris­tas, no de­ri­van aten­ción in­me­dia­ta­men­te; y los cru­ces te­rres­tres con Ca­na­dá re­ci­ben a un gru­po más di­ver­so de ex­tran­je­ros que la fron­te­ra sur, don­de ca­si to­dos son la­ti­noa­me­ri­ca­nos.

Ade­más, Ciu­dad Juá­rez y El Pa­so, al igual que Ti­jua­na-San Ysi­dro y Ma­ta­mo­ros/Rey­no­sa-Browns­vi­lle tie­nen la va­rian­te de que en ellos se li­bra una cons­tan­te lu­cha con­tra los cár­te­les de la dro­ga y las or­ga­ni­za­cio­nes de tráfico de in­mi­gran­tes, por lo cual to­do mun­do es­tá su­je­to a in­ves­ti­ga­ción y re­vi­sión en los cru­ces fron­te­ri­zos.

Siem­pre hay ries­gos

El Dia­rio de El Pa­so in­ten­tó co­no­cer la opi­nión de la Pa­tru­lla Fronteriza y otras agen­cias fe­de­ra­les so­bre la po­si­bi­li­dad de un ata­que te­rro­ris­ta en la región. Sin em­bar­go, no fue po­si­ble ob­te­ner res­pues­tas en es­ta oca­sión de agen­cias que en el pa­sa­do han di­cho inequí­vo­ca­men­te a los me­dios que no dan co­men­ta­rio so­bre cues­tio­nes de se­gu­ri­dad.

Lo que se bus­ca­ba sa­ber era si Es­ta­dos Uni­dos, a pro­pó­si­to de la car­ni­ce­ría en Fran­cia, po­dría su­frir al­go si­mi­lar. El ata­que en Ni­za, Fran­cia, don­de mu­rie­ron al me­nos 84 per­so­nas y re­sul­ta­ron he­ri­das cen­te­na­res más, fue sim­ple y muy di­fí­cil de pre­ve­nir. Un ca­mión, aba­lan­za­do con­tra una mul­ti­tud que ce­le­bra­ba el Día de la Bas­ti­lla, an­tes de que el con­duc­tor abrie­ra fue­go.

¿Po­dría al­go si­mi­lar ocu­rrir en Es­ta­dos Uni­dos?

“Esa res­pues­ta es, sin du­da, sí”, di­jo Gregory Shaf­fer, un ex agen­te del FBI que ha tra­ba­ja­do en te­mas de se­gu­ri­dad na­cio­nal y en el equi­po de res­ca­te de rehe­nes del FBI. “Po­dría muy fá­cil­men­te pa­sar aquí. Fi­jé­mo­nos en el as­pec­to de ba­ja tec­no­lo­gía de es­te ata­que, na­da más que un ca­mión blan­co”.

En en­tre­vis­ta con The Washington Post, el ana­lis­ta se­ña­ló que se­ría muy di­fí­cil pa­ra una or­ga­ni­za­ción te­rro­ris­ta ex­tran­je­ra de­rro­tar las me­di­das de se­gu­ri­dad en even­tos ma­si­vos pe­ro muy vi­gi­la­dos, o en ins­ta­la­cio­nes de Go­bierno.

Es­tos son los blan­cos “du­ros”; pe­ro los blan­cos “blan­dos” co­mo la fies­ta de em­plea­dos del Go­bierno lo­cal en San Ber­nar­dino o la dis­co­te­ca en Or­lan­do, son vul­ne­ra­bles por ca­re­cer de un ni­vel de se­gu­ri­dad ele­va­do.

A es­tos blan­cos “blan­dos” aho­ra se su­man los fes­te­jos ca­lle­je­ros en Ni­za.

Los ex­tre­mis­tas han lla­ma­do a sus adep­tos a usar vehícu­los de es­ta ma­ne­ra an­tes, pe­ro los ex­per­tos di­cen que el ata­que de Ni­za es la es­ca­la­da de una ten­den­cia, ya que al­gu­nos ata­can­tes es­tán uti­li­zan­do he­rra­mien­tas sen­ci­llas pa­ra ma­tar cada vez a un ma­yor nú­me­ro de per­so­nas.

Y mien­tras que los ex­per­tos tam­bién ad­vier­ten que Es­ta­dos Uni­dos no es Fran­cia –ya que es­ta­mos se­pa­ra­dos por un océano de los com­ba­tien­tes que via­jan ha­cia y des­de Si­ria y tie­nen más ex­pe­rien­cia con los ata­ques te­rro­ris­tas– tam­bién ad­vier­ten que el país po­dría ser vul­ne­ra­ble a un ata­que de ese ti­po.

Los fun­cio­na­rios en­car­ga­dos de hacer cum­plir la ley en Es­ta­dos Uni­dos, en aler­ta des­pués de que un hombre ar­ma­do ma­tó a cin­co agen­tes de Po­li­cía en Da­llas, di­je­ron que se pu­sie­ron so­bre avi­so des­pués de que su­ce­die­ra el ata­que de Ni­za, aun­que, has­ta el vier­nes, las au­to­ri­da­des en las prin­ci­pa­les ciu­da­des, ase­gu­ra­ron que no sa­bían de nin­gu­na ame­na­za creí­ble.

En Chica­go, los agen­tes de Po­li­cía ya es­ta­ban “en una pos­tu­ra de aler­ta” de­bi­do al al­bo­ro­to en Da­llas y al ti­ro­teo ma­si­vo en Or­lan­do se­ma­nas an­te­rio­res, di­jo el vier­nes un por­ta­voz. No ha ha­bi­do “nin­gu­na ame­na­za in­ter­na ac­tual o in­for­ma­ción creí­ble que pu­sie­ra en la mi­ra a Chica­go’, di­jo el vo­ce­ro, que tam­bién in­for­mó que ha­bía agen­tes adi­cio­na­les pa­tru­llan­do zo­nas po­bla­das y lu­ga­res es­pe­cí­fi­cos de la ciu­dad.

En la fron­te­ra Mé­xi­co-Es­ta­dos Uni­dos, se si­gue ob­ser­van­do la aler­ta “ele­va­da” des­de los ata­ques del 9/11, se­gún las pá­gi­nas web de las agen­cias fe­de­ra­les. El al­cal­de de Nue­va York, Bill de Bla­sio, tam­bién di­jo que no ha­bía ame­na­zas es­pe­cí­fi­cas o creí­bles con­tra esa ciu­dad, y ex­pli­có que la Po­li­cía au­men­ta­ría su pre­sen­cia en zo­nas co­mo Ti­mes Squa­re.

“Es­ta­mos ab­so­lu­ta­men­te en aler­ta”, di­jo De Bla­sio en una en­tre­vis­ta en WNYC. “Es­ta­mos en aler­ta to­dos los días en la ciu­dad de Nue­va York”. Tam­bién se­ña­ló que, con ba­se en lo que ha­bía su­ce­di­do en to­do el mun­do, la Po­li­cía de Nue­va York ha­bía apren­di­do a po­ner “ba­rre­ras múl­ti­ples” en torno a even­tos co­mo la vís­pe­ra de Año Nue­vo o el Día de la In­de­pen­den­cia “pa­ra pro­te­ger­se con­tra es­te ti­po de ata­ques”.

Nue­va York es un buen ejem­plo de un lu­gar don­de se ha re­for­za­do la se­gu­ri­dad en torno a lo que se con­si­de­ra­ba an­te­rior­men­te co­mo ob­je­ti­vos más fá­ci­les de ata­car, di­jo Don Bo­re­lli, un agen­te del FBI du­ran­te 25 años y ex agen­te es­pe­cial a car­go de la Fuer­za de Ta­rea Con­jun­ta con­tra el Te­rro­ris­mo del FBI en Nue­va York.

“So­mos vul­ne­ra­bles has­ta cier­to punto, pe­ro he­mos li­dia­do con es­to des­de ha­ce ya algún tiem­po y te­ne­mos el lu­jo de es­tar muy le­jos de la ma­yo­ría de es­tos ti­pos que en­tre­nan en Irak y Si­ria”, di­jo.

Bo­re­lli agre­gó que no cree que el ata­can­te de Ni­za hu­bie­ra si­do ca­paz de lle­var a ca­bo tal asal­to en la ciu­dad de Nue­va York, de­bi­do a la ma­ne­ra en que las au­to­ri­da­des vi­gi­lan y aís­lan áreas con mul­ti­tu­des.

“Otras ciu­da­des no han te­ni­do es­tas ca­tás­tro­fes”, di­jo. “Es una de esas lec­cio­nes que se apren­den de la ma­ne­ra di­fí­cil. Mi­ra a Bos­ton”, di­jo, se­ña­lan­do los cam­bios des­pués de las bom­bas del ma­ra­tón, en 2013. “Ha­bía dos ti­pos di­fe­ren­tes de pos­tu­ras de se­gu­ri­dad, an­tes y des­pués. Al­gu­nas de es­tas ciu­da­des (eu­ro­peas) se en­cuen­tran to­da­vía pen­san­do co­mo an­tes”.

Mi­li­ta­ri­zar o no mi­li­ta­ri­zar

Mu­chos po­lí­ti­cos en Washington siem­pre han di­cho, en es­pe­cial en pe­río­do de elec­cio­nes, que la me­jor for­ma de pro­te­ger al país del te­rro­ris­mo es mi­li­ta­ri­zar las fron­te­ras.

Ha­ce un par de años, cuan­do se oye­ron ru­mo­res de una po­si­ble in­cur­sión de adep­tos de ISIS a Es­ta­dos Uni­dos por Ciu­dad Juá­rez, vol­vió a sal­tar el de­ba­te a la me­sa.

Te­rro­ris­tas re­cu­rren aho­ra a blan­cos me­nos vi­gi­la­dos

El ru­mor re­sul­tó in­fun­da­do.

Em­pe­ro, reite­ran los ana­lis­tas, no es lo mis­mo vi­gi­lar una fies­ta de vís­pe­ra de Año Nue­vo en Nue­va York, la ciu­dad con el De­par­ta­men­to de Po­li­cía más gran­de y qui­zás me­jor equi­pa­do del país, que un des­fi­le, di­ga­mos, en Oklaho­ma. Igual­men­te, no es lo mis­mo in­ten­tar ata­car una ba­se mi­li­tar –que es esen­cial­men­te una ciu­dad den­tro de otra ciu­dad– que uti­li­zar co­mo ar­ma un trac­to­ca­mión por una con­cu­rri­da ace­ra del sec­tor de ca­si­nos de Las Ve­gas.

La Con­ven­ción Na­cio­nal Re­pu­bli­ca­na y la Con­ven­ción Na­cio­nal De­mó­cra­ta o la inau­gu­ra­ción pre­si­den­cial se­rían un ob­je­ti­vo ideal, pe­ro los te­rro­ris­tas no van a ata­car fú­til­men­te es­tos ob­je­ti­vos “du­ros”, sino que van a bus­car el éxi­to a tra­vés de ata­car ob­je­ti­vos “blan­dos”, di­jo Shaf­fer.

“He es­ta­do ha­cien­do es­to du­ran­te mucho tiem­po, y ten­go la me­jor for­ma­ción que el Go­bierno de Es­ta­dos Uni­dos tie­ne pa­ra ofre­cer, y de­fen­der­se de al­guien que con­du­ce un ca­rro y de­rri­bar gen­te… es un ar­ma ru­di­men­ta­ria y muy efi­caz”, di­jo Shaf­fer. “Sim­ple­men­te no veo có­mo se pue­de de­te­ner”.

Igual­men­te, a los te­rro­ris­tas les se­ría di­fí­cil in­fil­trar ar­ma­dos un jue­go de Gran­des Li­gas, don­de to­do mun­do pa­sa por de­tec­to­res de me­tal y abun­dan los po­li­cías ar­ma­dos y las cá­ma­ras de se­gu­ri­dad, pe­ro un par­ti­do do­min­gue­ro de li­ga in­fan­til es­tá ac­ce­si­ble a cual­quie­ra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.