Vi­li­pen­diar a los blan­cos no re­suel­ve pro­ble­mas

El Diario de El Paso - - Opinión - Esther J. Ce­pe­da

Chica­go— Úl­ti­ma­men­te, pa­re­ce­ría que in­sul­tar a los blan­cos es una nor­ma so­cial­men­te acep­ta­ble.

Ima­gi­nen si los me­dios des­cri­bie­ran una mul­ti­tu­di­na­ria reunión de afro­ame­ri­ca­nos co­mo “un mar de ros­tros afro­ame­ri­ca­nos”. O si di­je­ran al­go así: “Con­ven­ción De­mó­cra­ta llena de vie­jos afro­ame­ri­ca­nos co­lé­ri­cos”.

Es di­fí­cil creer que no ha­bría pro­ble­mas, aun­que na­die lo pen­só dos ve­ces an­tes de es­cri­bir ti­tu­la­res co­mo esos so­bre in­di­vi­duos blan­cos. En­ton­ces, si to­dos sa­be­mos que tra­tar a las mi­no­rías ét­ni­cas y ra­cia­les co­mo es­te­reo­ti­pos es una fal­ta de res­pe­to, es mez­quino y pro­du­ce di­vi­sio­nes, ¿por qué es­tá bien ha­cer­lo con los blan­cos?

Los que se de­di­can a ha­cer ese ti­po de co­men­ta­rios so­bre los blan­cos tu­vie­ron su úl­ti­mo día de di­ver­sión la se­ma­na pa­sa­da, cuan­do Paul Ryan, pre­si­den­te re­pu­bli­cano de la Cá­ma­ra de Re­pre­sen­tan­tes, pu­bli­có en In­ter­net lo que U.S. News & World Re­port ale­gre­men­te ca­li­fi­có de “Po­si­ble­men­te el sel­fie me­nos di­ver­so que ha­ya ja­más exis­ti­do.” La his­to­ria pa­sa­ba a re­pu­bli­car va­rios desai­res ra­cia­les bas­tan­te pue­ri­les.

Muchas pu­bli­ca­cio­nes se unie­ron a la bro­ma. “Paul Ryan pu­bli­ca un sel­fie con un gru­po de pa­san­tes blan­cos,” di­jo Sla­te. “Que­da­rán ce­ga­dos por la blan­cu­ra del sel­fie de los pa­san­tes de Paul Ryan en Ca­pi­tol Hill,” di­jo Es­qui­re.

Has­ta muy re­cien­te­men­te, ca­si nun­ca ha­bía es­cu­cha­do que in­di­vi­duos de ra­zas o etnias no­blan­cas ha­bla­ran de esa for­ma so­bre los blan­cos, en su conjunto. Pe­ro a me­di­da que las ten­sio­nes ra­cia­les se ele­van, se es­tá vol­vien­do más co­mún.

No se tra­ta so­lo de ti­tu­la­res de mal gus­to so­bre lo que, en reali­dad, es una dis­trac­ción—los re­pu­bli­ca­nos tie­nen en su per­so­nal una ma­yo­ría de jó­ve­nes blan­cos. ¡Gran no­ti­cia! (¿Y qué ha­bría pa­sa­do si hu­bie­ra ha­bi­do unos po­cos ros­tros ma­rro­nes y afro­ame­ri­ca­nos en esa fo­to? Mu­chos de los que usan Twit­ter, Fa­ce­book y otros me­dios se ha­brían que­ja­do de que esos po­cos no-blan­cos eran “Tio Toms”, que se odia­ban a sí mis­mos, etc. etc.)

El pro­ble­ma real es que los que cri­ti­can a los blan­cos en su conjunto co­mo res­pues­ta a los po­cos blan­cos que no son to­le­ran­tes con las mi­no­rías o que no las in­clu­yen, no le es­tán ha­cien­do un fa­vor a na­die.

Es cier­to que hay pro­ble­mas ra­cia­les reales en Es­ta­dos Uni­dos y que mu­chos de ellos se de­ben me­ra­men­te al he­cho de que la es­truc­tu­ra de po­der fue cons­trui­da en torno a una po­bla­ción de blan­cos his­tó­ri­ca­men­te ma­yor –61.6 por cien­to hoy en día– que las de las otras etnias y ra­zas.

Ese cambio drás­ti­co no nos per­mi­te, a esos de no­so­tros pa­ra quie­nes la equi­dad ra­cial es im­por­tan­te, pin­tar a to­dos los blan­cos con una bro­cha grue­sa ni co­men­zar a ac­tuar co­mo si “to­dos los blan­cos” fue­ran in­to­le­ran­tes, es­tu­vie­ran lle­nos de pre­jui­cios y pro­cu­ra­ran opri­mir a la gen­te so­bre la ba­se del co­lor de su piel.

Y di­go “a esos de no­so­tros pa­ra quie­nes la equi­dad ra­cial es im­por­tan­te” y no “gen­te de co­lor” por­que en mi ex­pe­rien­cia, al­gu­nos blan­cos se sien­ten más agra­via­dos que na­die por la blan­cu­ra de sus con­gé­ne­res blan­cos.

Mi­chael Moo­re pu­bli­có “Stu­pid White Men: … And Ot­her Sorry Ex­cu­ses for the Sta­te of the Na­tion!” en 2001. El Ca­pí­tu­lo Cua­tro in­di­ca: “Los blan­cos me dan mu­chí­si­mo mie­do” y da una lis­ta de medidas –no hay que con­tra­tar a los blan­cos pa­ra pues­tos de tra­ba­jo, los blan­cos no de­ben ca­sar­se unos con otros– pa­ra “co­rre­gir nues­tro pro­ble­ma de la ra­za”.

(Moo­re no de­be­ría ha­ber­se preocupado por el úl­ti­mo pun­to. Nues­tros cambios de­mo­grá­fi­cos son, en gran par­te, el re­sul­ta­do de los ele­va­dos ni­ve­les de ma­tri­mo­nios in­ter­ra­cia­les en el país. Se­gún el Pew Re­search Cen­ter, en 2013, el 6.3 por cien­to de to­dos los ma­tri­mo­nios se rea­li­za­ron en­tre es­po­sos de ra­zas di­fe­ren­tes, mien­tras que en 1970, esa ci­fra era de un 1 por cien­to).

“Co­sas que les gus­tan a los blan­cos”, el blog que sa­ti­ri­za a “es­ta­dou­ni­den­ses blan­cos, prós­pe­ros, con una con­cien­cia so­cial y del medio ambiente, que tí­pi­ca­men­te tie­nen un título en hu­ma­ni­da­des”, apa­re­ció en 2008.

En la ac­tua­li­dad, Buz­zFeed ha­ce di­ne­ro por medio de posts que se ex­pan­den co­mo un vi­rus, ta­les co­mo “21 co­sas que los blan­cos arrui­na­ron en 2015”, “28 co­sas sim­ples que les en­can­ta ha­cer a los blan­cos” y la “prue­ba”: “¿Cuán es­te­reo­tí­pi­ca­men­te blan­co es us­ted?

Re­pi­to vehe­men­te­men­te: Sin du­da, hay al­gu­nos blan­cos ra­cis­tas por ahí, y el nú­me­ro de ca­pí­tu­los del Ku Klux Klan más que se du­pli­có en­tre 2014 y 2015. Pe­ro es­te­mos en la reali­dad: No re­pre­sen­tan a la vas­ta ma­yo­ría de los blan­cos. Y aun­que lo hi­cie­ran, vi­li­pen­diar a los blan­cos no nos lle­va­rá a arre­glar los pro­ble­mas ra­cia­les de Es­ta­dos Uni­dos.

Cuan­do op­ta­mos por re­du­cir a”cual­quier per­so­na” a su ra­za, et­nia o a sus ca­be­llos, su piel o el co­lor de sus ojos, real­men­te de­gra­da­mos a los de­más y nos de­gra­da­mos no­so­tros mis­mos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.