NA­RRA BILL CLIN­TON

El Diario de El Paso - - PORTADA - Agen­cias ila­del­fia—

Su vi­da personal y po­lí­ti­ca con su es­po­sa

FBill Clin­ton hi­zo su me­jor es­fuer­zo pa­ra per­sua­dir a los es­ta­dou­ni­den­ses pa­ra que apo­yen a su es­po­sa, por­que ella, “es el mañana”, y co­lo­quen a otro Clin­ton en la Ca­sa Blan­ca, con un lar­go, sen­ci­llo e iné­di­to dis­cur­so acer­ca de su ma­tri­mo­nio y el éxi­to que ha te­ni­do ella co­mo ser­vi­do­ra pú­bli­ca. Des­pués de una elec­ción en la que Clin­ton re­ci­bió el apo­yo de Bernie Sanders, su ri­val en las elecciones pri­ma­rias y por un gru­po de re­pu­bli­ca­nos por los víncu­los que ha te­ni­do con Wall Street y con­si­de­ra­da co­mo una per­so­na con­fia­ble y ca­paz, Clin­ton des­ple­gó su fa­mo­so don pa­ra con­tar his­to­riar pa­ra des­cri­bir una na­rra­ti­va de la cons­tan­te trans­for­ma­ción que ha te­ni­do Hi­llary, de ser una es­tu­dio­sa y des­ta­ca­da com­pa­ñe­ra de cla­ses, amo­ro­sa pa­re­ja has­ta lle­gar a ser una po­lí­ti­ca que pue­de ha­cer cam­bios.

“Ella ha es­ta­do en es­to des­de ha­ce mu­cho y ha va­li­do la pe­na ca­da año que le ha de­di­ca­do a me­jo­rar la vi­da de la gen­te. Ella es mi me­jor ami­ga”, le co­men­tó Clin­ton a una mul­ti­tud que lo acla­mó den­tro de la Are­na Wells Far­go en Filadelfia en la se­gun­da noche de la Con­ven­ción De­mó­cra­ta.

“Siem­pre ha que­ri­do se­guir ade­lan­te, así es ella”, di­jo. Jus­to una noche des­pués que Sanders la­men­tó la ri­que­za y el poder de la dé­ci­ma par­te su­pe­rior de la po­bla­ción, Clin­to ha­bló acer­ca del cons­tan­te avan­ce en su vi­da des­de que vi­vían en Ar­kan­sas.

“Lo he­mos he­cho en los bue­nos y en los ma­los mo­men­tos, pa­san­do por mo­men­tos ale­gres y aque­llos que nos rompen el corazón”, se­gún di­jo Clin­ton a una aten­ta mul­ti­tud, aun­que no hi­zo men­ción de da­tos es­pe­cí­fi­cos so­bre al­gu­nos de sus pun­tos más ba­jos, ta­les co­mo su im­pug­na­ción o el es­cán­da­lo con Mo­ni­ca Le­winsky.

Cuan­do Bill vio por pri­me­ra vez a Hi­llary en la bi­blio­te­ca de derecho en Ya­le, él no­tó su “enor­me ca­be­llo ru­bio” y “enor­mes len­tes” y que no lle­va­ba ma­qui­lla­je.

“Ella irra­dia­ba es­ta for­ta­le­za y po­se­sión de sí misma que me re­sul­tó mag­né­ti­ca”, di­jo.

En un en­cuen­tro pos­te­rior, ella lo pes­có mi­rán­do­la. Ella ‘se me acer­có y me di­jo, mi­ra, si vas a se­guir mi­rán­do­me y ahora yo tam­bién te mi­ro a ti, al me­nos de­be­ría­mos sa­ber cuá­les son nuestros nom­bres. Yo soy Hi­llary Rod­ham. ¿Quién eres tú?’ Bill re­cor­dó. Clin­ton re­cu­rrió a par­tes pre­via­men­te re­ve­la­das de la bio­gra­fía de su es­po­sa que co­nec­ta­ran con la cla­se tra­ba­ja­do­ra, ta­les co­mo la vez que ‘Por pu­ra di­ver­sión, ella se fue so­la a Alas­ka y pa­só al­gún tiem­po li­man­do pes­ca­do’ en Alas­ka. Clin­ton di­jo que su es­po­sa fue in­tro­du­ci­da a la justicia so­cial por su mi­nis­tro de ju­ven­tud me­to­dis­ta, Don Jo­nes.

El ex man­da­ta­rio se re­fi­rió a su mu­jer, la elec­ta can­di­da­ta de­mó­cra­ta a la Pre­si­den­cia, co­mo su ‘me­jor ami­ga’

el mar­tes, en el se­gun­do día de la con­ven­ción

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.