Pi­de Trump a Ru­sia hac­kear e-mails ‘per­di­dos’ de Hi­llary

El Diario de El Paso - - Portada - Vie­ne de la Por­ta­da

Fi­la­del­fia— Ayer miér­co­les, el candidato re­pu­bli­cano Do­nald Trump im­plo­ró di­rec­ta­men­te al Go­bierno ru­so in­mis­cuir­se en las elec­cio­nes pre­si­den­cia­les fe­de­ra­les lo­ca­li­zan­do y di­vul­gan­do de­ce­nas de mi­les de e-mails pri­va­dos per­te­ne­cien­tes a su con­trin­can­te de­mó­cra­ta, Hi­llary Clin­ton —ma­nio­bra ex­tra­or­di­na­ria y qui­zá sin pre­ce­den­tes en la po­lí­ti­ca de Es­ta­dos Uni­dos.

“Ru­sia, si es­tás es­cu­chan­do, ten­go la es­pe­ran­za de que pue­das en­con­trar los 30 mil e-mails que se hallan des­apa­re­ci­dos”, di­jo Trump du­ran­te con­fe­ren­cia de pren­sa en uno de sus cen­tros va­ca­cio­na­les del sur de la Flo­ri­da. Más tar­de aña­dió, “pro­ba­ble­men­te los ten­gan. Me gus­ta­ría que los die­ran a co­no­cer”.

Cuan­do se le pre­gun­tó si le preo­cu­pa­ría el es­pio­na­je ru­so de la co­rres­pon­den­cia de la ex­se­cre­ta­ria de Es­ta­do, Trump di­jo, “no, eso no ha­ce que cam­bie de idea. Si los tie­nen, los tie­nen”.

Los e-mails ci­ta­dos por Trump son de cuan­do Clin­ton fue se­cre­ta­ria de Es­ta­do, y se lle­vó a ca­bo una in­ves­ti­ga­ción federal de­bi­do a que la fun­cio­na­ria uti­li­zó un ser­vi­dor pri­va­do. El FBI des­car­tó ac­cio­nes ju­di­cia­les.

Se tra­ta de men­sa­jes dis­tin­tos a los del Comité Na­cio­nal De­mó­cra­ta (DNC) que se fil­tra­ron an­tes de la con­ven­ción par­ti­dis­ta efec­tua­da en es­ta ciu­dad, pro­ba­ble­men­te con la co­la­bo­ra­ción de Ru­sia. El FBI está in­ves­ti­gan­do si in­te­gran­tes del es­ta­do ru­so eran res­pon­sa­bles de di­vul­gar el vier­nes pa­sa­do los men­sa­jes po­lí­ti­ca­men­te per­ju­di­cia­les en el epi­so­dio que obli­gó a re­nun­ciar a la pre­si­den­ta del DNC Deb­bie Was­ser­man Schultz.

El mar­tes el pre­si­den­te Ba­rack Obama, quien pla­nea­ba ha­blar ano­che en la con­ven­ción, di­jo en en­tre­vis­ta con NBC News que Ru­sia po­dría es­tar to­man­do medidas des­ti­na­das a in­fluir en las elec­cio­nes.

“Lo que sa­be­mos es que los ru­sos hac­kean nues­tros sis­te­mas, no na­da más los sis­te­mas gu­ber­na­men­ta­les sino los sis­te­mas par­ti­cu­la­res”, se­ña­ló Obama. No pue­do de­cir di­rec­ta­men­te cuá­les fue­ron los mo­ti­vos en tér­mi­nos de las fil­tra­cio­nes, to­do eso. Lo que sé es que en re­pe­ti­das oca­sio­nes Do­nald Trump ha ex­pre­sa­do ad­mi­ra­ción ha­cia Vla­di­mir Pu­tin”.

El di­rec­tor de cam­pa­ña de Clin­ton Robby Mook res­pon­dió con tono de in­cre­du­li­dad los co­men­ta­rios que Trump hi­zo ayer, di­cien­do a los re­por­te­ros que el apa­re­neo re­pre­sen­ta­ba “un asun­to de se­gu­ri­dad na­cio­nal”.

“Al pa­re­cer los ru­sos sí le ro­ba­ron es­tos e-mails al DNC”, di­jo Mook du­ran­te una co­mi­da or­ga­ni­za­da por The Wall Street Jour­nal. “Al pa­re­cer es­tu­vie­ron ac­ti­vos di­fun­dién­do­los con el pro­pó­si­to de afec­tar la cam­pa­ña”.

Los de­mó­cra­tas se han es­for­za­do to­da la se­ma­na por po­ner a Trump a la de­fen­si­va por sus víncu­los co­mer­cia­les y per­so­na­les con Ru­sia, así co­mo por la ad­mi­ra­ción que pro­fe­sa al pre­si­den­te de di­cho país, Vla­di­mir Pu­tin, co­mo lí­der mo­de­lo. Hay quien ha des­cri­to a Trump co­mo el candidato que tra­ba­ja por los in­tere­ses de Pu­tin.

El candidato y va­rios de sus prin­ci­pa­les ase­so­res tie­nen re­la­cio­nes de ne­go­cios con Ru­sia. El di­rec­tor de cam­pa­ña Paul Ma­na­fort ha ga­na­do mi­llo­nes de dólares en tra­tos co­mer­cia­les con oli­gar­quías a fa­vor de Ru­sia así co­mo ase­so­ra­do al pre­si­den­te ucra­niano pro­rru­so cu­ya des­ti­tu­ción pro­vo­có en el 2004 la in­va­sión ru­sa.

Al pa­re­cer Trump fa­vo­re­ció a los de­mó­cra­tas al ala­bar las ap­ti­tu­des de Pu­tin co­mo lí­der y pro­me­tien­do que las re­la­cio­nes de Es­ta­dos Uni­dos con Ru­sia me­jo­ra­rían si él re­sul­ta elec­to en no­viem­bre.

“No creo que Pu­tin ten­ga res­pe­to al­guno por Clin­ton”, di­jo Trump. Aña­dió, “sien­te una to­tal fal­ta de res­pe­to por el pre­si­den­te Obama. Nú­me­ro uno, no le cae bien. Y nú­me­ro dos, no lo res­pe­ta. Creo que va a res­pe­tar al pre­si­den­te de us­te­des si me eli­gen. Y es­pe­ro sim­pa­ti­zar­le”.

Du­ran­te una se­rie de tui­teos ves­per­ti­nos, el vo­ce­ro de Trump Ja­son Mi­ller se­ña­ló que el candidato so­la­men­te es­ta­ba alen­tan­do a otros paí­ses a en­tre­gar cual­quier in­for­ma­ción re­la­cio­na­da con los emails que Clin­to di­ri­gió a au­to­ri­da­des fe­de­ra­les.

“Sea­mos cla­ros, Trump no hi­zo un lla­ma­do, ni in­vi­tó, a Ru­sia ni a na­die más a hac­kear hoy los e-mails de Hi­llary Clin­ton”, es­cri­bió Mi­ller.

Aun así, la provocación de Trump alar­mó a mu­chos lí­de­res re­pu­bli­ca­nos y ex­per­tos en po­lí­ti­ca ex­te­rior —no só­lo por su des­ar­ti­cu­la­da dis­cu­sión de Ru­sia, sino tam­bién por la se­ñal que en­vió so­bre la vi­sión que tie­nen de sí mis­mos co­mo ada­li­des del mundo. Mu­chos tam­bién se alar­ma­ron por el co­men­ta­rio de Trump de que él “re­vi­sa­ría” si la pe­nín­su­la de Cri­mea, la cual Ru­sia arre­ba­tó a Ucra­nia en el 2014, de­be ser re­co­no­ci­da co­mo te­rri­to­rio ru­so.

En lu­gar de re­cu­rrir a Ru­sia con in­quie­tud, Trump le dio la bien­ve­ni­da a Pu­tin co­mo un fu­tu­ro alia­do y di­jo que es­pe­ra­ba desa­rro­llar una amis­to­sa y be­ne­fi­cio­sa re­la­ción con uno de los hom­bres no­to­ria­men­te fuer­tes del pla­ne­ta. Al ha­cer eso, Trump echó por la bor­da dé­ca­das de ins­tin­tos re­pu­bli­ca­nos que fue­ron per­fec­cio­na­dos du­ran­te la pre­si­den­cia de Ro­nald Rea­gan al fi­nal de la Guerra Fría.

“Es al­go muy im­por­tan­te”, di­jo Eliot A. Cohen, un ex con­se­je­ro en el De­par­ta­men­to de Es­ta­do de Geor­ge W. Bush. “Los go­bier­nos ex­tran­je­ros en ve­ces ex­pre­san sus pre­fe­ren­cias so­bre quién de­be re­sul­tar elec­to; eso ya de por sí es pro­ble­má­ti­co. Pero el ha­cer al­go en el ám­bi­to de es­te ti­po de ar­ti­ma­ñas, se­rá un pro­ble­ma muy se­rio”.

El pro­pio com­pa­ñe­ro de fór­mu­la de Trump, que va por la vi­ce­pre­si­den­cia, el go­ber­na­dor de In­dia­na, Mi­ke Pen­ce, emi­tió un co­mu­ni­ca­do mi­nu­tos des­pués del co­men­ta­rio de Trump que se acer­ca más a la or­to­do­xia es­ta­ble­ci­da del Par­ti­do Re­pu­bli­cano. En lu­gar de con­ven­cer a los ru­sos pa­ra que re­ve­la­ran los co­rreos elec­tró­ni­cos de Clin­ton, Pen­ce di­jo que el FBI de­be “lle­gar al fon­do de quién es el res­pon­sa­ble del hac­keo.

“Si se tra­ta de Ru­sia y ellos es­tán in­ter­fi­rien­do en nues­tras elec­cio­nes, les pue­do ase­gu­rar que am­bos par­ti­dos y el Go­bierno de Es­ta­dos Uni­dos se ase­gu­ra­rán de que ha­brá se­rias con­se­cuen­cias”, se­gún con­ti­nua­ba di­cien­do el co­mu­ni­ca­do.

Un por­ta­voz del pre­si­den­te de la Cá­ma­ra de Re­pre­sen­tan­tes Paul Ryan, re­pu­bli­cano de Wis­con­sin, Bren­dab Buck, di­jo en un co­mu­ni­ca­do: “Ru­sia es una ame­na­za global di­ri­gi­da por un si­nuo­so ru­fián. Pu­tin de­be sa­car sus na­ri­ces de es­tas elec­cio­nes”.

No se sa­be si la de­cla­ra­ción de Trump lo afec­te o lo ayu­de de manera po­lí­ti­ca. Ta­les co­men­ta­rios he­chos por un candidato nor­mal en un año nor­mal de elec­cio­nes re­sul­ta­rían ser un tras­cen­den­tal y po­si­ble­men­te fa­tal epi­so­dio. Sin em­bar­go, ni Trump y es­te año de elec­cio­nes son tí­pi­cos —y al igual que con otras con­tro­ver­sias an­te­rio­res, los vo­tan­tes po­drían to­mar muy en se­rio el co­men­ta­rio de Trump.

Las fi­gu­ras par­ti­dis­tas de in­me­dia­to co­rrie­ron a de­fen­der a Trump, cul­pan­do a los me­dios de sa­car de con­tex­to los co­men­ta­rios de Trump y de in­ten­tar des­viar el en­fo­que del dic­ta­men de Clin­ton.

“Lo que es irres­pon­sa­ble es que más de 30 mil co­rreos elec­tró­ni­cos fue­ron eli­mi­na­dos por un la­drón que que­bran­tó la ley”, se­gún di­jo el ex pre­si­den­te de la Cá­ma­ra, Newt Gin­grich, re­pu­bli­cano de Geor­gia, en una en­tre­vis­ta. “No me im­por­ta si fue­ron los búl­ga­ros, los chi­nos o los in­mi­gran­tes hai­tia­nos que es­tu­dian en Stan­ford. Vea­mos los 30 mil co­rreos elec­tró­ni­cos”.

El es­tra­te­ga re­pu­bli­cano, Mi­ke Murphy, di­jo que mu­chos re­pu­bli­ca­nos que lle­van años con el par­ti­do es­ta­ban es­can­da­li­za­dos por es­ta ma­nio­bra de Trump.

El CanDiDato en un ac­to ayer

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.