In­mi­gra­ción, ver­da­des sim­ples

El Diario de El Paso - - Portada - The New York Ti­mes/ Editorial

Nue­va York— En su editorial, ‘Unas cuan­tas ver­da­des sim­ples so­bre la in­mi­gra­ción’, The New York Ti­mes di­ce lo si­guien­te:

Do­nald Trump y sus alia­dos en la Con­ven­ción Na­cio­nal Re­pu­bli­ca­na en Cle­ve­land di­fun­die­ron dos fal­se­da­des so­bre el pro­ble­ma de la in­mi­gra­ción en Es­ta­dos Uni­dos. Una fue la vi­sión que pre­sen­tó un ora­dor tras otro so­bre una na­ción in­fes­ta­da de ex­tran­je­ros que cru­zan las fron­te­ras es­ta­dou­ni­den­ses y se in­fil­tran en las co­mu­ni­da­des pa­ra ro­bar y ma­tar. Otra fue la idea de que la ma­yo­ría de los es­ta­dou­ni­den­ses es­tán de­ses­pe­ra­dos por dar la res­pues­ta que da­ría un ti­po du­ro “in­clui­das la de­por­ta­ción en ma­sa y la cons­truc­ción de un mu­ro– que ofre­ce Trump co­mo su so­lu­ción.

Un exa­men cui­da­do­so de los he­chos so­ca­va am­bas ase­ve­ra­cio­nes. Es cier­to que se tra­ta de un pro­ble­ma com­ple­jo que ins­pi­ra pa­sio­nes fuer­tes. Sin em­bar­go, su so­lu­ción, o al me­nos los avan­ces ha­cia una re­so­lu­ción, re­quie­ren de una for­ma de pen­sar cla­ra. Pa­ra na­da be­ne­fi­cian las ase­ve­ra­cio­nes a lo lo­co y ma­lé­vo­las. La gen­te en to­das las aris­tas de es­te pro­ble­ma, in­clui­dos los re­pu­bli­ca­nos de bue­na vo­lun­tad, a los que po­dría se­du­cir la hi­pér­bo­le de Trump, ha­rían bien en to­mar­se un mo­men­to o más pa­ra re­fle­xio­nar so­bre unas cuan­tas ver­da­des sim­ples.

Una es que el país es­tá di­vi­di­do so­bre la in­mi­gra­ción, pe­ro no tan­to co­mo di­ce Trump. Los es­ta­dou­ni­den­ses, por am­plios már­ge­nes, han apo­ya­do, de tiem­po atrás, los prin­ci­pios de una re­for­ma mi­gra­to­ria ra­zo­na­ble: le­yes mo­der­nas que en­ca­jen me­jor con los tra­ba­ja­do­res y los em­pleos, fuer­te se­gu­ri­dad fron­te­ri­za (aun­que el equi­va­len­te a un mu­ro de 2 mil millas), me­jo­res es­tán­da­res y sa­la­rios en los centros de tra­ba­jo, y una opor­tu­ni­dad pa­ra que los 11 mi­llo­nes de in­mi­gran­tes que vi­ven fue­ra de la ley se ga­nen su in­clu­sión y ciu­da­da­nía.

Una en­cues­ta que le­van­tó ha­ce po­co el Cen­tro de In­ves­ti­ga­ción Pew es ins­truc­ti­va: 59 por cien­to de la po­bla­ción di­jo que los in­mi­gran­tes ‘fortalecen al país’, en tan­to que só­lo 33 por cien­to di­jo que son una car­ga. Y 75 por cien­to di­jo que se de­be­ría per­mi­tir que los in­mi­gran­tes se que­den le­gal­men­te, si sa­tis­fa­cen cier­tas con­di­cio­nes. Es­tos prin­ci­pios –el re­co­no­ci­mien­to del bien que ha­cen los in­mi­gran­tes al país y de re­cha­zar la lo­cu­ra de los mu­ros ele­va­dos y las ex­pul­sión en ma­sa– son la ba­se de la re­for­ma le­gis­la­ti­va que Trump de­plo­ra tan­to co­mo ‘una am­nis­tía’ y que mu­chos re­pu­bli­ca­nos apo­yan. Ha­ce muy po­co, en el 2013, se apro­bó en el Se­na­do la re­for­ma bi­par­ti­dis­ta a la le­gis­la­ción con una vo­ta­ción de 68 a 32.

En Cle­ve­land, Trump con­du­jo a su par­ti­do por un sen­de­ro ca­ren­te de he­chos, a pe­sar de los pa­dres ado­lo­ri­dos que se ofre­cie­ron co­mo prue­ba de que to­dos los in­mi­gran­tes son ase­si­nos y a pe­sar de los gri­tos del ex al­cal­de de Nue­va York, Ru­dolph Giu­lia­ni, so­bre el fin de Es­ta­dos Uni­dos. Los úl­ti­mos 20 años de in­mi­gra­ción se han equi­pa­ra­do con gran­des ba­jas en el cri­men y más de un si­glo de in­ves­ti­ga­ción mues­tra que los in­mi­gran­tes son me­nos pro­pen­sos al cri­men que los na­ci­dos es­ta­dou­ni­den­ses.

Re­pu­bli­ca­nos pro­mi­nen­tes que po­drían re­fu­tar es­tas ase­ve­ra­cio­nes no lo han he­cho. El se­na­dor John McCain –el au­tor de uno de los más gran­des in­ten­tos re­cien­tes de una re­for­ma mi­gra­to­ria bi­par­ti­dis­ta– apo­ya a Trump. El se­na­dor Mar­co Rubio, quien con­tien­de por la re­elec­ción, tie­ne un nue­vo anun­cio en el que alar­dea so­bre su va­len­tía pa­ra blo­quear a los re­fu­gia­dos pro­ve­nien­tes de ‘paí­ses te­rro­ris­tas’.

Así es que se le de­ja a Hi­llary Clin­ton que rec­ti­fi­que. Ha pro­me­ti­do ha­cer me­jor las co­sas que el pre­si­den­te Ba­rack Oba­ma, quien de­ja­rá el car­go sin ha­ber ga­na­do una re­for­ma in­te­gral, en tan­to que es­ta­ble­ció un récord en cuan­to a las de­por­ta­cio­nes agre­si­vas y la per­sis­ten­te de­ten­ción en­ga­ño­sa de de­ce­nas de mi­les de re­fu­gia­dos cen­troa­me­ri­ca­nos, ma­dres con sus hi­jos. Clin­ton ha he­cho cam­pa­ña en de­fen­sa de las fa­mi­lias de los in­mi­gran­tes y de los de­re­chos de los tra­ba­ja­do­res, y ha pro­me­ti­do lle­var a ca­bo ac­cio­nes eje­cu­ti­vas pa­ra ex­pan­dir los pro­gra­mas de Oba­ma que protegen de la de­por­ta­ción a mi­llo­nes de in­mi­gran­tes.

Clin­ton sa­be que ne­ce­si­ta to­mar y con­ser­var el te­rreno de los va­lo­res es­ta­dou­ni­den­ses, y ayu­dó a que la Con­ven­ción De­mó­cra­ta ce­le­bra­ra tan or­gu­llo­sa­men­te la in­clu­sión.

Uno de sus mo­men­tos más asom­bro­sos se pro­du­jo cuan­do Jizr Jan, quien na­ció en Pa­kis­tán, re­fu­tó a Trump en nom­bre de su hijo Hu­ma­yun, un ca­pi­tán del Ejér­ci­to que mu­rió en Irak. ‘Vaya y vea las tum­bas de los va­lien­tes patriotas que mu­rie­ron en de­fen­sa de los Es­ta­dos Uni­dos de Amé­ri­ca’, di­jo Jan. ‘Ve­rá to­das las re­li­gio­nes, gé­ne­ros y orí­ge­nes ét­ni­cos’.

Sos­te­nía en al­to su ejem­plar de la Constitución y re­tó a Trump a leer­la.

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.