Do­nald vs Mé­xi­co. ¿Y aho­ra qué ha­ce­mos?

El Diario de El Paso - - Opinión - Jor­ge Ze­pe­da Pat­ter­son @jor­ge­ze­pe­dap

Ciu­dad de Mé­xi­co— Mien­tras el res­to del mundo ob­ser­va el en­cum­bra­mien­to de Do­nald Trump co­mo un ras­go del mal gus­to y de la ex­cen­tri­ci­dad des­afo­ra­da de la peor expresión de la so­cie­dad es­ta­dou­ni­den­se, los me­xi­ca­nos lo con­tem­plan co­mo la cuen­ta re­gre­si­va de una te­rri­ble pe­sa­di­lla a pun­to de con­ver­tir­se en reali­dad.

Lo que has­ta ha­ce al­gu­nos me­ses pa­re­cía una bro­ma pue­de dar lu­gar a la peor cri­sis que el país ha­ya pa­de­ci­do en mucho tiem­po. Y no só­lo por­que somos ve­ci­nos y com­par­ti­mos 3 mil ki­ló­me­tros de fron­te­ra, tam­bién por­que el candidato re­pu­bli­cano ha con­ver­ti­do a los me­xi­ca­nos en chi­vo ex­pia­to­rio de los ma­les que aque­jan a su país. Peor aún, ha con­ven­ci­do a gran par­te de la po­bla­ción blan­ca de que el país ve­cino es el res­pon­sa­ble del em­po­bre­ci­mien­to y del de­te­rio­ro de su ca­li­dad de vi­da. Dro­gas, in­se­gu­ri­dad, pan­di­lle­ris­mo, pér­di­da de em­pleos a ma­nos de los mi­gran­tes, com­pe­ten­cia des­leal a los agri­cul­to­res, ce­men­te­rios in­dus­tria­les por el tras­la­do de em­pre­sas a te­rri­to­rio me­xi­cano.

Un discurso ram­pan­te y tram­po­so que no só­lo ha atra­pa­do a la lla­ma­da whi­te trash (po­bla­ción blan­ca de ori­gen ru­ral, em­po­bre­ci­da y po­co edu­ca­da), sino tam­bién a bue­na par­te de la cla­se me­dia que ha per­di­do po­der ad­qui­si­ti­vo en los úl­ti­mos años.

En un ar­tícu­lo re­cien­te del New Yor­ker, Hua Hsu ofre­ce nue­vos án­gu­los al re­sen­ti­mien­to que ex­pe­ri­men­ta la ma­yo­ría blan­ca y el pun­to de fu­ga que ofre­ce Trump a sus pro­ble­mas. Pa­ra las cla­ses tra­ba­ja­do­ras blan­cas, el color de su piel no re­pre­sen­ta ya un pri­vi­le­gio o una ga­ran­tía. Pre­do­mi­na el sen­ti­mien­to de que las po­lí­ti­cas de in­te­gra­ción y las la­xas le­yes de in­mi­gra­ción los han em­pu­ja­do ha­cia aba­jo en la es­ca­la del as­cen­so so­cial. La blan­cu­ra de su piel, jus­ta­men­te, es la ra­zón por la cual se en­cuen­tran en des­ven­ta­ja.

Pa­ra­dó­ji­ca­men­te, la elec­ción de Obama im­pri­mió una ten­sión adi­cio­nal en es­ta sen­sa­ción de des­po­jo, pues sig­ni­fi­có el avan­ce de la otre­dad a la má­xi­ma po­si­ción de la es­ca­le­ra y, en esa pro­por­ción, la peor de las afren­tas. La lle­ga­da a la Ca­sa Blan­ca de un pre­si­den­te que no es blan­co por pri­me­ra vez en la his­to­ria, pro­vo­có en es­tos sec­to­res la po­si­bi­li­dad de ver­se a sí mis­mos co­mo des­pla­za­dos. La xe­no­fo­bia de Trump y sus acusaciones en con­tra de los la­ti­nos ofre­cen una vía po­lí­ti­ca y emo­cio­nal pa­ra la re­con­quis­ta del po­der, sin im­por­tar las con­se­cuen­cias.

¿Y cuá­les po­drían ser esas con­se­cuen­cias? Los es­pe­cia­lis­tas ape­nas co­mien­zan a ha­cer el in­ven­ta­rio de los po­si­bles da­ños y cier­ta­men­te no son me­no­res. Si bien es cier­to que la ca­pa­ci­dad del Ejecutivo está li­mi­ta­da por el en­tra­ma­do ins­ti­tu­cio­nal (y pa­ra mues­tra lo po­co que pu­do ha­cer Obama pa­ra im­pul­sar su agen­da), la me­ra ra­di­ca­li­za­ción de la opi­nión pú­bli­ca y el cam­bio de ac­ti­tu­des ha­cia el sur pro­vo­ca­ría tsu­na­mis en la eco­no­mía me­xi­ca­na. Aho­ra mis­mo, la candidata de­mó­cra­ta, Hi­llary Clin­ton, ha de­cla­ra­do su dis­po­si­ción a re­vi­sar los tra­ta­dos co­mer­cia­les con Mé­xi­co (al­go que ella ya ha­bía an­ti­ci­pa­do pero que ha acen­tua­do a par­tir de la ac­ti­tud de Trump).

Es­ta­dos Uni­dos re­pre­sen­ta el 80% del co­mer­cio in­ter­na­cio­nal de Mé­xi­co y el úni­co so­cio con el que tie­ne un su­pe­rá­vit co­mer­cial; las plan­tas au­to­mo­tri­ces son el mo­tor de la in­dus­tria na­cio­nal (ex­por­tan 44 mil mi­llo­nes de dólares anua­les) y los cul­ti­vos de ex­por­ta­ción re­pre­sen­tan la co­lum­na ver­te­bral del sec­tor pri­ma­rio. El nor­te del país, la zo­na más prós­pe­ra, ope­ra en fun­ción de una re­la­ción sim­bió­ti­ca con el sur nor­te­ame­ri­cano. Las re­me­sas de los in­mi­gran­tes son el ver­da­de­ro sub­si­dio a la mi­se­ria ru­ral del Mé­xi­co pro­fun­do (22 mil mi­llo­nes de dólares anua­les); en fin, la co­ti­za­ción del pe­so fren­te al dó­lar pue­de trans­for­mar­se en mon­ta­ña ru­sa con el anun­cio de un triun­fo de Trump.

No se tra­ta de pro­fe­ti­zar es­ce­na­rios apo­ca­líp­ti­cos. In­clu­so si Trump ga­na, mu­chas de sus ame­na­zas no pa­sa­rán de sim­ples pro­me­sas de cam­pa­ña. Pero las ca­tás­tro­fes co­mien­zan así, co­mo omi­no­sas y le­ja­nas po­si­bi­li­da­des sú­bi­ta­men­te con­ver­ti­das en reali­dad.

Ade­más del tar­dío in­ten­to del Go­bierno me­xi­cano pa­ra ha­cer ca­bil­deo en­tre la opi­nión pú­bli­ca es­ta­dou­ni­den­se, ten­dría­mos que co­men­zar a otear es­tra­te­gias co­mer­cia­les y pro­duc­ti­vas que nos ha­gan me­nos de­pen­dien­tes de los vai­ve­nes de una at­mós­fe­ra po­lí­ti­ca tan ines­ta­ble y emo­cio­nal.

En el mejor de los ca­sos, Trump es ape­nas un anun­cio de lo que nos de­pa­ra el fu­tu­ro. A cor­to pla­zo no queda sino re­sis­tir, pero a me­diano y lar­go pla­zo es­ta­mos obli­ga­dos a bus­car un ma­yor es­pa­cio de au­to­no­mía co­mer­cial y eco­nó­mi­ca. El im­pe­rio está he­ri­do y nos pue­de car­gar con cual­quie­ra de sus co­le­ta­zos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.