Men­ti­ri­llas de Clin­ton vs las enor­mes men­ti­ras de Trump

El Diario de El Paso - - Opinión - Nicholas Kris­tof

Nue­va York– Una na­rra­ti­va per­sis­ten­te en la po­lí­ti­ca de Es­ta­dos Uni­dos es que Hi­llary Clin­ton es una men­ti­ro­sa res­ba­la­di­za y com­pul­si­va, mien­tras que Do­nald Trump es un va­lien­te que di­ce las ver­da­des sin pe­los en la len­gua.

En ge­ne­ral, la en­cues­ta más re­cien­te de CBS News en­con­tró que la gen­te re­cha­za igual­men­te a los dos can­di­da­tos: 34 por cien­to de los ciu­da­da­nos re­gis­tra­dos pa­ra vo­tar afir­man que Clin­ton es ho­nes­ta y con­fia­ble, mien­tras que 36 por cien­to pien­sa eso de Trump.

Em­pe­ro, la idea de que si­quie­ra es­tén en el mis­mo plano es ab­sur­da. Si el en­ga­ño fue­ra un de­por­te, Trump se­ría me­da­llis­ta de oro olím­pi­co, mien­tras que Clin­ton ten­dría una men­ción de ho­nor en el club de­por­ti­vo de su ba­rrio. Va­mos a in­ves­ti­gar es­to. Una de las me­di­das vie­ne de si­tios Web in­de­pen­dien­tes que ve­ri­fi­can da­tos. Has­ta el vier­nes pa­sa­do, Po­li-tiFact ha­bía en­con­tra­do que 27 por cien­to de las de­cla­ra­cio­nes de Clin­ton que ha­bía in­ves­ti­ga­do eran bá­si­ca­men­te fal­sas o de plano men­ti­ras, mien­tras que en el ca­so de Trump, era el 70 por cien­to. Pre­ci­só que 2 por cien­to de las de­cla­ra­cio­nes de Clin­ton que ha­bía in­ves­ti­ga­do eran no­to­rias men­ti­ras ab­so­lu­tas, mien­tras que Trump al­can­zó el 19 por cien­to en esa ca­te­go­ría. Así pues, Trump tie­ne nueve ve­ces el nú­me­ro de men­ti­ras des­ca­ra­das de Clin­ton.

Del mis­mo mo­do, Fact-Chec­ker, el ve­ri­fi­ca­dor de da­tos de The Was­hing­ton Post le otor­gó su peor ca­li­fi­ca­ción, cua­tro Pi­no­chos, al 16 por cien­to de las de­cla­ra­cio­nes de Clin­ton. Y 64 por cien­to de las de Trump re­ci­bie­ron esa mis­ma ca­li­fi­ca­ción.

“En esen­cia, Clin­ton es­tá den­tro de la nor­ma de los po­lí­ti­cos tí­pi­cos”, se­ña­la Glenn Kess­ler, que ma­ne­ja Fact-Chec­ker, mien­tras que Trump “se sa­le de las grá­fi­cas. Nun­ca ha­bía ha­bi­do na­die co­mo él, al me­nos en los seis años que lle­vo ha­cien­do es­to”.

Cuan­do ha­blo con sim­pa­ti­zan­tes de Trump, por lo ge­ne­ral ale­gan que Clin­ton es una men­ti­ro­sa y bri­bo­na in­ve­te­ra­da. Pe­ro cuan­do se les pi­den ejem­plos es­pe­cí­fi­cos, to­dos sa­can el mis­mo pu­ña­do de ca­sos.

Uno es cuan­do di­jo que ha­bía ate­rri­za­do en Bos­nia, en 1996, “ba­jo el fue­go de fran­co­ti­ra­do­res” y que “co­rrió aga­chan­do la ca­be­za” des­de el avión. The Was­hing­ton Post echó por tie­rra esa his­to­ria. Hay vi­deo que mues­tra que Clin­ton fue re­ci­bi­da no por ba­las de fran­co­ti­ra­do­res sino por una mul­ti­tud de dig­na­ta­rios bos­nios, en­tre los que ha­bía una ni­ña de ocho años.

Pe­ro tam­bién es ver­dad que cuan­do el avión se es­ta­ba pre­pa­ran­do pa­ra des­cen­der, los fun­cio­na­rios de se­gu­ri­dad die­ron un es­ca­lo­frian­te in­for­me de los pe­li­gros de los fran­co­ti­ra­do­res y Clin­ton lle­va­ba ro­pa blin­da­da por si ha­bía ti­ro­teos.

Sus crí­ti­cos tam­bién ale­gan que Clin­ton les min­tió a las fa­mi­lias de los cua­tro es­ta­dou­ni­den­ses muer­tos en Ben­ga­si, pe­ro los ve­ri­fi­ca­do­res han di­cho que las evi­den­cias no son cla­ras. Más di­fí­cil de de­fen­der es su in­sin­ce­ra ex­pli­ca­ción de ha­ber cam­bia­do de opi­nión so­bre el con­ve­nio de co­mer­cio con Asia. Y sus ex­pli­ca­cio­nes so­bre los ser­vi­do­res pri­va­dos de co­rreo elec­tró­ni­co han si­do o fal­sas o en­ga­ño­sas. Lo más sor­pren­den­te es que si­ga en­ga­ñan­do al de­cir que el di­rec­tor de la FBI, Ja­mes Co­mey, con­si­de­ró que sus res­pues­tas fue­ron ve­rí­di­cas (no fue así).

Pe­ro to­do es­to es men­da­ci­dad de li­gas me­no­res. Cuan­do ha­bla­mos de Trump, es­ta­mos fren­te al cam­peón de la pre­va­ri­ca­ción.

No es ne­ce­sa­rio re­tro­ce­der ocho años pa­ra ver cómo Trump ador­na sus his­to­rias; ocho mi­nu­tos es más que su­fi­cien­te. En mar­zo, Politico hi­zo la crónica de las de­cla­ra­cio­nes de Trump y en­con­tró en pro­me­dio una fal­se­dad ca­da cin­co mi­nu­tos. The Huf­fing­ton Post ca­ta­lo­gó 71 im­pre­ci­sio­nes en una reunión pú­bli­ca de una ho­ra de du­ra­ción: más de una por mi­nu­to.

Si Clin­ton de­cla­ra que no de­rri­bó a ha­cha­zos el ár­bol de ce­re­zos, eso po­dría sig­ni­fi­car que uso una mo­to­sie­rra pa­ra cor­tar­lo. O que le or­de­nó a un asistente que lo hi­cie­ra. Pe­ro Trump in­sis­ti­ría en que “ab­so­lu­ta­men­te no de­rri­bé a ha­cha­zos ese ár­bol”, aun­que to­da­vía tu­vie­ra en las ma­nos el hacha con que lo de­rri­bó mo­men­tos an­tes, ac­ción tras­mi­ti­da en vi­vo por Fa­ce­book.

Trump se jac­ta­ba de que Vla­di­mir Pu­tin y él era ca­ma­ra­das –“Yo ha­blo di­rec­ta e in­di­rec­ta­men­te con el pre­si­den­te Pu­tin”– só­lo pa­ra afir­mar des­pués que nun­ca se ha­bía reuni­do o ha­bía ha­bla­do con él. Él re­tui­teó un in­cen­dia­rio grá­fi­co que afir­ma­ba que 81 por cien­to de blancos ase­si­na­dos eran víc­ti­mas de afro­ame­ri­ca­nos (la ci­fra real es 15 por cien­to). Ne­gó ha­ber­le di­cho a la jun­ta edi­to­rial de The New York Ti­mes que im­pon­dría un aran­cel de 45 por cien­to a las im­por­ta­cio­nes chi­nas; The Ti­mes des­pués dio a co­no­cer el au­dio en el que él di­ce pre­ci­sa­men­te eso.

Ade­más es­tá la his­to­ria que con­tó de que ha­bía vis­to a mi­les de mu­sul­ma­nes ce­le­bran­do en Nue­va Jer­sey los aten­ta­dos de 2001. Eso era ab­sur­do, pe­ro lue­go di­jo que un ar­tícu­lo de la épo­ca res­pal­da­ba lo que él de­cía (no era así), se bur­ló del re­por­te­ro dis­ca­pa­ci­ta­do que lo es­cri­bió y lue­go ne­gó ha­ber­se bur­la­do de él. Pos­te­rior­men­te creó otro mo­sai­co de men­ti­ras res­pec­to de es­te ca­so.

Igual­men­te des­ca­ra­das fue­ron las de­cla­ra­cio­nes de Trump so­bre su ac­to de re­cau­da­ción de fon­dos pa­ra los ve­te­ra­nos en Io­wa. Hay un vi­deo en el que di­ce ha­ber re­ca­ba­do 6 mi­llo­nes de dó­la­res; des­pués, cuan­do no apa­re­ció el di­ne­ro, ne­gó ha­ber­lo di­cho. Él di­ce ha­ber si­do “de los pri­me­ros” que se opu­sie­ron a la gue­rra en Irak, aun­que hay en­tre­vis­tas con él de 2002 y 2003 en las que apo­ya la gue­rra.

“Ese hom­bre siem­pre mien­te”, afir­ma Thomas M. Wells, su ex abo­ga­do. Wells re­cuer­da que le dio cu­rio­si­dad que los re­por­tes pe­rio­dís­ti­cos so­bre el nú­me­ro de ha­bi­ta­cio­nes del de­par­ta­men­to de Trump en la To­rre Trump fue­ran tan dis­cor­dan­tes: 8, 16, 20 o 30. Así que Wells le pre­gun­tó cuán­tas ha­bi­ta­cio­nes te­nía su de­par­ta­men­to. “Tan­tas co­mo di­gan los pe­rió­di­cos”, res­pon­dió Trump.

Tony Sch­wartz, re­dac­tor del li­bro de Trump, 'El ar­te de la ne­go­cia­ción', le di­jo a Jane Ma­yer de The New Yor­ker, que “la men­ti­ra es su se­gun­da na­tu­ra­le­za”.

En po­cas pa­la­bras, Clin­ton es­tá más o me­nos en el pro­me­dio de las fal­se­da­des de un po­lí­ti­co, mien­tras que Trump es el cam­peón mun­dial, pa­to­ló­gi­co en su des­ho­nes­ti­dad. Fran­ca­men­te , no hay com­pa­ra­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.