Las ‘nue­vas co­lo­nias’ los aís­lan de la mo­der­ni­dad

El Diario de El Paso - - Especial - Matt­hew Tre­sau­gue / Hous­ton Ch­ro­ni­cle

New Ca­ney, Te­xas— El lu­gar se lla­ma Co­lo­nia Re­yes, pe­ro el nom­bre no le que­da. Rei­na Sán­chez y su ma­ri­do vi­ven en una ca­sa de 3 cuar­tos, cons­trui­da de pe­da­zos de tri­play, te­la as­fál­ti­ca, blo­ques de con­cre­to y cual­quier otro ma­te­rial desecha­do que pue­den en­con­trar.

Su ca­sa es­tá fue­ra del área ser­vi­da por la Jun­ta de Aguas mu­ni­ci­pal, y la pa­re­ja no pue­de pa­gar un po­zo o una fo­sa sép­ti­ca.

Usan dos con­te­ne­do­res de 250 ga­lo­nes (940 li­tros apro­xi­ma­da­men­te) pa­ra co­lec­tar agua de llu­via pa­ra be­ber, ba­ñar­se y la­var los tras­tes. Cuen­tan con una le­tri­na ba­jo la som­bra de un ár­bol en el pa­tio.

Al­re­de­dor de su te­rreno de dos mil me­tros cua­dra­dos en el Es­te del Con­da­do Mont­go­mery, no hay dre­na­je, ban­que­tas, alum­bra­do pú­bli­co, par­ques o ca­mi­nos bien pa­vi­men­ta­dos. Las ca­lles tie­nen tan­tos ho­yos que los conductores de ca­mio­nes es­co­la­res, ca­mio­ne­tas de en­víos de pa­que­te­ría y has­ta de am­bu­lan­cias, evi­tan lle­gar ahí.

“Si los ca­mi­nos em­peo­ran aun­que sea un po­co, ne­ce­si­ta­re­mos una avio­ne­ta pa­ra sa­lir“, ex­pre­só Sán­chez al pe­rió­di­co Hous­ton Ch­ro­ni­cle, con la ayu­da de un in­tér­pre­te.

Más que otra co­sa, Co­lo­nia Re­yes se ase­me­ja a las co­lo­nias a lo lar­go de la fron­te­ra con Mé­xi­co, lu­ga­res que tí­pi­ca­men­te dis­tan mu­cho de los su­bur­bios de las gran­des áreas me­tro­po­li­ta­nas de Te­xas.

Pe­ro eso es­tá cam­bian­do rá­pi­da­men­te a me­di­da que los pre­cios de las ca­sas ori­llan a los tra­ba­ja­do­res his­pa­nos ha­cia nue­vas co­lo­nias fue­ra de Aus­tin, Da­llas, Hous­ton y San An­to­nio. Apro­xi­ma­da­men­te 500 mil per­so­nas vi­ven en esos desa­rro­llos a me­dio con­cluir a lo lar­go del es­ta­do.

Na­die sa­be con exac­ti­tud cuán­tas per­so­nas vi­ven en Co­lo­nia Re­yes, pe­ro hay un mil 868 do­mi­ci­lios lis­ta­dos en el úl­ti­mo di­rec­to­rio de la aso­cia­ción de pro­pie­ta­rios.

Cer­ca de ahí, en el Con­da­do Li­berty, los cons­truc­to­res han desa­rro­lla­do mi­les de lo­tes en­tre los bos­ques de pi­nos, ven­dién­do­los a tra­ba­ja­do­res de ha­bla his­pa­na con pro­me­sas de par­ce­las le­ga­les, agua po­ta­ble, dre­na­je, elec­tri­ci­dad y co­ne­xión a Internet.

El in­cre­men­to de las lla­ma­das “nue­vas co­lo­nias” ha pues­to en po­si­ción di­fí­cil a las es­cue­las, ca­mi­nos y agen­cias po­li­cia­cas de las áreas cir­cun­dan­tes.

Al­gu­nos lí­de­res lo­ca­les re­co­no­cen que no es­ta­ban pre­pa­ra­dos pa­ra ellas y no tie­nen su­fi­cien­te po­der pa­ra me­jo­rar­las.

De­ci­sio­nes cues­tio­na­bles

Los pro­mo­to­res di­cen que las co­mu­ni­da­des ofre­cen la opor­tu­ni­dad a gen­te de es­ca­sos re­cur­sos y mal cré­di­to de te­ner una ca­sa pro­pia. Pe­ro lo sa­bio de esa de­ci­sión es cues­tio­na­ble, se­gún los ex­per­tos.

Es­to por­que los cons­truc­to­res no siem­pre cum­plen sus pro­me­sas, y las fal­tas de in­fra­es­truc­tu­ra pue­den im­pe­dir que los pro­pie­ta­rios acu­mu­len un va­lor ne­to po­si­ti­vo en sus pro­pie­da­des, de ma­ne­ra que des­pués lo pue­dan usar pa­ra mu­dar­se a un lu­gar que sea me­jor, más lim­pio y se­gu­ro.

Co­lo­nia Re­yes so­na­ba co­mo un buen ne­go­cio pa­ra Sán­chez y su ma­ri­do, Jo­sé San­tos Pé­rez, ha­ce cin­co años cuan­do com­pra­ron su lo­te.

El de­sa­rro­llo es­ta­ba ocul­to en­tre los al­tos pi­nos co­lin­dan­tes con la ca­rre­te­ra U.S. 59, a unos 55 ki­ló­me­tros al No­res­te del cen­tro de Hous­ton y aún más le­jos del ai­re fé­ti­do de su ca­sa an­te­rior cer­ca del ca­nal de na­ve­ga­ción de Hous­ton.

Pé­rez y Sán­chez com­pra­ron la tie­rra de Co­lony Rid­ge Land, una com­pa­ñía cons­truc­to­ra con ma­triz en New Ca­ney, y cons­tru­ye­ron su ca­sa, cuar­to por cuar­to.

Al de­sa­rro­llo se mu­da­ron tam­bién jar­di­ne­ros, cos­tu­re­ras, te­cha­do­res y otros tra­ba­ja­do­res de suel­dos ba­jos, ca­si to­dos his­pa­nos.

Mu­chos de ellos, in­clu­yen­do a Pé­rez y Sán­chez, di­cen que no han vis­to me­jo­ra al­gu­na en el de­sa­rro­llo a pe­sar de las pro­me­sas que les hi­cie­ron cuan­do com­pra­ron su tie­rra.

Par­ti­cu­lar­men­te los ca­mi­nos es­tán tan de­plo­ra­bles que Pé­rez, de 64 años, du­da que los pa­ra­mé­di­cos po­drían lle­gar a la ca­sa de él y Sán­chez –de 57– si ella tu­vie­ra una emer­gen­cia, ya que tie­ne cáncer cer­vi­cal. Cuan­do el so­brino de cua­tro años de su ve­cino se que­mó gra­ve­men­te ha­ce seis me­ses, un fa­mi­liar tu­vo que lle­var­lo al ca­mino pa­vi­men­ta­do más cer­cano pa­ra que la am­bu­lan­cia lo pu­die­ra lle­var a un hos­pi­tal.

Es­tas ma­las con­di­cio­nes tam­bién im­pli­can que al­gu­nos ni­ños de­ben ca­mi­nar por me­dia ho­ra o más has­ta la pa­ra­da de ca­mión más cer­ca­na.

Mien­tras tan­to, los ha­bi­tan­tes han tra­ta­do de lle­nar los ba­ches con pe­da­zos de con­cre­to desecha­dos en lu­ga­res en cons­truc­ción cer­ca­nos.

Pa­gan por in­fra­es­truc­tu­ra inexis­ten­te

Lo que real­men­te le mo­les­ta a Que­ve­do es la cuo­ta anual de 180 dó­la­res por lo­te que ella y otros pa­gan a la aso­cia­ción de ve­ci­nos pro­pie­ta­rios por el man­te­ni­mien­to de las ca­lles, bor­des de ban­que­tas, par­ques y otros ins­ta­la­cio­nes de ti­po re­crea­ti­vo que no exis­ten. La aso­cia­ción es­tá pro­po­nien­do in­cre­men­tar la cuo­ta a 280 dó­la­res por lo­te en su jun­ta de agos­to, di­jo.

Frus­tra­do, Gon­zá­lez y al­gu­nos ve­ci­nos in­ter­pu­sie­ron una de­man­da con­tra la aso­cia­ción de ve­ci­nos pro­pie­ta­rios, con­tro­la­da por John Ha­rris, el due­ño de Co­lony Rid­ge Land, por­que su com­pa­ñía es pro­pie­ta­ria de la ma­yo­ría de los lo­tes en el de­sa­rro­llo.

En la de­man­da se ale­ga frau­de, di­cien­do que Ha­rris du­pli­có las cuo­tas en 2012 y “sim­ple­men­te se em­bol­só” las ga­nan­cias por­que no hay una so­la co­sa a la cual se le pue­da dar man­te­ni­mien­to.

Ha­rris ne­gó ha­ber ac­tua­do de ma­la fe y atri­bu­yó la fal­ta de pa­vi­men­to y otras in­fraes­truc­tu­ras a otros que es­tu­vie­ron an­tes que él.

Co­lo­nia Re­yes fue crea­da en 1980 por una cons­truc­to­ra pe­ro no pu­do atraer com­pra­do­res así que no ter­mi­nó los ca­mi­nos.

Ha­rris de­cla­ró en un co­mu­ni­ca­do que la em­pre­sa es­tá com­pro­me­ti­da a me­jo­rar los ca­mi­nos por­que “nuestros clien­tes nun­ca pa­ga­rán sus pro­pie­da­des si no pue­den ac­ce­sar­las”.

Con ese pro­pó­si­to, di­ce que pa­gó 350 mil dó­la­res al Con­da­do Mont­go­mery en fe­bre­ro pa­ra co­men­zar a pa­vi­men­tar Cam­brid­ge Bou­le­vard, el cual sir­ve co­mo el eje es­te-oes­te de la co­lo­nia.

Nor­mal­men­te, los desa­rro­lla­do­res cons­tru­yen las ca­lles de un nue­vo com­ple­jo, lue­go los trans­fie­ren al con­da­do pa­ra su man­te­ni­mien­to.

Co­lony Rid­ge cal­cu­la que cos­ta­rá al me­nos 20 mi­llo­nes de dó­la­res pa­vi­men­tar ca­da ca­lle del ve­cin­da­rio, de­cla­ró el vo­ce­ro de la em­pre­sa, Kurt John­son.

“No es fácil pa­vi­men­tar to­do de gol­pe”, di­jo. “No hay di­ne­ro su­fi­cien­te pa­ra eso”.

Los ha­bi­tan­tes “so­la­men­te quie­ren ver se­ña­les de que el cons­truc­tor ha­rá al­gu­nas me­jo­ras, y has­ta aho­ra no las han vis­to”, ex­pre­só Bell, ex con­gre­sis­ta.

En su ma­yo­ría ha­bi­ta­das por his­pa­nos, pen­sa­ron que la com­pra de lo­te y cons­truc­ción de su ca­sa ha­ría reali­dad sus sue­ños, cuan­do en reali­dad vi­ven en me­dio de ca­mi­nos no pa­vi­men­ta­dos, le­jos de hos­pi­ta­les, es­cue­las y sin los ser­vi­cios bá­si­cos, luz y agua

La ca­sa de Jo­sé San­tos es­tá fue­ra del área que le to­ca a la Jun­ta de Aguas mu­ni­ci­pal, por eso co­lec­tan agua de llu­via

LOs LU­Ga­RE­ñOs du­dan que las am­bu­lan­cias pu­die­ran lle­gar en una eme­re­gen­cia por los ca­mi­nos que es­tán sin pa­vi­men­tar

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.