Ti­ro­teo de Luisiana au­men­ta ten­sión en la con­ven­ción re­pu­bli­ca­na

El Diario de El Paso - - Panorama - Agen­cias

Cle­ve­land, Ohio— En Cle­ve­land, la ma­tan­za de po­li­cías ha pro­vo­ca­do una at­mós­fe­ra ten­sa pa­ra la con­ven­ción re­pu­bli­ca­na que ini­cia hoy: Mu­cho an­tes del ba­ño de san­gre en Ba­ton Rou­ge –en el que tres ofi­cia­les que apli­ca­ban la ley fue­ron aba­ti­dos y tres re­sul­ta­ron he­ri­dos–, los or­ga­ni­za­do­res se es­tu­vie­ron pre­pa­ran­do pa­ra ma­ni­fes­ta­cio­nes ma­si­vas más gran­des y una po­si­ble in­tran­qui­li­dad.

“Es­to tie­ne a to­dos de ner­vios”, co­men­tó Tony Per­kins, ex le­gis­la­dor es­ta­tal de Ba­ton Rou­ge quien es el lí­der del Con­se­jo de In­ves­ti­ga­ción Fa­mi­liar, un gru­po con­ser­va­dor.

“El país es­tá en shock. Si fue­ra un in­ci­den­te ais­la­do, tal vez no es­ta­ría mu­cho, pe­ro es el se­gun­do en dos se­ma­nas”.

El Es­ta­do don­de Do­nald Trump va a co­ro­nar­se can­di­da­to a la Ca­sa Blan­ca es de los más per­mi­si­vos con el uso de las ar­mas: no so­lo pue­den po­seer­se, sino que pue­den lle­var­se a la vis­ta, y eso in­clu­ye el ro­sa­rio de pro­tes­tas de to­da ín­do­le or­ga­ni­za­das pa­ra es­tos días en pa­ra­le­lo al cón­cla­ve con­ser­va­dor.

La si­tua­ción es pa­ra­dó­ji­ca: se ha es­ta­ble­ci­do una zo­na de se­gu­ri­dad de 2.5 ki­ló­me­tros cua­dra­dos (ca­si una mi­lla cua­dra­da) en el cen­tro de Cle­ve­land, en la que es­ta­rá prohi­bi­do lle­var to­do ti­po de ob­je­tos co­ti­dia­nos, co­mo bo­te­llas de cris­tal y pe­lo­tas de te­nis, pe­ro es­ta­rán per­mi­ti­das las pis­to­las. Es­tas só­lo se ve­ta­rán en las in­me­dia­cio­nes del pa­be­llón que aco­ge­rá la con­ven­ción.

Una sen­sa­ción de leal­tad a las au­to­ri­da­des im­preg­nó la con­ven­ción: el sá­ba­do por la no­che y el do­min­go en el Dis­tri­to de la Ca­lle Cuar­ta en Cle­ve­land, los clien­tes de res­tau­ran­tes que es­tu­vie­ron sen­ta­dos en las mesas co­lo­ca­das en la ban­que­ta aplau­die­ron en re­pe­ti­das oca­sio­nes a las fa­lan­ges de ofi­cia­les de la po­li­cía que en­fi­la­ron por las ca­lles a pie y en bi­ci­cle­tas.

Al­gu­nas zo­nas del Cen­tro de Cle­ve­land eran el do­min­go los de una ciu­dad fan­tas­ma, blin­da­da por va­llas po­li­cia­les y con cen­te­na­res de agen­tes des­ple­ga­dos (2 mil 500 pro­ce­den­tes de otras lo­ca­li­da­des).

Las au­to­ri­da­des pre­vén que ha­ya al­ter­ca­dos y de­ten­cio­nes du­ran­te la con­ven­ción, que atrae­rá a 50 mil vi­si­tan­tes. Se ha ga­ran­ti­za­do la dis­po­ni­bi­li­dad de has­ta unas un mil pla­zas en las pri­sio­nes de la ciu­dad y los juz­ga­dos es­ta­rán abier­tos 20 ho­ras al día pa­ra pro­ce­sar con ra­pi­dez las de­ten­cio­nes.

Li­ber­tad sa­gra­da

Las muer­tes del do­min­go en Ba­ton Rou­ge tam­bién afec­tan a las esen­cias del Par­ti­do Re­pu­bli­cano, más allá de la con­ven­ción. Su­ce­sos co­mo es­te o el de Da­llas, o ma­tan­zas co­mo la de la Or­lan­do en ju­nio, aca­ban de­ri­van­do en el de­ba­te de las ar­mas.

En EU, com­prar un ri­fle es una ta­rea que lle­va po­cos mi­nu­tos y, pa­ra el par­ti­do con­ser­va­dor, el de­re­cho, am­pa­ra­do por la Cons­ti­tu­ción, de cual­quier ciu­da­dano a te­ner una pis­to­la es una li­ber­tad sa­gra­da.

Cuan­do una tra­ge­dia des­ve­la la fal­ta de con­trol so­bre quié­nes pue­den com­prar ar­mas, con la con­mo­ción, pa­re­ce abrir­se ca­mino en­tre los re­pu­bli­ca­nos pa­ra pac­tar al­gu­na me­di­da pa­ra au­men­tar la su­per­vi­sión. Lue­go, vuel­ve la cal­ma, y con es­ta, si­gue el “sta­tu quo”.

El mie­do a in­ci­den­tes ha lle­va­do a las au­to­ri­da­des a pre­pa­rar un des­plie­gue de se­gu­ri­dad ma­si­vo. Se es­pe­ran nu­me­ro­sas pro­tes­tas con­tra Trump.

Su dis­cur­so a lo lar­go de la cam­pa­ña de pri­ma­rias ha si­do in­sul­tan­te con mu­je­res y mi­no­rías, y no se ha des­mar­ca­do del apo­yo que le han ex­pre­sa­do los su­pre­ma­cis­tas blan­cos.

La se­ma­na pa­sa­da, tras la em­bos­ca­da que ma­tó a cin­co po­li­cías en Da­llas, el Nue­vo Par­ti­do Pan­te­ras Ne­gras, un mo­vi­mien­to reivin­di­ca­ti­vo del “po­der ne­gro”, avan­zó que sus miem­bros lle­va­rían ar­mas du­ran­te las pro­tes­tas en la con­ven­ción pa­ra de­fen­der­se en ca­so de ne­ce­si­dad. En un an­ti­ci­po de po­si­bles ten­sio­nes, un hom­bre acu­dió el do­min­go por la ma­ña­na con un ri­fle mi­li­tar AR-15 a la Pla­za Pú­bli­ca, una de las prin­ci­pa­les de Cle­ve­land.

El hom­bre, que per­ma­ne­ció allí un rato, que­ría reivin­di­car su de­re­cho a por­tar ar­mas, un man­tra pa­ra el Par­ti­do Re­pu­bli­cano. El men­sa­je es po­de­ro­so por­que ese es el ri­fle más uti­li­za­do en las úl­ti­mas ma­tan­zas en EU.

Las ar­mas es­tán per­mi­ti­das en las pro­tes­tas en Cle­ve­land, que es­tá to­ma­da por las fuer­zas de se­gu­ri­dad pa­ra el arran­que de es­te lu­nes

Pin­ta a su ‘ído­lo’

En la pla­za, hay se­gui­do­res de Trump, co­mo Ju­lian Ra­ver, que mues­tra una ver­sión pe­que­ña de un cua­dro enor­me que ha pin­ta­do en ho­nor al can­di­da­to re­pu­bli­cano: in­clu­ye el ros­tro de Trump jun­to a un águi­la en­vuel­ta en la ban­de­ra es­ta­dou­ni­den­se y el planeta Tie­rra de fon­do.

El cua­dro ori­gi­nal pre­vé subas­tar­lo tras las elec­cio­nes pre­si­den­cia­les de no­viem­bre.

“Es la ban­de­ra ro­ta ca­yen­do y sien­do res­ca­ta­da por el es­pí­ri­tu del país, a la vez que lo res­ca­ta lo es­tá ha­cien­do nue­vo y sacando la vi­sión de un hom­bre que vie­ne del cie­lo”, ex­pli­ca Ra­ver, de 45 años, na­ci­do en Reino Uni­do, cria­do en Es­pa­ña y que lle­va 20 años en EU.

Acu­di­rá a la con­ven­ción co­mo de­le­ga­do sus­ti­tu­to por el Es­ta­do de Nue­va York.

El pin­tor, que lle­va una go­rra con el le­ma de cam­pa­ña de Trump (Vol­ver a Ha­cer Gran­de a Amé­ri­ca), es­gri­me que la ex­pe­rien­cia em­pre­sa­rial de Trump lo ha­ce “el me­jor hom­bre” pa­ra ocu­par el Des­pa­cho Oval y de­fien­de la re­tó­ri­ca agre­si­va del mag­na­te con­tra los in­mi­gran­tes.

“No es con­tra los in­mi­gran­tes, es con­tra la in­mi­gra­ción ile­gal, no es con­tra la ra­za. Lo que quie­re ha­cer es que la gen­te res­pe­te las le­yes, que la gen­te en­tre le­gal­men­te”, di­ce Ra­ver, que vi­vió dos años co­mo ile­gal en EU, en re­fe­ren­cia a la pro­pues­ta de Trump de cons­truir un mu­ro fron­te­ri­zo con Mé­xi­co y ex­pul­sar a to­dos los in­mi­gran­tes in­do­cu­men­ta­dos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.