To­le­ran­cia fren­te a vio­len­cia

El Diario de El Paso - - Opinión - www.Is­mae­lCa­la.com

La vio­len­cia ha pro­ta­go­ni­za­do gran par­te de los me­ses de es­te año. Vio­len­cia re­la­cio­na­da con la fal­ta de to­le­ran­cia, uno de los va­lo­res hu­ma­nos más im­por­tan­tes y ba­se del res­pe­to en­tre las di­fe­ren­tes ra­zas, cul­tu­ras, ideo­lo­gías, re­li­gio­nes y creen­cias.

Co­mo de­cía Mahat­ma Gand­hi, “pues­to que yo soy im­per­fec­to y ne­ce­si­to la to­le­ran­cia y la bon­dad de los de­más, tam­bién he de to­le­rar los de­fec­tos del mun­do has­ta que pue­da en­con­trar el se­cre­to que me per­mi­ta po­ner­les re­me­dio”.

Im­po­ner nues­tras opi­nio­nes só­lo nos ale­ja de las per­so­nas. Aun­que no siem­pre nos de­mos cuen­ta, ejer­ce­mos una dis­cri­mi­na­ción ne­ga­ti­va ha­cia la per­so­na a la que no acep­ta­mos. No es blan­co o ne­gro, y por ello no siem­pre de­be­mos pen­sar igual.

Las cir­cuns­tan­cias que nos ro­dean, nues­tro pa­sa­do, in­fan­cia o even­tos im­por­tan­tes que han he­cho me­lla en no­so­tros, han cam­bia­do nues­tra ma­ne­ra de ver y acep­tar las co­sas. Es im­por­tan­te co­no­cer el con­tex­to que ro­dea el pen­sa­mien­to de la otra per­so­na. Só­lo así lle­ga­re­mos a com­pren­der por qué es­tá acer­ta­do, equi­vo­ca­do o, sim­ple­men­te, es una nue­va po­si­bi­li­dad que no ha­bía­mos ni si­quie­ra ima­gi­na­do.

A pe­sar de con­ti­nuar sien­do fiel a nuestros va­lo­res, una men­te abier­ta nos ayu­da­rá a en­ten­der y a res­pe­tar otros plan­tea­mien­tos. Co­mo ex­pli­ca­ba Ale­xan­der Po­pe, “nuestros pre­jui­cios son igua­li­tos a nuestros re­lo­jes: nun­ca es­tán de acuer­do, pe­ro ca­da uno cree en el su­yo”. Si sim­ple­men­te nos po­ne­mos a la de­fen­si­va en to­do lo que no si­ga nues­tro ca­mino, es im­po­si­ble ha­cer­nos due­ños de la ra­zón. Nos con­ver­ti­mos en nues­tras pro­pias ba­rre­ras li­mi­tan­tes.

La to­le­ran­cia nos ayu­da a am­pliar nues­tro dis­cur­so al aten­der a la otra per­so­na; a ser más em­pá­ti­cos. Lo me­jor de es­cu­char es to­do lo que po­de­mos lle­gar a apren­der del otro, ser una au­tén­ti­ca es­pon­ja de co­no­ci­mien­to y en­ri­que­cer nues­tra men­te y es­pí­ri­tu.

La pa­cien­cia es una ha­bi­li­dad im­por­tan­te pa­ra la to­le­ran­cia. Cier­tas si­tua­cio­nes nos em­pu­jan a man­te­ner­nos en nues­tra opi­nión, y a em­pu­jar fue­ra los jui­cios del res­to. To­mar­nos un ins­tan­te pa­ra adop­tar una vi­sión ge­ne­ral, nos ayu­da­rá a abrir un diá­lo­go con nues­tro in­ter­lo­cu­tor y a tra­tar de com­pren­der, no por ello adop­tar, lo que nos quie­re trans­mi­tir y su con­tex­to.

En un mun­do tan di­ver­si­fi­ca­do, la dis­po­si­ción de los se­res hu­ma­nos a man­te­ner una vi­sión glo­bal y acep­tar el plu­ra­lis­mo, es fun­da­men­tal pa­ra dis­fru­tar una vi­da de bie­nes­tar y abun­dan­cia. Co­mo de­cía John Fitz­ge­rald Ken­nedy, “si no po­de­mos po­ner fin a nues­tras di­fe­ren­cias, con­tri­bu­ya­mos a que el mun­do sea un lu­gar ap­to pa­ra ellas”.

Is­mael Ca­la Pe­rio­dis­ta y es­cri­tor

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.