ATEN­TA­DO EN RI­VIE­RA FRAN­CE­SA

re­pre­sen­ta el nue­vo ros­tro del ho­rror

El Diario de El Paso - - Portada - New York Ti­mes News Ser­vi­ce

Nue­va York— Pe­se a to­dos los años de in­quie­tud en el sen­ti­do que los te­rro­ris­tas desa­rro­lla­ran mé­to­dos más so­fis­ti­ca­dos, el ata­que de es­te jue­ves en Ni­za vol­vió reali­dad un te­mor que re­sul­tó mucho peor: una for­ma de vio­len­cia tan bur­da que inu­ti­li­za a mu­chas de nues­tras de­fen­sas usua­les.

El ata­can­te, al con­du­cir un ca­mión blan­co cual­quie­ra a tra­vés de mu­che­dum­bres de juer­guis­tas de los días de ce­le­bra­ción, ma­tó a 84 per­so­nas y con­vir­tió un vehícu­lo co­ti­diano, al­go fa­mi­liar en las ca­lles al­re­de­dor del mun­do, en un ob­je­to de ame­na­za y te­mor.

Nin­gún gru­po se ha ad­ju­di­ca­do el ata­que. Aún se des­co­no­ce la mo­ti­va­ción del ata­can­te, al igual que pre­gun­tas so­bre si ac­tuó so­lo.

Pe­ro in­clu­so así es­te ac­to, sin con­si­de­ra­ción a sus puntos es­pe­cí­fi­cos, re­pre­sen­ta la cul­mi­na­ción de ten­den­cias que se han acu­mu­la­do du­ran­te lar­go tiem­po, en las cua­les las tác­ti­cas del te­rro­ris­mo se vuel­ven más ru­di­men­ta­rias y los ob­je­ti­vos más for­tui­tos. Es­tá obli­gan­do a un re­co­no­ci­mien­to de que la se­gu­ri­dad y me­di­das de in­te­li­gen­cia, lar­ga­men­te el nú­cleo del pen­sa­mien­to oc­ci­den­tal, son de uti­li­dad li­mi­ta­da y nun­ca pue­den su­mi­nis­trar se­gu­ri­dad to­tal de un in­di­vi­duo que de­ci­de ma­tar.

Es­to es­tá cam­bian­do la pre­sión ha­cia mé­to­dos de con­tra­te­rro­ris­mo más abs­trac­tos y no pro­ba­dos que no prometen de­te­ner la vio­len­cia, sino me­ra­men­te ali­ge­rar mo­to­res sub­ya­cen­tes en lo po­lí­ti­co o lo so­cial. Ade­más, es­tá ten­san­do la política de paí­ses oc­ci­den­ta­les, don­de sus di­ri­gen­tes han pa­sa­do los úl­ti­mos 15 años des­cri­bien­do el te­rro­ris­mo co­mo una gue­rra que po­dría ga­nar­se. La po­bla­ción ata­ca­da por te­rro­ris­mo, de Tur­quía a Fran­cia y Es­ta­dos Uni­dos, es­tá en­fren­tan­do una nue­va y di­fí­cil reali­dad, en la cual el pe­li­gro pue­de ser ma­ne­ja­do o vigilado pe­ro qui­zá, nun­ca su­pe­ra­do en­te­ra­men­te.

• Un pro­ble­ma di­fe­ren­te

Los aten­ta­dos del 11 de sep­tiem­bre de 2001 es­ta­ble­cie­ron una na­rra­ti­va que ha mol­dea­do el pen­sa­mien­to oc­ci­den­tal so­bre te­rro­ris­mo des­de en­ton­ces, in­clu­so al tiem­po que mu­chos ana­lis­tas con­si­de­ran ob­so­le­ta esa pers­pec­ti­va.

El enemi­go, ya sea al Qae­da o al­guien más, lle­gó a ver­se co­mo un gru­po cohe­si­vo que ope­ra­ba des­de la le­ja­nía. Ese enemi­go coor­di­na­ba com­ple­jos ata­ques al es­ti­lo mi­li­tar en con­tra de una sub­se­rie de ob­je­ti­vos que, si bien ci­vi­les, te­nían va­lor sim­bó­li­co o po­lí­ti­co. Los go­bier­nos po­dían an­ti­ci­par y de­fen­der los ob­je­ti­vos, vi­gi­lar o per­tur­bar a los gru­pos, y de­rro­tar­los a fi­nal de cuen­tas apun­tan­do a sus di­ri­gen­tes to­man­do su te­rri­to­rio.

Sin em­bar­go, la ame­na­za evo­lu­cio­nó has­ta con­ver­tir­se en al­go mucho más du­ro de con­tra­rres­tar. Gru­pos in­sur­gen­tes a me­dia­dos de 2000 en Irak, in­ca­pa­ces de de­rro­tar a la fuer­za de ocu­pa­ción en­ca­be­za­da por Es­ta­dos Uni­dos, más bien apun­tó a ci­vi­les ira­quíes don­de­quie­ra que se reunían, es­ta­ble­cien­do un mé­to­do que gru­pos te­rro­ris­tas des­plie­gan ac­tual­men­te en el ám­bi­to in­ter­na­cio­nal.

En 2008, mi­li­cia­nos pa­quis­ta­níes ma­ta­ron a 166 per­so­nas en Mum­bai, In­dia, ata­can­do lo que ex­per­tos lla­man ob­je­ti­vos ‘sua­ves’: si­tios co­mo ho­te­les y es­ta­cio­nes del tren que es­tán po­bla­dos pe­ro, de­bi­do a su con­di­ción a to­das lu­ces aza­ro­sa, ra­ra vez son de­fen­di­dos. En con­fe­ren­cias de se­gu­ri­dad en ca­pi­ta­les oc­ci­den­ta­les, ofi­cia­les y ana­lis­tas em­pie­zan a preo­cu­par­se de si ellos pu­die­ran pre­ve­nir un ‘ata­que al es­ti­lo Mum­bai’ en sus pro­pias ciu­da­des.

El uso del ca­mión en Ni­za fue nue­vo só­lo en los puntos es­pe­cí­fi­cos y en el gra­do has­ta el cual ha obli­ga­do a una com­pren­sión cada vez más di­fí­cil de ig­no­rar: en el mun­do de lo­bos so­li­ta­rios y ata­ques al es­ti­lo Mum­bai, más ba­rri­ca­das y de­tec­to­res de me­tal y pro­gra­mas de vi­gi­lan­cia pue­den me­jo­rar la se­gu­ri­dad, pe­ro no pue­den ga­ran­ti­zar­la ab­so­lu­ta­men­te.

• ¿Qué ha­rá fal­ta?

A me­di­da que se va vol­vien­do más di­fí­cil pre­ve­nir el te­rro­ris­mo en sí o de­fen­der­se de él, ex­per­tos es­tra­té­gi­cos di­cen que los go­bier­nos más bien de­be­rían abor­dar dos pro­ble­mas más pro­fun­dos, pe­ro más tur­bios: la ideo­lo­gía que se pro­nun­cia por ese ti­po de vio­len­cia y, al­go in­clu­so más du­ro, los fac­to­res so­cia­les y po­lí­ti­cos que lle­van a un in­di­vi­duo a acep­tar esa ideo­lo­gía.

Pe­ro, ¿có­mo se de­rro­ta una ideo­lo­gía? La des­truc­ción del ‘ca­li­fa­to’ de Es­ta­do Is­lá­mi­co en Irak y Si­ria, ar­gu­men­tan al­gu­nos, so­ca­va­ría sus exa­ge­ra­dos ale­ga­tos y aplas­ta­ría su atrac­ti­vo. De igual for­ma, li­mi­ta­ría la ca­pa­ci­dad del gru­po pa­ra coor­di­nar ata­ques de gran en­ver­ga­du­ra, lo cual a su vez con­tri­bu­ye a ins­pi­rar a ac­to­res so­li­ta­rios que pu­die­ran, o no, ser im­pul­sa­dos por ideo­lo­gía.

De cual­quier for­ma, in­clu­so al tiem­po que el gru­po pier­de te­rri­to­rio, su pro­pa­gan­da so­bre­vi­vi­ría en lí­nea. Ade­más, per­sis­ti­rían los pro­ble­mas que con­tri­bu­ye­ron con el as­cen­so de esa ideo­lo­gía en Orien­te Me­dio: es­ta­dos au­to­ri­ta­rios que usan fre­cuen­te­men­te la vio­len­cia, ins­ti­tu­cio­nes re­li­gio­sas a me­nu­do vis­tas co­mo cóm­pli­ces, eco­no­mías re­pri­mi­das que otor­gan po­cas opor­tu­ni­da­des pa­ra los jó­ve­nes, y un ci­clo de con­flic­to que fo­men­ta tri­ba­lis­mo y ex­tre­mis­mo.

Es por es­to que mu­chos ana­lis­tas es­tán ex­hor­tan­do a go­bier­nos oc­ci­den­ta­les a que vean sus pro­pias po­bla­cio­nes y no pre­gun­ten si las ideo­lo­gías te­rro­ris­tas pue­den ser erra­di­ca­das, sino por qué ciu­da­da­nos in­di­vi­dua­les pu­die­ran vol­ver­se sus­cep­ti­bles a men­sa­jes que les di­cen que ma­ten en nom­bre de un gru­po te­rro­ris­ta del ex­tran­je­ro.

‘Es un pro­ble­ma so­cial y po­lí­ti­co’, di­jo Pe­ter Neu­mann, profesor en el King’s Co­lle­ge de Lon­dres y el director del Cen­tro In­ter­na­cio­nal pa­ra el Es­tu­dio de Ra­di­ca­li­za­ción.

Go­bier­nos de Oc­ci­den­te han in­ten­tan­do abor­dar es­to su­mi­nis­tran­do ma­yo­res pro­gra­mas de asis­ten­cia so­cial a co­mu­ni­da­des en des­ven­ta­ja o, con fre­cuen­cia, vi­gi­lán­do­los más vi­go­ro­sa­men­te.

Sin em­bar­go, des­ta­có Neu­mann, crean el ries­go de pro­fun­di­zar la po­la­ri­za­ción en­tre co­mu­ni­da­des, lo cual pue­de zan­jar­se so­lo me­dian­te la cons­truc­ción de una ‘in­clu­yen­te sen­sa­ción de iden­ti­dad na­cio­nal’. So­cie­da­des eu­ro­peas se han re­sis­ti­do a es­to, dán­do­le más bien as­cen­so a la política de la de­re­cha que en­fa­ti­za la he­ren­cia ét­ni­ca y re­li­gio­sa.

‘Creo que es­to es­ta­rá con no­so­tros du­ran­te mucho tiem­po, tris­te­men­te’, di­jo.

• Pre­gun­ta política sin res­pues­ta

Des­de el 20 de sep­tiem­bre de 2001, el día que el pre­si­den­te Geor­ge W. Bush de­cla­ró la ‘gue­rra al te­rro­ris­mo’, di­ri­gen­tes oc­ci­den­ta­les han usa­do la ter­mi­no­lo­gía de la gue­rra tan­to pa­ra ex­pli­car la ame­na­za co­mo pa­ra ar­ti­cu­lar su res­pues­ta.

‘Es una gue­rra en con­tra del te­rro­ris­mo, en con­tra del yiha­dis­mo, en con­tra del is­lam ra­di­cal’, di­jo el pri­mer mi­nis­tro de Fran­cia, Ma­nuel Valls, des­pués de un aten­ta­do te­rro­ris­ta en las afue­ras de París, en enero de 2015.

Una dé­ca­da y me­dia de gue­rra no le ha da­do se­gu­ri­dad a po­bla­cio­nes oc­ci­den­ta­les, po­nien­do de re­lie­ve la bre­cha en­tre re­tó­ri­ca y reali­dad. Sin em­bar­go, po­lí­ti­cos han si­do li­mi­ta­dos por es­te len­gua­je, in­ca­pa­ces de sa­ber que, aun­que la gue­rra es una lu­cha que tira de una na­ción pa­ra unir­la y se pue­de ga­nar con el tiem­po, las reali­da­des del te­rro­ris­mo só­lo pue­den ma­ne­jar­se y las ame­na­zas, en cier­to punto, me­ra­men­te so­por­ta­das.

Sin em­bar­go, lí­de­res po­lí­ti­cos, obli­ga­dos a pro­me­ter una res­pues­ta a la vio­len­cia de es­ta se­ma­na en Ni­za, re­gre­sa­ron a las vie­jas fór­mu­las.

‘Te­ne­mos a un enemi­go que se­gui­rá ata­can­do a to­da la gen­te, a to­dos los paí­ses que tie­nen li­ber­ta­des co­mo va­lo­res esen­cia­les’, di­jo el pre­si­den­te fran­cés, Fra­nçois Hollande.

Hi­llary Clin­ton de­cla­ró a CNN es­te jue­ves que ‘es­ta­mos en gue­rra con es­tos gru­pos te­rro­ris­tas y lo que re­pre­sen­tan’. Si bien ex­hor­tó a un au­men­to en la com­pi­la­ción de da­tos de in­te­li­gen­cia pa­ra com­ba­tir el te­rro­ris­mo, ella se ha pro­nun­cia­do en el pa­sa­do por un uso más de­ci­si­vo de la fuer­za en con­tra de Es­ta­do Is­lá­mi­co en Si­ria e Irak.

Do­nald Trump, en en­tre­vis­ta con el no­ti­cia­rio de Fox, di­jo que le pe­di­ría al Congreso es­ta­dou­ni­den­se que de­cla­ra­ra la gue­rra al te­rro­ris­mo.

Si bien es­te mar­co pu­die­ra brin­dar tran­qui­li­dad, sa­ca a co­la­ción a una pre­gun­ta: ¿Por qué la gue­rra nun­ca trans­mi­te la sen­sa­ción de que se es­tá acer­can­do a la vic­to­ria?

El gra­do has­ta el cual es­ta pre­gun­ta no se pue­de res­pon­der qui­zá con­tri­bu­ye al te­mor de que es­tá des­es­ta­bi­li­zan­do cada vez más la política oc­ci­den­tal. Y es­to crea es­pa­cio pa­ra que po­pu­lis­tas de la de­re­cha, en as­cen­so a lo lar­go de Eu­ro­pa, pre­sen­ten po­lí­ti­cas más agre­si­vas co­mo la res­pues­ta.

‘Na­da de lo que he­mos pro­pues­to se ha pues­to en mar­cha’, de­cla­ró Ma­ri­ne Le Pen, quien en­ca­be­za al par­ti­do de­re­chis­ta Fren­te Na­cio­nal, al dia­rio fran­cés Le Fí­ga­ro, pro­nun­cián­do­se por me­di­das pa­ra re­vo­car la na­cio­na­li­dad de ciu­da­da­nos, el cie­rre de al­gu­nas mez­qui­tas y la prohi­bi­ción de or­ga­ni­za­cio­nes.

Valls, el pri­mer mi­nis­tro fran­cés, qui­zá bus­có rom­per es­te ci­clo el vier­nes cuan­do di­jo: ‘Los tiem­pos han cam­bia­do, y Fran­cia va a te­ner a que vi­vir con te­rro­ris­mo’.

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.