Fe­mi­nis­mo cons­cien­te

El Diario de El Paso - - Opinión - Es­cri­to­ra y aca­dé­mi­ca

A la mujer le han di­cho có­mo ser des­de la pers­pec­ti­va mas­cu­li­na y si quie­re trans­for­mar el mun­do que tran­si­ta in­jus­to, va ha­cia ella mis­ma, des­ar­ti­cu­la la opre­sión y en al­gu­nas oca­sio­nes lo ha­ce vio­len­tán­do­se. De ser hu­ma­na al ser­vi­cio de to­dos pa­sa a ser pro­ta­go­nis­ta de su vi­da y de la his­to­ria, es en­ton­ces, que la mujer co­rre el pe­li­gro de caer en el ego­cen­tris­mo, al con­ver­tir­se en la úni­ca ar­te­sa­na de su vi­da, el nar­ci­sis­mo es pro­pio de es­tos tiem­pos, ¡cui­da­do! di­ce Mar­ce­la La­gar­de que ‘pue­de ser un pro­pó­si­to es­ti­ma­ble pe­ro cuan­do se le per­si­gue sin la me­nor aten­ción al pró­ji­mo, sin un sen­ti­do de res­pon­sa­bi­li­dad mu­tua, per­te­nen­cia co­mún, pue­de con­du­cir a un de­sier­to éti­co’.

La bús­que­da de Yo fe­me­nino sin te­ner re­fe­ren­tes pa­triar­ca­les sue­le ser com­pli­ca­da; leer so­bre fe­mi­nis­mo, los lo­gros, su his­to­ria, nos pue­de ayu­dar a con­se­guir el pro­pó­si­to del au­to­co­no­ci­mien­to con pers­pec­ti­va de gé­ne­ro. Ini­ciar en el ca­mino de la des­ar­ti­cu­la­ción de la iden­ti­dad fe­me­ni­na pa­triar­cal no de­be cau­sar mie­do, mie­do es vi­vir vio­len­ta­da y vio­len­tar a otras, re­pi­tien­do la his­to­ria de las an­te­pa­sa­das o las cons­trui­das en la in­fan­cia, mie­do es vi­vir en una so­cie­dad pe­li­gro­sa­men­te zom­bie don­de la iden­ti­dad se tor­na ma­ni­pu­la­ble y te­rro­rí­fi­ca. Re­co­no­cer las vo­ces opre­so­ras y opri­mi­das den­tro de no­so­tras mis­mas y li­be­rar­las en la me­jor tó­ni­ca po­si­ble, des­pier­ta las cua­li­da­des ori­gi­na­les de la mujer: la men­te po­si­ti­va, la bon­dad que al in­tro­yec­tar al en­te vio­len­to y ma­chis­ta se os­cu­re­ce.

Es des­afor­tu­na­do y co­mún que la mujer re­sul­te ser la peor enemi­ga de otra mujer, es co­mún que el ar­que­ti­po de la bruja ma­la ha­ga has­ta lo im­po­si­ble por que­mar la crea­ción de la mujer rum­bo a la co­crea­ción de su nue­va iden­ti­dad, nue­va iden­ti­dad ne­ce­sa­ria en es­tos tiem­pos de vio­len­cia. La nue­va iden­ti­dad fe­me­ni­na se cons­tru­ye des­de la me­jor ver­sión per­so­nal, no te­me a la muer­te ge­né­ri­ca, ni a los cam­bios, des­obe­de­ce a la or­den he­ge­mó­ni­ca cul­tu­ral de có­mo ser hombre o có­mo ser mujer, la nue­va iden­ti­dad se for­ma sin con­tra­tiem­pos al desa­rro­llar­se des­de un fe­mi­nis­mo cons­cien­te. En el fe­mi­nis­mo cons­cien­te, las mu­je­res re­fle­xio­na­mos so­bre la car­ga vio­len­ta que nos em­bar­ga, da­mos con­ti­nua­ción a ri­tos an­ces­tra­les di­vi­nos y be­né­fi­cos pa­ra to­dos, el in­te­rior es la ha­bi­ta­ción pro­pia, la lla­ve le per­te­ne­ce só­lo a ella y a las/los que dan­cen con ella ha­cia la evo­lu­ción.

En el fe­mi­nis­mo cons­cien­te se re­fle­xio­na: qué tan dis­pues­tas es­ta­mos a tras­cen­der los ro­les y par­ti­ci­par en la muer­te ge­né­ri­ca sin es­pan­tar­nos de las ma­ni­fes­ta­cio­nes que pro­vo­ca el cam­bio. Qué tan dis­pues­tas es­ta­mos a hacer política en las ca­lles, sin más­ca­ras y crear go­bier­nos au­tó­no­mos des­de nues­tros es­pa­cios, hacer el me­jor uso po­si­ble del In­ter­net pa­ra for­mar re­des con otros co­lec­ti­vos afi­nes. Qué tan dis­pues­tas es­ta­mos a aban­do­nar el pen­sa­mien­to pa­triar­cal, des­cu­brir nues­tra voz y abrir­nos al sen­tir y pen­sar se­gu­ras en la crea­ción de nue­vas ex­pre­sio­nes, vo­ca­blos, na­rra­ti­vas, sin es­pe­rar va­lo­ra­cio­nes o le­gi­ti­mi­dad de gru­pos o per­so­nas do­mi­nan­tes.

Pa­ra la fe­mi­nis­ta cons­cien­te cu­yo le­ma es ‘vi­ve y de­jar vi­vir pe­ro vi­ve cons­cien­te’ la prio­ri­dad es in­ter­ac­tuar en ar­mo­nía en cada uno de los ám­bi­tos don­de se desen­vuel­ve, la gue­rra y sus for­mas su­ti­les de vio­len­cia de­be­rían for­mar par­te del pa­sa­do. As­pi­ra­mos a una nue­va hu­ma­ni­za­ción. Cuan­do pre­gun­to a las mu­je­res, quién es fe­mi­nis­ta, la ma­yo­ría guar­da si­len­cio, cuan­do les pla­ti­co lo que sé de fe­mi­nis­mo, la mujer se mo­ti­va, y sa­be que na­tu­ral­men­te lo es.

¿Por qué al­gu­nas mu­je­res no se iden­ti­fi­can con el fe­mi­nis­mo? De­bi­do al mie­do que cau­san los cam­bios so­cia­les, ha si­do más sen­ci­llo ser in­di­fe­ren­te o has­ta sa­ta­ni­zar al mo­vi­mien­to fe­mi­nis­ta que em­pa­ti­zar con las cau­sas de equi­dad que per­si­gue. Las fe­mi­nis­tas de la cuar­ta ola cu­yas ex­pre­sio­nes ca­ta­lo­ga­das co­mo ra­di­ca­les tie­nen co­mo pro­pó­si­to cau­sar reac­ción, em­plean las re­des so­cia­les y se­ña­lan cla­ra­men­te al in­frac­tor y dan su ver­sión de los he­chos, co­bi­ja­das ba­jo la so­li­da­ri­dad lo­gran el apo­yo co­lec­ti­vo de otras mu­je­res. Las mu­je­res reac­ti­vas que se de­fien­den del en­te vio­len­to y ma­chis­ta em­plean­do la pa­la­bra es­cri­ta y la re­des so­cia­les, es­ta­mos en to­do el de­re­cho de ha­cer­lo, se­rá un ejer­ci­cio de deses­truc­tu­ra­ción de iden­ti­dad fe­me­ni­na pa­triar­cal pe­ro hay que te­ner en men­te que la in­di­vi­dua­li­dad es li­mi­ta­da, vul­ne­ra­ble y has­ta frá­gil y que es ne­ce­sa­rio reac­ti­var el sen­ti­do de per­te­nen­cia so­cial y el la­zo amo­ro­so con nues­tros se­me­jan­tes, só­lo se con­si­gue a tra­vés del per­dón y las re­pa­ra­cio­nes.

Los cam­bios que a la mujer ocu­rren pro­vo­can pa­vor pa­ra los/las que se nie­gan a de­jar el vie­jo mun­do pe­ro ad­quie­ren sen­ti­do pa­ra la hu­ma­na que ya vi­ve en la nue­va iden­ti­dad, no es uto­pía, con­vi­ve, se en­cuen­tra, exis­te an­tes y des­pués del fe­mi­nis­mo cons­cien­te por­que has­ta la ca­te­go­ría mujer, hombre, fe­me­nino, mas­cu­lino tien­de a des­apa­re­cer en las nue­vas for­mas de re­la­cio­nar­nos.

La bruja ma­la vie­ne de la tri­bu de quie­nes co­no­cen el da­ño que pro­vo­ca el po­der no asu­mi­do y se ali­men­ta del ti­tu­beo de la con­cien­cia" Mar­ce­la Mag­da­leno

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.