Ha­ce Hi­llary his­to­ria

El Diario de El Paso - - PORTADA - The Washington Post ila­del­fia—

FA­yer Hi­llary Clin­ton se con­vir­tió en la pri­me­ra mu­jer a la que al­gún par­ti­do po­lí­ti­co ma­yor no­mi­na pa­ra la Pre­si­den­cia du­ran­te una his­tó­ri­ca noche en la cual su equipo de cam­pa­ña in­ten­tó vol­ver a pre­sen­tar­la an­te los elec­to­res es­cép­ti­cos y cal­mar las per­sis­ten­tes ten­sio­nes re­gis­tra­das aquí.

La ex se­cre­ta­ria de Es­ta­do ob­tu­vo for­mal­men­te la can­di­da­tu­ra cuan­do se pa­só lis­ta de pre­sen­te a las en­ti­da­des en la Con­ven­ción Na­cio­nal De­mó­cra­ta, la cual con­clu­yó con un ges­to sim­bó­li­co: su prin­ci­pal ri­val, el se­na­dor Bernie Sanders, pi­dió que Clin­ton fue­ra de­cla­ra­da can­di­da­ta por acla­ma­ción, me­di­da que desató so­no­ras ova­cio­nes.

Po­co des­pués, Clin­ton di­fun­dió por Twit­ter un vi­deo con los co­men­ta­rios de Sanders y de­cla­ran­do que el le­ma de su cam­pa­ña se­ría “Jun­tos más fuer­tes”.

Sin em­bar­go, la ac­ción de Sanders no bas­tó pa­ra con­ven­cer a to­dos sus de­le­ga­dos, al­gu­nos de los cua­les aban­do­na­ron el re­cin­to co­mo pro­tes­ta, in­cre­men­tan­do las di­fi­cul­ta­des que la pre­sen­te semana ha te­ni­do el par­ti­do pa­ra pre­sen­tar­se uni­do mien­tras Clin­ton afron­ta una du­ra ba­ta­lla con­tra el can­di­da­to re­pu­bli­cano Do­nald Trump.

Lue­go el pro­gra­ma se trans­for­mó en una pro­lon­ga­da se­rie de ora­do­res –cul­mi­na­da por el ex pre­si­den­te Bill Clin­ton– que die­ron tes­ti­mo­nio so­bre el ca­rác­ter de Clin­ton y su cu­rrí­cu­lum co­mo ser­vi­do­ra pú­bli­ca.

Es la pri­me­ra mu­jer no­mi­na­da a la Pre­si­den­cia por los grandes par­ti­dos

FEn­tre los po­nen­tes hu­bo va­rias ma­dres que han per­di­do a sus hi­jos por la vio­len­cia con ar­mas de fue­go y de­te­ni­dos por la po­li­cía y que es­tán buscando re­for­mas.

“Hi­llary es una ma­dre que pue­de ga­ran­ti­zar que nues­tro mo­vi­mien­to ten­ga éxi­to”, di­jo Sy­bri­na Ful­ton, la ma­dre de Try­von Mar­tín, a quien un vi­gi­lan­te vo­lun­ta­rio ba­teó fa­tal­men­te en Flo­ri­da.

Du­ran­te el ac­to de pa­sar lis­ta a los es­ta­dos en la Con­ven­ción Na­cio­nal De­mó­cra­ta, cuan­do la de­le­ga­ción de Da­ko­ta del Sur emi­tió sus vo­tos Clin­ton ama­rró los 2 mil 383 de­le­ga­dos ne­ce­sa­rios a fin de con­se­guir la can­di­da­tu­ra del par­ti­do.

En un in­ten­to por de­mos­trar la uni­dad par­ti­dis­ta, al fi­nal el se­na­dor Bernie Sanders, que ocu­pó la se­gun­da po­si­ción en la lu­cha por la can­di­da­tu­ra, se pre­sen­tó an­te el pleno de la con­ven­ción ha­cien­do una mo­ción pa­ra sus­pen­der las re­glas y de­cla­rar a Clin­ton can­di­da­ta por acla­ma­ción.

“Pro­pon­go que Hi­llary Clin­ton sea nom­bra­da la can­di­da­ta del Par­ti­do De­mó­cra­ta por la Pre­si­den­cia de Es­ta­dos Uni­dos”, di­jo Sanders, an­te el aplau­so del re­cin­to.

Y con la mo­ción se­cun­da­da, sur­gió un fuerte cla­mor de síes, lo cual con­vir­tió a Clin­ton en can­di­da­ta a las 6:56 pm ho­ra del Es­te.

Al po­co tiem­po, Clin­ton subió a Twit­ter un vi­deo en el cual se apre­cian los co­men­ta­rios de Sanders y de­cla­ran­do que “Más fuer­tes jun­tos” se­rá el lo­go de su cam­pa­ña.

El or­ques­ta­do es­pec­tácu­lo de uni­dad se dio tras la tur­bu­len­ta pri­me­ra jor­na­da de la con­ven­ción, cuan­do el lu­nes que­dó cla­ro que al­gu­nos de los se­gui­do­res de Sanders no es­ta­ban lis­tos pa­ra acep­tar a Clin­ton co­mo la can­di­da­ta del par­ti­do a pe­sar de que el se­na­dor de Ver­mont los ex­hor­ta­ra a ha­cer­lo.

Re­sul­tó cla­ro que el ges­to que Sanders reali­zó ano­che no con­ven­ció a to­dos sus del­ga­dos. Mu­chos aban­do­na­ron pron­to el lugar, co­rean­do “¡re­nun­cia­mos! ¡re­nun­cia­mos!”.

Al con­ti­nuar el pro­gra­ma, se ha­lla­ban va­cíos la ma­yo­ría de los asien­tos co­rres­pon­dien­tes a las de­le­ga­cio­nes de Mai­ne, Kan­sas, Alas­ka y Oklaho­ma —es­ta­dos que Sanders le ga­nó a Clin­ton,

Mien­tras tan­to va­rios de­le­ga­dos pro­ce­den­tes de Ore­gon, se ata­ron una te­la ne­gra al­re­de­dor de la qui­ja­da, ta­pán­do­se la bo­ca, y se di­ri­gie­ron al pa­si­llo del Wells Far­go Cen­ter.

Ahí se con­gre­ga­ron con do­ce­nas de fu­rio­sos de­le­ga­dos de otras en­ti­da­des, in­clu­yen­do Norman So­lo­mon, un de­le­ga­do ca­li­for­niano de Sanders que ha­bía es­ta­do in­ten­tan­do or­ga­ni­zar una nue­va Red de De­le­ga­dos de Bernie pa­ra efec­tuar es­te ti­po de pro­tes­ta.

La ira de los ma­ni­fes­tan­tes fue ali­men­ta­da en par­te por la fu­ga de co­rreos elec­tró­ni­cos que mos­tra­ban que al­gu­nos miem­bros del personal del DNC ha­bían ha­bla­do so­bre có­mo ayudar a Clin­ton y afec­tar a Sanders en las pri­ma­rias. La pre­si­den­ta del par­ti­do, Deb­bie Was­ser­man Schultz, anun­ció su re­nun­cia el lu­nes tras las re­ve­la­cio­nes.

Los ora­do­res que se pre­sen­ta­ron pos­te­rior­men­te du­ran­te la se­gun­da noche de la con­ven­ción co­men­za­ron a ofre­cer tes­ti­mo­nios so­bre el ca­rác­ter y ser­vi­cio pú­bli­co que Clin­ton ha he­cho en mu­chas áreas.

El pro­gra­ma, pre­sen­ta­do co­mo “Fights of her li­fe” (Las lu­chas en su vi­da), pa­re­cía te­ner la in­ten­ción de reha­bi­li­tar la ima­gen de una can­di­da­ta con ra­tings inusual­men­te des­fa­vo­ra­bles —aun­que no tan ma­los co­mo su opo­nen­te re­pu­bli­cano, Do­nald Trump— y pro­ble­mas de con­fian­za pro­fun­da­men­te in­crus­ta­dos.

Los ora­do­res ha­bla­ron so­bre el tra­ba­jo de Clin­ton a fa­vor de las mu­je­res y las fa­mi­lias, la justicia so­cial, cui­da­do de la sa­lud y se­gu­ri­dad glo­bal, en­tre otros asun­tos, se­gún su equipo de cam­pa­ña.

Tam­bién es­ta­ba pro­gra­ma­do que el es­po­so de Clin­ton, el ex Pre­si­den­te Bill Clin­ton, se di­ri­gie­ra a los de­le­ga­dos.

El par­ti­do co­men­zó su pro­ce­so de no­mi­na­ción po­co des­pués de las 5 p.m. con el nombre de Sanders sien­do pos­tu­la­do por la re­pre­sen­tan­te Tul­si Gab­bard, de­mó­cra­ta de Ha­wái. Gab­bard se re­fi­rió a él de ma­ne­ra afec­ti­va di­cien­do que era un “hom­bre de 74 años un tan­to des­ali­ña­do y en ve­ces gru­ñón” que creó un mo­vi­mien­to pro­gre­si­vo.

Sanders es­ta­ba sen­ta­do en el au­di­to­rio de la con­ven­ción al la­do de su es­po­sa, con una am­plia son­ri­sa en su ca­ra du­ran­te un par de dis­cur­sos sub­se­cuen­tes. Lue­go se pa­ró e hi­zo una se­ñal de sa­lu­do a la mul­ti­tud mien­tras el pú­bli­co se po­nía de pie pa­ra aplau­dir­le.

Clin­ton re­sul­tó no­mi­na­da por la se­na­do­ra Bar­ba­ra Mi­kuls­ki, de­mó­cra­ta de Mary­land, la de­ca­na de las mu­je­res se­na­do­ras, quien di­jo que pos­tu­la­ba el nombre de una ex se­cre­ta­ria de Es­ta­do “en re­pre­sen­ta­ción de to­das las mu­je­res que han ro­to ba­rre­ras”. Des­pués de Mi­kuls­ki si­guió el re­pre­sen­tan­te John Le­wis, de­mó­cra­ta de Geor­gia, el re­nom­bra­do lí­der de los de­re­chos ci­vi­les, quien hi­zo re­fe­ren­cia a otra “barrera” ro­ta con la elec­ción del sre­si­den­te Oba­ma ha­ce ocho años, y Na’ilah Ama­ru, un par­ti­da­rio de Clin­ton y ve­te­rano de Irak que ga­nó un con­cur­so en lí­nea pa­ra no­mi­nar a la can­di­da­ta.

Lue­go de que ter­mi­na­ran los dis­cur­sos, la con­ven­ción co­men­zó el lar­go y por lo re­gu­lar co­lo­ri­do pro­ce­so de pa­sar la lis­ta de las vo­ta­cio­nes es­ta­do por es­ta­do.

Cuan­do Illi­nois, es­ta­do na­tal de Clin­ton— tu­vo su opor­tu­ni­dad, el ho­nor de emi­tir sus vo­tos fue otor­ga­do a su ami­ga de la in­fan­cia Betsy Ede­ling.

“En es­te his­tó­ri­co y ma­ra­vi­llo­so día, en ho­nor de la hi­ja de Do­rothy y Hugh y mi dulce ami­ga —sé que es­tás mi­ran­do”, di­jo Ebe­ling, su voz car­ga­da de emo­ción. Es­te va pa­ra ti Hill”.

Ebe­ling con­tó 98 vo­tos de Illi­nois pa­ra Clin­ton y gri­tó “¡Sí!” al fi­nal.

El equipo de cam­pa­ña de Clin­ton pa­só la ma­yor par­te del mar­tes en plá­ti­cas pa­ra dar­le a su ven­ci­do opo­nen­te, Sanders, un pa­pel sim­bó­li­co en el pro­ce­so de la no­mi­na­ción con el fin de sa­nar los dis­tan­cia­mien­tos den­tro del par­ti­do. El pre­si­den­te de la cam­pa­ña de Clin­ton, John Po­des­ta, di­jo ayer que los de­mó­cra­tas “ne­ce­si­tan se­guir ade­lan­te” de­jan­do atrás to­das las pe­leas in­ter­nas en torno a los re­sul­ta­dos de la pri­ma­ria, en la que Clin­ton ven­ció al con­ten­dien­te Sanders tan­to en vo­tos co­mo en de­le­ga­dos. “Ne­ce­si­ta­mos de­jar eso atrás”, se­gún di­jo en el pro­gra­ma “CBS This Mor­ning”.

El equipo de cam­pa­ña de Clin­ton agra­de­ce el apo­yo de Sanders y las dé­ca­das de tra­ba­jo que ha de­di­ca­do a las cau­sas li­be­ra­les, “sin em­bar­go, ne­ce­si­ta­mos se­guir ade­lan­te y ce­rrar fi­las con Hi­llary”, co­men­tó Po­des­ta.

“Creo que la gen­te que ano­che vio la te­le­vi­sión, no só­lo la gen­te de es­te lugar, sino to­dos los de­más, vie­ron el apo­yo to­tal de Bernie”.

Es­te mar­tes por la mañana, Sanders vol­vió a ra­ti­fi­car su apo­yo a Clin­ton.

Al ha­blar du­ran­te un de­sa­yuno de la de­le­ga­ción de Ca­li­for­nia, le res­tó im­por­tan­cia al abu­cheo de los sim­pa­ti­zan­tes y los ur­gió a apo­yar­la.

“Es fácil abu­chear, pero va a ser más di­fí­cil mi­rar a sus hi­jos a la ca­ra si Trump se con­vier­te en pre­si­den­te por­que los de­mó­cra­tas no apo­ya­ron es­ta can­di­da­tu­ra”, di­jo.

Sanders tam­bién con­fir­mó es­te mar­tes que re­gre­sa­rá al Se­na­do co­mo in­de­pen­dien­te, no co­mo de­mó­cra­ta.

“Yo fui elec­to co­mo in­de­pen­dien­te y así me que­da­ré dos años más”, les di­jo a los re­por­te­ros.

Sien­do el in­de­pen­dien­te que du­ran­te más tiem­po ha pres­ta­do sus ser­vi­cios en la his­to­ria del Con­gre­so de Es­ta­dos Uni­dos, Sanders se de­cla­ró de­mó­cra­ta el año pa­sa­do, cuan­do in­gre­só a la ca­rre­ra pre­si­den­cial.

Robby Mook, en­car­ga­do de la cam­pa­ña de Clin­ton, co­men­tó que la pro­gra­ma­ción del mar­tes por la noche es­tu­vo di­se­ña­da pa­ra re­cor­dar­les a los es­ta­dou­ni­den­ses la lar­ga ca­rre­ra en el ser­vi­cio pú­bli­co que ha te­ni­do la ex se­cre­ta­ria de Es­ta­do.

“Mu­cha gen­te no es­tá fa­mi­lia­ri­za­da con sus lo­gros”, co­men­tó Mook en el pro­gra­ma “Good Mor­ning Ame­ri­ca” de ABC, ha­cien­do no­tar que el ex pre­si­den­te Bill Clin­ton se­rá el más im­por­tan­te ora­dor de la noche.

Por pri­me­ra vez, el ex pre­si­den­te pre­ten­de di­ri­gir­se a la con­ven­ción de­mó­cra­ta co­mo el es­po­so po­lí­ti­co.

Clin­ton --- quien pron­to po­dría con­ver­tir­se en el pri­mer “pri­mer caballero” --- ha si­do esen­cial en la con­ven­ción de­mó­cra­ta du­ran­te más de 40 años.

El dis­cur­so que pro­nun­ció en 1988 fue am­plia­men­te des­tro­za­do y ca­li­fi­ca­do co­mo dis­per­so y abu­rri­do, sin em­bar­go, el de 1992, cuan­do acep­tó la no­mi­na­ción, logró man­te­ner a flo­te su tam­ba­lean­te cam­pa­ña. En los úl­ti­mos años, el ex pre­si­den­te se ha desem­pe­ña­do co­mo un tes­ti­go po­lí­ti­co, más no­ta­ble­men­te pa­ra Oba­ma, en su con­ven­ción del 2012.

Hi­llary Clin­ton no via­ja­rá a Filadelfia pa­ra es­tar pre­sen­te du­ran­te el dis­cur­so de Bill Clin­ton en la con­ven­ción, pero lo ve­rá des­de su ca­sa en Chap­pa­qua, Nue­va York, se­gún di­je­ron sus ase­so­res.

El jueves, la can­di­da­ta y su hi­ja Chel­sea se di­ri­gi­rán al pú­bli­co de la con­ven­ción.

(Ella) es una ma­dre que pue­de ga­ran­ti­zar que nues­tro mo­vi­mien­to ten­ga éxi­to”, Sy­bri­na Ful­ton, Ma­dre de Try­von Mar­tín, a quien un vi­gi­lan­te vo­lun­ta­rio ba­teó fa­tal­men­te en Flo­ri­da

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.