Trump se que­da sin ce­le­bri­da­des

El Diario de El Paso - - Opinión - Mitt Prig­gee Gail Co­llins

Nue­va York— Una co­sa pa­ra la que Do­nald Trump de­be­ría de ser bueno es or­ga­ni­zar una con­ven­ción lle­na de ce­le­bri­da­des, ¿no cree us­ted? ¿No lo cree? Es prác­ti­ca­men­te lo úni­co que le po­dría­mos atri­buir. Él nun­ca ha es­ta­do en el go­bierno. Su ca­rre­ra en los ne­go­cios es­tá for­ma­da por una se­rie de ca­si­nos en ban­ca­rro­ta, cuen­tas sin pa­gar a em­pre­sas pe­que­ñas, una za­la­me­ra “uni­ver­si­dad” y una can­cha de golf en Es­co­cia más bien en pro­ble­mas. Pe­ro Trump siem­pre ha si­do de los que sa­ben em­ba­rrar­le a to­do una ge­ne­ro­sa por­ción de oro­pel.

“Es muy im­por­tan­te dar­le un to­que de es­pec­tácu­lo a la con­ven­ción, de otro mo­do, la gen­te se nos duer­me”, de­cla­ró a The Was­hing­ton Post.

Ya se dio a co­no­cer la lis­ta de ce­le­bri­da­des y en ella en­con­tra­mos a la gol­fis­ta pro­fe­sio­nal Na­ta­lie Gul­bis, que ocu­pa el lu­gar 484 en la cla­si­fi­ca­ción mun­dial de mu­je­res, y a Da­na Whi­te, que di­ri­ge una gran or­ga­ni­za­ción de ar­tes mar­cia­les mix­tas. Tam­bién es­tá An­to­nio Sa­ba­to Jr., ex mo­de­lo de ro­pa in­te­rior con­ver­ti­do en in­vi­ta­do fre­cuen­te a los “reality shows”. Y, por su­pues­to, un mon­tón de fa­mi­lia­res de Trump.

Trump ha­bía anun­cia­do que or­ga­ni­za­ría una “ve­la­da de triun­fa­do­res”, con sim­pa­ti­zan­tes co­mo el ma­ris­cal de los Pa­trio­tas de Nue­va In­gla­te­rra, Tom Brady. Es­te, em­pe­ro, se apre­su­ró a ad­ver­tir que no iría. (Pe­se a te­ner mu­cho tiem­po dis­po­ni­ble, da­do que le fue prohi­bi­do ju­gar en la pri­me­ra mi­tad de la pró­xi­ma tem­po­ra­da.) Trump hi­zo un anun­cio si­mi­lar res­pec­to del ma­ris­cal de los Ace­re­ros, con idén­ti­cos re­sul­ta­dos.

Tam­bién va a es­tar au­sen­te Tim Te­bow, ex es­tre­lla del de­por­te uni­ver­si­ta­rio con­ver­ti­do en ju­ga­dor pro­fe­sio­nal fa­lli­do y aho­ra de­di­ca­do a la ora­to­ria mo­ti­va­cio­nal. La cam­pa­ña de Trump ase­gu­ró que es­ta­ría en el pro­gra­ma, pe­ro des­pués Te­bow, que ma­ne­ja una fun­da­ción fi­lan­tró­pi­ca, pu­bli­có un vi­deo en Instagram en el que la­men­ta que ha­ya tan­tos “ru­mo­res”.

Por su­pues­to, a na­die real­men­te le im­por­ta que no va­ya a ha­ber ma­ris­ca­les de cam­po en la con­ven­ción re­pu­bli­ca­na. Pe­ro si Trump no pue­de ne­go­ciar al­gu­nas diversiones ba­ra­tas, ¿qué le ha­ce pen­sar a to­do el mun­do que po­dría ne­go­ciar un acuer­do co­mer­cial con Chi­na?

Y por cier­to, si us­ted te­nía cu­rio­si­dad por sa­ber por qué Sa­rah Pa­lin no va a ir a la con­ven­ción, la res­pues­ta es sen­ci­lla. El pre­sun­to can­di­da­to re­pu­bli­cano a la pre­si­den­cia afir­ma que es por­que Alas­ka es­tá muy le­jos de Cle­ve­land.

Lo ju­ro por Dios. “Se lo pi­die­ron. Es un po­co di­fí­cil por don­de es­tá ella. No­so­tros ado­ra­mos a Sa­rah. Pe­ro es un po­co di­fí­cil por­que, ya sa­be, es­tá muy, muy le­jos”, de­cla­ró Trump es­ta se­ma­na a The Was­hing­ton Exa­mi­ner.

De­cir co­sas in­ven­ta­das es el ofi­cio de Trump. Mu­chos de sus ad­mi­ra­do­res de­fien­den sus lo­cas de­cla­ra­cio­nes so­bre los mu­sul­ma­nes, el mu­ro de Mé­xi­co y las gue­rras co­mer­cia­les ha­cien­do un ges­to con la mano y ase­gu­ran­do que en reali­dad no lo di­ce en se­rio. Pe­ro aquí es­ta­mos en te­rri­to­rio de la di­men­sión des­co­no­ci­da. Ya no exis­te na­da real.

La con­ven­ción se rea­li­za­rá des­pués de una se­ma­na en la que pre­sen­cia­mos el dra­ma de la elec­ción de vi­ce­pre­si­den­te de Trump. El go­ber­na­dor de In­dia­na, Mi­ke Pen­ce, fue el afor­tu­na­do ga­na­dor. Pen­ce es con­ser­va­dor en lo so­cial que se ad­hie­re a la vi­sión de go­bierno de Paul Ryan: im­pues­tos ba­jos pa­ra los ri­cos, li­bre co­mer­cio y un re­cor­te de la red de se­gu­ri­dad so­cial.

Gran ali­vio pa­ra los po­de­res cons­ti­tui­dos. Pe­ro, ¿qué me di­cen de to­dos los tra­ba­ja­do­res blan­cos, subem­plea­dos e irri­ta­dos, que es­ta­ban es­pe­ran­do un sal­va­dor po­pu­lis­ta y an­ti-es­ta­ble­ci­mien­to? No lo sé. Pre­gún­ten­le a Tom Brady. El pro­ce­so por el cual Trump lle­gó a Pen­ce fue sor­pren­den­te. Va­rios días de reunio­nes fa­mi­lia­res, tur­bias to­mas de de­ci­sio­nes y una sen­sa­ción so­bre­co­ge­do­ra de que el Gran Ne­go­cia­dor mis­mo no po­día to­mar la de­ci­sión.

Va­rios Trump vo­la­ron a In­dia­na. Se pro­gra­mó un anun­cio que lue­go se can­ce­ló. Pen­ce es­ta­ba abo­chor­na­do. Los otros fi­na­lis­tas, Ch­ris Ch­ris­tie y Newt Gin­grich, te­nían un as­pec­to las­ti­me­ro. Pe­só el tiem­po. Fi­nal­men­te, Trump le dio su ro­sa a Pen­ce a tra­vés de Twitter. (“Con­fe­ren­cia de pren­sa ma­ña­na a las 10 am”).

De­bió de ha­ber si­do bas­tan­te sim­ple pe­ro fue una mo­nu­men­tal me­ti­da de pa­ta. Ob­via­men­te, Trump no es el úni­co can­di­da­to que co­me­te erro­res. Ya es­ta­re­mos oyen­do más acer­ca de Hi­llary Clin­ton y sus co­rreos elec­tró­ni­cos. La di­fe­ren­cia es que Clin­ton, co­mo la ma­yo­ría de los que es­tán en el ni­vel más al­to de la po­lí­ti­ca es­ta­dou­ni­den­se, pue­de equi­li­brar sus desas­tres con su his­to­rial de lo­gros. Trump tie­ne ... a Mar-a-Lago.

Ba­sán­do­me en las evi­den­cias que he vis­to has­ta aho­ra, tra­to de ima­gi­nar­me a Trump ma­ne­jan­do una cri­sis de gran en­ver­ga­du­ra. Su­pon­ga­mos que Wyo­ming es to­ma­do por una na­ve es­pa­cial gi­gan­tes­ca que exi­ge ha­blar con el lí­der.

1. Trump, que es­tá de via­je ins­pec­cio­nan­do su nue­va can­cha de golf en Sri Lan­ka, man­da de­cir por Twitter que va a en­viar a su má­xi­ma ce­le­bri­dad, Way­ne New­ton.

2. New­ton di­ce que no en su pá­gi­na de Facebook.

3. El ga­bi­ne­te se reúne y vo­ta pa­ra en­viar a Mi­ke Pen­ce.

4. El círcu­lo ín­ti­mo del pre­si­den­te –la hi­ja ma­yor, los dos hi­jos ma­yo­res, un yerno y Ba­rron, de 10 años de edad y que es el que más co­no­ce de na­ves ex­tra­te­rres­tres– ce­le­bra una reunión de emer­gen­cia. El se­cre­ta­rio de la Ca­sa Blan­ca es con­vo­ca­do en la sa­la de jun­tas del só­tano y des­pa­cha­do a des­pe­dir al ga­bi­ne­te.

5. Los ex­tra­te­rres­tres tam­bién to­man Mon­ta­na.

6. Des­pués de va­rios días de re­por­tes con­tra­dic­to­rios, se for­ma un nue­vo ga­bi­ne­te con el man­da­to de cons­truir un do­mo so­bre los de­más es­ta­dos de las Pla­ni­cies.

7. Se re­con­fi­gu­ran las ban­de­ras con el nue­vo le­ma na­cio­nal: “Cua­ren­ta y ocho es gran­de”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.