Crónica de una con­ven­ción

El Diario de El Paso - - Portada - • Fran­cis­co E. Pa­di­lla

Las con­ven­cio­nes po­lí­ti­cas pre­vias a la elec­ción pre­si­den­cial en los Es­ta­dos Uni­dos son co­mo el om­bli­go a la mi­tad del ca­mino. En efec­to, las elec­cio­nes pri­ma­rias que arran­ca­ron en ju­nio del 2015, hi­cie­ron que to­ma­ran su cur­so y se fue­ran con­fi­gu­ran­do los ac­to­res del pro­ce­so, quie­nes al lle­gar a la con­ven­ción de su par­ti­do, des­pués de una ar­dua ca­rre­ra vi­si­tan­do los es­ta­dos prin­ci­pa­les pa­ra sus as­pi­ra­cio­nes, ya pa­ra en­ton­ces han ele­gi­do al que será su com­pa­ñe­ro de fór­mu­la co­mo vi­ce­pre­si­den­te.

En el ca­so de Do­nald Trump, in­vi­tó a un au­tén­ti­co con­ser­va­dor co­mo lo es Mi­ke Pen­ce, y és­te acep­tó a pe­sar del ries­go que im­pli­ca de­jar la gu­ber­na­tu­ra de In­dia­na pa­ra co­rrer en las elec­cio­nes al la­do de un hom­bre que se ha dis­tin­gui­do en sus dis­cur­sos co­mo un triun­fa­lis­ta, un egó­la­tra y un be­li­co­so.

La con­ven­ción de Trump tu­vo una mar­ca no­to­ria de desunión, des­or­ga­ni­za­ción y au­sen­cias im­por­tan­tes, ya que el can­di­da­to que el Par­ti­do Re­pu­bli­cano un­gía co­mo tal en la semana del lu­nes 18 al 21 de ju­lio no era el ideal. Se res­pi­ra­ba en el am­bien­te co­mo que a di­cho par­ti­do no les que­dó de otra pa­ra no dar la ma­la ima­gen de desacuer­dos que ya to­dos sa­bía­mos: au­sen­tes los ex pre­si­den­tes Bush pa­dre e hijo, así co­mo el her­mano Jeb; Mitt Rom­mey bri­lló tam­bién por su au­sen­cia, así co­mo tam­bién Mar­co Rubio. Pre­tex­tos no les fal­ta­ron pa­ra jus­ti­fi­car su au­sen­cia, que por va­ca­cio­nes, que por cor­tar el cés­ped, que por etc., etc., aun­que ade­más no se pre­sen­tó una can­ti­dad im­por­tan­te de in­te­gran­tes del par­ti­do que tra­di­cio­nal­men­te acu­dían pa­ra ce­le­brar a su can­di­da­to.

Así ini­ció el lu­nes 18, con los te­mas de se­gu­ri­dad y eco­no­mía, te­nien­do co­mo ora­do­ra prin­ci­pal a la es­po­sa de Trump, Me­la­nia, quien qui­so apro­ve­char sus ‘cin­co mi­nu­tos de glo­ria’ dan­do su dis­cur­so, el que un aten­to ob­ser­va­dor de lo que es­ta­ba di­cien­do lo com­pa­ró con el que Mi­che­lle Oba­ma ya ha­bía emi­ti­do en el 2008 pa­ra pre­sen­tar a su ma­ri­do Ba­rack Oba­ma, y ¡oh sor­pre­sa!, que des­cu­bre que Me­la­nia ha­bía pla­gia­do el dis­cur­so de Mi­che­lle.

Al si­guien­te día, mar­tes 19, en lu­gar de que el co­men­ta­rio fue­ra so­bre los te­mas prin­ci­pa­les del día an­te­rior, só­lo se ha­bló de la co­pio­na de Me­la­nia, a quien por ese so­lo he­cho de­mos­tró su po­ca ca­li­dad pa­ra ha­cer su pro­pio y ori­gi­nal men­sa­je, op­tan­do pe­re­zo­sa­men­te por ‘fu­si­lar­se’ el de al­guien más. En­ten­de­mos que a las per­so­na­li­da­des les ela­bo­ran los dis­cur­sos, pe­ro no po­de­mos creer que no ha­ya ca­pa­ci­dad ni tiem­po de re­vi­sar­los, edi­tar­los, cam­biar­los o mo­di­fi­car­los pa­ra que se vea un dis­cur­so co­mo pro­pio.

El miér­co­les fue el ‘aca­bó­se del em­pe­zó­se’ (co­mo di­ría Ma­fal­da) con la par­ti­ci­pa­ción de Ted Cruz, quien no qui­so des­apro­ve­char la oca­sión de co­brár­se­la a quien ha­bía in­sul­ta­do y des­pres­ti­gia­do a su fa­mi­lia; así que no lo apo­yó por su nom­bre, sino que, por el con­tra­rio, re­qui­rió a que ca­da quien vo­ta­ra de acuer­do a su con­cien­cia, tro­nán­do­le en la ca­ra su apo­yo a Trump; és­te ni tar­do ni pe­re­zo­so in­gre­só a la sa­la, in­te­rrum­pién­do­lo, in­clu­si­ve el so­ni­do de la voz de Cruz de­jó de oír­se. Lo an­te­rior de­jó de­mos­tra­do lo que real­men­te es­tá su­ce­dien­do ha­cia aden­tro de ese par­ti­do, con una frac­tu­ra muy no­to­ria en una con­ven­ción que por tra­di­ción es pa­ra unir sus vo­ces en torno a su can­di­da­to.

El ‘Quic­ken Loans Are­na’ de Cle­ve­land, Ohio, se cim­bró el jue­ves an­te la en­tra­da triun­fal al es­ti­lo de Trump, fue muy no­to­ria la mar­cha ti­po Holly­wood que re­tum­bó en la Con­ven­ción Re­pu­bli­ca­na, más pa­re­cía un fon­do que le da­ría en­vi­dia a ‘Ram­bo’. Pe­ro al gri­to de ¡USA, USA, USA! en­tró el mag­na­te Trump pa­ra acep­tar su no­mi­na­ción pa­ra ser el can­di­da­to elec­to pa­ra con­ten­der por la Pre­si­den­cia de su país.

Trump apro­ve­chó su apa­ri­ción en tal es­ce­na­rio pa­ra di­ri­gir­se a los po­co más dos mil 400 de­le­ga­dos reuni­dos a su al­re­de­dor, es­pe­tán­do­les un dis­cur­so de más de una ho­ra, con más de más de lo mis­mo: en lo in­ter­na­cio­nal, re­vi­sar to­dos los tra­ta­dos he­chos con el mun­do pa­ra ‘eli­mi­nar­los’ o ‘mo­di­fi­car­los’ si son des­ven­ta­jo­sos pa­ra el país; de­jar la Or­ga­ni­za­ción del Tra­ta­do del Atlántico Nor­te (OTAN), si no obli­ga a que to­dos pa­guen sus cuo­tas. Es­ta­dos Uni­dos no va a ser el de­fen­sor de na­die ‘de gra­tis’; si la Or­ga­ni­za­ción Mun­dial de Co­mer­cio (OMC) no apo­ya, eli­mi­nar o mo­di­fi­car el Tra­ta­do del Li­bre Co­mer­cio (TLC) con Ca­na­dá y Mé­xi­co, pues tam­bién pro­mo­ve­rá sa­lir­se de ella; rom­per re­la­cio­nes con Co­rea del Nor­te y con Irán; y cla­ro, sa­car del país a los on­ce mi­llo­nes de in­do­cu­men­ta­dos, pe­ro ade­más cons­truir un be­llo y al­to mu­ro de 15 a 30 pies de al­to a lo lar­go de la fron­te­ra con Mé­xi­co, con car­go al era­rio de ese país. Men­cio­nó otros tó­pi­cos que to­can las re­la­cio­nes in­ter­na­cio­na­les, la eco­no­mía, la in­mi­gra­ción, lo so­cial en la eli­mi­na­ción de la re­for­ma de sa­lud y la gue­rra al te­rro­ris­mo del Es­ta­do Is­lá­mi­co.

Post Scrip­tum

Mu­cho es­tá en jue­go en las elec­cio­nes del 8 de no­viem­bre: 435 cu­ru­les de la Cá­ma­ra de Re­pre­sen­tan­tes y 34 de 100 que in­te­gran la Cá­ma­ra de Se­na­do­res, por lo que el pre­si­den­te que sal­ga ele­gi­do, trae­rá con­si­go un po­si­ble vuel­co en la in­te­gra­ción de es­tas cá­ma­ras.

Si al pre­si­den­te Pe­ña Nie­to se le ocu­rre vi­si­tar los Es­ta­dos Uni­dos en su avión nue­vo, se­ría el peor error que ha­ría de re­sul­tar elec­to co­mo pre­si­den­te Trump, pues és­te sin du­dar­lo un mo­men­to se lo em­bar­ga­ría a cuen­ta de la cons­truc­ción del mu­ro que proyecta cons­truir. Así es­tán las co­sas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.