El di­fí­cil pa­pel de él an­te su es­po­sa… si ga­na

El Diario de El Paso - - ESPECIAL - Pa­trick Healy / The New York Ti­mes

Filadelfia— Si Hi­llary Clin­ton ga­na la pre­si­den­cia, Bill Clin­ton no asis­ti­rá a las reunio­nes del ga­bi­ne­te, se­gún di­cen los ase­so­res de su es­po­sa. No se­rá in­vi­ta­do a la sala de si­tua­cio­nes de la Ca­sa Blan­ca. Se dis­tan­cia­rá del tra­ba­jo de la fun­da­ción de su fa­mi­lia y qui­zás ni si­quie­ra ten­drá una ofi­ci­na en el ala oes­te, da­das las in­de­sea­bles óp­ti­cas de un ex pre­si­den­te y ma­ri­do que mi­ra so­bre el hom­bro de la pri­me­ra mu­jer co­man­dan­te en je­fe.

No es muy pro­ba­ble que Bill Clin­ton asu­ma los tra­di­cio­na­les de­be­res de las pri­me­ras da­mas, se­gún di­cen los ase­so­res, co­mo se­lec­cio­nar la ba­ji­lla y arre­glos flo­ra­les de la Ca­sa Blan­ca y fun­gir co­mo an­fi­trión en la ca­sa na­cio­nal y or­ga­ni­zar ce­nas de es­ta­do.

Se espera que par­te de esas ta­reas que­den en ma­nos de la hi­ja de los Clin­ton, Chel­sea.

Bill Clin­ton tam­po­co ha pen­sa­do en uti­li­zar su pa­pel de pri­mer caballero pa­ra re­de­fi­nir las imá­ge­nes e ideas so­bre la mas­cu­li­ni­dad y el pa­triar­ca­do es­ta­dou­ni­den­se, ni ha de­ci­di­do si re­cu­rri­rá a sus in­tere­ses per­so­na­les –co­mo el ve­ga­nis­mo– pa­ra pre­sen­tar una ini­cia­ti­va de ali­men­ta­ción sa­lu­da­ble, tal co­mo lo hi­zo Michelle Oba­ma, se­gún di­cen sus ase­so­res.

Los amigos de Bill Clin­ton di­cen que la ma­ne­ra más in­te­li­gen­te de ha­cer uso de él se­ría dar­le un im­por­tan­te nom­bra­mien­to, co­mo po­ner­lo al fren­te de una fuer­za tác­ti­ca pa­ra com­ba­tir el cam­bio cli­má­ti­co, la po­bre­za a nivel glo­bal, o la epi­de­mia del VIH/ SI­DA, cau­sas que con­lle­va­rían a re­sul­ta­dos na­tu­ra­les del tra­ba­jo de su fun­da­ción.

Otros, in­clu­yen­do al­gu­nos que tra­ba­ja­ron en la ad­mi­nis­tra­ción de Clin­ton, les gusta la idea de que fun­gie­ra co­mo em­ba­ja­dor de paz en el Me­dio Orien­te, da­dos sus her­cu­li­nos es­fuer­zos en la re­gión du­ran­te su pre­si­den­cia, o co­mo un ti­po de men­te maes­tra crean­do em­pleos pa­ra re­cons­truir las más em­po­bre­ci­das re­gio­nes en Es­ta­dos Uni­dos.

En su tiem­po li­bre, lle­gan los pro­ble­mas

Pero los pa­sos que los au­xi­lia­res de Clin­ton pla­nean pa­ra dar­le for­ma a su nue­va vi­da no son de gran ayu­da pa­ra aten­der un po­ten­cial y más es­pi­no­so pro­ble­ma: His­tó­ri­ca­men­te, cuan­do Bill Clin­ton no tie­ne tra­ba­jo que ha­cer, es cuan­do se me­te en pro­ble­mas.

Fue du­ran­te el cie­rre del Go­bierno en 1995 cuan­do Clin­ton co­men­zó su aven­tu­ra con Mó­ni­ca Le­winsky.

Fue en los pri­me­ros años des­pués de ha­ber de­ja­do la Ca­sa Blan­ca que sus amis­ta­des con acau­da­la­dos play­boys se con­vir­tie­ron en co­mi­di­lla de los ta­bloi­des.

Sien­do he­cho a un la­do por la cam­pa­ña de Hi­llary Clin­ton en el 2008, Bill Clin­ton per­dió los es­tri­bos y co­men­zó a ata­car a Ba­rack Oba­ma. Más re­cien­te aún, su ce­na con el em­pre­sa­rio Mark Cu­ban y su ás­pe­ro en­cuen­tro con la pro­cu­ra­do­ra ge­ne­ral, Lo­ret­ta E. Lynch, son re­cor­da­to­rios de que cuan­do Clin­ton tie­ne tiem­po en sus ma­nos, pue­de crear pe­li­gro­sas dis­trac­cio­nes pa­ra su es­po­sa.

“Le en­can­ta es­tar in­vo­lu­cra­do en mu­chas co­sas, na­die ama tan­to la po­lí­ti­ca co­mo Bill Clin­ton”, di­jo Mic­key Kan­tor, un vie­jo ami­go de mu­chos años y se­cre­ta­rio de co­mer­cio du­ran­te el man­da­to de Clin­ton.

“Ado­ra y ne­ce­si­ta te­ner un pro­pó­si­to”.

Dar­le una útil ta­rea a Clin­ton, al mis­mo tiem­po de in­ten­tar con­te­ner sus me­nos pro­ve­cho­sos im­pul­sos, se­rá un ver­da­de­ro re­to pa­ra Hi­llary co­mo Pre­si­den­ta, da­da la aten­ción y pre­sión ba­jo la cual es­ta­rán y la li­mi­ta­da ha­bi­li­dad que ella ha de­mos­tra­do te­ner en el pa­sa­do pa­ra fre­nar los ex­ce­sos de su es­po­so. Hi­llary Clin­ton lo ve a él co­mo su más con­fia­ble con­fi­den­te en cues­tio­nes de se­gu­ri­dad na­cio­nal y de eco­no­mía, se­gún di­cen sus ase­so­res; uno de es­tos re­cuer­da en una oca­sión en la que sa­lie­ron a ju­gar golf, en la que Bill Clin­ton re­ci­bió va­rias lla­ma­das te­le­fó­ni­cas y co­rreos elec­tró­ni­cos de par­te de Hi­llary an­tes de que lle­ga­ran al ho­yo 14.

Aun así, Hi­llary Clin­ton no es­tá segura en dar­le un pues­to for­mal a Bill Clin­ton o con­fiar en él pa­ra que le ayu­de tras bam­ba­li­nas man­te­nien­do un per­fil ba­jo, se­gún los au­xi­lia­res.

‘To­dos tra­ba­ja­rán muy duro’

Ella cla­ra­men­te quie­re que él se man­ten­ga ocu­pa­do: Es­tan­do en el pro­gra­ma “60 Mi­nu­tos” el domingo, Hi­llary Clin­ton di­jo que se­rá “un mo­men­to en que to­dos ten­drán que tra­ba­jar muy duro” si lle­ga a ga­nar la pre­si­den­cia y que ella de­po­si­ta­rá su con­fian­za en Bill Clin­ton —así co­mo tam­bién en el pre­si­den­te Oba­ma— y los “pon­drá a to­dos a tra­ba­jar”.

Al mis­mo tiem­po, Hi­llary en­fa­ti­zó que ella y Bill Clin­ton no se­rán co­pre­si­den­tes, de­jan­do abier­ta la pre­gun­ta de có­mo él pa­sa­rá sus días es­tan­do tan cer­ca a las pa­lan­cas del poder, las cua­les co­no­ce muy bien. Da­do su co­no­ci­mien­to y ex­pe­rien­cia, Bill Clin­ton pue­de ser ca­paz, más que cual­quier otra per­so­na en ase­gu­rar el éxi­to de la pre­si­den­cia de Hi­llary, o po­dría con­ver­tir­se en una enor­me som­bra que cae­ría so­bre ella. “Su re­la­ción co­mo ac­tual y ex pre­si­den­te se­rá una cues­tión muy de­li­ca­da des­de el prin­ci­pio, y ne­ce­si­ta­rán im­ple­men­tar una se­rie de re­glas pa­ra mo­ver­se en es­te am­bien­te, pa­ra el bien de am­bos”, di­jo Da­vid Ger­gen, quien fue ase­sor de al­to ran­go de va­rios pre­si­den­tes, in­clu­yen­do Bill Clin­ton.

“Hay cier­ta his­to­ria re­vi­sio­nis­ta que se es­tá ela­bo­ran­do so­bre su pre­si­den­cia que a él cla­ra­men­te le mo­les­ta, por ejem­plo, y qui­zás él quie­ra re­es­cri­bir la his­to­ria de su pre­si­den­cia en par­te pa­ra in­fluen­ciar las po­lí­ti­cas de Hi­llary co­mo pre­si­den­ta”, se­gún agre­gó Ger­gen.

“Am­bos tie­nen que ser muy cui­da­do­sos con eso”. A sus 69 años, in­clu­so cuan­do la edad y la sa­lud ya lo han fre­na­do un po­co, Clin­ton aún tie­ne un fuerte de­seo de es­tar en el centro de la ac­ción, se­gún di­cen sus amigos, y sus in­tere­ses in­te­lec­tua­les y cu­rio­si­dad si­guen sien­do vas­tos.

Un au­xi­liar di­ce que ahora pa­sa una ho­ra ex­tra to­dos los días le­yen­do so­bre eco­no­mías mun­dia­les, en par­te en an­ti­ci­pa­ción a poder ayudar a Hi­llary Clin­ton, si ella se lo pi­de, en la re­vi­ta­li­za­ción eco­nó­mi­ca, tal co­mo ella ha in­di­ca­do.

Su re­la­ción co­mo ac­tual y ex pre­si­den­te se­rá una cues­tión muy de­li­ca­da… ne­ce­si­ta­rán im­ple­men­tar una se­rie de re­glas pa­ra mo­ver­se en es­te am­bien­te” Da­vid Ger­gen, Ex ase­sor de al­to ran­go de va­rios pre­si­den­tes, in­clu­yen­do Bill Clin­ton

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.