Un año des­pués: el au­men­to de la re­pre­sión en Cu­ba

El Diario de El Paso - - Opinión - An­drés Op­pen­hei­mer @op­pen­hei­me­ra aop­pen­hei­mer@mia­mihe­rald.com

Mia­mi— Al cum­plir­se el pri­mer aniver­sa­rio des­de que Cu­ba re­abrió su em­ba­ja­da en Was­hing­ton D.C., una co­sa es­tá cla­ra: el res­ta­ble­ci­mien­to de las re­la­cio­nes di­plo­má­ti­cas en­tre Es­ta­dos Uni­dos y Cu­ba –que yo he apo­ya­do, aun­que con cau­te­la, en es­ta co­lum­na– no ha lo­gra­do me­jo­rar la si­tua­ción de los de­re­chos hu­ma­nos en la is­la. Al con­tra­rio, los abu­sos a los de­re­chos hu­ma­nos han em­peo­ra­do.

Es­to no es una con­clu­sión que se ba­sa en anéc­do­tas ais­la­das pro­ve­nien­tes de la is­la, sino el re­sul­ta­do de un bien do­cu­men­ta­do es­tu­dio que aca­ba de dar a co­no­cer la Co­mi­sión de De­re­chos Hu­ma­nos y Re­con­ci­lia­ción Na­cio­nal de Cu­ba, el gru­po no gu­ber­na­men­tal más an­ti­guo y res­pe­ta­do de mo­ni­to­reo de los de­re­chos hu­ma­nos en la is­la.

De acuer­do con la Co­mi­sión, las de­ten­cio­nes po­lí­ti­cas tem­po­ra­les han au­men­ta­do de un pro­me­dio men­sual de 718 ca­sos el año pa­sa­do a uno de 1 mil 105 ca­sos du­ran­te los pri­me­ros seis me­ses de es­te año. El nú­me­ro de de­ten­cio­nes po­lí­ti­cas se ele­vó es­pe­cial­men­te an­tes y des­pués de la vi­si­ta del pre­si­den­te Ba­rack Oba­ma a la is­la en mar­zo.

Du­ran­te los pri­me­ros seis me­ses de es­te año, hu­bo 6 mil 753 de­ten­cio­nes po­lí­ti­cas tem­po­ra­les en Cu­ba, que –si con­ti­núan al mis­mo rit­mo de los pri­me­ros me­ses del año– ca­si du­pli­ca­rían el nú­me­ro del año pa­sa­do. El año pa­sa­do hu­bo 8 mil 616 de­ten­cio­nes po­lí­ti­cas tem­po­ra­les, y en 2010 hu­bo 2 mil 974, di­ce la Co­mi­sión.

Ade­más del au­men­to de las de­ten­cio­nes tem­po­ra­les, la can­ti­dad de opo­si­to­res pa­cí­fi­cos que han si­do sen­ten­cia­dos a cum­plir lar­gas pe­nas de pri­sión o en­via­dos a cam­pos de tra­ba­jo du­ran­te el pa­sa­do año se ele­vó de 70 a más de 100, di­ce la Co­mi­sión.

‘La si­tua­ción de los de­re­chos po­lí­ti­cos y ci­vi­les ha em­peo­ra­do du­ran­te el año pa­sa­do, no hay du­da de eso’, me di­jo el fun­da­dor de la Co­mi­sión, Eli­zar­do Sán­chez. ‘En tér­mi­nos de la po­lí­ti­ca do­més­ti­ca [de Cu­ba], el es­ta­ble­ci­mien­to de re­la­cio­nes no ha te­ni­do nin­gún im­pac­to po­si­ti­vo’.

Sán­chez agre­gó que ‘des­pués del dis­cur­so de Oba­ma en La Ha­ba­na, que fue muy bueno, el go­bierno co­men­zó una cam­pa­ña de des­cré­di­to del pre­si­den­te Oba­ma que co­men­zó el pro­pio Fi­del Castro. Ellos quie­ren bo­rrar el re­cuer­do del dis­cur­so de Oba­ma de la me­mo­ria de los cu­ba­nos, y con­ti­nuar me­jo­ran­do sus la­zos con el ex­te­rior mien­tras man­tie­nen un pu­ño de hie­rro a ni­vel in­terno’.

Jo­sé Mi­guel Vi­van­co, di­rec­tor re­gio­nal del gru­po Hu­man Rights Watch, coin­ci­de en que no ha ha­bi­do me­jo­rías en los de­re­chos hu­ma­nos en Cu­ba des­de que el país re­abrió su em­ba­ja­da en Was­hing­ton D.C. el 20 de ju­lio del 2015. Pe­ro Vi­van­co, quien apo­ya la nor­ma­li­za­ción di­plo­má­ti­ca y el le­van­ta­mien­to del em­bar­go co­mer­cial so­bre Cu­ba, me di­jo que ‘ni la aper­tu­ra de em­ba­ja­das ni el even­tual des­man­te­la­mien­to del em­bar­go cam­bia­rán la na­tu­ra­le­za del ré­gi­men o trae­rán me­jo­rías en los de­re­chos hu­ma­nos en Cu­ba. Só­lo una fuer­te y efec­ti­va pre­sión de los paí­ses de­mo­crá­ti­cos de la re­gión y de afue­ra lo­gra­rán eso’.

Mi opi­nión:

Es­toy to­tal­men­te de acuer­do. Es ho­ra que Oba­ma y las de­mo­cra­cias de Amé­ri­ca La­ti­na ter­mi­nen los fes­te­jos so­bre la nor­ma­li­za­ción de re­la­cio­nes en­tre Es­ta­dos Uni­dos y Cu­ba. Eso ya es una no­ti­cia vie­ja.

En cam­bio, es ho­ra de que las de­mo­cra­cias de Amé­ri­ca La­ti­na em­pie­cen a de­nun­ciar la fal­ta de li­ber­ta­des bá­si­cas en la más an­ti­gua dic­ta­du­ra mi­li­tar de la re­gión (por si a al­guien le que­dan du­das, el go­ber­nan­te cu­bano Raúl Castro es un ge­ne­ral del ejér­ci­to en ac­ti­vi­dad, y su go­bierno he­re­di­ta­rio no ha per­mi­ti­do elec­cio­nes li­bres en ca­si seis dé­ca­das).

No hay ex­cu­sas pa­ra que Cu­ba au­men­te la re­pre­sión po­lí­ti­ca en mo­men­tos en que Oba­ma es­tá des­man­te­lan­do lo que que­da del em­bar­go de Es­ta­dos Uni­dos a la is­la, per­mi­tien­do que cru­ce­ros y vue­los co­mer­cia­les de Es­ta­dos Uni­dos es­tén lle­van­do a de­ce­nas de mi­les de es­ta­dou­ni­den­ses a Cu­ba –el nú­me­ro de tu­ris­tas es­ta­dou­ni­den­ses au­men­tó en un 84 por cien­to en los pri­me­ros seis me­ses de es­te año– y que se abra el pri­mer Ho­tel She­ra­ton en La Ha­ba­na.

Es tiem­po que Amé­ri­ca La­ti­na y el mun­do de­jen de aplau­dir, y exi­jan pú­bli­ca­men­te a Cu­ba que li­be­re a sus pre­sos po­lí­ti­cos, co­mien­ce a per­mi­tir la li­ber­tad de ex­pre­sión, y con­vo­que a elec­cio­nes li­bres. ¡Es ho­ra que los oc­to­ge­na­rios di­no­sau­rios mi­li­ta­res que go­bier­nan Cu­ba se va­yan, o que –si son tan va­lien­tes co­mo di­cen– se mi­dan en elec­cio­nes de­mo­crá­ti­cas!

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.