Con­si­de­ran mu­je­res que no­mi­na­ción de Hi­llary es un pa­so ade­lan­te

El Diario de El Paso - - Opinión - The New York Ti­mes ila­del­fia–

FLa pre­si­den­ta sa­brá lo que es es­tar em­ba­ra­za­da. Im­por­tan­tes lí­de­res mi­li­ta­res po­drían es­tar ba­jo la di­rec­ción de una je­fa, ya que nun­ca ha ha­bi­do una mu­jer que sea Je­fa del Es­ta­do Ma­yor Conjunto.

El lu­gar de tra­ba­jo y la vi­da en el ho­gar po­drían trans­for­mar­se, ya que se am­plia­ría la licencia por ma­ter­ni­dad y la equi­dad sa­la­rial. O tal vez, na­da cam­bie. El sim­bo­lis­mo po­dría ser a un ni­vel su­per­no­va. Lo con­tra­rio po­dría ser de­vas­ta­dor.

Es­te jue­ves por la no­che, des­pués de 240 años de una ca­de­na con­ti­nua de li­de­raz­go va­ro­nil, Hi­llary Clin­ton acep­tó la no­mi­na­ción de­mó­cra­ta pa­ra pre­si­den­ta.

El país es­ta­rá a una muy re­ñi­da elec­ción de que una mu­jer es­té a car­go del país, pro­vo­can­do que una pre­gun­ta que siem­pre ha si­do abs­trac­ta se con­vier­ta en una más con­cre­ta: ¿de qué ma­ne­ra, el te­ner una mu­jer co­mo pre­si­den­ta po­dría al­te­rar la ex­pe­rien­cia de ser una mu­jer es­ta­dou­ni­den­se?

“Las mu­je­res van a te­ner me­jo­res sa­la­rios”, res­pon­dió Tammy Keith de 53 años, quien es tra­ba­ja­do­ra so­cial y vi­ve en el Es­te de Nue­va York y es­ti­ma que en los úl­ti­mos 14 años le han pa­ga­do unos 20 mil dó­la­res me­nos que a sus con­tra­par­tes mas­cu­li­nos.

En­tre más au­daz­men­te ac­túe Clin­ton, más em­po­de­ra­das se sen­ti­rán las mu­je­res, co­men­tó Mar­qui Wil­cher de 25 años, quien es ma­dre soltera y su­per­vi­so­ra de un cen­tro de aten­ción a clien­tes en Pit­ts­burgh.

“No te va­yas a aco­bar­dar”, di­jo, co­mo si es­tu­vie­ra ha­blan­do con la no­mi­na­da.

La elec­ción de la pri­me­ra mu­jer a la Ca­sa Blan­ca po­dría re­vi­vir asun­tos que han per­ma­ne­ci­do es­tan­ca­dos, co­mo la igual­dad en los em­pleos, co­men­tó Jean­ne Crain de 56 años, quien fun­ge co­mo di­rec­to­ra eje­cu­ti­va de un ban­co en St. Paul, Min­ne­so­ta.

“Creo que co­mo lí­der, ten­go que usar es­to co­mo un tram­po­lín, en ma­ne­ras que no he he­cho”, di­jo.

To­da la se­ma­na, las cá­ma­ras en el salón en don­de se lle­va a ca­bo la con­ven­ción en Fi­la­del­fia han cap­ta­do imá­ge­nes de mu­je­res so­llo­zan­do, abra­zan­do y acla­man­do a Clin­ton.

Do­ce­nas de mu­je­res de to­do el país que han si­do en­tre­vis­ta­das en sus ofi­ci­nas o con sus hi­jos, tam­bién di­je­ron que se sen­tían a pun­to de dar un im­por­tan­te y co­lec­ti­vo pa­so ha­cia ade­lan­te.

Unas cuan­tas di­je­ron que no ha­ría la di­fe­ren­cia: “Dios Mío, es mu­jer, bla, bla, bla”, co­men­tó Kris­tin Shea­rer de 45 años, una sim­pa­ti­zan­te de Trump de Cam­brid­ge, Mas­sa­chu­setts.

Sin em­bar­go, la ma­yo­ría de las mu­je­res que fue­ron en­tre­vis­ta­das, des­de ado­les­cen­tes has­ta las que tie­nen 90 años, ya sean de­mó­cra­tas o re­pu­bli­ca­nas, em­plea­das de tien­das o eje­cu­ti­vas, creen que una pre­si­den­ta po­dría re­pre­sen­tar un im­pul­so en sus pro­pias vi­das, aun cuan­do no se­pan de qué ma­ne­ra se­rá.

Al­gu­nas lí­de­res de otros paí­ses co­mo In­di­ra Gandhi en In­dia y Be­na­zir Bhut­to en Pa­kis­tán, acu­mu­la­ron po­der en un mar­ca­do con­tras­te con sus pai­sa­nas, que han te­ni­do muy po­co.

Sin em­bar­go, si Clin­ton ga­na la pre­si­den­cia, po­dría asu­mir el pues­to du­ran­te un pe­río­do de trans­for­ma­ción eco­nó­mi­ca y de­mo­grá­fi­ca pa­ra las mu­je­res es­ta­dou­ni­den­ses, quie­nes es­tán su­peran­do en nú­me­ro a los hom­bres en cuan­to a la asis­ten­cia a uni­ver­si­da­des por már­ge­nes que han ido au­men­tan­do, con­vir­tién­do­se en las prin­ci­pa­les pro­vee­do­ras y je­fas de sus hogares.

La licencia por ma­ter­ni­dad, que es obli­ga­to­ria, es­tá adop­tán­do­se len­ta­men­te por pri­me­ra vez en la his­to­ria de Es­ta­dos Uni­dos.

Co­mo co­man­dan­te en je­fe, una de las ta­reas de Clin­ton po­dría ser con­cluir la integración de las mu­je­res en los pues­tos de com­ba­te del Ejér­ci­to de Es­ta­dos Uni­dos.

Sin em­bar­go, las ex­pec­ta­ti­vas his­tó­ri­cas tam­bién pue­den dar lu­gar a pro­fun­das de­cep­cio­nes. En las entrevistas, muchas de las mu­je­res ex­pre­sa­ron sus de­seos re­pri­mi­dos que se han ori­gi­na­do de una cultura len­ta al cambio y de di­fí­ci­les ex­pe­rien­cias per­so­na­les.

Si Clin­ton es elec­ta, esos sue­ños po­drían cho­car du­ra­men­te y pro­vo­car una fi­su­ra en un te­cho de cris­tal que no es lo mis­mo que que­brar­lo, co­men­tó Ma­rian­ne Coo­per, so­ció­lo­ga de Stan­ford, quien es la prin­ci­pal in­ves­ti­ga­do­ra del li­bro ‘Lean In’ de She­ril Sand­berg.

“Pa­ra ha­cer añi­cos el te­cho de cris­tal, ella ten­dría que ven­cer las fuer­zas que son ba­rre­ras pa­ra las mu­je­res”, di­jo.

Eso es “real­men­te di­fí­cil que lo lo­gre una so­la per­so­na de un gru­po que es­tá su­bre­pre­sen­ta­do”, agre­gó. Y ade­más, “¿en cua­tro años?”.

Su vi­da ha si­do un lien­zo en cuan­to a los debates acer­ca de las ma­dres que se que­dan en el ho­gar, el ma­tri­mo­nio, la am­bi­ción y la tendencia de que las lí­de­res fe­me­ni­nas sean per­ci­bi­das co­mo me­nos agra­da­bles. Co­mo ocu­pan­te de la Ofi­ci­na Oval, el es­cru­ti­nio se­rá mu­cho más im­pla­ca­ble.

Al­gu­nas de las mu­je­res en­tre­vis­ta­das die­ron por he­cho que Clin­ton po­dría re­ci­bir des­agra­da­bles ata­ques, co­mo los re­cien­tes cán­ti­cos de “en­cié­rren­la” que se es­cu­cha­ron en la con­ven­ción re­pu­bli­ca­na.

Sin em­bar­go, es­tán mu­cho más preo­cu­pa­das de que pue­da en­fren­tar una crí­ti­ca más se­ve­ra que un pre­si­den­te va­rón por cual­quier error que co­me­ta, ya sea gran­de o pe­que­ño.

QUE Clin­ton con­tien­da pa­ra lle­gar a la Ca­sa Blan­ca es un he­cho his­tó­ri­co

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.