¿Quién ama a Es­ta­dos Uni­dos?

El Diario de El Paso - - Portada - • Paul Krug­man

Nue­va York— Ha si­do to­da una se­ma­na en po­lí­ti­ca.

Por una par­te, la Con­ven­ción Na­cio­nal De­mó­cra­ta fue prác­ti­ca­men­te una ce­le­bra­ción de Es­ta­dos Uni­dos. Por la otra, el no­mi­na­do re­pu­bli­cano pa­ra pre­si­den­te, pre­sio­na­do con res­pec­to al ob­vio res­pal­do que es­tá ob­te­nien­do de Vla­di­mir Pu­tin, elo­gió una vez más el li­de­raz­go de Pu­tin , su­gi­rió que él es­tá de acuer­do con la agre­sión ru­sa en Cri­mea y ex­hor­tó a los ru­sos a par­ti­ci­par en es­pio­na­je a su nom­bre. Y no, no fue un chis­te.

Sé que al­gu­nos re­pu­bli­ca­nos sien­ten co­mo si hu­bie­ran caí­do a tra­vés del es­pe­jo. Des­pués de to­do, ellos sue­len ser los que can­tan “USA! USA! USA!” Ade­más, ¿no han pa­sa­do años su­gi­rien­do que Ba­rack y Mi­che­lle Oba­ma odian a Es­ta­dos Uni­dos, e in­clu­so pu­die­ran apo­yar a los enemi­gos de la na­ción? ¿Có­mo fue que los de­mó­cra­tas ter­mi­nan pa­re­cien­do los pa­trio­tas aquí?

Sin em­bar­go, los par­ti­dos no es­tán ex­pe­ri­men­tan­do real­men­te un re­vés de ro­les. El dis­cur­so de Ba­rack Oba­ma es­te miér­co­les fue ma­ra­vi­llo­so e ins­pi­ra­dor, pe­ro cuan­do de­cla­ró que “lo que oí­mos en Cle­ve­land la se­ma­na pa­sa­da no fue par­ti­cu­lar­men­te re­pu­bli­cano”, él es­ta­ba con­tan­do una men­ti­ri­lla. De he­cho, fue muy re­pu­bli­cano en sus­tan­cia; la úni­ca di­fe­ren­cia fue que la sus­tan­cia es­tu­vo me­nos dis­fra­za­da que de cos­tum­bre. Es­to por­que la “pro­pul­sión del re­sen­ti­mien­to” que Oba­ma la­men­tó no em­pe­zó con Do­nald Trump, y la ma­yor par­te de on­dear ban­de­ras nun­ca tu­vo mu­cho que ver con ver­da­de­ro pa­trio­tis­mo.

Pién­sen­lo: ¿Qué sig­ni­fi­ca amar a Es­ta­dos Uni­dos? Se­gu­ra­men­te sig­ni­fi­ca amar al país que efec­ti­va­men­te te­ne­mos. No sé us­te­des, pe­ro ca­da vez que re­gre­so de un via­je al ex­tran­je­ro, mi co­ra­zón cre­ce al ver la so­la va­rie­dad de mis con­ciu­da­da­nos, tan di­fe­ren­tes en su apa­rien­cia, su he­ren­cia cul­tu­ral, sus vi­das per­so­na­les, pe­ro to­dos ellos - to­dos no­so­tros- es­ta­dou­ni­den­ses.

Ese amor al país no tie­ne que, y no de­be­ría, es­tar fal­to de crítica. Sin em­bar­go, los erro­res que en­cuen­tren, las crí­ti­cas que ofrez­can, de­be­rían ser so­bre las for­mas en que no­so­tros aún no es­ta­mos a la al­tu­ra de nues­tros pro­pios idea­les. Si lo que les mo­les­ta so­bre Es­ta­dos Uni­dos es, más bien, el he­cho que no se ve exac­ta­men­te co­mo se veía en el pa­sa­do (o de la for­ma que us­te­des ima­gi­nan que se veía en el pa­sa­do), en­ton­ces us­te­des no aman a su país… so­lo les in­tere­sa su tri­bu.

Ade­más, de­ma­sia­das fi­gu­ras in­flu­yen­tes en la de­re­cha son tri­ba­lis­tas, no pa­trio­tas.

Te­ne­mos una de­mos­tra­ción grá­fi­ca de esa reali­dad des­pués del dis­cur­so de Mi­che­lle Oba­ma, cuan­do ella ha­bló de la ma­ra­vi­lla de ver a sus hi­jas ju­gan­do en el cés­ped de “una ca­sa que fue cons­trui­da por es­cla­vos”. Eso fue una ima­gen op­ti­mis­ta y, sí, pa­trió­ti­ca, una ce­le­bra­ción de una na­ción que siem­pre es­tá bus­can­do vol­ver­se me­jor, tras­cen­der sus de­fec­tos.

Sin em­bar­go, to­do lo que oyó mu­cha gen­te en la de­re­cha - par­ti­cu­lar­men­te las fi­gu­ras me­diá­ti­cas que mar­can la agen­da re­pu­bli­ca­na - fue un gol­pe a la gen­te blan­ca. “Ellos no pue­den de­jar de ha­blar so­bre es­cla­vi­tud”, se que­jó Rush Lim­baugh. Los es­cla­vos la tu­vie­ron bue­na, in­sis­tió Bill O’Reilly: “To­dos eran ali­men­ta­dos y te­nían alo­ja­mien­tos acep­ta­bles”. En efec­to, am­bos hom­bres es­ta­ban di­cien­do, que los blan­cos son su tri­bu y nun­ca de­ben ser cri­ti­ca­dos.

Es­ta mis­ma ur­gen­cia tri­bal se­gu­ra­men­te sub­ya­ce a mu­cha de la re­tó­ri­ca de la de­re­cha con res­pec­to a la se­gu­ri­dad na­cio­nal. ¿Por qué tie­nen tan­ta fi­ja­ción los re­pu­bli­ca­nos con la no­ción de que el pre­si­den­te de­be usar la fra­se “te­rro­ris­mo is­lá­mi­co”, cuan­do ver­da­de­ros ex­per­tos en te­rro­ris­mo coin­ci­den en que es­to efec­ti­va­men­te da­ña­ría la se­gu­ri­dad na­cio­nal, al con­tri­buir a alie­nar a mu­sul­ma­nes pa­cí­fi­cos?

La res­pues­ta, yo ar­gu­men­ta­ría, es que la alie­na­ción no es un efec­to se­cun­da­rio que ellos es­tán des­car­tan­do; es efec­ti­va­men­te el pun­to; to­do es so­bre tra­zar una lí­nea en­tre no­so­tros (cris­tia­nos blan­cos) y ellos (to­dos los de­más), y la se­gu­ri­dad na­cio­nal no tie­ne na­da que ver con eso.

Lo cual nos lle­va de vuel­ta al ‘bro­man­ce’ en­tre Vlad y Do­nald. La vo­lun­tad de Trump pa­ra de­jar de la­do nues­tra repu­tación ar­dua­men­te ga­na­da co­mo un con­fia­ble alia­do es no­ta­ble. Lo mis­mo la ra­ra es­pe­ci­fi­ci­dad de su apo­yo a prio­ri­da­des de Pu­tin, lo cual mar­ca un agu­do con­tras­te con la va­gue­dad de to­do lo de­más que él ha di­cho so­bre po­lí­ti­ca. Ade­más, él ha ofre­ci­do só­lo eva­si­vas a pre­gun­tas so­bre sus víncu­los co­mer­cia­les con oli­gar­cas re­la­cio­na­dos con Pu­tin.

Sin em­bar­go, lo que más me asom­bra es el si­len­cio de tan­tos re­pu­bli­ca­nos pro­mi­nen­tes en vis­ta de con­duc­ta que ha­brían de­nun­cia­do co­mo trai­ción vi­nien­do de un de­mó­cra­ta… sin men­cio­nar el ac­ti­vo apo­yo a la pos­tu­ra de Trump en­tre mu­chos en la ba­se.

Lo que es­to nos di­ce, creo, es que to­do ese on­dear ban­de­ras y pos­tu­ras mi­li­ta­ris­tas no tu­vo na­da que ver con pa­trio­tis­mo. Más bien, fue so­bre uti­li­zar pre­sun­ta de­bi­li­dad de­mó­cra­ta en se­gu­ri­dad na­cio­nal co­mo un ma­zo con el cual apo­rrear a opo­nen­tes en el país, y ser­vir a los in­tere­ses de la tri­bu.

Aho­ra lle­ga Trump, ha­cien­do la vo­lun­tad de una po­ten­cia ex­tran­je­ra e in­vi­tán­do­la a in­ter­ve­nir en nues­tra po­lí­ti­ca… y eso es­tá bien, por­que tam­bién le sir­ve a la tri­bu.

Así que, si les pa­re­ce ex­tra­ño que en úl­ti­mas fe­chas los de­mó­cra­tas es­tén so­nan­do pa­trió­ti­cos y no así los re­pu­bli­ca­nos, sen­ci­lla­men­te no es­ta­ban pres­tan­do aten­ción. La gen­te que aho­ra pa­re­ce amar a Es­ta­dos Uni­dos siem­pre lo hi­zo; la gen­te que re­pen­ti­na­men­te ya no sue­na co­mo pa­trio­tas nun­ca lo fue.

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.