CUI­DA­DO CON EL CA­LOR

El Diario de El Paso - - PORTADA - As­so­cia­ted Press allas, Tx.—

Van 23 me­no­res muer­tos ‘ol­vi­da­dos’ en au­tos en EU

DCon las muer­tes de cua­tro me­no­res, ocu­rri­das en días re­cien­tes den­tro de vehícu­los a causa de las al­tas tem­pe­ra­tu­ras, su­man ya 23 de­ce­sos en Es­ta­dos Uni­dos es­te año, ca­si igua­lan­do el to­tal de los de­ce­sos re­gis­tra­dos el año pa­sa­do, y ahora los ex­per­tos ex­hor­tan a los pa­dres de fa­mi­lia a que se man­ten­gan vi­gi­lan­tes, ad­vir­tién­do­les que es­to le pue­de su­ce­der a cual­quie­ra.

‘Sim­ple­men­te te par­te el corazón’, di­jo Ja­net­te Fen­nell, fun­da­do­ra y pre­si­den­te de Kid­sAn­dCars.org, un gru­po na­cio­nal no lu­cra­ti­vo, con se­de en Filadelfia, que abo­ga por la se­gu­ri­dad de los me­no­res. ‘He­mos he­cho tan­to pa­ra in­ten­tar in­for­mar al pú­bli­co y qui­zás sea por eso que el año pa­sa­do tu­vi­mos una li­ge­ra ba­ja en es­te ti­po de ca­sos, pero es­te año no se ve na­da bien’.

Sa­ma­ria Moty­ka, de cua­tro años, mu­rió el viernes en Wi­lliams­port, Pennsyl­va­nia, lue­go que la per­so­na que la cui­da­ba via­ja­ra en auto ha­cia su tra­ba­jo en lugar de de­jar a la ni­ña en la guar­de­ría. En Da­llas, Boi Lei Sang, de dos años, mu­rió tras ha­ber si­do de­ja­do en el in­te­rior de un auto ba­jo al­tas tem­pe­ra­tu­ras en un es­ta­cio­na­mien­to el domingo, mien­tras su fa­mi­lia acu­día a la igle­sia.

Fen­nell, cu­ya or­ga­ni­za­ción da se­gui­mien­to a es­te ti­po de de­ce­sos, di­jo que el nú­me­ro de es­tos ca­sos co­men­zó a su­bir dra­má­ti­ca­men­te en la dé­ca­da de los no­ven­tas, lue­go que se apro­ba­ran le­yes que obli­ga­ban a que to­dos los me­no­res de­bían via­jar en el asien­to de atrás pa­ra evi­tar le­sio­nes oca­sio­na­das por las bol­sas de aire en los vehícu­los. ‘El pro­ble­ma es que, cuan­do no ve­mos a los ni­ños, se nos ol­vi­da que es­tán ahí’, di­jo Fen­nell, agre­gan­do que los asien­tos pa­ra los in­fan­tes y ni­ños pe­que­ños ahora se co­lo­can mi­ran­do ha­cia atrás.

Los nú­me­ros de muer­tes en los ni­ños oca­sio­na­das por el ca­lor den­tro de los au­tos se man­tu­vie­ron fluc­tuan­tes en dé­ca­das pos­te­rio­res, lle­gan­do a un pro­me­dio de 37 de­ce­sos al año des­de 1998. El año pa­sa­do, con cer­ca de dos do­ce­nas de de­ce­sos, fue un año inusual­men­te ba­jo. El peor fue el 2010, con 49, de acuer­do con los re­gis­tros de Fen­nell y de Jan Null, un me­teo­ró­lo­go de la Uni­ver­si­dad Es­ta­tal de San José, quien tam­bién da se­gui­mien­to al nú­me­ro de es­tos ca­sos.

No es sor­pren­den­te que los es­ta­dos con cli­mas cá­li­dos du­ran­te to­do el año y con grandes po­bla­cio­nes ha­yan re­gis­tra­do el ma­yor nú­me­ro de de­ce­sos den­tro de au­tos ca­lien­tes des­de 1990. Fen­nell di­jo que ha ha­bi­do 111 de­ce­sos de ni­ños que son de­ja­dos den­tro de un vehícu­lo en Te­xas, se­gui­do por Flo­ri­da con 80 y Ca­li­for­nia con 54.

La tem­pe­ra­tu­ra den­tro de un auto es­ta­cio­na­do en un día en que se re­gis­tran tem­pe­ra­tu­ras en los 90 gra­dos Fah­ren­heit pue­de lle­gar a al­can­zar has­ta 119 gra­dos en 20 mi­nu­tos y has­ta 133 gra­dos des­pués de una ho­ra, se­gún di­jo Null.

Los pa­dres de fa­mi­lia de­ben ha­cer­se el há­bi­to de siem­pre abrir las puer­tas tra­se­ras cuan­do sal­gan de sus vehícu­los, de acuer­do con Fen­nell. Si de­jan una bol­sa o un ce­lu­lar en el asien­to tra­se­ro eso po­dría ayudar a re­cor­dar­les. Otras es­tra­te­gias in­clu­yen traer con­si­go un ani­mal de pe­lu­che en el auto y co­lo­car­lo en el asien­to de­lan­te­ro cuan­do el me­nor vie­ne ase­gu­ra­do a ma­ne­ra de re­cor­da­to­rio de que el me­nor vie­ne con no­so­tros. Los pa­dres de fa­mi­lia tam­bién ne­ce­si­tan ase­gu­rar­se de que su guar­de­ría les lla­me a su te­lé­fono si el me­nor no se pre­sen­ta al centro de cui­da­do, di­jo.

‘Es­to le pue­de pa­sar has­ta a los mejores pa­dres’, di­jo Fen­nell. Los pa­dres que no duer­men bien se tor­nan dis­traí­dos de­bi­do a un cam­bio en su ru­ti­na o si van pen­san­do en lo que se ne­ce­si­ta ha­cer en el tra­ba­jo.

‘Se ne­ce­si­ta­rá de tec­no­lo­gía pa­ra ha­cer que al­guien des­pier­te de su dis­trac­ción’, di­jo.

Sien­do los pri­me­ros en la in­dus­tria, Ge­ne­ral Mo­tors in­clui­rá un sis­te­ma es­tan­da­ri­za­do en su vehícu­lo uti­li­ta­rio GMC Aca­dia del 2017 que mo­ni­to­rea sus puer­tas tra­se­ras pa­ra re­cor­dar­les a los con­duc­to­res que aca­ban de es­ta­cio­nar­se que re­vi­sen sus asien­tos tra­se­ros si por al­gu­na ra­zón abrie­ron las puer­tas tra­se­ras al co­mien­zo de su via­je.

Fen­nell tam­bién se­ña­ló que tam­bién hay un asien­to pa­ra los ni­ños que aler­ta al con­duc­tor al sa­lir del auto si el asien­to

Ex­per­tos ex­hor­tan a pa­dres de fa­mi­lia a no des­cui­dar­se

si­gue ase­gu­ra­do con el cin­tu­rón.

Pero Null di­jo que él no cree que la tec­no­lo­gía sea una pa­na­cea, se­ña­lan­do que in­clu­so si los nuevos au­tos in­clu­ye­ran por ley es­te ti­po de sis­te­mas, se­rá un len­to pro­ce­so pa­ra que to­das las per­so­nas lo­gren ad­qui­rir uno de es­tos nuevos vehícu­los.

‘Se­gu­ra­men­te es­to ayu­da­rá, pero lo más im­por­tan­te es la edu­ca­ción y la con­cien­ti­za­ción’, di­jo Null, se­ña­lan­do que su aná­li­sis mues­tra que al­re­de­dor del 30 por cien­to de es­tos de­ce­sos son el re­sul­ta­do de ni­ños que se me­ten so­los a al­gún auto que no es­té cerrado con lla­ve.

en un día de 90°F, la tem­pe­ra­tu­ra in­te­rior de un vehícu­lo es­ta­cio­na­do pue­de al­can­zar 133 gra­dos en una ho­ra

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.