De­li­rios de caos

El Diario de El Paso - - OPINION - Paul Krug­man

Nue­va York— Hu­bo 352 ase­si­na­tos en la ciudad de Nue­va York el año pa­sa­do. La can­ti­dad fue un po­co más alta que la del 2014, pero mu­chí­si­mo me­nor que los 2 mil 245 ase­si­na­tos que ocu­rrie­ron en 1990, el peor año de la ciudad. De he­cho, con ba­se en el ín­di­ce de ase­si­na­tos, Nue­va York es ahora, bá­si­ca­men­te, tan segura co­mo lo ha­ya si­do al­gu­na vez, re­mon­tán­do­se has­ta el si­glo XIX.

Las es­ta­dís­ti­cas so­bre la de­lin­cuen­cia en el ám­bi­to na­cio­nal y las ci­fras de to­dos los crí­me­nes vio­len­tos, pin­tan un pa­no­ra­ma so­lo li­ge­ra­men­te me­nos alen­ta­dor. Y no es só­lo una cues­tión de nú­me­ros; nuestras grandes ciu­da­des pa­re­cen y se sien­ten mu­chí­si­mo más se­gu­ras de lo que pa­re­cían ha­ce una generación, por­que lo son. La gen­te de cier­ta edad siem­pre tie­ne un sen­ti­do de que Es­ta­dos Uni­dos no es el país que re­cuer­dan de su ju­ven­tud y en es­te ca­so tie­nen ra­zón; es mu­cho me­jor.

En­ton­ces, ¿có­mo es si­quie­ra po­si­ble que Do­nald Trump pro­nun­cie un dis­cur­so en el que acep­ta la can­di­da­tu­ra re­pu­bli­ca­na y cu­ya pre­mi­sa cen­tral es que el cri­men es­tá des­con­tro­la­do y que “só­lo yo” pue­do con­tro­lar el caos?

Cla­ro que a na­die de­be­ría sor­pren­der ver a Trump ase­ve­rar, con to­da con­fian­za, co­sas que son ro­tun­da­men­te fal­sas, ya que ha­ce eso to­do el tiem­po; y nun­ca co­rri­ge sus fal­se­da­des. En efec­to, en el gran dis­cur­so, re­pi­tió al­gu­nas de esas vie­jas glo­rias do­ra­das, co­mo la ase­ve­ra­ción de que Es­ta­dos Uni­dos es el país con los im­pues­tos más al­tos del mun­do (cuan­do, de he­cho, estamos ca­si has­ta aba­jo en­tre las eco­no­mías avan­za­das).

Sin em­bar­go, has­ta ahora, las fal­sas ase­ve­ra­cio­nes se han tra­ta­do de co­sas que el vo­tan­te co­mún no pue­de re­vi­sar con­tra su pro­pia ex­pe­rien­cia. La ma­yo­ría de las per­so­nas no tie­ne nin­gún sen­ti­do de có­mo com­pa­rar sus im­pues­tos con los que pa­gan los eu­ro­peos o los ca­na­dien­ses, ya no se di­ga la can­ti­dad de em­pleos que ha des­pla­za­do la competencia chi­na. Sin em­bar­go, 58 mi­llo­nes de tu­ris­tas vi­si­ta­ron Nue­va York el año pa­sa­do; de­ce­nas de mi­llo­nes más vi­si­ta­ron otras grandes ciu­da­des, y, cla­ro, mu­chos de no­so­tros vi­vi­mos en esas ciu­da­des, o cer­ca de ellas, y las ve­mos a dia­rio. Y, si bien hay, co­mo siem­pre su­ce­de, barrios ma­los e in­ci­den­tes vio­len­tos oca­sio­na­les, es di­fí­cil ver có­mo cual­quie­ra que ca­mi­ne al­re­de­dor con los ojos abier­tos po­dría creer en la visión dis­tó­pi­ca, ba­ña­da en san­gre, que ex­pu­so Trump.

Sin em­bar­go, no hay du­da al­gu­na de que mu­chos vo­tan­tes –in­clui­dos, ca­si se­gu­ro, una ma­yo­ría de hom­bres blan­cos– van a creer, efec­ti­va­men­te, esa visión, ¿por qué?

Una res­pues­ta es que, se­gún Ga­llup, pa­re­cie­ra que los es­ta­dou­ni­den­ses siem­pre creen que el cri­men es­tá au­men­tan­do, aun cuan­do es un he­cho que es­tá ba­jan­do rá­pi­da­men­te. Par­te de es­to pue­de de­ber­se a la for­mu­la­ción de la pre­gun­ta: ¿es po­si­ble que la gen­te ten­ga un sen­ti­do va­go, avi­va­do por los ti­tu­la­res pe­rio­dís­ti­cos, de que los de­li­tos au­men­ta­ron es­ta año aun cuan­do es­tán cons­cien­tes de que son mu­chí­si­mo me­nos de lo que so­lían ser? Tam­bién po­dría ser que exis­te cier­ta ver­sión del sín­dro­me de que “las co­sas ma­las es­tán pa­san­do en al­gu­na otra par­te”, que ve­mos en las en­cues­tas de opi­nión en­tre los con­su­mi­do­res, en las que la gen­te es mu­chí­si­mo más po­si­ti­va so­bre su si­tua­ción personal de lo que es so­bre la eco­no­mía en su con­jun­to.

De nuevo, no obs­tan­te, una co­sa es te­ner una com­pren­sión de­fi­cien­te de las es­ta­dís­ti­cas so­bre la de­lin­cuen­cia y otra bas­tan­te dis­tin­ta acep­tar una visión ho­rri­pi­lan­te de Es­ta­dos Uni­dos que se con­tra­po­ne en for­ma tan drás­ti­ca con la ex­pe­rien­cia co­ti­dia­na. En­ton­ces, ¿qué es­tá pa­san­do?

Bueno, sí ten­go una hi­pó­te­sis; me re­fie­ro a que los par­ti­da­rios de Trump sí creen, con cier­ta ra­zón, que el or­den so­cial que co­no­cen se es­tá des­mo­ro­nan­do. No só­lo se tra­ta de una con­tien­da elec­to­ral, en la que el país se ha vuel­to tan­to más di­ver­so, co­mo me­nos ra­cis­ta (aun si to­da­vía le fal­ta mu­cho ca­mino por re­co­rrer). Tam­bién se tra­ta de los pa­pe­les de gé­ne­ro –cuan­do Trump ha­bla de vol­ver a ha­cer gran­de a Es­ta­dos Uni­dos, se pue­de te­ner la se­gu­ri­dad de que mu­chos de sus par­ti­da­rios se es­tán ima­gi­nan­do un re­torno a los días (ima­gi­na­dos, en par­te) del sos­tén mas­cu­lino de la fa­mi­lia y las es­po­sas que se que­da­ban en la ca­sa.

No por ca­sua­li­dad, Mi­ke Pen­ce, el com­pa­ñe­ro de fór­mu­la de Trump, so­lía ex­plo­tar en re­la­ción al da­ño que ha­cen las ma­dres que tra­ba­jan, por no ha­blar del ata­que que es­cri­bió con­tra Dis­ney en 1999 por ha­ber pre­sen­ta­do a una he­roí­na de men­ta­li­dad mar­cial en su pe­lí­cu­la “Mu­lan”.

Sin em­bar­go, ¿cuá­les son las con­se­cuen­cias de es­tos cam­bios en el or­den so­cial? Allá cuan­do es­ta­ba au­men­tan­do el cri­men, los con­ser­va­do­res es­ta­ble­cían una conexión, en for­ma in­sis­ten­te, con el cam­bio so­cial; de eso se tra­tó to­do ese al­bo­ro­to so­bre “los va­lo­res de la fa­mi­lia” a prin­ci­pios de los 1990. Se pier­den los la­zos de la so­cie­dad tra­di­cio­nal y lo que si­gue es el caos.

Lue­go, pa­só al­go di­ver­ti­do: el cri­men ca­yó en lugar de se­guir au­men­tan­do. Tam­bién, otros in­di­ca­do­res me­jo­ra­ron en for­ma drás­ti­ca –por ejem­plo, la ta­sa de na­ta­li­dad en­tre ado­les­cen­tes ha caí­do 60 por cien­to des­de 1991. En lugar del co­lap­so so­cial, he­mos vis­to lo que se re­su­me en un bro­te ma­si­vo de sa­lud so­cial. La ver­dad es que no sa­be­mos exac­ta­men­te por qué. Las hi­pó­te­sis van des­de la cam­bian­te dis­tri­bu­ción por edad de la po­bla­ción has­ta la re­duc­ción del en­ve­ne­na­mien­to por plo­mo; pero, en cual­quier ca­so, es no­ta­ble que no se pro­du­jo el apo­ca­lip­sis pro­nos­ti­ca­do.

El pun­to, no obs­tan­te, es que en la men­te de aqué­llos a quie­nes per­tur­ba el cam­bio so­cial, se su­po­nía que se­gui­ría el caos en las ca­lles y to­dos es­tán dis­pues­tos a creer que así fue, aun en con­tra de la evi­den­cia.

La cues­tión, ahora, es cuán­tas de esas per­so­nas hay; gen­te de­ter­mi­na­da a vi­vir en una pe­sa­di­lla de su pro­pia in­ven­ción. Su­pon­go que lo va­mos a ave­ri­guar en no­viem­bre.

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.