Des­con­cer­tan­te gi­ro de Pen­ce ha­cia Trump

El Diario de El Paso - - Portada - Na­va­rret­te Jr. • Ru­ben

Was­hing­ton— El go­ber­na­dor de In­dia­na, Mi­ke Pen­ce, ga­nó el con­cur­so “Apren­diz Vi­ce­pre­si­den­te” y la du­do­sa dis­tin­ción de ser­vir jun­to a Do­nald Trump, en la fór­mu­la pre­si­den­cial re­pu­bli­ca­na. En­tien­do por qué Trump ofre­ció el tra­ba­jo a Pen­ce; el go­ber­na­dor de In­dia­na es de pri­me­ra cla­se y am­plia­men­te apre­cia­do y res­pe­ta­do. Po­see una dis­po­si­ción cal­ma y tran­qui­li­za­do­ra y ex­pe­rien­cia po­lí­ti­ca en el ám­bi­to es­ta­tal y fe­de­ral. Ade­más, se desem­pe­ñó tan­to co­mo le­gis­la­dor y je­fe eje­cu­ti­vo.

Lo que no com­pren­do es por qué Pen­ce acep­tó. Trump es un desas­tre. El mag­na­te de los bie­nes raí­ces es un no­vi­cio y un nar­ci­sis­ta, que di­ce lo pri­me­ro que le vie­ne a la ca­be­za, tie­ne po­cos prin­ci­pios y se ama tan­to a sí mis­mo que no está cla­ro si ama al­gu­na otra co­sa —in­clu­yen­do a su país.

La elec­ción de Trump pa­ra vi­ce­pre­si­den­te es una píl­do­ra du­ra de tra­gar pa­ra aque­llos en el mo­vi­mien­to “Ja­más Trump” que co­no­cen a Pen­ce, han se­gui­do su ca­rre­ra, ad­mi­ran su ha­bi­li­dad y a quie­nes el go­ber­na­dor cae ge­nui­na­men­te bien.

Cuan­do me pre­sio­nan pa­ra que nom­bre al fun­cio­na­rio de­mó­cra­ta elec­to que más ad­mi­ro, ge­ne­ral­men­te me re­fie­ro al re­pre­sen­tan­te de Illi­nois, Luis Gu­tié­rrez, que tu­vo el co­ra­je de que lo arres­ta­ran dos ve­ces pro­tes­tan­do fue­ra de la Ca­sa Blan­ca las po­lí­ti­cas mi­gra­to­rias re­pre­si­vas del pre­si­den­te Oba­ma, pa­ra dis­gus­to de mu­chos de su pro­pio par­ti­do.

Pe­ro cuan­do me pe­dían que men­cio­na­ra al re­pu­bli­cano que ad­mi­ro más, siem­pre ele­gía a Pen­ce. Es­cri­bí so­bre es­te gra­dua­do de Ha­no­ver College du­ran­te más de una dé­ca­da, y me pa­re­ció una per­so­na ex­tra­or­di­na­ria —un re­pu­bli­cano de men­te agu­da, buen co­ra­zón y sen­ti­do co­mún. Cuen­ta con fuer­tes prin­ci­pios con­ser­va­do­res, pe­ro—a di­fe­ren­cia de mu­chos en su par­ti­do--no usa de­ma­go­gia.

En­ton­ces, ¿por qué se jun­ta Pen­ce con ti­pos co­mo Trump? Me pa­re­ce que es una prue­ba. Me en­can­ta­ría ver a Pen­ce desem­pe­ñar­se co­mo vi­ce­pre­si­den­te —pe­ro no a ex­pen­sas de ele­gir a Trump co­mo pre­si­den­te.

Pen­ce de­be­ría sa­ber­lo. La am­bi­ción tie­ne sus lí­mi­tes. Vin­cu­lar­se con Trump só­lo per­ju­di­ca­rá la repu­tación del go­ber­na­dor a lar­go pla­zo. La his­to­ria lo re­cor­da­rá des­fa­vo­ra­ble­men­te, co­mo un in­di­vi­duo que que­ría tan­to es­tar en la Ca­sa Blan­ca —aun­que más no fue­ra en la ofi­ci­na me­nor cer­ca de la del pre­si­den­te— que se avino a to­car de se­gun­do vio­lín con al­guien que se opu­so a mu­chas de las co­sas en las que él cree y que cree mu­chas de las co­sas a las que él se opo­ne.

Des­pués de to­do, Pen­ce no es exac­ta­men­te lo que se pue­de de­no­mi­nar co­mo un re­pu­bli­cano de Trump. Ni si­quie­ra apo­yó a Trump en las pri­ma­rias de In­dia­na. En lu­gar de eso, el go­ber­na­dor afir­mó su apo­yo a un elo­cuen­te se­na­dor de Te­xas.

An­tes de que se emi­tie­ran los vo­tos, Pen­ce di­jo en una en­tre­vis­ta ra­dial: “No es­toy con­tra nin­guno, pe­ro vo­ta­ré por Ted Cruz en las in­mi­nen­tes pri­ma­rias re­pu­bli­ca­nas”. Pe­ro tam­bién fe­li­ci­tó a Trump por ha­ber “da­do voz a las frus­tra­cio­nes de mi­llo­nes de tra­ba­ja­do­res es­ta­dou­ni­den­ses”.

No­té por pri­me­ra vez la pre­sen­cia de Pen­ce en 2005 cuan­do, es­tan­do en el Con­gre­so, se lan­zó al de­ba­te de la in­mi­gra­ción y asu­mió la des­agra­de­ci­da ta­rea de es­cri­bir una pro­pues­ta de re­for­ma mi­gra­to­ria in­te­gral. Re­clu­tó a la se­na­do­ra de Te­xas, Kay Bai­ley Hut­chin­son, co­mo co­pa­tro­ci­na­do­ra de la ley.

Aun­que ase­gu­ra­ba la fron­te­ra y crea­ba un pro­gra­ma de tra­ba­ja­do­res in­vi­ta­dos, la pro­pues­ta de ley Hut­chin­son-Pen­ce brin­da­ba a los in­do­cu­men­ta­dos los me­dios pa­ra per­ma­ne­cer en Es­ta­dos Uni­dos. La idea era re­que­rir que un miem­bro de la fa­mi­lia vol­vie­ra al país de ori­gen pa­ra se­sio­nes de pro­ce­sa­mien­to de uno o dos días —en los que Pen­ce lla­mó “Cen­tros Ellis Is­land”— an­tes de vol­ver a Es­ta­dos Uni­dos con un per­mi­so de tra­ba­jo tem­po­ra­rio y la ca­pa­ci­dad, pa­ra ese in­di­vi­duo y su fa­mi­lia, de vi­vir aquí sin que los de­por­ta­ran.

Aun­que no fue­ra per­fec­ta, es una so­lu­ción adul­ta--del ti­po que no se ve a me­nu­do en el de­ba­te de la in­mi­gra­ción.

Los li­be­ra­les se mo­fa­ron de la idea, has­ta el pun­to de que in­ten­ta­ron co­piar­la en una pro­pues­ta pro­pia.

Pe­ro fue­ron los con­ser­va­do­res los que real­men­te odia­ron el plan. El re­pre­sen­tan­te Tom Tan­cre­do, re­pu­bli­cano por Co­lo­ra­do, qui­zás el miem­bro del Con­gre­so más abier­ta­men­te na­ti­vis­ta, ata­có el plan de Pen­ce co­mo una “mi­ni-am­nis­tía”. Y el pre­si­den­te del Co­mi­té Ju­di­cial de la Cá­ma­ra, Jim Sen­sen­bren­ner —que ha­bía pro­pues­to su pro­pia pro­pues­ta mi­gra­to­ria dra­co­nia­na que no iba lle­gar le­jos— tra­tó de so­ca­var a Pen­ce y des­ca­rri­lar la pro­pues­ta.

Con enemi­gos de ese ti­po, me ima­gi­né que Pen­ce de­bía ser una bue­na per­so­na. Así es que lo con­tac­té y co­men­za­mos una se­rie de en­tre­vis­tas y con­ver­sa­cio­nes du­ran­te las cua­les de­ter­mi­né que eso era exac­ta­men­te lo que era: una bue­na per­so­na.

Y aho­ra que Trump-Pen­ce es un he­cho, sa­be­mos que has­ta las bue­nas per­so­nas pue­den a ve­ces to­mar de­ci­sio­nes erra­das y mos­trar fal­ta de cri­te­rio.

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.