Pro­me­te Hi­llary vía a la ciu­da­da­nía; re­cha­za mu­ro

ACEP­TA HISTÓRICA NO­MI­NA­CIÓN

El Diario de El Paso - - Portada - Agen­cias ila­del­fia—

FHi­llary Rod­ham Clin­ton acep­tó es­te jue­ves la no­mi­na­ción del Par­ti­do De­mó­cra­ta co­mo can­di­da­ta pre­si­den­cial, en un dis­cur­so en que en­fa­ti­zó el he­cho de que Es­ta­dos Uni­dos vi­ve un “momento de­ci­si­vo” an­te la po­si­bi­li­dad de que el mag­na­te Do­nald Trump lle­gue a la Ca­sa Blan­ca.

Al igual que otros ora­do­res que le pre­ce­die­ron en la Con­ven­ción Na­cio­nal De­mó­cra­ta, Hi­llary lan­zó una se­rie de pro­pues­tas po­si­ti­vas en con­tras­te con la vi­sión ca­tas­tro­fis­ta de su ri­val re­pu­bli­cano.

“Crea­re­mos una vía pa­ra que mi­llo­nes de in­mi­gran­tes que es­tán con­tri­bu­yen­do a nues­tra eco­no­mía pue­dan ob­te­ner la ciu­da­da­nía”, pro­me­tió Hi­llary Clin­ton en su dis­cur­so de acep­ta­ción de la can­di­da­tu­ra en es­ta ciudad.

“No cons­trui­re­mos un mu­ro”, ase­gu­ró. “En lu­gar de eso, cons­trui­re­mos una eco­no­mía en la que cual­quie­ra que quie­ra un tra­ba­jo bien pa­ga­do pue­da te­ner­lo”, ex­pli­có.

Agre­gó que es­tá con­ven­ci­da de que hay mi­llo­nes de in­mi­gran­tes muy tra­ba­ja­do­res, que con­tri­bu­yen a la eco­no­mía de su país, y a quie­nes, ase­gu­ró, se­ría con­tra­pro­du­cen­te e in­hu­mano ex­pul­sar. “Por eso, es ne­ce­sa­ria una reforma mi­gra­to­ria que per­mi­ta a nues­tra eco­no­mía for­ta­le­cer­se y man­te­ner a las fa­mi­lias uni­das”.

Clin­ton tam­bién ha­bló de la im­por­tan­cia de pro­te­ger el em­pleo es­ta­dou­ni­den­se, me­dian­te sa­la­rios más al­tos y acuer­dos co­mer­cia­les jus­tos.

En un dis­cur­so don­de afir­mó que EU ‘vi­ve un momento de­ci­si­vo’, Clin­ton acu­só a Do­nald Trump de ser una figura di­vi­so­ria

“Si us­te­des creen que de­be­mos de­cir ‘no’ a acuer­dos co­mer­cia­les in­jus­tos, que de­be­mos en­ca­rar­nos an­te Chi­na, que de­be­mos apo­yar a los tra­ba­ja­do­res del ace­ro y del sec­tor au­to­mo­triz, en­ton­ces únan­se a no­so­tros”, pi­dió.

El dis­cur­so clau­su­ró la con­ven­ción de­mó­cra­ta en Fi­la­del­fia y abrió una nue­va fa­se en la cam­pa­ña elec­to­ral. Tras la no­mi­na­ción de Do­nald Trump en la con­ven­ción re­pu­bli­ca­na en Cle­ve­land, am­bos par­ti­dos ya tie­nen ofi­cial­men­te can­di­da­to. Es una elec­ción in­só­li­ta. En­fren­ta a la pri­me­ra mu­jer que pue­de ser pre­si­den­ta con uno de los can­di­da­tos con me­nos ex­pe­rien­cia po­lí­ti­ca y de go­bierno en la his­to­ria de la pri­me­ra potencia mun­dial.

“Fuer­zas po­de­ro­sas nos ame­na­zan con di­vi­dir­nos. Los víncu­los de con­fian­za y res­pe­to se des­ha­cen”, di­jo. “De­pen­de de no­so­tros. De­be­mos de­ci­dir si tra­ba­ja­re­mos jun­tos pa­ra le­van­tar­nos jun­tos”.

En res­pues­ta a los pro­ble­mas que afron­ta EU, y evo­can­do a Fran­klin De­lano Roo­se­velt, ícono del Par­ti­do De­mó­cra­ta, di­jo: “No te­ne­mos mie­do. Es­ta­re­mos a la al­tu­ra del desafío, co­mo siem­pre lo he­mos es­ta­do”.

Pre­si­den­ta de to­dos

Ves­ti­da de blan­co, co­mo las mu­je­res que pro­mo­vían el su­fra­gio fe­me­nino ha­ce un si­glo, la ex­se­cre­ta­ria de Es­ta­do pro­me­tió que de ganar las elec­cio­nes el 8 de no­viem­bre se­rá la pre­si­den­ta de to­dos los es­ta­dou­ni­den­ses: “de de­mó­cra­tas, in­de­pen­dien­tes y re­pu­bli­ca­nos”, tan­to los que vo­ten por ella co­mo los que lo ha­gan.

“Lle­va­ré to­das sus his­to­rias y voces con­mi­go a la Ca­sa Blan­ca”, di­jo du­ran­te el dis­cur­so que puso fin a la má­xi­ma reunión de su par­ti­do.

Al ini­cio de su alo­cu­ción, Clin­ton se di­ri­gió a los par­ti­da­rios de Ber­nie San­ders, a quien derrotó en las elec­cio­nes pri­ma­rias.

Re­mi­tién­do­se a los pa­dres fun­da­do­res y al le­ma de la na­ción e plu­ri­bus

unum (de mu­chos, uno), Clin­ton acu­só a su ri­val re­pu­bli­cano, Trump, de di­vi­dir a los nor­te­ame­ri­ca­nos y de di­vi­dir a EU y el resto del mun­do.

Com­pa­ró el momento ac­tual con los mo­men­tos de in­cer­ti­dum­bre so­bre la re­vo­lu­ción ame­ri­ca­na que se vi­vie­ron en Fi­la­del­fia, cu­na de la de­mo­cra­cia de es­te país.

Era la oca­sión pa­ra Clin­ton de di­ri­gir­se a una au­dien­cia te­le­vi­si­va mi­llo­na­ria. Se tra­ta­ba de vol­ver a pre­sen­tar­se a un país que la co­no­ce muy bien: des­men­tir la frase he­cha se­gún la cual “no hay una se­gun­da opor­tu­ni­dad pa­ra dar una bue­na pri­me­ra im­pre­sión”. No es fá­cil. Clin­ton lle­va ca­si cua­tro dé­ca­das en la po­lí­ti­ca de es­te país, o en sus ale­da­ños. Sus ín­di­ces de im­po­pu­la­ri­dad son ele­va­dos, só­lo su­pe­ra­dos, en­tre los prin­ci­pa­les po­lí­ti­cos, por Trump. Y en las úl­ti­mas se­ma­nas los re­pu­bli­ca­nos la han so­me­ti­do a un hos­ti­ga­mien­to fe­roz que ha lle­ga­do al pa­ro­xis­mo con los cán­ti­cos, en Cle­ve­land, de “a la cár­cel, a la cár­cel”.

Tam­bién lla­mó a unir­se a quie­nes con­si­de­ren que las com­pa­ñías de­ban com­par­tir sus be­ne­fi­cios con los tra­ba­ja­do­res.

“Si con­si­de­ran que el sa­la­rio mí­ni­mo de­be ser un sa­la­rio jus­to pa­ra vi­vir, únan­se a no­so­tros”, aña­dió.

lle­va­ré to­das sus his­to­rias y voces con­mi­go a la Ca­sa Blan­ca, di­jo la can­di­da­ta

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.