BUS­CA CON­VEN­CIÓN RE­PU­BLI­CA­NA

‘re­lan­zar’ a su can­di­da­to

El Diario de El Paso - - Portada - Ke­ren Tu­multy y Phi­lip Ruc­ker / The Washington Post e-mails.

Cle­ve­land— Al inau­gu­rar­se ma­ña­na aquí la Con­ven­ción Na­cio­nal Re­pu­bli­ca­na, el par­ti­do se con­cen­tra­rá en dos ob­je­ti­vos: pre­sen­tar aho­ra a Do­nald Trump co­mo al­guien que el país po­dría ima­gi­nar en la Ofi­ci­na Oval du­ran­te tiem­pos de pe­li­gro y hacer sa­nar las he­ri­das res­tan­tes de la bru­tal tem­po­ra­da de pri­ma­rias.

“La con­ven­ción lle­ga en buen mo­men­to pa­ra que de­mos vuel­ta a la pá­gi­na”, di­jo en en­tre­vis­ta un es­pe­ran­za­do Rein­ce Prie­bus, el director del par­ti­do, tras de­di­car la se­ma­na pre­via a la con­ven­ción a apa­gar la re­vuel­ta al gri­to de “Nun­ca Trump” sus­ci­ta­da en­tre un re­bel­de gru­po de di­se­ña­do­res de las re­glas par­ti­dis­tas.

Los re­pu­bli­ca­nos arri­ba­ron a Cle­ve­land, una ciu­dad ten­sa por las in­quie­tu­des so­bre la se­gu­ri­dad y los te­mo­res de que las ma­ni­fes­ta­cio­nes ca­lle­je­ras se con­vier­tan en dis­tur­bios, mien­tras que ayer Trump con­clu­yó for­mal­men­te el caó­ti­co y en oca­sio­nes in­creí­ble pro­ce­so de se­lec­ción vi­ce­pre­si­den­cial.

Pre­sen­tan­do en for­ma ofi­cial e ines­pe­ra­da en él a un com­pa­ñe­ro de fór­mu­la con­ven­cio­nal, Trump se de­jó ver en Nue­va York acom­pa­ña­do del go­ber­na­dor de In­dia­na, Mi­ke Pen­ce, por pri­me­ra vez co­mo com­pa­ñe­ros de fór­mu­la, su­ce­so que por lo re­gu­lar con­tie­ne una de las co­reo­gra­fías más com­pli­ca­das de cual­quier cam­pa­ña pre­si­den­cial.

Pe­ro Trump lo hi­zo en un es­ce­na­rio con po­ca ilu­mi­na­ción du­ran­te un dis­cur­so sin ton ni son cu­yo te­ma fue bá­si­ca­men­te él mis­mo, vol­vien­do a pro­bar ser un can­di­da­to al que no se le pue­de dar guión.

Si bien Trump des­cri­bió a Pen­ce co­mo “un hombre que de ve­ras creo que se­rá so­bre­sa­lien­te en to­dos los sen­ti­dos”, tam­bién re­co­no­ció que una de las ra­zo­nes pa­ra ele­gir­lo fue “la uni­dad del par­ti­do, ten­go que ser sin­ce­ro. Mu­chas per­so­nas han di­cho uni­dad del par­ti­do, por­que yo soy al­guien de fue­ra”.

Con in­di­ces ne­ga­ti­vos más al­tos

El jue­ves Trump acep­ta­rá for­mal­men­te la can­di­da­tu­ra pre­si­den­cial del par­ti­do en es­ta lo­ca­li­dad te­nien­do an­te sí obs­tácu­los ma­yo­res en la con­tien­da con­tra la can­di­da­ta de­mó­cra­ta a la es­pe­ra Hi­llary Clin­ton.

Trump se en­cuen­tra en des­ven­ta­ja en la ma­yo­ría de los son­deos, tan­to en es­ta­dos por dispu­tar co­mo a ni­vel na­cio­nal, aun­que Clin­ton ha te­ni­do va­rias se­ma­nas di­fí­ci­les de re­no­va­da con­cen­tra­ción en la po­lé­mi­ca so­bre su ser­vi­dor pri­va­do de

En las en­cues­tas Trump pre­sen­ta asi­mis­mo los ín­di­ces ne­ga­ti­vos más al­tos de cual­quier can­di­da­to de algún par­ti­do im­por­tan­te en la his­to­ria re­cien­te, a pe­sar de que los re­sul­ta­dos de la pro­pia Clin­ton son ca­si igual de ma­los.

Las con­ven­cio­nes mo­der­nas son pu­bli­rre­por­ta­jes po­lí­ti­cos, mien­tras que du­ran­te la con­gre­ga­ción de cua­tro días en Cle­ve­land se que­rrá pre­sen­tar a Trump co­mo una fi­gu­ra con más subs­tan­cia y com­pa­sión que el am­pu­lo­so e im­pul­si­vo “show­man” que de­rro­tó a 16 ri­va­les pa­ra ama­rrar la can­di­da­tu­ra. La se­di­cio­sa re­tó­ri­ca que sus se­gui­do­res ven co­mo fran­que­za ha ale­ja­do a cru­cia­les seg­men­tos del elec­to­ra­do ge­ne­ral, es­pe­cial­men­te mu­je­res y mi­no­rías.

“Él es una per­so­na agra­da­ble”, di­jo Pre­bius so­bre el can­di­da­to con quien aho­ra ha­bla por lo me­nos dos ve­ces al día. “Creo que se­gún va­ya la gen­te vien­do a la per­so­na que al­gu­nos de no­so­tros he­mos te­ni­do la opor­tu­ni­dad de co­no­cer, eso lo va a ayu­dar mucho en la elec­ción ge­ne­ral, por­que creo que a la gen­te en ver­dad le cae bien. Se sien­te in­tri­ga­da por él. Es­tá in­tere­sa­da en él. Y si él se tor­na más agra­da­ble, eso po­dría ha­cer­lo im­pa­ra­ble”. Con ese fin, los pro­duc­to­res de la con­ven­ción pla­nean mos­trar a la fa­mi­lia del cé­le­bre mul­ti­mi­llo­na­rio. Su es­po­sa, Me­la­nia, una ex mo­de­lo na­ci­da en Es­lo­ve­nia, quien en muy po­cas oca­sio­nes ha­bla en pú­bli­co en re­pre­sen­ta­ción de su es­po­so, ex­pre­sa­rá sus co­men­ta­rios, al igual que los cua­tro hi­jos ma­yo­res de Trump de sus pri­me­ros dos ma­tri­mo­nios, Do­nald Jr., Ivan­ka, Eric y Tif­fany.

Más allá de su la­do per­so­nal, Trump es­pe­ra que la con­ven­ción pro­yec­te una ima­gen fuer­te y re­suel­ta de él ha­cia una na­ción desa­so­se­ga­da tras lo su­ce­di­do en los úl­ti­mos des­ga­rra­do­res me­ses, en los que se in­clu­yen ata­ques te­rro­ris­tas en el país y en el ex­tran­je­ro, así co­mo tam­bién el ase­si­na­to de cin­co ofi­cia­les de la Po­li­cía en Da­llas.

Va­rios ex­po­si­to­res que es­tán pro­gra­ma­dos pa­ra dar dis­cur­sos po­drían ayu­dar a Trump a que se con­vier­ta en el can­di­da­to que con­tro­le con fir­me­za los de­li­tos y re­pri­ma la vio­len­cia. En­tre los po­nen­tes es­tá el ex al­cal­de de Nue­va York, Ru­dolph W. Giu­lia­ni, dos pro­cu­ra­do­ras ge­ne­ra­les de es­ta­do y el she­riff del con­da­do de Mil­wau­kee, Da­vid Clar­ke, un de­mó­cra­ta afro­ame­ri­cano quien es fuer­te crí­ti­co del mo­vi­mien­to Black Li­ves Mat­ter.

Tam­bién se lan­za­rán mu­chas crí­ti­cas con­tra Clin­ton. Una no­che es­ta­rá de­di­ca­da en par­te a re­cor­dar la ma­ne­ra en que la ex se­cre­ta­ria de Es­ta­do ma­ne­jó los ata­ques del 2012 con­tra pues­tos de avan­za­da di­plo­má­ti­ca de Es­ta­dos Uni­dos en Ben­ga­si, Li­bia. De es­to ha­bla­rán dos so­bre­vi­vien­tes a di­chos ata­ques, Mark Geist y John Tie­gen.

“Con­ti­nua­re­mos ade­lan­te en es­to pa­ra ase­gu­rar­nos de que la gen­te se­pa el ti­po de per­so­na tan des­ho­nes­ta que es, y que no se pue­de con­fiar en ella”, di­jo Prie­bus. “Creo que Hi­llary es una per­so­na que no agra­da a la gen­te”.

Sin em­bar­go, la má­qui­na pro­mo­to­ra de Clin­ton no va a ce­der el es­ce­na­rio por com­ple­to. Su equi­po de cam­pa­ña pla­nea trans­mi­tir en los es­ta­dos más pe­lea­dos anun­cios an­ti-Trump en ro­ta­ción por to­dos los ca­na­les que cu­bri­rán la con­ven­ción. Es­tos anun­cios con­for­man una se­rie de los peo­res mo­men­tos que Trump ha te­ni­do du­ran­te su cam­pa­ña de un año de du­ra­ción.

Asi­mis­mo, un gru­po de co­la­bo­ra­do­res y re­pre­sen­tan­tes de Clin­ton es­ta­rá en Cle­ve­land ofre­cien­do res­pues­tas en tiem­po real a la pro­gra­ma­ción pro-Trump.

Más de 300 po­li­cías de otras ju­ris­dic­cio­nes, in­clu­yen­do las de la Pa­tru­lla de Ca­rre­te­ras de Ca­li­for­nia, ha­cen su ju­ra­men­to pa­ra apo­yar y for­mar par­te de la vi­gi­lan­cia de la Po­li­cía de Cle­ve­land

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.