Una ma­la idea

El Diario de El Paso - - Frontera - Mi­guel Gó­mez, CFP Pa­ra más in­for­ma­ción con­sul­ta mi pá­gi­na en Fa­ce­book.com/Mi­gue­lGo­me­zCon­se­je­ro

To­do el tiempo la pu­bli­ci­dad nos bom­bar­dea pa­ra con­ven­cer­nos de ha­cer lo que quie­ren que ha­ga­mos.

“Com­pra es­te au­to y se­rás la en­vi­dia de tus ve­ci­nos.” “Com­pra es­ta cre­ma y tu pa­re­ja te ama­rá.” “Com­pra es­te lim­pia pi­sos y se­rás un ama de ca­sa rea­li­za­da.” Com­pra. Com­pra. Com­pra.

Es na­tu­ral, vi­vi­mos en una so­cie­dad ca­pi­ta­lis­ta. La ver­dad, yo la pre­fie­ro a la al­ter­na­ti­va, na­da más pre­gún­ta­le a al­gún ve­ne­zo­lano y te di­rá lo te­rri­ble que es.

Es ob­vio, to­dos lo sa­be­mos, pe­ro es im­por­tan­te re­cor­dar siem­pre que la pu­bli­ci­dad es­tá di­se­ña­da pa­ra que ac­tue­mos acor­de a los in­tere­ses del anun­cian­te, y mu­chas ve­ces esos in­tere­ses van en con­tra de los nues­tros: el fa­bri­can­te de au­tos le di­ce a to­dos que com­pren sus pro­duc­tos, evi­den­te­men­te sin con­si­de­rar si la gen­te pue­de com­prar­los o no.

Pe­ro, de vez en cuan­do, hay cier­tos co­mer­cia­les que re­ba­san la lí­nea de lo ra­zo­na­ble y se con­vier­ten en me­ros vehícu­los pa­ra ex­traer el di­ne­ro de los bol­si­llos de aque­llos que les ha­cen ca­so. Ha­ce unos días es­cu­ché con aten­ción un co­mer­cial que ven­día un mun­do ma­ra­vi­llo­so: la opor­tu­ni­dad de ob­te­ner, fá­cil­men­te y en me­nos de 48 ho­ras “el di­ne­ro pa­ra ir­te a dis­fru­tar del verano con tu fa­mi­lia” y ha­bla­ba de las ven­ta­jas de los “có­mo­dos pla­nes de pa­go de has­ta 24 me­ses.”

Ha­cer­le ca­so a es­te co­mer­cial es una muy ma­la idea. Ima­gí­na­te pa­gar por dos años una va­ca­ción de tres o cua­tro días. Ima­gí­na­te to­do lo que vas a pa­gar de in­tere­ses en ese tiempo: si la va­ca­ción te cos­tó dos mil o tres mil dó­la­res, qui­zá vas a pa­gar otros mil tan só­lo en in­tere­ses, es­to, cla­ro, sin con­tar el so­bre­pre­cio que pa­ga­rías por los bo­le­tos y el ho­tel por com­prar­los de úl­ti­ma ho­ra.

En lu­gar de eso, te ofrez­co dos al­ter­na­ti­vas, re­cor­dan­do que no se tra­ta de no sa­lir de va­ca­cio­nes, sino de no en­deu­dar­se pa­ra ha­cer­lo.

La pri­me­ra: Ana­li­za qué es lo que bus­cas y en­cuen­tra for­mas de ha­cer­lo con el di­ne­ro que tie­nes.

La se­gun­da: Ge­ne­ra in­gre­sos adi­cio­na­les. Haz ven­tas de ga­ra­je, gas­ta me­nos, haz al­go que te ha­ga ga­nar di­ne­ro y pa­ga tu va­ca­ción de con­ta­do. No só­lo dis­fru­ta­rás más tu via­je, sino que lo úni­co que te que­da­rá des­pués se­rán los re­cuer­dos y las fo­to­gra­fías, en lu­gar de te­ner la preo­cu­pa­ción de te­ner una deu­da más so­bre tus hom­bros.

Co­mo es­te, hay mu­chos co­mer­cia­les, mu­chí­si­mos pro­duc­tos y ser­vi­cios que es­tán di­se­ña­dos pa­ra ser ven­di­dos, no com­pra­dos. An­tes de sa­car tu bol­sa o car­te­ra, de­tén­te a pen­sar, re­vi­sa tus va­lo­res y prio­ri­da­des y re­cuer­da que si al­go sue­na muy bueno pa­ra ser cier­to, muy po­si­ble­men­te es fal­so.

La pró­xi­ma se­ma­na voy a ofre­cer un ta­ller gra­tui­to en lí­nea.

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.