¿Paz en Co­lom­bia, pe­ro no en Cu­ba?

El Diario de El Paso - - Opinión - Ste­ve Sack An­drés Op­pen­hei­mer

Mia­mi— Es una tre­men­da iro­nía. El ge­ne­ral Raúl Castro, go­ber­nan­te de Cu­ba, ha si­do aplau­di­do por lí­de­res de to­do el mun­do por su me­dia­ción en las con­ver­sa­cio­nes de paz de Co­lom­bia, pe­ro él se si­gue ne­gan­do a lle­var a ca­bo con­ver­sa­cio­nes de paz con la opo­si­ción in­ter­na de su pro­pio país.

La iro­nía de la me­dia­ción de Castro en las con­ver­sa­cio­nes de paz de Co­lom­bia con los gue­rri­lle­ros de las FARC me fue se­ña­la­da es­ta se­ma­na por Gui­ller­mo Fa­ri­ñas, el co­no­ci­do di­si­den­te cu­bano que em­pe­zó una huel­ga de ham­bre el 20 de ju­lio en su ciudad de San­ta Cla­ra.

Fa­ri­ñas me di­jo que quiere lla­mar la aten­ción del mun­do so­bre la si­tua­ción de los di­si­den­tes pa­cí­fi­cos de Cu­ba, y pe­dir al ré­gi­men de Castro que co­mien­ce un diá­lo­go con ellos.

Más de otros 12 opo­si­to­res se han uni­do a la huel­ga de ham­bre de Fa­ri­ñas por tiempo in­de­fi­ni­do, y el gru­po di­si­den­te Unión Pa­trió­ti­ca de Cu­ba (UNPACU) anun­ció que otros 200 de sus miem­bros lle­va­rían a ca­bo un ayuno de 12 ho­ras en un ges­to sim­bó­li­co de apo­yo a los huel­guis­tas.

Sue­na ab­sur­do, pe­ro aún aho­ra -un año des­pués de que Cu­ba y Es­ta­dos Uni­dos reanu­da­ron re­la­cio­nes di­plo­má­ti­cas, y cuan­do cru­ce­ros es­ta­dou­ni­den­ses re­ple­tos de tu­ris­tas es­ta­dou­ni­den­ses es­tán lle­gan­do a la Is­la- el ré­gi­men mi­li­tar cu­bano se nie­ga a ha­blar con nin­gún opo­si­tor pa­cí­fi­co ba­jo el ri­dícu­lo pre­tex­to de que to­dos ellos son “mer­ce­na­rios” de Washington.

Des­de 1959, el ré­gi­men de Cu­ba, que Raúl Castro he­re­dó de su hermano ma­yor, Fi­del, no ha per­mi­ti­do una elec­ción li­bre, ni que quie­nes pien­san di­fe­ren­te pue­dan for­mar par­ti­dos po­lí­ti­cos, o ha­blar en te­le­vi­sión, ni ejer­cer su de­re­cho uni­ver­sal a la libertad de reunión.

Y, aun­que el pre­si­den­te Oba­ma vi­si­tó Cu­ba en mar­zo y ha des­man­te­la­do bue­na par­te del em­bar­go co­mer­cial de Es­ta­dos Uni­dos, per­mi­tien­do a Ame­ri­can Air­li­nes, She­ra­ton, Net­flix y do­ce­nas de otras com­pa­ñías es­ta­dou­ni­den­ses que reanu­den sus ope­ra­cio­nes en la Is­la, el Go­bierno cu­bano con­ti­núa usan­do el oxi­da­do pre­tex­to de la “agre­sión yan­qui” pa­ra ne­gar las li­ber­ta­des más bá­si­cas a su pue­blo.

“Es una hi­po­cre­sía de par­te del Go­bierno cu­bano apa­re­cer­se co­mo me­dia­dor en las con­ver­sa­cio­nes de paz de Co­lom­bia con la gue­rri­lla vio­len­ta de ese país, y al mis­mo tiempo ser in­ca­paz de ser to­le­ran­te con su pro­pia opo­si­ción no vio­len­ta en Cu­ba”, me di­jo Fa­ri­ñas en una en­tre­vis­ta te­le­fó­ni­ca.

Fa­ri­ñas, quien ha lle­va­do a ca­bo huel­gas de ham­bre an­te­rior­men­te, di­jo que em­pe­zó su protesta ac­tual pa­ra exi­gir que Cu­ba ce­se las gol­pi­zas y las de­ten­cio­nes po­lí­ti­cas con­tra opo­si­to­res, y que Castro de­sig­ne a uno de sus vi­ce­pre­si­den­tes pa­ra que se sien­te a la me­sa con do­ce re­pre­sen­tan­tes de la opo­si­ción pa­cí­fi­ca.

La Co­mi­sión Cu­ba­na de De­re­chos Hu­ma­nos y Re­con­ci­lia­ción Na­cio­nal re­ve­ló re­cien­te­men­te que hu­bo 6 mil 753 de­ten­cio­nes po­lí­ti­cas du­ran­te los pri­me­ros seis me­ses de es­te año, lo cual -de con­ti­nuar el ín­di­ce ac­tual du­ran­te el resto del año- re­sul­ta­ría en más del do­ble de las 8 mil 616 de­ten­cio­nes de 2015.

Fa­ri­ñas fue arres­ta­do y apa­lea­do por la Po­li­cía el 19 de ju­lio, cuan­do fue a una es­ta­ción de la Po­li­cía a pre­gun­tar por un co­le­ga di­si­den­te de­te­ni­do. ¿Qué de­be­rían ha­cer Es­ta­dos Uni­dos y otras de­mo­cra­cias?, le pre­gun­té al di­si­den­te. “Co­mo mí­ni­mo, de­be­rían con­ge­lar to­do ti­po de ne­go­cia­cio­nes con el Go­bierno cu­bano has­ta que exis­ta un com­pro­mi­so por su par­te pa­ra aca­bar con las gol­pi­zas”, di­jo Fa­ri­ñas.

Mi opi­nión: Es hora de que Es­ta­dos Uni­dos, Europa y las de­mo­cra­cias de Amé­ri­ca La­ti­na pi­dan a la dic­ta­du­ra mi­li­tar de Cu­ba que cum­pla los tra­ta­dos in­ter­na­cio­na­les que ha fir­ma­do, in­clu­yen­do la De­cla­ra­ción de Vie­na de la ONU de 1993 y la De­cla­ra­ción de la VI Cum­bre Ibe­roa­me­ri­ca­na de Viña del Mar de 1996.

Es­ta úl­ti­ma com­pro­me­te a to­dos los paí­ses fir­man­tes, in­clu­yen­do a Cu­ba, a res­pal­dar las li­ber­ta­des de ex­pre­sión, aso­cia­ción y reunión así co­mo las elec­cio­nes li­bres.

Si el cum­pli­mien­to de es­tos tra­ta­dos no es exi­gi­do a quie­nes los fir­man, ¿có­mo pue­den to­dos los Go­bier­nos fir­man­tes pe­dir­nos que los to­me­mos en se­rio?

Muy pron­to, cuan­do se fir­me la paz en Co­lom­bia y li­de­res mun­dia­les ce­le­bren los acuer­dos, el ge­ne­ral Castro se po­si­cio­na­rá en el cen­tro de es­ce­na co­mo el gran pa­ci­fi­ca­dor. ¡Es hora de exi­gir­le que él per­mi­ta con­ver­sa­cio­nes de paz en Cu­ba! @op­pen­hei­me­ra

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.