RE­NUN­CIA TRAS ¡OTRO! ES­CáN­DA­LO DE E-MAILS

De­ja el car­go en­tre crí­ti­cas y en vís­pe­ras de la con­ven­ción na­cio­nal don­de, se pro­yec­ta­ría ap­ti­tud y uni­dad en el par­ti­do

El Diario de El Paso - - Portada -

Pre­si­den­ta del Par­ti­do De­mó­cra­ta anun­cia sa­li­da; hoy arran­ca la Con­ven­ción 2

Fii­la­del­fia— La pre­si­den­ta del Co­mi­té Na­cio­nal De­mó­cra­ta (DNC) re­nun­ció el do­min­go en me­dio de crí­ti­cas, en vís­pe­ras de la con­ven­ción na­cio­nal en la que se te­nía la in­ten­ción de pro­yec­tar ap­ti­tud y uni­dad en con­tras­te con lo que se­gún los de­mó­cra­tas fue el caos de la reunión de los re­pu­bli­ca­nos la se­ma­na pa­sa­da.

El des­con­ten­to ame­na­zó con vol­car los pla­nes de Hi­llary Clin­ton de pin­tar a los de­mó­cra­tas co­mo el par­ti­do me­jor pre­pa­ra­do pa­ra di­ri­gir un di­vi­di­do y an­sio­so país y a ella mis­ma co­mo la lí­der que pue­de ofre­cer una op­ti­mis­ta al­ter­na­ti­va al re­pu­bli­cano Do­nald Trump.

Deb­bie Was­ser­man Schultz fue for­za­da a re­nun­ciar tras la re­ve­la­ción de mi­les de ver­gon­zo­sos co­rreos elec­tró­ni­cos com­par­ti­dos en­tre fun­cio­na­rios del par­ti­do que pa­re­cían mos­trar ini­cia­ti­vas coor­di­na­das pa­ra ayu­dar a Clin­ton, a ex­pen­sas de su ri­val, en las pri­ma­rias de­mó­cra­tas. Tal re­ve­la­ción con­tra­di­ce las ase­ve­ra­cio­nes he­chas por el par­ti­do y la cam­pa­ña de Clin­ton de que el pro­ce­so fue abierto y jus­to pa­ra su con­ten­dien­te prin­ci­pal, el se­na­dor Ber­nie San­ders de Ver­mont.

La lis­ta de men­sa­jes da­da a co­no­cer por hac­kers en el si­tio web Wi­ki­leaks de­mos­tró ser la go­ta que derramó el va­so pa­ra los de­mó­cra­tas, in­clu­yen­do ase­so­res de al­to ran­go de Clin­ton.

“Otros de­mó­cra­tas y yo, que éra­mos par­ti­da­rios de Clin­ton, he­mos es­ta­do di­cien­do que es­to era se­rio. En ver­dad vio­la las nor­mas apro­pia­das del DNC”, di­jo Ed­ward G. Ren­dell, un ex­pre­si­den­te del DNC y ex­go­ber­na­dor de Pennsyl­va­nia.

“El DNC hi­zo al­go in­creí­ble­men­te inapro­pia­do con es­to”, y ne­ce­si­ta­ba ad­mi­tir­lo, di­jo Ren­dell.

Los re­pu­bli­ca­nos, li­de­ra­dos por Trump, pron­to apro­ve­cha­ron pa­ra de­cir que el epi­so­dio es evi­den­cia de que el sis­te­ma es­ta­ba ama­ña­do pa­ra que Clin­ton ga­na­ra, a quien Trump lla­ma “Croo­ked Hi­llary” (Hi­llary la des­ho­nes­ta).

“Los de­mó­cra­tas es­tán en un co­lap­so to­tal, pe­ro los ten­den­cio­sos me­dios di­rán cuán bien les está yen­do”, se­gún di­jo Trump en Twit­ter. “Los co­rreos elec­tró­ni­cos di­cen que el sis­te­ma ama­ña­do si­gue vi­vo y en bue­nas con­di­cio­nes.”

El pre­si­den­te del Co­mi­té Na­cio­nal Re­pu­bli­cano, Rein­ce Prie­bus, quien es la con­tra­par­te de Was­ser­man Schultz, di­jo en una en­tre­vis­ta que, “No hay sa­li­da al­gu­na. El fi­nal ha lle­ga­do. No se po­día es­pe­rar otra co­sa”.

San­ders di­jo que no es­ta­ba sor­pren­di­do por las re­ve­la­cio­nes de los co­rreos elec­tró­ni­cos. Está pro­gra­ma­do pa­ra dar un dis­cur­so en la no­che de aper­tu­ra de la con­ven­ción De­mó­cra­ta el lu­nes. Aun­que se es­pe­ra que pon­ga én­fa­sis en la uni­dad, mu­chos de sus sim­pa­ti­zan­tes di­cen que es­tán fu­rio­sos so­bre lo que ven co­mo evi­den­cia de que exis­te un ses­go en el par­ti­do.

La cam­pa­ña de Clin­ton —y va­rios ex­per­tos en se­gu­ri­dad ci­ber­né­ti­ca— di­je­ron que la fu­ga de in­for­ma­ción fue una ar­ti­ma­ña po­lí­ti­ca lle­va­da a ca­bo por el go­bierno ru­so pa­ra ayu­dar en la elec­ción del no­mi­na­do pre­si­den­cial re­pu­bli­cano Do­nald Trump.

Eso no fue su­fi­cien­te pa­ra de­te­ner una ma­si­va tor­men­ta po­lí­ti­ca di­ri­gi­da en gran par­te a Was­ser­man Schultz —ni pa­ra fre­nar la fuer­te pre­sión por par­te de la cam­pa­ña de Clin­ton y de otros pa­ra que la pre­si­den­ta del co­mi­té re­nun­cia­ra, de acuer­do con un de­mó­cra­ta de al­to ran­go que está fa­mi­lia­ri­za­do con las ne­go­cia­cio­nes.

La pre­si­den­ta fi­nal­men­te lo hi­zo, pe­ro no an­tes de ha­blar con el Pre­si­den­te Oba­ma —y no sin dar pe­lea, de acuer­do con al­gu­nos de­mó­cra­tas fa­mi­lia­ri­za­dos con las ne­go­cia­cio­nes.

Un miem­bro del Con­gre­so, ori­gi­na­ria del sur de Flo­ri­da, Was­ser­man Schultz di­jo en un co­mu­ni­ca­do que su re­nun­cia en­tra­rá en vi­gor des­pués del cie­rre de la con­ven­ción. Don­na Bra­zi­le, una es­tra­te­ga de­mó­cra­ta de mu­chos años, asu­mi­rá el car­go de pre­si­den­ta in­te­ri­na, de acuer­do con el DNC.

“Sé que ele­gir a Hi­llary Clin­ton co­mo nues­tra pró­xi­ma Pre­si­den­ta es de su­ma im­por­tan­cia pa­ra el fu­tu­ro de Es­ta­dos Uni­dos”, di­jo Was­ser­man Schultz en un co­mu­ni­ca­do. “Mi­ro con an­ti­ci­pa­ción el po­der ser­vir co­mo su­plen­te de su cam­pa­ña en Flo­ri­da y en to­do el país pa­ra ase­gu­rar su vic­to­ria”.

La con­tro­ver­sia es­ta­lló en un mo­men­to cla­ve en la ca­rre­ra po­lí­ti­ca de Clin­ton: jus­to cuan­do los de­le­ga­dos de la con­ven­ción es­ta­ban arri­ban­do a Fi­la­del­fia —y jus­to cuan­do su cam­pa­ña te­nía las es­pe­ran­zas de re­sol­ver las di­fe­ren­cias con los par­ti­da­rios de San­ders en torno a los sú­per­de­le­ga­dos, la pla­ta­for­ma del par­ti­do y su elec­ción del se­na­dor Ti­mothy M. Kai­ne de Vir­gi­nia co­mo su com­pa­ñe­ro de fór­mu­la, quien es vis­to por al­gu­nos co­mo al­guien que no es lo su­fi­cien­te­men­te pro­gre­si­vo.

Erin Bil­bray, miem­bro del DNC en re­pre­sen­ta­ción de Ne­va­da, quien apo­yó a San­ders en las pri­ma­rias, di­jo que se ha­bía ru­mo­ra­do de que al­gu­nos de­le­ga­dos le da­rían la es­pal­da a Was­ser­man Schultz, a ma­ne­ra de pro­tes­ta du­ran­te la con­ven­ción, si la pre­si­den­ta del co­mi­té no re­nun­cia­ba a su car­go.

“De­fi­ni­ti­va­men­te ha­bría ha­bi­do mues­tras de enojo en el re­cin­to de la con­ven­ción”, di­jo Bil­bray. “Es­pe­re­mos que es­to re­sul­te ser al­go bueno pa­ra la uni­dad del par­ti­do en Fi­la­del­fia”.

En su la­bor de pre­sio­nar a Was­ser­man Schultz a que re­nun­cia­ra, fun­cio­na­rios de cam­pa­ña ar­gu­men­ta­ron que la pre­si­den­ta se ha­bía con­ver­ti­do en un imán de las di­vi­sio­nes den­tro del par­ti­do.

Fue for­za­da a aban­do­nar el pues­to lue­go de la re­ve­la­ción de mi­les de co­rreos elec­tró­ni­cos com­par­ti­dos que pa­re­cían mos­trar ini­cia­ti­vas coor­di­na­das pa­ra ayu­dar a Hi­llary Clin­ton

deb­bie was­ser­man Schultz

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.