Can­tar­le a los ce­lu­la­res

El Diario de El Paso - - Opinión - Jor­ge Ramos Áva­los Pe­rio­dis­ta

Mia­mi– Ahí es­ta­ban fren­te a mí. Dos ído­los: Joan Ma­nuel Se­rrat –cu­ya mú­si­ca for­ma par­te de la ban­da so­no­ra de mi vi­da– y Joa­quín Sa­bi­na –cu­yo rea­lis­mo e iro­nía lle­gué a apre­ciar en mi úl­ti­ma dé­ca­da. Con­se­guí muy bue­nos bo­le­tos pa­ra el con­cier­to en Mia­mi y te­nía a los dos can­tan­tes a so­lo unos me­tros. Era fe­liz. Pe­ro, de pron­to, al­go me brin­có.

Es­ta­ba ro­dea­do de fa­ná­ti­cos –pa­ra­dos, bai­lan­do y tan emo­cio­na­dos co­mo yo– pe­ro en lu­gar de es­cu­char el con­cier­to, lo es­ta­ban gra­ban­do y to­ma­ban fo­tos en sus te­lé­fo­nos ce­lu­la­res. Se­rrat y Sa­bi­na, por su­pues­to, se da­ban cuen­ta de lo que es­ta­ba pa­san­do. Qué tris­te, pen­sé, ve­nir de tan le­jos pa­ra can­tar­le a ce­lu­la­res.

Un par de años des­pués, en una en­tre­vis­ta, le pre­gun­té a Se­rrat so­bre esa no­che. “No es­tá bien”, me di­jo, re­co­no­cien­do lue­go que le ocu­rría en to­dos sus con­cier­tos y que él, co­mo es­pec­ta­dor, no lo ha­cía. “Cuan­do voy a un con­cier­to pre­fie­ro ver­lo en di­rec­to. Es más lin­do ver las co­sas en di­rec­to. Uno se sien­ta ahí y pue­des ver to­do lo que es­tá ocu­rrien­do al­re­de­dor”.

Lo que le pa­sa a Se­rrat y a Sa­bi­na en sus con­cier­tos es­tá re­pi­tién­do­se en to­dos la­dos. Ma­rio Domm, del dueto Camila, me con­tó cómo una vez le pi­dió a sus fa­ná­ti­cos ba­jar sus ce­lu­la­res por una can­ción y re­ci­bió mu­chas mi­ra­das hos­ti­les. No lo ha vuel­to a ha­cer.

En lu­gar de po­ner­le aten­ción a la gen­te, pre­fe­ri­mos me­ter­nos en nues­tros te­lé­fo­nos ce­lu­la­res. Te doy el nú­me­ro. El 89 por cien­to de los nor­te­ame­ri­ca­nos re­co­no­ce ha­ber usado su ce­lu­lar du­ran­te su más re­cien­te reunión so­cial, se­gún un es­tu­dio del Cen­tro Pew. Es de­cir, su ce­lu­lar los ale­jó del lu­gar don­de es­ta­ban y de la gen­te con quien com­par­tían.

Más nú­me­ros. El 76 por cien­to de los es­ta­dou­ni­den­ses nun­ca apa­ga su te­lé­fono o ra­ra vez. Dor­mir con el ce­lu­lar e ir al ba­ño con él es, ca­si, lo nor­mal. Y un es­tu­dio de Com­mon Sen­se Me­dia des­cu­brió que la mi­tad de to­dos los ado­les­cen­tes en Es­ta­dos Uni­dos se sien­ten adic­tos a su ce­lu­lar.

El pro­ble­ma ya no es es­tar co­nec­ta­dos. Re­cuer­do, ca­si con nos­tal­gia, cuan­do mi pa­pá lo­gró po­ner un te­lé­fono en ca­sa en Mé­xi­co des­pués de años de trá­mi­tes bu­ro­crá­ti­cos. Mis tres her­ma­nos, mi her­ma­na y yo, ha­cía­mos fi­la pa­ra usar­lo. Hoy el pro­ble­ma es cómo des­co­nec­tar­se del te­lé­fono.

De he­cho ya exis­te una pa­la­bra –phub­bing– pa­ra des­cri­bir cuan­do al­guien te ig­no­ra pa­ra aten­der su ce­lu­lar. No hay, to­da­vía, tra­duc­ción al es­pa­ñol. Por eso, en las re­des so­cia­les, pe­dí su­ge­ren­cias: ¿Cómo tra­du­ces phub­bing? El re­sul­ta­do fue una fies­ta.

“Se lla­ma fal­ta de res­pe­to”, “Yo di­ría bo­bear”, “Lo pue­des tra­du­cir co­mo un im­bé­cil”, fue­ron al­gu­nas de las res­pues­tas en Twit­ter. “Una per­so­na con quien ja­más sal­dría”, “Ig­no­rar, así de fá­cil”, “Ce­lu­lo­ma­nía­co”, me su­gi­rie­ron en Fa­ce­book. Pe­ro al fi­nal, re­ci­bí una fra­se ful­mi­nan­te: “Es­ta es la clá­si­ca que to­dos cri­ti­ca­mos pe­ro que to­dos apli­ca­mos”.

Te­nía to­da la ra­zón. En teo­ría a to­dos nos pa­re­ce abo­rre­ci­ble el ig­no­rar a la gen­te con quie­nes es­ta­mos –en ca­sa, en el tra­ba­jo, en una reunión, en un con­cier­to– pa­ra usar el ce­lu­lar. Pe­ro la reali­dad es que to­dos lo ha­ce­mos y nos es­tá da­ñan­do.

Rob Wi­le pu­bli­có una in­tere­san­tí­si­ma co­lum­na en Fu­sion.net so­bre cómo las re­la­cio­nes de pa­re­ja es­ta­ban sien­do afec­ta­das por los ce­lu­la­res. La co­lum­na ci­ta un es­tu­dio de Bay­lor Uni­ver­sity que in­di­ca que el 46 por cien­to de los encuestados di­ce que su pa­re­ja los ha ig­no­ra­do en al­gún mo­men­to por usar su ce­lu­lar. Y el 22 por cien­to ase­gu­ra que eso es­tá oca­sio­nan­do pro­ble­mas en­tre ellos. La con­clu­sión es ló­gi­ca: si pre­fie­res tu ce­lu­lar a tu pa­re­ja, al­go an­da mal.

La ver­dad es que ya no sor­pren­de lle­gar a una reunión so­cial y ver a la ma­yo­ría de la gen­te con el ce­lu­lar en la mano o en la me­sa. ¿Y has vis­to cómo reac­cio­na la gen­te cuan­do pier­de su ce­lu­lar? Es co­mo una muer­te en la fa­mi­lia.

Nues­tra iden­ti­dad es­tá ca­da vez más li­ga­da al ce­lu­lar. Es lo pri­me­ro que bus­can los de­tec­ti­ves des­pués de un cri­men. Pe­ro la ver­dad es que la vi­da no ca­be en un ce­lu­lar.

Mien­tras tan­to, Joan Ma­nuel Se­rrat se si­gue re­sis­tien­do al cam­bio. En un con­cier­to no­tó cómo un se­ñor es­ta­ba gra­ban­do to­do en un ce­lu­lar. De­tu­vo el con­cier­to y le pre­gun­tó: “¿Cómo va la gra­ba­ción? ¿No le gus­ta­ría ver el con­cier­to en di­rec­to?”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.