¿Nos ol­vi­da­mos de un hé­roe es­ta­dou­ni­den­se?

El Diario de El Paso - - OPINION - Ru­ben Na­va­rret­te Jr. ru­ben@ru­ben­na­va­rret­te.com

San Die­go— Es di­fí­cil cri­ti­car a los que uno res­pe­ta y el do­ble de di­fí­cil si la crí­ti­ca pue­de in­ter­pre­tar­se erró­nea­men­te co­mo una de­fen­sa de al­guien a quien uno no desea de­fen­der.

Pues­to que yo soy ‘Nun­ca Trump’, me sien­to li­bre del con­flic­to mo­ral de apo­yar a un no­mi­na­do que ca­yó tan ba­jo co­mo pa­ra in­sul­tar a los pa­dres de un sol­da­do muer­to.

Ese ti­po de con­duc­ta de­be­ría des­ca­li­fi­car a una per­so­na pa­ra desem­pe­ñar­se co­mo pre­si­den­te. Pe­ro tam­bién de­be­ría de ha­cer­lo el lla­mar a los in­mi­gran­tes me­xi­ca­nos vio­la­do­res, bur­lar­se de los mi­nus­vá­li­dos, de­gra­dar a las mu­je­res, su­ge­rir que el pre­si­den­te Bush es­ta­ba en­te­ra­do de an­te­mano de los ata­ques del 11 de sep­tiem­bre de 2011, elo­giar a Sad­dam Hus­sein y Vla­di­mir Pu­tin, y ame­na­zar con prohi­bir to­da una re­li­gión de los Es­ta­dos Uni­dos.

Sin em­bar­go, de­bi­do a mi pro­fe­sión, no es­toy li­bre pa­ra ig­no­rar la ver­dad, aún cuan­do sea in­con­ve­nien­te ‘es­pe­cial­men­te’ cuan­do es in­con­ve­nien­te.

És­ta es la ver­dad: Hay mu­chas for­mas en que los pa­dres pue­den re­cor­dar y hon­rar a un hi­jo que per­die­ron. Pe­ro uti­li­zar su an­gus­tia co­mo tram­po­lín pa­ra en­trar en el brus­co mun­do de la po­lí­ti­ca e ini­ciar una pe­lea con el can­di­da­to de un par­ti­do no es una de ellas.

Cuan­do Khizr y Gha­za­la Khan –los pa­dres Gold Star del ca­pi­tán Hu­ma­yun Khan, sol­da­do es­ta­dou­ni­den­se que mu­rió en Irak– ata­ca­ron a Trump con una mor­daz re­pri­men­da per­so­nal en la Con­ven­ción Na­cio­nal De­mó­cra­ta, le hi­cie­ron un gran fa­vor a Hi­llary Clin­ton.

Sin em­bar­go, con esos co­men­ta­rios y las pos­te­rio­res apa­ri­cio­nes en te­le­vi­sión, los Khan no hi­cie­ron na­da en pro de la me­mo­ria de su hi­jo caí­do.

Yo en­tre­vis­té a pa­dres Gold Star, y tie­nen la car­ga es­pe­cial de cui­dar lo que di­cen y ha­cen pa­ra no per­mi­tir que la po­lí­ti­ca re­ba­je su sa­cri­fi­cio. Al­gu­nos no lo lo­gra­ron y am­bos par­ti­dos po­lí­ti­cos ex­plo­ta­ron des­ver­gon­za­da­men­te su ira.

Los Khan es­tán in­mer­sos aho­ra en una reyerta, ali­men­ta­da por los me­dios, con Trump quien –con una asom­bro­sa ca­ren­cia de don de gen­tes– su­gi­rió que el mo­ti­vo por el que Gha­za­la Khan, una ma­dre su­mi­da en el do­lor, se man­tu­vo ca­lla­da mien­tras su es­po­so ha­bla­ba fue por­que el Is­lam se lo or­de­na.

Has­ta los re­pu­bli­ca­nos no pu­die­ron di­ge­rir tan­ta fal­ta de res­pe­to y mu­chos de ellos ata­ca­ron a Trump. Bien he­cho.

Pe­ro en­tre to­dos los in­sul­tos que vo­la­ban, ¿no nos ol­vi­da­mos de al­go im­por­tan­te –de un hé­roe es­ta­dou­ni­den­se?

Hu­ma­yun Khan fue un hé­roe de ver­dad. El 8 de ju­nio de 2004, per­dió la vi­da cuan­do co­rrió ha­cia el vehícu­lo de un te­rro­ris­ta sui­ci­da, que ace­le­ra­ba ha­cia un com­ple­jo con cien­tos de sol­da­dos es­ta­dou­ni­den­ses.

¿Dón­de en­con­tra­mos in­di­vi­duos así? Y cuán afor­tu­na­do fue Es­ta­dos Uni­dos al te­ner tan­tos de ellos.

Que Hu­ma­yun Khan mu­rie­ra al ser­vi­cio de su país es una tra­ge­dia, pe­ro la for­ma en que mu­rió es una gran his­to­ria, que yo ha­bría es­pe­ra­do es­cu­char de bo­ca de sus pa­dres cuan­do tu­vie­ron la opor­tu­ni­dad de di­ri­gir­se a la na­ción en la Con­ven­ción De­mó­cra­ta.

Pe­ro no la es­cu­ché de ellos. La oí en ver­sio­nes pos­te­rio­res de los me­dios y en la de­cla­ra­ción ofi­cial del se­na­dor John McCain con­de­nan­do a Trump por su des­pre­cio ha­cia ‘los pa­dres de un sol­da­do caí­do’ y re­cal­can­do –co­mo lo hi­zo Clin­ton– que Hu­ma­yun Khan re­pre­sen­ta­ba a ‘los me­jo­res de Es­ta­dos Uni­dos’.

Qui­zá el mo­ti­vo por el que no oí la he­roi­ca his­to­ria de Hu­ma­yun Khan de la­bios de sus pa­dres es que, de las 300 pa­la­bras en el dis­cur­so de Khizr Khan en la con­ven­ción, ca­si la mi­tad –134 pa­la­bras– se re­fi­rie­ron a Trump. Khan co­men­zó cri­ti­can­do al mag­na­te de los bie­nes raí­ces por man­char ‘la in­te­gri­dad de los mu­sul­ma­nes’, por fal­tar el res­pe­to a las mi­no­rías, por ata­car a sus co­rre­li­gio­na­rios re­pu­bli­ca­nos, por pro­me­ter cons­truir una mu­ra­lla y prohi­bir el in­gre­so de los mu­sul­ma­nes en los Es­ta­dos Uni­dos. Khan in­si­nuó que Trump nun­ca le­yó la Cons­ti­tu­ción de los Es­ta­dos Uni­dos y se ofre­ció a pres­tar­le su co­pia al no­mi­na­do del Par­ti­do Re­pu­bli­cano. Pro­si­guió pre­gun­tán­do­le si Trump es­tu­vo al­gu­na vez en el Ce­men­te­rio Na­cio­nal de Ar­ling­ton y si vio las tum­bas de los pa­trio­tas, que pro­vie­nen de ‘to­das las fés, los gé­ne­ros y las et­nias’. Des­pués acu­só a Trump de no ha­ber sa­cri­fi­ca­do na­da en su vi­da, y fi­nal­men­te afir­mó que los es­ta­dou­ni­den­ses ‘no po­de­mos re­sol­ver nues­tros pro­ble­mas cons­tru­yen­do mu­ra­llas y co­se­chan­do di­vi­sio­nes’.

Fue un dis­cur­so po­lí­ti­co efi­caz, del ti­po que uno es­pe­ra es­cu­char en una con­ven­ción po­lí­ti­ca –pe­ro no lo que uno de­be es­cu­char de los pa­dres de un sol­da­do caí­do.

Los Khan tu­vie­ron la opor­tu­ni­dad de hon­rar a su hi­jo re­la­tan­do su his­to­ria al país. En lu­gar de eso, des­per­di­cia­ron su opor­tu­ni­dad cri­ti­can­do a un truhán egó­la­tra, a un ma­lé­vo­lo pre­go­ne­ro de fe­rias que uti­li­zó pró­rro­gas pa­ra sal­var­se de la Gue­rra de Viet­nam y que no es ap­to ni pa­ra ha­ber lle­va­do el ta­le­go del hi­jo que per­die­ron.

Es só­lo un ele­men­to trá­gi­co más en una his­to­ria que, sin du­da, iba a de­jar nues­tro co­ra­zón he­cho añi­cos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.