La in­tere­san­te re­la­ción en­tre Po­ké­mon Go y tu vi­da

El Diario de El Paso - - Panorama - Mi­guel Gó­mez, CFP Sí­gue­me en facebook.com/ Mi­gue­lGo­me­zCon­se­je­ro

Po­ké­mon Go es la sen­sa­ción del mo­men­to. A tan só­lo unos días de su lan­za­mien­to, mi­llo­nes de per­so­nas se han en­gan­cha­do y se han uni­do a la euforia que con­sis­te en usar el ce­lu­lar pa­ra atra­par criaturas virtuales de di­fe­ren­tes ni­ve­les de ra­re­za y com­ple­ji­dad pa­ra, even­tual­men­te com­pe­tir con­tra otros ju­ga­do­res.

Lo que lo ha­ce par­ti­cu­lar­men­te atrac­ti­vo es que di­chas criaturas “vi­ven” en el mun­do real, por lo que es ne­ce­sa­rio sa­lir a ca­mi­nar y bus­car­las en par­ques, jar­di­nes y en ge­ne­ral en cual­quier par­te de la ciu­dad.

De­bo con­fe­sar que yo tam­bién lo ba­jé. Ju­gué por tres días, y lue­go de ha­ber “cap­tu­ra­do” a ca­si cua­ren­ta criaturas virtuales de­ci­dí bo­rrar­lo de mi te­lé­fono. Pe­ro en esos tres días apren­dí al­gu­nas lec­cio­nes que hoy quie­ro compartir.

En pri­mer lu­gar, el jue­go ex­plo­ta nuestros im­pul­sos prehis­tó­ri­cos de sa­lir a ca­zar, al­go que no he­mos te­ni­do que ha­cer pa­ra so­bre­vi­vir por mi­les de años, pe­ro cu­yo ins­tin­to si­gue la­ten­te en el ce­re­bro, que nos re­com­pen­sa con un cóc­tel pla­cen­te­ro cuan­do lo­gra­mos la “ca­za”. Es­ta sen­sa­ción no es muy di­fe­ren­te a la que se sien­te cuan­do en­cuen­tras una “bue­na oferta” en las tien­das, oferta que “tie­nes” que apro­ve­char.

Si­guien­do con lo an­te­rior, el jue­go tie­ne un muy in­tere­san­te es­que­ma de re­com­pen­sas que mo­ti­va a los ju­ga­do­res a se­guir ju­gan­do, pre­ci­sa­men­te por­que esas re­com­pen­sas en­tre­nan al ce­re­bro a re­pe­tir tal o cual ac­ción.

Es­to no es muy di­fe­ren­te a cuan­do rom­pe­mos un plan de lar­go pla­zo o una pro­me­sa a cam­bio de ob­te­ner sa­tis­fac­ción in­me­dia­ta, co­mo no sa­lir a en­tre­nar por que se pre­fie­re que­dar­se en la ca­ma, o cuan­do le de­ci­mos “sí” a la se­gun­da re­ba­na­da de pas­tel aun­que sa­be­mos que de­be­ría­mos cui­dar la ali­men­ta­ción. ¿Có­mo po­drías pre­miar­te ca­da vez que ha­ces al­go que te acer­ca, aun­que sea un po­co, a cum­plir tus me­tas?

Ter­ce­ro, al im­pul­sar el ins­tin­to ca­za­dor y re­com­pen­sar por pe­que­ñas ac­cio­nes el jue­go nos pro­gra­ma (si se lo per­mi­ti­mos) a vi­vir to­tal­men­te en au­to­má­ti­co, en­fo­ca­dos en la si­guien­te ca­za o “pre­mio”: es im­pre­sio­nan­te có­mo ca­mi­nan los ju­ga­do­res más “me­ti­dos” en el jue­go ol­vi­dán­do­se del mun­do real, con el te­lé­fono prác­ti­ca­men­te pe­ga­do a la ca­ra pa­ra po­der en­con­trar a su si­guien­te Po­ké­mon. Lo más tris­te del ca­so es que así vi­ven (vi­vi­mos) mu­chos: en au­to­má­ti­co, tan en­fo­ca­dos en el tra­ba­jo, o en el chis­me o en la reali­dad vir­tual del Internet o de la te­le­vi­sión que nos ol­vi­da­mos de vi­vir en el mun­do real. O, peor aún, tan en­fo­ca­dos en la rutina dia­ria que nos ol­vi­da­mos de sa­lir de ella y dis­fru­tar de las ma­ra­vi­llas que nos ofre­ce el mun­do, aun­que sea por un mo­men­to.

Por úl­ti­mo, ju­gar Po­ké­mon Go no tie­ne cos­to, al me­nos no tie­nes que des­em­bol­sar di­ne­ro pa­ra po­der ju­gar­lo. Pe­ro sí tie­ne un pre­cio: tu tiem­po y tu aten­ción, re­cur­sos que ja­más po­drás re­cu­pe­rar. ¿Cuán­tas ac­ti­vi­da­des tie­nes así en tu día a día? ¿Has me­di­do cuán­tas ho­ras a la se­ma­na le re­ga­las al chis­me, a las re­des so­cia­les, a la te­le­vi­sión o a otras ac­ti­vi­da­des que no te dan más a tu vi­da? Ojo, no es­toy di­cien­do que es­tas ac­ti­vi­da­des sean ma­las por sí mis­mas, lo que es­toy di­cien­do es que seas más cons­cien­te en la ma­ne­ra en que usas tu di­ne­ro y tu aten­ción, pe­ro so­bre to­do tu tiem­po y que de­ci­das de ma­ne­ra cons­cien­te cuán­to en ver­dad de­di­car­le a esas ac­ti­vi­da­des.

Po­ké­mon Go es só­lo la más nue­va de las dis­trac­cio­nes. Ven­drán más. Mu­chas más. De ti de­pen­de de­ci­dir si es­tas son más im­por­tan­tes que el res­to de tus prio­ri­da­des.

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.