En au­ge, de­par­ta­men­tos en Cen­tro y Oes­te de EP

El Diario de El Paso - - Portada - Die­go Mur­cia/El Dia­rio de El Pa­so

El cre­ci­mien­to de la cla­se pro­fe­sio­nis­ta ha si­do el de­to­nan­te pa­ra el re­cien­te au­ge en la cons­truc­ción de de­par­ta­men­tos en el Cen­tro y el Oes­te de El Pa­so. Des­de ha­ce al­gu­nos años, desa­rro­llos in­mo­bi­lia­rios co­mo Mon­te­ci­llo, Ma­gof­fin Park Vi­llas o Co­ro­na­do Vi­llas han ido flo­re­cien­do, atra­yen­do a fa­mi­lias jó­ve­nes con do­ble in­gre­so y a pro­fe­sio­nis­tas dis­pues­tos a pa­gar en­tre 800 y mil 200 dó­la­res de ren­ta al mes.

La nue­va to­rre de 22 pi­sos re­cién apro­ba­da en Sha­dow Moun­tain Dri­ve, en el Wes­tsi­de, es parte de esa ten­den­cia.

Mon­te­ci­llo, uno de los pro­yec­tos re­si­den­cia­les más re­cien­tes de la dé­ca­da ac­tual, es el me­jor ejem­plo del con­cep­to re­si­den­cial que es­tá en­mar­can­do la fron­te­ra. El com­ple­jo cuen­ta con su pro­pio ci­ne, un mercado ar­te­sa­nal, un cen­tro co­mer­cial, gim­na­sios, y ade­más su área coin­ci­de con es­cue­las cer­ca­nas don­de sus re­si­den­tes pue­den acu­dir.

Dan Oli­vas, pre­si­den­te en­tran­te de la Aso­cia­ción de Agen­tes In­mo­bi­lia­rios de El Pa­so, que re­pre­sen­ta a 2 mil miem­bros, afir­ma que es­tos si­tios es­tán sien­do cons­trui­dos pen­san­do en un nue­vo ti­po de re­si­den­te fron­te­ri­zo: ha­bi­tan­tes de la mo­der­ni­dad.

‘Es un es­ti­lo de vi­da que no pue­des en­con­trar en cual­quier parte en El Pa­so, por ejem­plo, el có­di­go in­te­li­gen­te que tie­nen ahí, hay co­mer­cios en la parte ba­ja y re­si­den­cias en la parte de arri­ba. Mu­chas de esas di­fe­ren­cias son exac­ta­men­te lo que es­tá bus­can­do la gen­te que vi­ve en de­par­ta­men­tos’, ex­pli­ca el es­pe­cia­lis­ta.

Desa­rro­llos in­mo­bi­lia­rios atraen a fa­mi­lias jó­ve­nes y pro­fe­sio­nis­tas

Es­ta des­crip­ción es la que el ar­qui­tec­to Pa­blo Agui­rre Jr., ma­ne­ja­dor ini­cial del pro­yec­to de Mon­te­ci­llo, dio cuan­do se inau­gu­ró la se­gun­da eta­pa del com­ple­jo re­si­den­cial.

‘El edi­fi­cio es­tá pen­sa­do pa­ra parejas jó­ve­nes. Es de un di­se­ño con­tem­po­rá­neo, pa­ra re­sal­tar la mo­der­ni­dad a la que as­pi­ra la ciu­dad’, co­men­tó.

Ex­pli­có que a es­to obe­de­ce que en los di­fe­ren­tes ni­ve­les del in­mue­ble se cons­tru­ye­ran es­pa­cios de di­ver­ti­mien­to don­de la gen­te se pue­de re­unir a pre­pa­rar una car­ne asa­da, to­mar el sol o sim­ple­men­te dis­fru­tar de los atar­de­ce­res.

Se­gún Agui­rre, ‘las vis­tas en las te­rra­zas fue­ron pen­sa­das pa­ra jun­tar a las per­so­nas que de­ci­dan vi­vir en es­tos apar­ta­men­tos’.

Ciu­dad ‘den­tro de ciu­dad’

Hoy, po­co a po­co, la zo­na re­si­den­cial se per­fi­la a con­ver­tir­se en una ciu­dad den­tro de la ciu­dad. Es­to in­clu­ye la ha­bi­li­ta­ción de un cen­tro de fit­ness abier­to las 24 ho­ras, un sa­lón de even­tos, una zo­na de bi­llar, una sa­la de ci­ne y una pis­ci­na de en­tre­na­mien­to de re­sis­ten­cia.

Tam­bién se con­si­de­ra que se­rá un par­que de mas­co­tas, una ca­sa­club, una pis­ta y un ‘ar­ca­de de en­tre­te­ni­mien­to’ al ai­re li­bre.

‘Tra­ji­mos es­te con­cep­to de ciu­da­des grandes. Apro­ve­chan­do el estadio (de los Chihuahuas), es­ta­mos tra­tan­do de mo­der­ni­zar la ciu­dad’, co­men­tó Agui­rre Jr.

Otros es­pa­cios, co­mo Sha­dow Moun­tain, Ma­gof­fin Park Vi­llas, Co­ro­na­do Vi­llas, o la pró­xi­ma gran sen­sa­ción lo­cal en­tre los fron­te­ri­zos, Ar­ts­pa­ce, son de­par­ta­men­tos que es­tán sien­do edi­fi­ca­dos en la ac­tua­li­dad y que tie­nen co­mo ob­je­ti­vo prin­ci­pal crear, al­ber­gar y pre­ser­var es­pa­cios pa­ra los ar­tis­tas y or­ga­ni­za­cio­nes de ar­te lo­cal.

Los pre­cios de al­qui­ler de es­tos de­par­ta­men­tos ron­dan des­de los 795 dó­la­res pa­ra los de 1 so­la re­cá­ma­ra y has­ta mil 200 dó­la­res pa­ra los de 2 re­cá­ma­ras. El pre­cio pue­de va­riar se­gún las ne­ce­si­da­des de ca­da per­so­na. Y aun­que los pre­cios po­drían so­nar un po­co al­tos, Oli­vas es­ti­ma que los ocu­pan­tes de es­tos es­pa­cios no son per­so­nas ri­cas.

‘No tie­ne na­da que ver. Son per­so­nas tra­ba­ja­do­ras, pro­fe­sio­nis­tas a los que les es­tá yen­do bien y que pue­den pa­gar ese es­ti­lo de vi­da. Cuan­do com­pa­ras eso con vi­vir en una ca­sa, la gran di­fe­ren­cia es que tie­nes to­das las co­mo­di­da­des en un so­lo si­tio… sin te­ner que to­mar tu au­to pa­ra ir a bus­car lo que ne­ce­si­tas’, se­ña­ló el agen­te in­mo­bi­lia­rio.

Co­mu­ni­da­des au­to­su­fi­cien­tes

La au­to­sus­ten­ta­bi­li­dad de es­tas co­mu­ni­da­des es tal que, in­clu­so, se es­tán con­vir­tien­do en en­tes re­gu­la­dos por pro­pia mano. De nue­vo, Mon­te­ci­llo ha da­do un pa­so más en es­te ca­mino sen­tan­do un pre­ce­den­te.

El Ca­bil­do de El Pa­so apro­bó el pa­sa­do 29 de di­ciem­bre que la co­mu­ni­dad de di­cho cen­tro re­si­den­cial, en el Oes­te de El Pa­so, se con­vir­tie­ra en un dis­tri­to ad­mi­nis­tra­ti­vo.

La Ciu­dad au­to­ri­zó que es­te com­ple­jo ha­bi­ta­cio­nal, el pri­me­ro cons­trui­do ba­jo el mo­de­lo de Có­di­go In­te­li­gen­te en la ciu­dad, ten­ga la fa­cul­tad de emi­tir bo­nos e im­pues­tos só­lo a tra­vés de 306.2 acres con el pro­pó­si­to de ser uti­li­za­dos úni­ca­men­te en la fi­nan­cia­ción de obras y me­jo­ras pa­ra di­cha co­mu­ni­dad.

Con ello, los re­si­den­tes de Mon­te­ci­llo pue­den hacer me­jo­ras y man­te­ner su co­mu­ni­dad sin de­pen­der de la Ciu­dad y nom­brar, si lo pre­fie­ren, a un ad­mi­nis­tra­dor.

Los fon­dos ob­te­ni­dos por el dis­tri­to pue­den ser uti­li­za­dos por ejem­plo pa­ra em­be­lle­cer las fa­cha­das y es­truc­tu­ras, aña­dir ve­ge­ta­ción, me­jo­rar sus áreas de re­crea­ción e im­ple­men­tar pro­yec­tos de sis­te­mas de tu­be­ría y al­can­ta­ri­lla­do, si así lo re­quie­ren.

el COM­Ple­JO ha­bi­ta­cio­nal mon­te­ci­llo

Al fon­do, el com­ple­jo ha­bi­ta­cio­nal Mon­te­ci­llo

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.