Es­cla­vi­zó a 2 mu­je­res du­ran­te ca­si 20 años

Ba­jo ame­na­zas, due­ña de em­pre­sa de lim­pie­za man­tu­vo cau­ti­vas a in­do­cu­men­ta­das

El Diario de El Paso - - Portada - Sandra Ve­láz­quez/Es­pe­cial pa­ra El Dia­rio

Fort Worth, Te­xas— Dos mu­je­res que lle­ga­ron sin do­cu­men­tos a El Pa­so ha­ce ca­si 20 años fue­ron lle­va­das a Fort Worth por una mu­jer que las obli­gó a tra­ba­jar –¬¬¬¬ba­jo ame­na­zas y ejer­cien­do in­fluen­cia re­li­gio­sa– sin pa­go y las man­tu­vo en con­di­cio­nes de vi­vien­da de­plo­ra­bles to­do ese tiem­po.

Olga Sandra Mu­rra, de 64 años y re­si­den­te de Fort Worth, fue en­con­tra­da cul­pa­ble es­te mes en un juz­ga­do fe­de­ral de dos car­gos de tra­ba­jo for­za­do y de dos car­gos de re­fu­giar a un ex­tran­je­ro sin do­cu­men­tos, to­dos con re­la­ción a esas mu­je­res, afir­mó Kathy Col­vin, vo­ce­ra de la Fis­ca­lía Fe­de­ral pa­ra el Dis­tri­to Nor­te de Te­xas.

Mu­rra, tam­bién co­no­ci­da co­mo ‘Olga Sandra Ca­pón Me­ne­ses’, en­fren­ta 20 años de pri­sión y una mul­ta de 250 mil dó­la­res por los car­gos de tra­ba­jo for­za­do, y 10 años de cár­cel y otra mul­ta de igual can­ti­dad por al­ber­gar a las dos in­do­cu­men­ta­das.

La fe­cha de su sen­ten­cia fue fi­ja­da pa­ra el 28 de no­viem­bre de 2016.

La Fis­ca­lía pre­sen­tó prue­bas du­ran­te el jui­cio de que Mu­rra –quien pa­só gran par­te de su vi­da en Mé­xi­co– se mu­dó en 1997 a El Pa­so y lue­go a Fort Worth, tra­yén­do­se con ella a una mu­jer de 30 años, a quien au­to­ri­da­des iden­ti­fi­ca­ron co­mo V.R., in­for­mó Col­vin.

En 1998, Mu­rra hi­zo arre­glos pa­ra que otra mu­jer, és­ta de 20 años e iden­ti­fi­ca­da co­mo I.G., fue­ra trans­por­ta­da a los Es­ta­dos Uni­dos.

Tan­to V.R co­mo I.G. son me­xi­ca­nas y am­bas in­gre­sa­ron y per­ma­ne­cie­ron in­do­cu­men­ta­da­men­te en Es­ta­dos Uni­dos, se­gún los fis­ca­les que ga­na­ron el ca­so de ex­plo­ta­ción de in­mi­gran­tes en con­tra de Mu­rra el pa­sa­do vier­nes.

De sep­tiem­bre de 1997 a abril 29 de 2011, Mu­rra man­tu­vo a una o a las dos mu­je­res en El Pa­so y Fort Worth, re­te­nien­do los do­cu­men­tos de iden­ti­dad de am­bas.

Mu­rra te­nía ne­go­cios de lim­pie­za de ca­sas en El Pa­so y Fort Worth. La acu­sa­da man­da­ba a V.R. y a I.G. a tra­ba­jar pa­ra su com­pa­ñía, y am­bas lim­pia­ban de 3 a 4 ca­sas por día has­ta sie­te días a la se­ma­na, ade­más de lim­piar la ca­sa de Mu­rra y ha­cer­le co­mi­da, se­gún da­tos de la Fis­ca­lía.

"Mu­rra en nin­gún mo­men­to le pa­gó a las mu­je­res por su tra­ba­jo. Es más, Mu­rra le re­que­ría a las dos que le en­tre­ga­ran to­do el di­ne­ro que (los clien­tes) les en­tre­ga­ban por lim­piar ca­sas", di­jo Col­vin.

Du­ran­te el jui­cio, el Go­bierno ar­gu­men­tó que apar­te de re­te­ner sus do­cu­men­tos, Mu­rra le de­cía a las dos mu­je­res que de­bían obe­de­cer­la por­que ella era "la voz de Dios en la tie­rra", y les ha­cía que es­cu­cha­ran gra­ba­cio­nes re­li­gio­sas. Mu­rra, apar­te, les leía ver­sícu­los de la Bi­blia y las con­mi­na­ba a que dis­cu­tie­ran su sig­ni­fi­ca­do mien­tras lim­pia­ban ca­sas.

Se­gún los fis­ca­les, Mu­rra hi­zo creer que "se irían al in­fierno si no le obe­de­cían". Por lo me­nos a una la ame­na­zó de que si la des­obe­de­cía, con­tac­ta­ría a In­mi­gra­ción y la mu­jer se­ría "en­te­rra­da en un cam­po con otros in­do­cu­men­ta­dos".

Las au­to­ri­da­des sos­tie­nen que Mu­rra gol­peó por lo me­nos a una de las mu­je­res.

Con­di­cio­nes de es­cla­vi­tud

Las mu­je­res vi­vían ba­jo fuer­tes res­tric­cio­nes en ca­sa de Mu­rra, quien a ve­ces les re­que­ría que pi­die­ran per­mi­so pa­ra ir al ba­ño, se­gún los fis­ca­les. Tam­bién les prohi­bía ha­blar con otras per­so­nas que vi­vían en la ca­sa.

Las víc­ti­mas dor­mían ge­ne­ral­men­te en el pi­so de un ba­ño en la re­si­den­cia, pe­ro cuan­do las cas­ti­ga­ba, les ha­cía que dur­mie­ran en el ga­ra­ge, la­van­de­ría o jar­dín y les da­ba de co­mer so­lo pan y agua, se­gún tes­ti­mo­nio del Go­bierno.

En el 2001, a I.G. le pres­tó do­cu­men­tos fal­sos y la hi­zo tra­ba­jar en un McDo­nald's y en Wal­mart, ade­más de que se­guía la­bo­ran­do en su ne­go­cio de lim­pie­za de ca­sas. Al pa­re­cer, I.G. tra­ba­jó por ca­si un año en McDo­nald's en el 2001 y en Wal-Mart por cer­ca de seis me­ses en 2003. To­do el di­ne­ro que ga­na­ba se lo te­nía que dar a Mu­rra, in­di­có el re­por­te.

El ca­so fue in­ves­ti­ga­do por la ofi­ci­na de ICE HSI (U.S. Im­mi­gra­tion and Cus­toms En­for­ce­ment Ho­me­land Se­cu­rity In­ves­ti­ga­tions).

APUES­TA BI­NA­CIO­NAL

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.