Ti­ra­dor so­li­ta­rio ma­ta a 3 po­li­cías en Loui­sia­na

El Diario de El Paso - - Portada - The Was­hing­ton Post

Ba­ton Rou­ge, Loui­sia­na— Un ga­ti­lle­ro ma­tó a tres ofi­cia­les de la Po­li­cía e hi­rió a otros tres en Ba­ton Rou­ge el do­min­go por la ma­ña­na, a me­nos de dos se­ma­nas des­pués de la muer­te de un hom­bre afro­ame­ri­cano a ma­nos de la Po­li­cía de Ba­ton Rou­ge. Los dis­pa­ros ocu­rrie­ron cuan­do la Po­li­cía res­pon­dió a una lla­ma­da del 911 re­por­tan­do que un hom­bre, ves­ti­do de ne­gro y ar­ma­do con lo que pa­re­cía ser un ri­fle de asal­to, ca­mi­na­ba cer­ca de una pla­za co­mer­cial ubi­ca­da a una mi­lla (1.6 ki­ló­me­tros) del cuar­tel ge­ne­ral de la Po­li­cía. Los asesinatos sor­pren­die­ron a una na­ción ya de por sí al­te­ra­da por las re­cien­tes muer­tes per­pe­tra­das por la Po­li­cía, una ra­cha de vio­len­cia que co­men­zó el 5 de ju­lio en Ba­ton Rou­ge y que has­ta la fe­cha ha co­bra­do la vi­da de 10 per­so­nas, in­clu­yen­do ocho ofi­cia­les de la Po­li­cía y dos ciu­da­da­nos que mu­rie­ron a ma­nos de las au­to­ri­da­des.

Dos po­li­cías de la ciu­dad y un agen­te del She­riff fue­ron fa­tal­men­te ba­lea­dos, y otro agen­te del she­riff re­sul­tó gra­ve­men­te he­ri­do, se­gún di­jo el co­ro­nel Mi­chael Ed­mon­son, su­per­in­ten­den­te de la Po­li­cía Es­ta­tal de Luisiana, en una con­fe­ren­cia de pren­sa por la tar­de.

El su­pues­to ga­ti­lle­ro, quien mu­rió du­ran­te el en­fren­ta­mien­to a ti­ros, fue pos­te­rior­men­te iden­ti­fi­ca­do co­mo Ga­vin Long, ha­bi­tan­te afro­ame­ri­cano de Kan­sas City, Mis­sou­ri, quien aca­ba­ba de cum­plir 29 años el do­min­go, y que se en­con­tra­ba en Ba­ton Rou­ge ce­le­bran­do su cum­plea­ños, de acuer­do con fa­mi­lia­res.

El sos­pe­cho­so, un EX ma­ri­ne afro­ame­ri­cano, fue aba­ti­do Por las au­to­ri­da­des

Ba­ton Rou­ge, Loui­sia­na— En la pri­ma­ve­ra del 2012, Long fue in­clui­do en la lis­ta de ho­nor del de­cano de la Uni­ver­si­dad de Alabama, a don­de asis­tió por un se­mes­tre, se­gún fun­cio­na­rios de la uni­ver­si­dad.

Mien­tras que las cir­cuns­tan­cias del ti­ro­teo se­guían sin ser ex­pli­ca­das en la no­che del do­min­go, una co­mu­ni­dad, ya de por sí atur­di­da, se en­con­tró a sí mis­ma bus­can­do nue­vas pa­la­bras pa­ra des­cri­bir el ho­rror y la de­s­es­pe­ran­za.

“Pa­ren es­ta ma­tan­za. Pa­ren es­ta ma­tan­za. Pa­ren es­ta ma­tan­za”, di­jo Ve­da Was­hing­ton-Abu­sa­leh, la tía de Al­ton Ster­ling, el hom­bre de 37 años que mu­rió a ma­nos de la Po­li­cía de Ba­ton Rou­ge el 5 de ju­lio.

“Así fue co­mo em­pe­zó to­do es­to, con el de­rra­ma­mien­to de san­gre. No que­re­mos más san­gre de­rra­ma­da… ”, di­jo, rom­pien­do en lá­gri­mas du­ran­te una en­tre­vis­ta el do­min­go rea­li­za­da por una es­ta­ción de te­le­vi­sión en Ba­ton Rou­ge.

Den­tro de unos mi­nu­tos des­pués de que se re­ci­bie­ra la lla­ma­da del 911, una rá­fa­ga de ti­ros se es­cu­chó en las cer­ca­nías de las au­to­pis­tas Air­li­ne y Old Ham­mond al Es­te de Ba­ton Rou­ge, un área co­mer­cial pla­ga­da de tien­das de con­ve­nien­cia, ga­so­li­ne­ras y tien­das de ro­pa de des­cuen­to.

Luisiana es un es­ta­do que per­mi­te la por­ta­ción de ar­mas al des­cu­bier­to, don­de no se re­quie­re de per­mi­sos pa­ra com­prar o por­tar ar­mas de fue­go.

Ba­ton Rou­ge ha es­ta­do, en años re­cien­tes, ba­jo el ase­dio de la ten­sión ra­cial en­tre su pre­do­mi­nan­te po­bla­ción afro­ame­ri­ca­na y los ofi­cia­les an­glo­sa­jo­nes de la Po­li­cía.

Uno de los ofi­cia­les ase­si­na­dos era Mon­trell Jack­son, de 32 años, un afro­ame­ri­cano, ca­sa­do y con un be­bé. El pa­dre de Matt­hew Ge­rald, un ofi­cial an­glo­sa­jón, con­fir­mó el do­min­go que su hi­jo de 41 años, ca­sa­do y pa­dre de dos hi­jas, fue otro de los ofi­cia­les ase­si­na­dos.

“Matt era el ti­po de per­so­na que se da a co­no­cer de in­me­dia­to cuan­do en­tra­ba a un lu­gar”, di­jo Ca­bral. “Ya fue­ra la ener­gía que él traía o ese acen­to ca­jún que él te­nía… qui­zás era su por­te de in­fan­te de la Ma­ri­na”.

La her­ma­na de Jack­son, Jo­celyn, ha­bía asis­ti­do el do­min­go a la igle­sia cuan­do se en­te­ró que su her­mano me­nor era uno de los tres ofi­cia­les ase­si­na­dos. Su pas­tor aca­ba­ba de pe­dir­le a la con­gre­ga­ción que re­za­ran por su fa­mi­lia.

Un pri­mo de Long, quien ha­bló con el Was­hing­ton Post ba­jo con­di­ción de ano­ni­ma­to de­bi­do a que te­me por su tra­ba­jo, di­jo que Long era tran­qui­lo, muy lis­to y aca­ba de es­cri­bir un li­bro so­bre sus via­jes al­re­de­dor del mun­do. El hom­bre di­jo que Long, en cuan­to a lo que él sa­bía, nun­ca ha­bía ex­pre­sa­do nin­gún ti­po de in­dig­na­ción en par­ti­cu­lar por los ti­ro­teos de hom­bres afro­ame­ri­ca­nos per­pe­tra­dos por la Po­li­cía.

“No pue­do ver a mi pri­mo ha­cer al­go co­mo eso”, di­jo. “En es­te mo­men­to no sé más qué de­cir”.

Long sir­vió por cin­co años en el Cuer­po de la Ma­ri­na co­mo es­pe­cia­lis­ta en re­des in­for­má­ti­cas, de agos­to del 2005 a agos­to del 2010. Ter­mi­nó su ser­vi­cio co­mo sar­gen­to. Los ar­chi­vos da­dos a co­no­cer por el Cuer­po de la Ma­ri­na el do­min­go mues­tran que fue en­via­do en una oca­sión a Irak, de ju­nio del 2008 a enero del 2009. Nun­ca ex­pe­ri­men­tó com­ba­te di­rec­to en tie­rra. Fue asig­na­do a las uni­da­des en Ma­ri­mar, Ca­li­for­nia, y Oki­na­wa, Japón, du­ran­te su ca­rre­ra mi­li­tar.

En las ho­ras des­pués del ti­ro­teo, la Po­li­cía le ad­vir­tió a la gen­te que vi­ve en el área don­de tu­vo lu­gar la ba­ta­lla a ti­ros que per­ma­ne­cie­ra den­tro de sus ca­sas mien­tras bus­ca­ban a otros dos po­ten­cia­les sos­pe­cho­sos. Pa­ra la tar­de, do­ce­nas de vehícu­los de la Po­li­cía y de emer­gen­cia es­ta­ban en el lu­gar, y los he­li­cóp­te­ros de la Po­li­cía so­bre­vo­la­ban en los al­re­de­do­res. Los agen­tes del FBI y de la Agen­cia de Alcohol, Ta­ba­co, Ar­mas de Fue­go y Ex­plo­si­vos tam­bién fue­ron lla­ma­dos a acu­dir al lu­gar de los he­chos, de acuer­do con la pro­cu­ra­do­ra ge­ne­ral, Lo­ret­ta Lynch, quien di­jo en un co­mu­ni­ca­do, “no hay lu­gar en Es­ta­dos Uni­dos pa­ra es­te ti­po de vio­len­cia”. El Pre­si­den­te Oba­ma, al igual que otros fun­cio­na­rios gu­ber­na­men­ta­les y de la Po­li­cía, con­de­nó fuer­te­men­te el ti­ro­teo.

“Es un he­cho sin sen­ti­do y trá­gi­co”, di­jo Ch­ris Nas­sif, pre­si­den­te del Sin­di­ca­to de la Po­li­cía de Luisiana, una aso­cia­ción es­ta­tal de de­par­ta­men­tos mu­ni­ci­pa­les de la Po­li­cía. Nas­sif y sus co­le­gas de to­do el es­ta­do via­ja­ron a Ba­ton Rou­ge du­ran­te las pro­tes­tas que agi­ta­ron la ciu­dad la se­ma­na pa­sa­da.

“Pa­re­cía que te­nían to­do ba­jo con­trol, y lue­go su­ce­de es­to”, di­jo. “Es al­go que nos de­ja a to­dos ató­ni­tos”.

El ti­ro­teo del do­min­go ocu­rrió en una sub­di­vi­sión de Ba­ton Rou­ge co­no­ci­da co­mo Ta­ra, ubi­ca­da a unas cin­co mi­llas (ocho ki­ló­me­tros) de don­de Ster­ling fue ase­si­na­do. Los ma­ni­fes­tan­tes se reúnen ahí ca­da no­che. Tan só­lo 24 ho­ras des­pués, el 6 de ju­lio, Phi­lan­do Cas­ti­le, un afro­ame­ri­cano de 32 años, fue ba­lea­do fa­tal­men­te du­ran­te una de­ten­ción de trán­si­to en St. Paul, Min­ne­so­ta.

Lue­go, el 7 de ju­lio, du­ran­te una ma­ni­fes­ta­ción pa­cí­fi­ca que se reali­zó pa­ra pro­tes­tar por di­chos asesinatos, cua­tro po­li­cías y un ofi­cial de trán­si­to fue­ron acri­bi­lla­dos por un ga­ti­lle­ro en Da­llas.

Por to­do el país, la Po­li­cía ha es­ta­do en aler­ta má­xi­ma, con mu­chos po­bla­dos y ciu­da­des exi­gien­do que los ofi­cia­les no tra­ba­jen so­los en las zo­nas que vi­gi­lan, y los ha­bi­tan­tes en lu­ga­res co­mo el es­te de Ba­ton Rou­ge es­tán te­me­ro­sos de pa­sar tiem­po afue­ra de sus ca­sas.

Era una ma­ña­na so­lea­da en Ba­ton Rou­ge cuan­do se es­cu­cha­ron los dis­pa­ros al­re­de­dor de las 8:40 a.m. La Po­li­cía re­por­tó que ha­bía “ofi­cia­les caí­dos” a las 8:44, de acuer­do con Ed­mon­son, el su­per­in­ten­den­te de la Po­li­cía Es­ta­tal de Luisiana. Mi­nu­tos des­pués, el su­pues­to ga­ti­lle­ro tam­bién es­ta­ba muer­to.

Una mu­jer que vi­ve en el ve­cin­da­rio de Ta­ra, quien pi­dió que su nom­bre no fue­ra da­do a co­no­cer, es­ta­ba ju­gan­do te­nis con su es­po­so y sus dos hi­jos cuan­do ella es­cu­chó el pri­mer dis­pa­ro. “Ha­bía­mos es­ta­do en la ca­sa en­ce­rra­dos por mu­cho tiem­po de­bi­do a to­do lo que es­tá pa­san­do, ra­zón por la que que­ría­mos sa­lir”, di­jo. “me sien­to atra­pa­da en mi pro­pia ca­sa… Pen­sé que es­ta­ría­mos a sal­vo aquí de­bi­do a que es­ta­mos muy cer­ca de una es­ta­ción de la Po­li­cía”.

Con las tres muer­tes del do­min­go, su­man ya en to­tal el nú­me­ro de ofi­cia­les ase­si­na­dos en el cum­pli­mien­to del deber a 30 en lo que va del año, en com­pa­ra­ción a los 16 que mu­rie­ron el año pa­sa­do du­ran­te el mis­mo pe­rio­do. El to­tal promedio de mi­tad de año, de acuer­do con los da­tos del FBI es de unos 25.

En una reunión anual de la Or­ga­ni­za­ción Na­cio­nal de Eje­cu­ti­vos Afro­ame­ri­ca­nos de la Po­li­cía en Was­hing­ton, una con­fe­ren­cia edu­ca­ti­va a la que asis­ten je­fes de la Po­li­cía de to­do el país, el am­bien­te se tor­nó pe­sa­do tras la no­ti­cias de Ba­ton Rou­ge. Es­te fin de se­ma­na se ce­le­bra­ba el 40 aniver­sa­rio de la or­ga­ni­za­ción.

“Sen­ti­mos co­mo si nos hu­bie­ran da­do un gol­pe en el es­tó­ma­go”, di­jo Ve­ra Bum­pers, je­fa de Po­li­cía del De­par­ta­men­to de la Po­li­cía Me­tro­po­li­ta­na de Hous­ton. “Tu­vo un efec­to en to­dos no­so­tros. La sa­la se sen­tía ten­sa y ca­lla­da, co­mo si to­dos di­je­ran ‘otra vez no’”.

Fue el mis­mo sen­ti­mien­to des­cri­to por Wan­da Dun­ham, je­fa de Po­li­cía de la Au­to­ri­dad de la Lí­nea Ur­ba­na Me­tro­po­li­ta­na de Atlan­ta.

“Aquí va­mos otra vez”, se­gún ella re­cuer­da ha­ber pen­sa­do. “Al­gu­nas per­so­nas aún es­tán pen­san­do so­bre lo que pa­só en Da­llas”.

“No quie­ro que es­ta sea la nue­va nor­ma”, di­jo. “Así que de­be­mos em­pe­zar a ha­blar con la co­mu­ni­dad an­tes de que es­tas co­sas su­ce­dan”.

El pre­si­den­te Oba­ma le pi­dió a la na­ción a que se abs­ten­ga de re­cu­rrir al “aca­lo­ra­do” dis­cur­so po­lí­ti­co en vís­pe­ras de las con­ven­cio­nes Re­pu­bli­ca­na y De­mó­cra­ta.

“Sin im­por­tar la ra­za, par­ti­do po­lí­ti­co o pro­fe­sión… to­dos en es­te mo­men­to, de­be­mos en­fo­car­nos en las pa­la­bras y ac­cio­nes que uni­fi­quen a es­te país en lu­gar de aque­llas que nos di­vi­di­rán aún más”, di­jo.

“De­be­mos tem­plar nues­tras pa­la­bras y abrir nuestros co­ra­zo­nes, to­dos de­be­mos ha­cer­lo”.

Los ac­ti­vis­tas afro­ame­ri­ca­nos ex­pre­sa­ron in­dig­na­ción por las muer­tes de los po­li­cías en Ba­ton Rou­ge. “Es­ta­mos en due­lo. Aún es­ta­mos en due­lo por la muer­te de Al­ton Ster­ling. No va­lo­ra­mos nin­gu­na vi­da so­bre nin­gu­na otra”, di­jo Ada Goodly, una abo­ga­da y ac­ti­vis­ta del Gre­mio Na­cio­nal de Abo­ga­dos, quien ha es­ta­do in­vo­lu­cra­da en las re­cien­tes pro­tes­tas.

Jo­celyn Jack­son di­jo que ella en­tien­de la ira de­trás del mo­vi­mien­to Black Li­ves Mat­ter, pe­ro agre­gó que, “Dios no le da a na­die el de­re­cho de to­mar la vi­da de otra per­so­na… es­ta­mos lle­gan­do al pun­to en el que nin­gu­na vi­da im­por­ta”, di­jo, “no im­por­ta si eres afro­ame­ri­cano, o an­glo­sa­jón, o his­pano o lo que sea.

El sos­pe­cho­so, un ex ma­ri­ne afro­ame­ri­cano, fue aba­ti­do por las au­to­ri­da­des

Matt­HeW Ge­RalD

BRaD GaRaFO­la

Ga­VIN lONG

MON­tRell JaCK­sON

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.