El na­cio­na­lis­mo de Trump fren­te a Pu­tin

El Diario de El Paso - - Opinión - Me­gan McArd­le Me­gan McArd­le es co­lum­nis­ta de Bloom­berg View y es­cri­be so­bre te­mas eco­nó­mi­cos, em­pre­sa­ria­les y de po­lí­ti­cas pú­bli­cas.

Nueva York— La pa­la­bra del 2016 tie­ne que ser ‘na­cio­na­lis­mo’. En to­do el mundo desa­rro­lla­do, el elec­to­ra­do pa­re­ce des­con­ten­to con las éli­tes que acep­ta­ron con de­ma­sia­da pri­sa la in­mi­gra­ción y el co­mer­cio, se mos­tra­ron de­ma­sia­do po­co dis­pues­tas a va­lo­rar la cul­tu­ra lo­cal, a los tra­ba­ja­do­res lo­ca­les, a los in­tere­ses lo­ca­les por en­ci­ma de los de tie­rras ex­tran­je­ras. La cam­pa­ña de Do­nald Trump po­see al­gu­nos gi­ros es­ta­dou­ni­den­ses úni­cos, pero cuan­do se abre el án­gu­lo de la cá­ma­ra, él se ve co­mo par­te de un pa­trón de na­cio­na­lis­mo re­sur­gen­te, del de­seo de oír a un po­lí­ti­co dar con fir­me­za la ca­ra por ‘Nosotros’ con­tra ‘Ellos’.

Trump ha apro­ve­cha­do muy bien ese de­seo, des­de lue­go. Por lo me­nos has­ta aho­ra.

El miér­co­les pa­sa­do dio una con­fe­ren­cia de pren­sa en la cual, en­tre otras co­sas, in­vi­tó a Ru­sia a lo­ca­li­zar y di­vul­gar los e mails des­apa­re­ci­dos del ser­vi­dor pri­va­do de Hi­llary Clin­ton.

Tan­to re­por­te­ros co­mo de­mó­cra­tas han men­cio­na­do ya la po­si­bi­li­dad de que Ru­sia ha­ya es­ta­do in­ten­tan­do in­fluir en las pre­sen­tes elec­cio­nes. Apa­ren­te­men­te Trump tie­ne mucho di­ne­ro ru­so en sus pro­yec­tos, mien­tras que sus ase­so­res man­tie­nen víncu­los cer­ca­nos con el ré­gi­men de Vla­di­mir Pu­tin. Ade­más es con­si­de­ra­ble­men­te más amis­to­so con Pu­tin de lo que suelen ser los can­di­da­tos re­pu­bli­ca­nos. Y al pa­re­cer la sim­pa­tía es mu­tua; los me­dios ru­sos res­pal­dan a Trump, ha­bien­do ale­ga­tos creí­bles en el sen­ti­do de que la re­cien­te fil­tra­ción de e-mails del Comité Na­cio­nal De­mó­cra­ta, con la cual em­pe­zó de for­ma caó­ti­ca la Con­ven­ción De­mó­cra­ta, fue­ron con­se­cuen­cia de hac­keo por par­te de ser­vi­cios ru­sos de in­te­li­gen­cia.

Sin em­bar­go, di­cho ar­gu­men­to es del ti­po que por lo ge­ne­ral per­ma­ne­ce bá­si­ca­men­te en el in­te­rior de la co­mu­ni­dad de los ana­lis­tas po­lí­ti­cos. Se tra­ta de una com­pli­ca­da his­to­ria so­bre ‘se­guir el di­ne­ro’. Se ve muy bien en las pe­lí­cu­las, pero la ma­yo­ría de los lec­to­res (elec­to­res) no van a que­dar­se sen­ta­dos re­pa­san­do 15 mil pa­la­bras don­de se des­cri­ben es­ta­dos ban­ca­rios y do­cu­men­tos le­ga­les.

Por otra par­te, el pro­nun­cia­mien­to que Trump hi­zo el miér­co­les, cons­ti­tu­yó el ti­po de pi­fia que to­do elec­tor pue­de com­pren­der –y re­sen­tir. Es el ti­po de de­cla­ra­ción que pa­re­ce ca­li­bra­da con to­da pre­ci­sión pa­ra in­dig­nar exac­ta­men­te a los na­cio­na­lis­tas cu­yos vo­tos está bus­can­do Trump.

En es­tos días el ‘na­cio­na­lis­mo’ es una pa­la­bra un po­co su­cia, de­bi­do a que la gen­te ha he­cho al­gu­nas co­sas muy ma­las a nom­bre del na­cio­na­lis­mo. Por otra par­te, tam­bién ha he­cho al­gu­nas co­sas bue­nas co­mo… cons­truir na­cio­nes mo­der­nas. El sen­ti­do de na­ción co­mo im­por­tan­te fuen­te de iden­ti­dad es al­go más bien mo­derno, y si bien ha si­do cau­sa de gue­rras, di­cha iden­ti­dad re­sul­tó ab­so­lu­ta­men­te ne­ce­sa­ria pa­ra que to­das esas per­so­nas hi­cie­ran cual­quier co­sa jun­tas –co­mo te­ner po­li­cía y asis­ten­cia pú­bli­ca y ayu­da ex­tran­je­ra y to­das las co­sas que ha­ce­mos co­mo paí­ses.

El tri­ba­lis­mo, con todos sus de­fec­tos, es uno de los prin­ci­pa­les me­dios con que los se­res hu­ma­nos cuen­tan pa­ra la coope­ra­ción co­lec­ti­va. (El sis­te­ma de mer­ca­do es el otro).

In­vi­tar a una po­ten­cia ex­tran­je­ra a em­pe­zar a ata­car a Clin­ton pa­re­ce un mé­to­do de pri­me­ra cla­se pa­ra en­gan­char los ins­tin­tos na­cio­na­lis­tas de los elec­to­res. In­de­pen­dien­te­men­te de lo mucho que odie a Clin­ton al­gu­na fac­ción de la tri­bu es­ta­dou­ni­den­se, ella si­gue sien­do es­ta­dou­ni­den­se y és­tas si­guen sien­do unas elec­cio­nes es­ta­dou­ni­den­ses. Si te­ne­mos que ele­gir en­tre que otros es­ta­dou­ni­den­ses que nos son an­ti­pá­ti­cos es­co­jan a nues­tro pre­si­den­te o que el Go­bierno de al­gún otro país in­flu­ya en nues­tras elec­cio­nes pre­si­den­cia­les, sos­pe­cho que la ma­yo­ría de nosotros pre­fe­ri­ría­mos a nues­tros com­pa­trio­tas es­ta­dou­ni­den­ses.

Yo me mos­tré es­cép­ti­ca an­te el he­cho de que los ru­mo­res de que Pu­tin es­tu­vie­ra in­ten­tan­do ayu­dar a Trump a ser pre­si­den­te im­por­ta­ran de ve­ras en es­tas elec­cio­nes. Por otra par­te, cuan­do Trump em­pie­za a so­li­ci­tar di­cha ayu­da, de­fi­ni­ti­va­men­te eso ha­ce so­nar va­rias alar­mas.

En la tu­pi­do­ra re­tó­ri­ca de Trump, los elec­to­res en­con­tra­ron la ve­ta na­cio­na­lis­ta que han es­ta­do bus­can­do. Pero su de­cla­ra­ción del miér­co­les ha­ce pa­re­cer que Trump no sien­te de ve­ras nin­gu­na de esas emo­cio­nes. Le ale­gra per­fec­ta­men­te el he­cho de que su país sea ma­ni­pu­la­do por ex­tran­je­ros, siem­pre y cuan­do lo an­te­rior sir­va a los in­tere­ses de cier­to Do­nald J. Trump.

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.