Cor­te de Ape­la­cio­nes jus­ti­fi­ca arres­to de alumno por dis­traer con eruc­tos

Es­tu­dian­te de sép­ti­mo gra­do in­te­rrum­pía cla­se a ca­da mo­men­to en Al­bu­quer­que; ma­dre de­man­dó: ‘de­ten­ción fue fuer­za ex­ce­si­va’

El Diario de El Paso - - Nuevo México -

Al­bu­quer­que, N.M.— Un juez fe­de­ral jus­ti­fi­có el arres­to por de­li­to me­nor de un es­tu­dian­te de se­cun­da­ria en Al­bu­quer­que acu­sa­do de in­te­rrum­pir en múl­ti­ples oca­sio­nes una cla­se por eruc­tar de ma­ne­ra rui­do­sa.

La de­ci­sión que la Cor­te de Ape­la­cio­nes del 10mo. Cir­cui­to de­ter­mi­nó el lu­nes, es­ti­pu­la que el ofi­cial y los edu­ca­do­res nom­bra­dos en la de­man­da tie­nen de­re­cho a la in­mu­ni­dad, y que el arres­to que­da jus­ti­fi­ca­do en ape­go a una ley de Nue­vo Mé­xi­co que prohí­be a cual­quie­ra in­te­rrum­pir to­do pro­ce­so edu­ca­ti­vo.

El es­tu­dian­te cur­sa­ba el sép­ti­mo gra­do en la se­cun­da­ria Cle­ve­land de Al­bu­quer­que en el mo­men­to en que fue arres­ta­do en ma­yo del 2011. El nom­bre del es­tu­dian­te no es men­cio­na­do en los do­cu­men­tos de la Cor­te. Su ma­dre, a quien tam­po­co se le nom­bra, pre­sen­tó una de­man­da en con­tra de los di­rec­to­res de la es­cue­la y del ofi­cial de la Po­li­cía que es­col­tó al es­tu­dian­te, quien en ese en­ton­ces te­nía 13 años de edad, y lo subió a la pa­tru­lla lue­go de ha­ber­lo re­gis­tra­do y es­po­sa­do pa­ra trans­por­tar­lo a un cen­tro de de­ten­ción pa­ra me­no­res. El es­tu­dian­te pa­só cua­tro ho­ras de­te­ni­do an­tes de que su ma­dre pa­sa­ra a re­co­ger­lo.

La mu­jer ar­gu­men­ta­ba que el arres­to de su hi­jo era ile­gal y que ha­bía si­do una mues­tra de fuer­za ex­ce­si­va.

“En el peor de los ca­sos el mu­cha­cho es­ta­ba ju­gan­do en cla­se y se es­ta­ba com­por­tan­do de tal ma­ne­ra que se me­re­cía lo que mu­chos otros mu­cha­chos de ge­ne­ra­cio­nes pa­sa­das hu­bie­ran re­ci­bi­do co­mo cas­ti­go, ya fue­ra el te­ner que que­dar­se en la es­cue­la des­pués de la ho­ra de sa­li­da, es­cri­bir una pla­na, o una lla­ma­da a sus pa­dres”, se­gún es­ti­pu­la­ba la de­nun­cia pre­sen­ta­da por el abo­ga­do de la se­ño­ra. De acuer­do con la es­cue­la, el me­nor es­ta­ba en la cla­se de edu­ca­ción fí­si­ca cuan­do su maes­tra di­jo que ha­bía em­pe­za­do a ha­cer que otros es­tu­dian­tes se rie­ran con sus eruc­tos fal­sos. La maes­tra lo sa­có de la cla­se; con­ti­nuó eruc­tan­do y aso­mán­do­se por la puer­ta del sa­lón pa­ra que los otros es­tu­dian­tes lo es­cu­cha­ran.

El es­tu­dian­te fue sus­pen­di­do por el res­to del año es­co­lar.

fue sus­pen­di­do por el res­to del año es­co­lar en la es­cue­la Cle­ve­land en el 2011, cuan­do se dio el in­ci­den­te

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.