A par­tir de hoy, se ‘ar­ma’ UTEP

Per­mi­ten ar­ma­men­to ocul­to en uni­ver­si­da­des pú­bli­cas, a me­dio si­glo de ma­sa­cre en cam­pus de UT

El Diario de El Paso - - Portada - De la Re­dac­ción/El Dia­rio de El Pa­so

El 1 de agos­to de 1966 el fran­co­ti­ra­dor Char­les Whit­man ma­tó a 16 per­so­nas –y un be­bé no na­ci­do– e hi­rió a más de 30 des­de la to­rre de la Uni­ver­si­dad de Te­xas en Aus­tin.

A me­dio si­glo de la pri­me­ra ma­sa­cre en un cam­pus uni­ver­si­ta­rio, en­tra­rá en vi­gor en el es­ta­do de Te­xas la Ley SB11, que per­mi­te a es­tu­dian­tes, pro­fe­so­res y vi­si­tan­tes por­tar sus ar­mas ocul­tas en los edi­fi­cios de las uni­ver­si­da­des pú­bli­cas.

La en­tra­da en vi­gor de la le­gis­la­ción no es­tá exen­ta de po­lé­mi­ca: un gru­po de pro­fe­so­res en­ta­bló una de­man­da en con­tra del procurador del Es­ta­do y los re­gen­tes de la Uni­ver­si­dad de Te­xas.

Au­to­ri­da­des de UTEP ase­gu­ran que no ha­brá in­con­ve­nien­tes en apli­car la SB11, que tam­bién afec­ta­rá a la co­mu­ni­dad de la ex­ten­sión lo­cal de Te­xas Tech, en tan­to que El Pa­so Com­mu­nity Co­lle­ge (EPCC) la apli­ca­rá has­ta agos­to de 2017.

Per­sis­te con­tro­ver­sia

Leo­nar­do Mon­ta­ñez es em­plea­do de UTEP, y di­ce es­tar muy mo­les­to ya que la por­ta­ción de ar­mas pue­de des­ha­cer la tran­qui­li­dad que exis­te en la uni­ver­si­dad. “Nun­ca es­tu­ve de acuer­do con la por­ta­ción de ar­mas, no sien­to que sea al­go se­gu­ro. No por­que la gen­te por­te una li­cen­cia pa­ra uti­li­zar­las quie­re de­cir que es­té pre­pa­ra­da”, di­jo.

Mon­ta­ñez tam­bién men­cio­nó que mu­chos de los maes­tros con los que tra­ba­ja han di­cho que las cla­ses ya no se­rán lo mis­mo de­bi­do a que ha­brá mu­cha ten­sión. “De­fi­ni­ti­va­men­te la uni­ver­si­dad no es­tá pre­pa­ra­da; sí con­fío en nues­tro De­par­ta­men­to de Po­li­cía pe­ro es muy di­fí­cil es­tar en to­dos la­dos, es una ta­rea muy com­pli­ca­da”, agre­gó.

El se­mes­tre de oto­ño em­pie­za has­ta el 22 de agos­to, sin em­bar­go, es­ta se­ma­na del 1 de agos­to, los es­tu­dian­tes tie­nen exá­me­nes fi­na­les del pe­río­do de cla­ses de verano. Mu­chos di­cen que las ar­mas se­rán una dis­trac­ción que no ne­ce­si­tan.

“En­tien­do que quie­ran ha­cer es­to de las ar­mas tal vez pa­ra que es­te­mos más se­gu­ros y po­da­mos de­fen­der­nos, pe­ro es una dis­trac­ción muy gran­de, no voy a po­der con­cen­trar­me por la an­sie­dad de sa­ber que al­guien es­tá ar­ma­do”, di­jo Ame­lia Hi­dal­go, es­tu­dian­te de UTEP.

Juan del Río tam­bién es es­tu­dian­te en la uni­ver­si­dad, y di­jo que no im­por­ta cuál sea el se­mes­tre, el am­bien­te ya no se­rá igual. “La ver­dad no me voy a sen­tir se­gu­ro, bien pue­do ir ca­mi­nan­do y al­guien de­ci­de ata­car­me o apun­tar­me con su ar­ma. Creo que na­die va a es­tar tran­qui­lo”, di­jo.

Por otra par­te, ha ha­bi­do maes­tros que tra­tan de no to­car ese te­ma pa­ra no in­co­mo­dar a sus alum­nos. La doc­to­ra Sta­cey So­wards, je­fa del De­par­ta­men­to de Co­mu­ni­ca­ción de UTEP, di­jo que es un te­ma muy gra­ve y que hay que afron­tar­lo con mu­cha se­rie­dad.

“Es al­go muy se­rio, pe­ro in­ten­to no ha­blar­lo con mis es­tu­dian­tes, no quie­ro asus­tar­los o in­quie­tar­los”, di­jo.

Ka­ren Ad­ler, vo­ce­ra del sis­te­ma de uni­ver­si­da­des de Te­xas di­jo que la ma­yo­ría de los miem­bros de es­te sis­te­ma se opu­sie­ron a es­ta ley. “Mu­chos es­tu­vie­ron en con­tra, sin em­bar­go, la ley ya fue fir­ma­da por el go­ber­na­dor y no hay na­da que se pue­da ha­cer”.

Ella sos­tu­vo que lo úni­co que que­da es es­pe­rar, y que no pa­se na­da gra­ve. “Se va a es­tar muy pen­dien­te en ca­da uni­ver­si­dad, ya ha­bi­do en­tre­na­mien­tos y pues es­pe­re­mos que no ocu­rra nin­gu­na tra­ge­dia”, con­clu­yó.

A pe­sar de la preo­cu­pa­ción de do­cen­tes de UTEP, exis­ten tam­bién pro­fe­so­res que re­ci­ben sin ma­yor preo­cu­pa­ción la apli­ca­ción de di­cha ley.

“Yo no ten­go nin­gún pro­ble­ma con la nue­va ley y sus di­rec­tri­ces”, di­jo por su par­te Max Gross­man, pro­fe­sor de Ar­te e His­to­ria de UTEP.

“Mu­chos de mis co­le­gas se en­cuen­tran alar­ma­dos, pe­ro el he­cho es que hay muy po­co por ha­cer pa­ra de­te­ner a una per­so­na ar­ma­da que quie­ra ha­cer da­ño a otros al en­trar al cam­pus. La úni­ca co­sa que pue­de de­te­ner a un ase­sino ar­ma­do son ciu­da­da­nos ar­ma­dos, po­li­cías, ci­vi­les, et­cé­te­ra, di­jo Gross­man.

Lis­tos en Te­xas Tech

Au­to­ri­da­des de Te­xas Tech Uni­ver­sity –cu­ya ex­ten­sión ope­ra en El Pa­so la Es­cue­la de Me­di­ci­na Paul Fos­ter– se di­je­ron lis­tas pa­ra apli­car la ley, y die­ron a co­no­cer en abril del 2016 los pro­ce­di­mien­tos y di­rec­tri­ces a se­guir en su cam­pus de El Pa­so por me­dio de la di­rec­ción web: el­pa­so.ttuhsc.edu/ opp/_do­cu­ments/10/op1030.pdf

En di­cho si­tio TTU mar­ca que la por­ta­ción de ar­mas es­tá prohi­bi­da en zo­nas es­pe­cí­fi­cas de in­ves­ti­ga­ción, en ins­ta­la­cio­nes mé­di­cas y otras zo­nas de­fi­ni­das en el có­di­go pe­nal, y que las di­rec­tri­ces se­rán re­vi­sa­das el 1 de oc­tu­bre de los años no­nes… la pró­xi­ma re­vi­sión se­ría en el 2017.

“Pro­cu­rar un am­bien­te se­gu­ro pa­ra nues­tros es­tu­dian­tes, pro­fe­so­res, em­plea­dos y pa­cien­tes ha si­do nues­tra ma­yor prio­ri­dad du­ran­te nues­tras dis­cu­sio­nes so­bre la im­ple­men­ta­ción de la por­ta­ción ocul­ta en el cam­pus”, di­jo Frank Stout, di­rec­tor de ope­ra­cio­nes del Cen­tro de Cien­cias de la Sa­lud de la

Te­xas Tech Uni­ver­sity en El Pa­so (TTUHSC).

“Nues­tra me­ta ha si­do es­ta­ble­cer pó­li­zas pa­ra una apli­ca­ción ra­zo­na­ble, ra­cio­nal y rea­li­za­ble en nues­tro cam­pus, en con­cor­dan­cia con la ley es­ta­tal”, sos­tu­vo Stout so­bre la im­ple­men­ta­ción de la SB11.

Las ar­mas son pa­ra ma­tar. No tie­nen por qué es­tar en un sa­lón de cla­ses”, di­jo Da­vid Smith-So­to, pro­fe­sor de Pe­rio­dis­mo en UTEP.

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.