ELI­MI­NA LA PE­SA­DEZ des­pués de co­mer

El Diario de El Paso - - Salud - Agen­cia Re­for­ma

La es­ce­na se re­pi­te to­dos los días. Des­pués de co­mer vie­ne el sue­ño y la flo­je­ra. Co­no­ci­do co­lo­quial­men­te co­mo “mal del puer­co”, es­te pa­de­ci­mien­to di­ges­ti­vo afec­ta en el peor mo­men­to: cuan­do hay que re­gre­sar a ter­mi­nar la jor­na­da la­bo­ral.

Aun­que se pien­se que es nor­mal ex­pe­ri­men­tar esas sen­sa­cio­nes, en reali­dad es una se­ñal de que al­go no an­da bien con la for­ma en que se co­me, afir­ma Ale­jan­dra Oro­pe­za, nu­trió­lo­ga del Hos­pi­tal Ge­ne­ral.

Co­mer mu­cho en po­co tiem­po, mas­ti­car po­co, con mu­cha gra­sa y azú­car son al­gu­nas de las cau­sas de la som­no­len­cia post­pran­dial –nom­bre mé­di­co del “mal del puer­co”–, ad­vier­te.

El es­ta­do de som­no­len­cia du­ra en­tre 10 mi­nu­tos y 2 ho­ras, pe­ro si se ex­ce­de pue­de ha­ber otro pro­ble­ma de fon­do.

“Una per­so­na que co­me una ra­ción ade­cua­da, que lle­va de 3 a 5 tiem­pos de co­mi­da du­ran­te su día y ha­ce ac­ti­vi­dad fí­si­ca, no tie­ne el de­no­mi­na­do mal del puer­co”, ex­pli­ca.

De­ta­lla que cuan­do se co­me de­ma­sia­do, la ma­yor par­te de la san­gre cir­cu­lan­te se va ha­cia los va­sos san­guí­neos que irri­gan el sis­te­ma gas­tro­in­tes­ti­nal, a fin de ayu­dar al or­ga­nis­mo a ab­sor­ber los nu­trien­tes.

“Eso res­ta san­gre a los de­más ór­ga­nos, en­tre es­tos el ce­re­bro, en­ton­ces se pro­du­ce un po­qui­to de som­no­len­cia o sen­sa­ción de mu­cho sue­ño”, des­cri­be la tam­bién coor­di­na­do­ra del Área de Nu­tri­ción de la Clí­ni­ca de Aten­ción al Pa­cien­te con Dia­be­tes y Obe­si­dad.

Men­cio­na que esa si­tua­ción se pre­sen­ta so­bre to­do en quie­nes sue­len sal­tar­se el desa­yuno.

“A la ma­yo­ría de las per­so­nas que les da el mal del puer­co muy in­ten­so a la ho­ra de la co­mi­da es por­que ca­si no desa­yu­nan. En­ton­ces, tie­nen un tiem­po muy pro­lon­ga­do de ayuno, vie­ne la co­mi­da y co­men mu­cho”.

Ade­más, cuan­do se con­su­me gra­sa en ex­ce­so, el or­ga­nis­mo au­men­ta la pro­duc­ción de áci­do clor­hí­dri­co en el es­tó­ma­go y de bi­car­bo­na­to en la san­gre pa­ra lo­grar asi­mi­lar­la.

A es­te fe­nó­meno, in­di­ca, se le co­no­ce co­mo “ma­rea al­ca­li­na” y es­to tam­bién pro­vo­ca sín­to­mas de can­san­cio, sue­ño y fal­ta de ener­gía.

Cuan­do se co­me mu­cha azú­car, los car­bohi­dra­tos ele­van la ela­bo­ra­ción de trip­tó­fano, un ami­noá­ci­do que dis­mi­nu­ye la ca­pa­ci­dad del sis­te­ma de aler­ta, pro­vo­can­do la sen­sa­ción de som­no­len­cia.

Pe­se a que el mal del puer­co se aso­cia con la ho­ra de la co­mi­da, sos­tie­ne, tam­bién se pue­de pre­sen­tar des­pués del desa­yuno o la ce­na.

Si la som­no­len­cia du­ra más de 2 ho­ras, pue­de que el pro­ble­ma sea otro.

“Pue­de ser can­san­cio cró­ni­co, que real­men­te no es­té dur­mien­do sus ho­ras, o que no es­té in­gi­rien­do la can­ti­dad de ali­men­to ade­cua­da”, acla­ra.

Mas­ti­car po­co no ge­ne­ra sa­cie­dad, se co­me mu­cho y cau­sa som­no­len­cia

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.