DI­VI­DE A UNI­VER­SI­TA­RIOS LEY PA­RA POR­TAR AR­MAS

Al­gu­nos en UTEP la ava­lan; otros creen que aña­de es­trés en exá­me­nes fi­na­les

El Diario de El Paso - - Portada - Luis Her­nán­dez / El Dia­rio de El Pa­so sa.utep.edu/cam­pus­carry/ex­clu­sion-zo­nes/

La ley de por­ta­ción de ar­mas en las uni­ver­si­da­des, que en­tró en vi­gor ayer, di­vi­dió las opi­nio­nes de es­tu­dian­tes y do­cen­tes de la Uni­ver­si­dad de Te­xas en El Pa­so.

‘Es al­go preo­cu­pan­te la idea de que al­guien cer­ca de ti den­tro de un sa­lón de cla­ses es­té por­tan­do una ar­ma, de por sí los ner­vios es­tán al­tos du­ran­te las fe­chas de exá­me­nes, aho­ra de­be­mos preo­cu­par­nos de que un al­ter­ca­do co­mún pue­da lle­gar a ter­mi­nar en una tra­ge­dia’, di­jo Da­niel Ju­ra­do, es­tu­dian­te de In­ge­nie­ría de UTEP.

Ju­ra­do to­le­ra el uso de las ar­mas pa­ra la ca­ce­ría o pa­ra pro­te­ger la pro­pie­dad pri­va­da, pe­ro des­cri­bió co­mo preo­cu­pan­te la idea de que es­tu­dian­tes es­tén ar­ma­dos den­tro del cam­pus.

‘Tra­ge­dias co­mo el ti­ro­teo de la to­rre en el cam­pus de Aus­tin en 1966 nos de­be­rían re­cor­dar que no to­dos de­be­rían pa­sar el exa­men de re­vi­sión pa­ra un ar­ma’, ha­cien­do re­fe­ren­cia al in­ci­den­te ocu­rri­do en la Uni­ver­si­dad de Te­xas en Aus­tin ha­ce 50 años, don­de un hom­bre con un ri­fle pro­ta­go­ni­zó una ma­sa­cre.

Pe­ro otros con­si­de­ran es­ta ley, co­no­ci­da co­mo Cam­pus Carry, co­mo una opor­tu­ni­dad de res­guar­dar la se­gu­ri­dad de la co­mu­ni­dad uni­ver­si­ta­ria.

‘Mu­chos de mis co­le­gas se en­cuen­tran alar­ma­dos, pe­ro el he­cho es que hay muy po­co que se pue­da ha­cer pa­ra de­te­ner a una per­so­na ar­ma­da que quie­ra ha­cer da­ño a otros al en­trar al cam­pus. La úni­ca co­sa que pue­de de­te­ner a un ase­sino ar­ma­do son ciu­da­da­nos ar­ma­dos, po­li­cías, ci­vi­les, et­cé­te­ra’, di­jo Max Gross­man, pro­fe­sor de Ar­te e His­to­ria de UTEP.

La ad­mi­nis­tra­ción edu­ca­ti­va de la uni­ver­si­dad busca re­cor­dar­le a los pa­dres de fa­mi­lia de los es­tu­dian­tes y la co­mu­ni­dad es­tu­dian­til y aca­dé­mi­ca, que la ley per­mi­te la por­ta­ción ar­mas de ma­ne­ra ocul­ta –só­lo con su de­bi­do per­mi­so– y no a ple­na vis­ta.

Ade­más, la uni­ver­si­dad no pro­por­cio­na­rá al­ma­ce­na­mien­to de ar­mas y de­sig­nó ‘zo­nas de ex­clu­sión’, las cua­les se­rán iden­ti­fi­ca­das me­dian­te le­tre­ros.

En ca­so de que al­gún in­di­vi­duo por­te una ar­ma de fue­go de ma­ne­ra vi­si­ble, se de­be­rá con­tac­tar a la Po­li­cía de la uni­ver­si­dad al 747-5611 o mar­car al 9-1-1, pa­ra re­por­tar­lo a la Po­li­cía.

‘La uni­ver­si­dad ha es­ta­do pre­pa­rán­do­se pa­ra la im­ple­men­ta­ción de la ley de por­ta­ción de ar­mas ocul­tas en Te­xas’, di­jo Gary Edens, vi­ce­pre­si­den­te de Asun­tos Es­tu­dian­ti­les y di­rec­tor de la Co­mi­sión de Por­ta­ción de Ar­mas Ocul­tas en el cam­pus.

‘He­mos re­ci­bi­do una gran can­ti­dad de re­tro­ali­men­ta­ción por par­te de la co­mu­ni­dad uni­ver­si­ta­ria, in­clu­yen­do una se­rie de fo­ros co­mu­ni­ta­rios, a tra­vés de co­rreos elec­tró­ni­cos y me­dian­te lla­ma­das te­le­fó­ni­cas. To­ma­mos to­das es­tas re­co­men­da­cio­nes con se­rie­dad’, co­men­tó.

Edens re­cal­có que UTEP siem­pre ha te­ni­do un am­bien­te se­gu­ro y acogedor y que no es­pe­ra que es­to cam­bie.

Den­tro de las áreas de­sig­na­das co­mo zo­nas de ex­clu­sión se en­cuen­tran nu­me­ro­sos sa­lo­nes de cla­se y la­bo­ra­to­rios, así co­mo áreas den­tro del es­pa­cio li­bre co­no­ci­do co­mo la Unión, el cen­tro de Gas Na­tu­ral, los dor­mi­to­rios de Mi­ner Heights, cuar­tos del gim­na­sio Me­mo­rial, en­tre otros si­tios.

Pa­ra co­no­cer to­das las áreas ‘li­bres de ar­mas’, la lis­ta com­ple­ta se en­cuen­tra en el si­tio web de la uni­ver­si­dad:

Al­gu­nos en UTEP la ava­lan; otros creen aña­de es­trés en exá­me­nes fi­na­les

Bus­cAn dAr flui­dez al trá­fi­co cer­ca de puen­te Tor­ni­llo

Avi­so de res­tric­ción en una ‘zo­na de ex­clu­sión’

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.