Ted Cruz, hom­bre de prin­ci­pios

El Diario de El Paso - - Opinión - Ru­bén Na­va­rret­te Jr. ru­ben@ru­ben­na­va­rret­te.com

San Die­go– Du­ran­te la reunión de los de­mó­cra­tas en Fi­la­del­fia pa­ra su con­ven­ción na­cio­nal, los la­ti­nos de­ben acep­tar la du­ra ver­dad: El Par­ti­do De­mó­cra­ta, por el cual tan­to han he­cho, no los ha co­rres­pon­di­do.

De he­cho, los la­ti­nos es­tán sien­do hu­mi­lla­dos por los de­mó­cra­tas, a los que con­si­de­ra­ron de su la­do, prin­ci­pal­men­te por­que, cuan­do se tra­ta de los la­ti­nos, los re­pu­bli­ca­nos al­ter­nan en­tre lo pro­fano y lo in­sul­tan­te.

Uno pen­sa­ría que una co­mu­ni­dad que brin­dó la ma­yo­ría de su vo­to a los de­mó­cra­tas en las úl­ti­mas 14 elec­cio­nes pre­si­den­cia­les ob­ten­dría al­go de res­pe­to de los lí­de­res del par­ti­do. Pe­ro se equi­vo­ca­ría. Gra­cias a men­sa­jes elec­tró­ni­cos pi­ra­tea­dos por Wi­ki­Leaks, sa­be­mos que una fun­cio­na­ria des­pis­ta­da del Co­mi­té Na­cio­nal De­mó­cra­ta de nom­bre Re­bec­ca Ch­ris­top­her, en un men­sa­je con fe­cha 6 de ma­yo, uti­li­zó dis­pli­cen­te­men­te la re­fe­ren­cia a una co­mi­da me­xi­ca­na pa­ra des­cri­bir los es­fuer­zos de ex­ten­sión de los de­mó­cra­tas ha­cia los la­ti­nos. Ch­ris­top­her es­cri­bió a sus co­le­gas: “Ad­jun­to el guión de un nue­vo vi­deo que nos gus­ta­ría uti­li­zar pa­ra ob­te­ner un po­co más de par­ti­ci­pa­ción de los del ta­co bowl y de­mos­trar (que) Trump en reali­dad no lo es­tá in­ten­tan­do.” ¿Y el Par­ti­do De­mó­cra­ta es­tá tra­tan­do de ob­te­ner vo­tos his­pa­nos? Con qué más “par­ti­ci­pa­ción de los del ta­co bowl”?

Esa fra­se con­des­cen­dien­te e in­sul­tan­te es só­lo de Ch­ris­top­her. Po­dría ha­ber uti­li­za­do otras pa­la­bras pa­ra ex­pre­sar su idea, pe­ro es­co­gió ésas. Esa fi­ja­ción con la co­mi­da re­sul­ta fa­mi­liar. El Cin­co de Ma­yo, Do­nald Trump se bur­ló de los elec­to­res his­pa­nos en­vian­do por Tweet una fo­to de él co­mien­do un ta­co bowl con el pie de fo­to: “¡Amo a los his­pa­nos!”

Una de­mó­cra­ta can­di­da­ta a la pre­si­den­cia nun­ca di­ría al­go tan in­sul­tan­te, ¿no es cier­to? ¿Quie­ren apos­tar? En 2008, du­ran­te su pri­mer in­ten­to por lle­gar a la Ca­sa Blan­ca, Clin­ton tra­tó de ins­pi­rar a los his­pa­nos en un res­tau­ran­te me­xi­cano de Las Ve­gas afir­man­do que los pro­ble­mas de los es­ta­dou­ni­den­ses es­tán co­nec­ta­dos, aun­que “los tra­ta­mos co­mo si uno fue­ra gua­ca­mo­le y el otro chips (tos­ta­das)”.

En el mo­vi­mien­to de los de­re­chos ci­vi­les de la dé­ca­da de 1960, los afro­ame­ri­ca­nos sos­tu­vie­ron car­te­les que de­cla­ra­ban: “Soy al­guien”. Hoy en día los elec­to­res la­ti­nos de­ben sos­te­ner car­te­les que di­gan: “No soy el pro­duc­to ali­men­ti­cio pre­fe­ri­do de na­die.”

Pe­ro en cuan­to a in­sul­tos, el desai­re del ta­co bowl no fue lo peor que hi­cie­ron los de­mó­cra­tas a los la­ti­nos re­cien­te­men­te. El pre­mio se lo lle­va la mis­ma Clin­ton por sal­tear­se a Ju­lian Cas­tro, es­tre­lla as­cen­den­te del par­ti­do, y es­co­ger co­mo com­pa­ñe­ro de fór­mu­la a Tim Kai­ne, a quien se des­cri­be ge­ne­ro­sa­men­te co­mo un ti­po abu­rri­do. Per­so­nal­men­te, me ale­gra que un hom­bre blan­co se lle­ve el tra­ba­ji­to. Nun­ca les to­ca na­da. To­do lo que hi­zo Cas­tro fue ha­cer la cam­pa­ña con Clin­ton, tra­tar de que fue­ra más po­pu­lar en­tre los la­ti­nos, ayu­dar a que se la vea co­mo “La Hi­llary”, de­fen­der sus chan­chu­llos de los emails y no ha­cer ca­so a las in­ves­ti­ga­cio­nes del Par­ti­do Re­pu­bli­cano so­bre los ata­ques de Beng­ha­zi, adu­cien­do que era una ca­za de bru­jas.

El se­cre­ta­rio de Vi­vien­da tam­bién elo­gió a Clin­ton du­ran­te una en­tre­vis­ta en vio­la­ción de la Ley Hatch, que prohí­be ac­ti­vi­dad po­lí­ti­ca par­ti­dis­ta por em­plea­dos fe­de­ra­les, in­clu­so aque­llos con­si­de­ra­dos pa­ra la can­di­da­tu­ra a la vi­ce­pre­si­den­cia. No es­toy al­te­ra­do por­que ha­yan pa­sa­do por al­to a mi ami­go. Nun­ca es­pe­ré que Clin­ton lo es­co­gie­ra. Sa­bía que era una bro­ma. Pe­ro es­toy fu­rio­so por la ma­ne­ra cí­ni­ca, des­ho­nes­ta y ma­ni­pu­la­ti­va en que el Equi­po Clin­ton ma­ne­jó el pro­ce­so de se­lec­ción del vi­ce­pre­si­den­te. Ha­ce seis me­ses fuen­tes alle­ga­das del Par­ti­do De­mó­cra­ta me di­je­ron que Cas­tro es­ta­ba fue­ra de la com­pe­ti­ción.

El mo­ti­vo: Trump, que se mues­tra par­ti­cu­lar­men­te odio­so ha­cia los la­ti­nos. Cuan­do que­dó cla­ro que el mag­na­te de los bie­nes raí­ces de Man­hat­tan iba a ga­nar la no­mi­na­ción re­pu­bli­ca­na, tam­bién que­dó cla­ro que Clin­ton iba a ob­te­ner au­to­má­ti­ca­men­te en­tre el 70 y el 80 por cien­to del vo­to la­tino. Ya no ne­ce­si­ta­ba a Cas­tro. Lo que ne­ce­si­ta­ba era una per­so­na que la hi­cie­ra más acep­ta­ble pa­ra los hom­bres blan­cos de cla­se obre­ra. En­tra en es­ce­na Kai­ne, quien es­tu­vo ca­bil­dean­do por el pues­to ca­si to­do el año.

Pa­ra em­peo­rar las co­sas, la cam­pa­ña de Clin­ton re­co­gió una fra­se que el per­so­nal de Kai­ne en el Se­na­do es­tu­vo pro­mo­vien­do du­ran­te me­ses--acen­tuan­do que Kai­ne ha­bla es­pa­ñol. La idea era so­ca­var a la com­pe­ten­cia. Co­mo mu­chos me­xi­cano-ame­ri­ca­nos de se­gun­da y ter­ce­ra ge­ne­ra­ción cu­yos pa­dres y abue­los fue­ron dis­cri­mi­na­dos por no ha­blar in­glés, Cas­tro no ha­bla es­pa­ñol. ¿Y qué? Hoy en día, el 70 por cien­to de los la­ti­nos ha­bla in­glés co­rrec­ta­men­te. El men­sa­je a los re­pu­bli­ca­nos: No to­dos co­me­mos ta­co bowls. El men­sa­je a los de­mó­cra­tas: No to­dos ha­bla­mos es­pa­ñol. En­ton­ces, si Cas­tro es­ta­ba fue­ra de la com­pe­ti­ción ha­ce me­ses, ¿por qué Clin­ton y otros de­mó­cra­tas si­guie­ron men­cio­nan­do su nom­bre fren­te a elec­to­res la­ti­nos, co­mo una za­naho­ria fren­te al bu­rro pa­ra que és­te ti­re del ara­do? Eso es sim­ple­men­te cruel. ¿Por qué? Por­que cuan­do se ha­bla de se­res hu­ma­nos en tér­mi­nos de ta­co bowls, los bu­rros son un pa­so ha­cia arri­ba.

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.