Ami­go le da la sor­pre­sa de su vi­da: le do­na ri­ñón que re­quie­re

Cuan­do le in­for­mó so­bre su es­ta­do de sa­lud, su ex com­pa­ñe­ro uni­ver­si­ta­rio ni lo pen­só; com­pa­ti­bi­li­dad lo­gró que fue­ran ope­ra­dos con éxi­to la semana pa­sa­da

El Diario de El Paso - - Texas Y NM -

Fort Worth— No to­dos los días se pue­de de­cir que he­mos da­do un re­ga­lo que sal­vó la vi­da de al­guien. Pe­ro en una for­mi­da­ble mues­tra de amis­tad, fue pre­ci­sa­men­te eso lo que Graham McMi­llan hi­zo cuan­do do­nó un ri­ñón a su ami­go más cer­cano Danny Kol­zow.

Kol­sow, un en­fer­me­ro que tra­ba­ja en el área de Fort Worth, Te­xas, su­fría de una con­di­ción ge­né­ti­ca que afec­ta­ba la fun­ción de sus ri­ño­nes.

A ma­ne­ra que su con­di­ción em­peo­ra­ba, se en­fren­tó a la ne­ce­si­dad de un tras­plan­te de ri­ñón y em­pe­zó la lar­ga es­pe­ra has­ta que se en­con­tra­ra a un do­na­dor com­pa­ti­ble.

Fue du­ran­te una ce­na en la no­che que Kol­zow le con­tó a McMi­llan y a su es­po­sa, Clai­re McMi­llan, que es­ta­ba bus­can­do a un do­na­dor.

Cuan­do McMi­llan, un pas­tor de un mi­nis­te­rio ju­ve­nil, se en­te­ró que él era com­pa­ti­ble con Kol­zow, fue que acor­dó do­nar­le uno de sus ri­ño­nes sin ti­tu­beos.

“Fue al­go que me sor­pren­dió mu­cho. En al­gún mo­men­to du­ran­te esa semana, Graham sim­ple­men­te se apun­tó co­mo do­na­dor y no me di­jo na­da”, di­jo Clai­re McMi­llan.

“No le di­jo na­da a su es­po­sa, lo cual es una lo­cu­ra”.

En un vi­deo pu­bli­ca­do en lí­nea, Graham McMi­llan pue­de ser vis­to sor­pren­dien­do a Kol­zow en el hos­pi­tal don­de tra­ba­ja. Lle­va con­si­go unos glo­bos ama­ri­llos y un anun­cio he­cho a mano, McMi­llan le da la no­ti­cia a su ami­go mien­tras los dos se dan un fuer­te abra­zo.

Los ami­gos se co­no­cie­ron cuan­do asis­tían a la Uni­ver­si­dad Cris­tia­na de Te­xas. Des­pués de gra­duar­se, si­guie­ron en con­tac­to, man­te­nien­do una amis­tad muy cer­ca­na, am­bos vi­vien­do en el área de Fort Worth, de acuer­do con la es­po­sa de McMi­llan.

“Amo a Danny has­ta mo­rir y él es una per­so­na a la que me es fá­cil ofre­cer­le es­te re­ga­lo”, di­jo McMi­llan. “Dios me hi­zo el lla­ma­do de que hi­cie­ra es­to pa­ra pro­cla­mar su nom­bre y es­pe­ro que la ma­yo­ría com­pren­da eso”.

Am­bos ami­gos fue­ron so­me­ti­dos a ci­ru­gía el miér­co­les pa­sa­do y se en­cuen­tran en ca­sa re­cu­pe­rán­do­se.

Am­bos di­cen que es­pe­ran que su his­to­ria ayu­de a que se pro­pa­gue un fuer­te men­sa­je de fe y amis­tad. McMi­llan di­jo que Kol­zow le en­vió un men­sa­je de tex­to unos días des­pués de la ope­ra­ción pa­ra de­cir­le que su ri­ñón tie­ne una fun­cio­na­li­dad de 1.13, un ín­di­ce que es­tá muy por arri­ba del pro­me­dio.

Fue en el hos­pi­tal don­de el en­fer­me­ro de pro­fe­sión (sen­ta­do) su­po por su do­na­dor lo que ha­ría por él

Graham mcmi­llan

Danny Kol­zow, el pa­cien­te

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.