Son vo­tan­tes his­pa­nos un ‘gi­gan­te dor­mi­do’

El Diario de El Paso - - Portada - Ser­gio Bus­tos y Nicholas Ric­car­di

Las Ve­gas— Es una pa­ra­do­ja en la po­lí­ti­ca es­ta­dou­ni­den­se: mu­chas fa­mi­lias his­pa­nas tie­nen mu­cho en juego, en un as­pec­to per­so­nal, en lo que su­ce­da el día de las elec­cio­nes, pe­ro a pe­sar de que son nu­me­ro­sos y que de­be­rían re­pre­sen­tar un gran po­der po­lí­ti­co, los his­pa­nos por lo re­gu­lar no pue­den vo­tar, no es­tán re­gis­tra­dos pa­ra vo­tar, o sim­ple­men­te no acu­den a las ur­nas.

Lue­go lle­ga Do­nald Trump, y la cues­tión que po­dría de­fi­nir una elec­ción en es­ta­dos cla­ve vuel­ve a sur­gir. ¿Al in­fla­mar el sentimiento an­ti­in­mi­gran­te de los an­glo­sa­jo­nes de la cla­se tra­ba­ja­do­ra, aca­so el no­mi­na­do re­pu­bli­cano ha agi­ta­do los sen­ti­mien­tos de otro gru­po: 27.3 mi­llo­nes de vo­tan­tes his­pa­nos?

“Mu­chas ve­ces uno es­cu­cha que la po­lí­ti­ca no afec­ta sus vi­das”, di­ce Yvan­na Can­ce­la, di­rec­to­ra po­lí­ti­ca del Sin­di­ca­to Cu­li­na­rio de Las Ve­gas, con­for­ma­do en su ma­yo­ría por in­mi­gran­tes. “Pe­ro eso cam­bia cuan­do se tor­na per­so­nal, y no hay na­da más per­so­nal que Trump di­cien­do que quie­re de­por­tar a 11 mi­llo­nes de in­mi­gran­tes”.

Los his­pa­nos hoy re­pre­sen­tan la co­mu­ni­dad ét­ni­ca más gran­de en la na­ción, con unos 55 mi­llo­nes de per­so­nas.

Pe­se a la re­tó­ri­ca de Trump, muy po­cos ciu­da­da­nos la­ti­nos es­tán re­gis­tra­dos pa­ra vo­tar y mu­chos no su­fra­gan

Más de un ter­cio de es­tos son na­ci­dos en Es­ta­dos Uni­dos, y los otros son in­mi­gran­tes que son ciu­da­da­nos, o re­si­den­tes le­ga­les o que vi­ven aquí de ma­ne­ra in­do­cu­men­ta­da. La ma­yo­ría tie­nen sus raí­ces fa­mi­lia­res en Mé­xi­co, con­vir­tién­do­se en uno de los blancos fa­vo­ri­tos de Trump.

Una de las pie­dras an­gu­la­res de la pla­ta­for­ma de Trump es cons­truir un mu­ro a lo lar­go de la fron­te­ra del su­r­oes­te –y obli­gar a Mé­xi­co a que lo pa­gue, ame­na­zan­do con eli­mi­nar las re­me­sas que aque­llos que vi­ven en Es­ta­dos Uni­dos en­vían a sus pa­rien­tes en Mé­xi­co. Cues­tio­nó la im­par­cia­li­dad de un juez fe­de­ral na­ci­do en In­dia­na que aten­día una de­man­da en su con­tra de­bi­do a la as­cen­den­cia me­xi­ca­na del juez. Se que­ja de que Mé­xi­co en­vía “vio­la­do­res” y “cri­mi­na­les” de ma­ne­ra ile­gal a Es­ta­dos Uni­dos.

Aho­ra a los re­pu­bli­ca­nos les preo­cu­pa que Trump es­té ins­tan­do a más per­so­nas co­mo John He­rre­ra, de 38 años, quien se aca­ba de re­gis­trar pa­ra vo­tar en ju­nio en Las Ve­gas.

“Nun­ca he vo­ta­do has­ta aho­ra, só­lo por­que Trump es­tá en con­tra de la gen­te his­pa­na”, di­jo. “An­tes yo no creía que mi vo­to con­ta­ra, pe­ro aho­ra quie­ro ha­cer una di­fe­ren­cia”.

Los re­pu­bli­ca­nos cul­pan a una me­di­da que fue pues­ta a vo­ta­ción en 1994, que pu­so en la mi­ra a los in­mi­gran­tes ile­ga­les en Ca­li­for­nia, de ha­ber alie­na­do a la cre­cien­te po­bla­ción his­pa­na del es­ta­do y con­vir­tién­do­la en un só­li­do bas­tión de­mó­cra­ta.

“Con Trump di­cien­do las co­sas que di­ce, po­dría­mos lle­gar a ver es­te ti­po de co­sas otra vez”, di­jo Jody Agius Va­lle­jo, so­ció­lo­ga de la Uni­ver­si­dad del Sur de Ca­li­for­nia y au­to­ra de “Ba­rrios to Burbs: The Ma­king of the Me­xi­can Ame­ri­can Midd­le Class” (De Ba­rrios a Su­bur­bios: La crea­ción de la cla­se me­dia me­xi­coa­me­ri­ca­na). “Só­lo que es­ta vez se­rá a ni­vel na­cio­nal”.

Sin em­bar­go, hay ra­zo­nes pa­ra ser es­cép­ti­cos. En ge­ne­ral, el ré­cord elec­to­ral his­pano no es muy bueno.

El pri­mer obs­tácu­lo es que más de la mi­tad de los his­pa­nos en la na­ción no pue­den vo­tar de­bi­do a que son me­no­res de 18 años o no son ciu­da­da­nos. Re­la­ti­va­men­te son po­cos his­pa­nos, que sí pue­den vo­tar, que real­men­te se re­gis­tran y emi­ten su vo­to. Su par­ti­ci­pa­ción elec­to­ral en el 2012 fue me­nor que la de los afro­ame­ri­ca­nos y an­glo­sa­jo­nes.

En Te­xas, don­de el 39 por cien­to de la po­bla­ción es his­pa­na, los de­mó­cra­tas han si­do ven­ci­dos en las elec­cio­nes es­ta­ta­les por va­rias dé­ca­das. Du­ran­te las elec­cio­nes del 2014, me­nos de 2.3 mi­llo­nes de his­pa­nos en Te­xas se re­gis­tra­ron pa­ra vo­tar, o al­re­de­dor del 46 por cien­to de los cer­ca de 4.9 mi­llo­nes que ca­li­fi­can pa­ra vo­tar, de acuer­do con los son­deos del Bu­ró del Cen­so de Es­ta­dos Uni­dos.

“He­mos es­ta­do gas­tan­do nues­tro di­ne­ro de ma­ne­ra equi­vo­ca­da”, se­gún coin­ci­de Crys­tal Zer­meno, di­rec­to­ra de pro­yec­tos es­pe­cia­les de la or­ga­ni­za­ción de­mó­cra­ta de campo Te­xas Or­ga­ni­zing Pro­ject.

“Por los úl­ti­mos 15 a 20 años, nos he­mos en­fo­ca­do en cap­tar la aten­ción de los vo­tan­tes an­glo­sa­jo­nes in­de­ci­sos. Si ha­bla­mos con los vo­tan­tes his­pa­nos, ellos di­cen que, ‘na­die me ha pe­di­do que vo­te’”.

Hay his­to­rias de éxi­to. En Ne­va­da, los his­pa­nos han he­cho de­mos­tra­cio­nes de su po­der cuan­do par­ti­ci­pan en las elec­cio­nes o cuan­do pre­fie­ren que­dar­se en ca­sa. En las elec­cio­nes de mi­tad de pe­rio­do del 2014, por ejem­plo, la par­ti­ci­pa­ción elec­to­ral his­pa­na se des­plo­mó, y los re­pu­bli­ca­nos arra­sa­ron con ca­da car­go pú­bli­co en el es­ta­do y ga­na­ron el control de am­bas cá­ma­ras del Le­gis­la­ti­vo por pri­me­ra vez des­de 1929. Pe­ro en el 2008, 2010 y 2012, los his­pa­nos ayu­da­ron a que el es­ta­do que­da­ra en ma­nos de los de­mó­cra­tas.

“Cuan­do se cuen­ta con los re­cur­sos ne­ce­sa­rios, uno pue­de ver que la par­ti­ci­pa­ción elec­to­ral fa­vo­re­ce a los de­mó­cra­tas”, se­gún di­ce Da­vid Da­mo­re, pro­fe­sor de cien­cias po­lí­ti­cas de la Uni­ver­si­dad de Ne­va­da en Las ve­gas. “Pe­ro se ne­ce­si­ta que esos re­cur­sos sean pues­tos en la co­mu­ni­dad pa­ra que es­to su­ce­da”.

Es­te año –con Trump sien­do un de­to­nan­te, y con la ex pro­cu­ra­do­ra ge­ne­ral es­ta­tal, Cat­he­ri­ne Cortez Mas­to en cam­pa­ña pa­ra con­ver­tir­se en la pri­me­ra se­na­do­ra his­pa­na– los re­cur­sos es­tán flu­yen­do.

En ju­nio, dos días des­pués de gra­duar­se de pre­pa­ra­to­ria, Fa­bio­la Ve­jar es­ta­ba afue­ra de una tien­da de aba­rro­tes una aca­lo­ra­da tar­de pre­gun­tan­do a un des­fi­le de per­so­nas en es­pa­ñol: “¿Es­tá us­ted re­gis­tra­do pa­ra vo­tar?” La ma­yo­ría sa­cu­día la ca­be­za res­pon­dien­do que no. Ve­jar con­ti­nuó: “¿Us­ted ca­li­fi­ca pa­ra vo­tar?” De nuevo la ma­yo­ría res­pon­día que no. Un hom­bre se rio y gri­tó: “¡Soy me­xi­cano!”

Ve­jar no pue­de vo­tar. Aho­ra tie­ne 18 años, ella vino de Mé­xi­co con su ma­dre cuan­do te­nía dos años de na­ci­da.

Por lo que tra­ba­ja co­mo vo­lun­ta­ria con la or­ga­ni­za­ción Mi Fa­mi­lia Vo­ta, ins­tan­do a otros a que acu­dan a las ur­nas pa­ra ha­cer­se es­cu­char.

“Yo no ten­go esa opor­tu­ni­dad”, di­jo, “pe­ro hay otras per­so­nas… que se sien­ten igual que yo. Ellos de­be­rían vo­tar”.

Xio­ma­ra Due­ñas sí vo­ta­rá. Ella emi­gró de ma­ne­ra legal a Es­ta­dos Uni­dos des­de Cu­ba en 1996 pa­ra re­unir­se con su pa­dre. Ella siem­pre cre­yó que su po­co co­no­ci­mien­to del idio­ma in­glés era la ra­zón por la que no po­día con­ver­tir­se en ciu­da­da­na. Es­ta­ba re­sig­na­da a la idea de que los in­mi­gran­tes no te­nían los mis­mos de­re­chos que los na­ci­dos en Es­ta­dos Uni­dos –has­ta que Trump se con­vir­tió en can­di­da­to.

El pa­sa­do no­viem­bre, ella se con­vir­tió en ciu­da­da­na. Es­te no­viem­bre, ella pla­nea ac­tuar. “No quie­ro que él se con­vier­ta en pre­si­den­te, pe­ro an­tes yo no po­día ha­cer na­da”, di­jo Due­ñas. “Pe­ro aho­ra, pue­do vo­tar”.

se con­si­de­ra que hay 27.3 mi­llo­nes de elec­tro­res his­pa­nos

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.