No es­toy en gue­rra con na­die: Ca­ro Quin­te­ro

El Diario de El Paso - - Portada - Jo­sé Pé­rez-Espino/El Dia­rio

Ciu­dad de Mé­xi­co— Ra­fael Ca­ro Quin­te­ro, uno de los prin­ci­pa­les ba­ro­nes de la dro­ga en la dé­ca­da de los ochen­ta ne­gó sos­te­ner una gue­rra con­tra el Cártel de Si­na­loa. “No es­toy en gue­rra con na­die;

El Cha­po (Guz­mán) y El Ma­yo (Zam­ba­da) son mis ami­gos”, di­jo en una en­tre­vis­ta que pu­bli­ca hoy la re­vis­ta Pro­ce­so.

Ca­ro Quin­te­ro re­co­no­ce que se de­di­có a la siem­bra de ma­ri­gua­na por­que “de al­gu­na ma­ne­ra ha­bía que so­bre­vi­vir”.

Sus de­cla­ra­cio­nes a Pro­ce­so con­tras­tan con lo di­cho por el fis­cal de Chihuahua, Jor­ge Gon­zá­lez Ni­co­lás, que a prin­ci­pio de es­te mes dio a co­no­cer que Ca­ro Quin­te­ro se dispu­taba la pla­za de Juá­rez pa­ra el tra­sie­go de dro­ga a Es­ta­dos Uni­dos (EU).

En la en­tre­vis­ta vi­deo­gra­ba­da con Ana­bel Her­nán­dez, sos­tie­ne que él no ma­tó al agen­te an­ti­dro­gas de Es­ta­dos Uni­dos, En­ri­que Ca­ma­re­na, y ase­gu­ra que es­ta­ba “en el lu­gar equi­vo­ca­do”.

Tam­bién pi­de per­dón a la so­cie­dad me­xi­ca­na, a la DEA y al Go­bierno es­ta­dou­ni­den­se, se­gún el re­por­te es­pe­cial ba­jo el tí­tu­lo “Yo no ma­té a En­ri­que Ca­ma­re­na”, se co­no­ció en un ex­trac­to que Pro­ce­so ade­lan­tó des­de ano­che en su si­tio di­gi­tal.

Des­de la clan­des­ti­ni­dad, el nar­co­tra­fi­can­te di­ce ser ami­go de ‘El Cha­po’ y ‘El Ma­yo’

Ciu­dad de Mé­xi­co— Ca­ro Quin­te­ro es se­ña­la­do por la Agen­cia An­ti­dro­gas de Es­ta­dos Uni­dos (DEA, por sus si­glas en in­glés), de ser el au­tor in­te­lec­tual del se­cues­tro y ase­si­na­to del agen­te En­ri­que Ca­ma­re­na en 1985.

En­ton­ces era pro­pie­ta­rio del ran­cho El Bú­fa­lo, cer­ca de Ji­mé­nez, Chihuahua, don­de las au­to­ri­da­des ha­lla­ron mi­les de to­ne­la­das de ma­rihua­na.

Fue de­te­ni­do en 1985 y pro­ce­sa­do por de­li­tos re­la­cio­na­dos con el trá­fi­co de dro­gas, pri­va­ción ile­gal de la li­ber­tad y ho­mi­ci­dio. Sa­lió de pri­sión en 2013 al cum­plir su con­de­na. Des­pués se emi­tie­ron nue­vas ór­de­nes de aprehen­sión en su con­tra.

La en­tre­vis­ta con el ca­po se efec­tuó en la clan­des­ti­ni­dad en al­gún pun­to del nor­te del país y se­rá trans­mi­ti­da en Pro­ce­so TV el lu­nes a las 12:00 ho­ras de la Ciu­dad de Mé­xi­co.

La au­to­ra del tex­to re­tra­ta a Ca­ro Quin­te­ro “co­mo fan­tas­ma, apa­re­ce ca­mi­nan­do, con pa­so re­la­ja­do, un hom­bre de 63 años, er­gui­do en su me­tro ochen­ta de es­ta­tu­ra. Tie­ne la tez bron­cea­da y las ma­nos en­ca­lle­ci­das. Ba­jo la go­rra azul aso­ma el ca­be­llo cor­to te­ñi­do de os­cu­ro. Mues­tra una den­ta­du­ra per­fec­ta y bri­llan­te y su cuer­po –del­ga­do, co­rreo­so– de­la­ta ejer­ci­cio”.

En la con­ver­sa­ción “na­rra tam­bién su en­cuen­tro con (Joa­quín) El Cha­po Guz­mán du­ran­te un desa­yuno en 2013, cuan­do am­bos es­ta­ban pró­fu­gos, y su en­tre­vis­ta con el otro lí­der del Cártel de Si­na­loa, Is­mael El Ma­yo Zam­ba­da”, se­gún el frag­men­to di­fun­di­do en el por­tal pro­ce­so.com.mx.

La en­tre­vis­ta se desa­rro­lla en un cuar­to de pa­re­des en­ca­la­das cons­trui­do en me­dio de la na­da. “Él se aco­mo­da en una si­lla des­ven­ci­ja­da. El mo­bi­lia­rio lo com­po­nen, ade­más, un par de ca­mas y una me­sa con una ima­gen de la Vir­gen de Gua­da­lu­pe, acom­pa­ña­da de unas ve­la­do­ras en­cen­di­das”, se pu­bli­ca.

“En la clan­des­ti­ni­dad, tras 28 años de pri­sión y ca­si tres pró­fu­go, rom­pe el si­len­cio”, anun­cia la re­vis­ta que in­ti­tu­la su por­ta­da “Ha­bla Ca­ro Quin­te­ro”.

El 26 de ju­nio, Pro­ce­so pu­bli­có las ver­sio­nes ofi­cia­les que ase­gu­ra­ron que el ca­po es­tu­vo de­trás del ata­que per­pe­tra­do por Al­fre­do Bel­trán Guz­mán, ‘El Mo­cho­mi­to’, a la ca­sa de Con­sue­lo Loe­ra, ma­dre de Joa­quín ‘El Cha­po’ Guz­mán, en la ran­che­ría de La Tu­na, Ba­di­ra­gua­to, lo­ca­li­dad de la que am­bos ca­pos son oriun­dos.

Días des­pués, el Ejér­ci­to me­xi­cano y el go­bierno de Chihuahua, a tra­vés de la Fis­ca­lía Es­ta­tal, die­ron a co­no­cer que Ca­ro Quin­te­ro pro­ta­go­ni­za­ba una gue­rra con­tra el cártel de Si­na­loa, en disputa por la ru­ta de Ciu­dad Juá­rez y El Va­lle pa­ra el tra­sie­go de dro­ga a Es­ta­dos Uni­dos usan­do co­mo ru­ta de en­vío Ciu­dad Juá­rez y la zo­na del Va­lle.

Días des­pués, el lu­nes 11 de ju­lio, apa­re­ció una nar­co man­ta con­tra fis­cal, Jor­ge Gon­zá­lez Ni­co­lás y sus co­la­bo­ra­do­res, su­pues­ta­men­te de la au­to­ría de Ca­ro Quin­te­ro.

El es­cri­to se­ña­la­ba que su­pues­ta­men­te ha­brá una “lim­pia” (ho­mi­ci­dios de ri­va­les) en la ciu­dad, ade­más de dar pla­zo de una se­ma­na tan­to al fun­cio­na­rio es­ta­tal co­mo a sus co­la­bo­ra­do­res pa­ra que re­nun­cien.

“Em­pie­za la lim­pia en Cd. Juá­rez. Le doy una se­ma­na Gon­zá­lez Ni­co­lás y ele­men­tos co­la­bo­ra­do­res pa­ra que pi­dan ba­ja o si no los voy a ha­cer pe­da­zos hi­jos de pe­rra. Aten­ta­men­te Ca­ro Quin­te­ro”, ci­ta tex­tual­men­te el es­cri­to de­ja­do en ese en­ton­ces en La Cuesta, en sur de Juá­rez.

yo no ma­té a en­ri­que Ca­ma­re­na, ase­gu­ra

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.