El amor de ve­rano de Hi­llary

El Diario de El Paso - - Opinión - Frank Bru­ni

Nue­va York— Ca­da vez pa­re­ce más cla­ro que Do­nald Trump es lo me­jor que le pudo ha­ber pa­sa­do a Hi­llary Clin­ton. Y de­fi­ni­ti­va­men­te es lo más ex­tra­ño. Con sus arre­ba­tos de re­sen­ti­mien­to, sus es­pas­mos de ig­no­ran­cia y sus des­te­llos de de­ma­go­gia, Trump ha con­ver­ti­do al co­co fa­vo­ri­to del Par­ti­do Re­pu­bli­cano en su amor de ve­rano. No ha­bía ha­bi­do una his­to­ria de amor co­mo és­ta des­de ‘Ha­rold and Mau­de’.

Do­ce­nas de pro­mi­nen­tes re­pu­bli­ca­nos han da­do un pa­so al fren­te pa­ra de­cir que vo­ta­rán por Clin­ton, o al me­nos que lo pen­sa­rán. Entre ellos tu­vi­mos, ape­nas la se­ma­na pa­sa­da, al ti­tán de Si­li­con Va­lley, Meg Whit­man, a la con­fi­den­te de Jeb Bush, Sally Brads­haw, y a Maria Co­me­lla, ex vo­ce­ra de dos de los más di­ná­mi­cos pro­mo­to­res de Trump, Ch­ris Ch­ris­tie y Rudy Giu­lia­ni.

Es de es­pe­rar­se que esa lis­ta si­ga cre­cien­do. El equi­po de cam­pa­ña de Clin­ton evi­den­te­men­te es­pe­ra que crez­ca. Co­mo in­for­ma­ron la se­ma­na pa­sa­da Bloom­berg Po­li­tics y The Washington Post, los asistentes de Clin­ton lle­ga­ron al gra­do de mon­tar una di­vi­sión es­pe­cial –un ob­ser­va­to­rio de de­ser­cio­nes– pa­ra mo­ni­to­rear re­por­tes in­for­ma­ti­vos y otras pis­tas pú­bli­cas de que un lí­der re­pu­bli­cano es­tá pen­san­do en re­nun­ciar a Trump, pa­ra que al­guien del equi­po de Clin­ton se co­mu­ni­que con él y le pi­da que dé el si­guien­te pa­so. Jo­nat­han Mar­tin, de The Ti­mes, re­ve­ló que la mis­ma Clin­ton le lla­mó a Whit­man el mes pa­sa­do.

Me ima­gino que hay una ca­ja de pu­ros en ca­mino a Co­lin Po­well, un ra­mo de ro­sas pa­ra Con­do­lez­za Ri­ce y un te­lé­fono in­te­li­gen­te nue­ve­ci­to pa­ra el se­na­dor Lind­sey Graham. Hall­mark de­be­ría de con­si­de­rar una lí­nea de tar­je­tas ‘Ven con Hi­llary’, con un bu­rro y un ele­fan­te mi­rán­do­se a los ojos y en el fon­do, el atar­de­cer del sol con la ca­be­za anaran­ja­da de Trump.

No de­be exa­ge­rar­se la am­pli­tud del afec­to re­pu­bli­cano por Clin­ton. Tam­po­co de­be de pa­sar­se por alto el he­cho de que se ha­ce de ma­la ga­na. Si Trump por al­gu­na ra­zón se sa­lie­ra y hu­bie­ra en el me­nú un re­pu­bli­cano más ape­te­ci­ble, lo más pro­ba­ble es que esos con­ver­sos de Clin­ton re­gre­sa­rían a su acos­tum­bra­da die­ta re­pu­bli­ca­na. Y exis­te un lí­mi­te real en el nú­me­ro de re­pu­bli­ca­nos que la pue­den apo­yar en pú­bli­co.

Pe­ro hay mu­chos, pe­ro mu­chos más re­pu­bli­ca­nos que en pri­va­do la ani­man. Al de­jar en cla­ro que no van a vo­tar por Trump, tra­tan de in­cli­nar la elec­ción en fa­vor de Clin­ton. Des­pués de años de sa­ta­ni­zar­la y de to­das esas au­dien­cias so­bre Ben­ga­si, un no­ta­ble con­tin­gen­te de re­pu­bli­ca­nos le es­tá dan­do una ayu­da tan­to pa­si­va co­mo ac­ti­va en una me­di­da que ja­más ha­bía re­ci­bi­do un can­di­da­to pre­si­den­cial de­mó­cra­ta me­nos po­la­ri­za­dor.

Ella de­jó de ser la mu­ñe­ca vu­dú de los re­pu­bli­ca­nos pa­ra con­ver­tir­se en la Bar­bie post­par­ti­dis­ta.

Pa­ra apre­ciar la enor­mi­dad de es­ta sorpresa, re­tro­ce­da­mos unos años y exa­mi­ne­mos cua­tro pa­la­bras: ‘vas­ta cons­pi­ra­ción de de­re­cha’. En efec­to, esa fue la eti­que­ta que les pu­so Clin­ton a los enemi­gos po­lí­ti­cos que ex­pu­sie­ron los de­va­neos se­xua­les de su ma­ri­do con Mo­ni­ca Le­winsky y que pre­sio­na­ron pa­ra que fue­ra im­pug­na­do. Esa eti­que­ta fue más gran­de que ese feo ca­pí­tu­lo de la his­to­ria. Refleja la mag­ni­tud de las sos­pe­chas y ani­mo­si­da­des que sen­tían los Clin­ton por los re­pu­bli­ca­nos y vi­ce­ver­sa.

Y re­cor­de­mos que ha­cia el fin del man­da­to de su es­po­so, ella pro­vo­có la ira de los re­pu­bli­ca­nos pro Is­rael al dar­le en pú­bli­co un be­so a Suha, la es­po­sa del lí­der pa­les­tino Yas­ser Ara­fat. Aho­ra, mu­chos de esos mis­mos re­pu­bli­ca­nos son los que es­tán me­jor dis­pues­tos ha­cia ella y opues­tos a Trump, cu­ya in­ge­nui­dad geo­po­lí­ti­ca y su dis­cur­so ais­la­cio­nis­ta les preo­cu­pan más que cual­quier co­sa que pu­die­ra ha­ber en el pa­sa­do de Clin­ton.

Clin­ton no des­co­no­ce los se­cre­tos pa­ra apa­ci­guar al otro ban­do. A pe­sar de las gue­rras flo­ri­das que su es­po­so li­bró con los re­pu­bli­ca­nos del Con­gre­so, él tam­bién se mo­vió a la de­re­cha cuan­do la oca­sión lo re­que­ría, co­mo cuan­do pro­mul­gó la fa­mo­sa le­gis­la­ción de la re­for­ma asis­ten­cial.

Des­pués de los ata­ques te­rro­ris­tas del 11 de sep­tiem­bre, cuan­do ella es­ta­ba ter­mi­nan­do su pri­mer año co­mo se­na­do­ra por Nue­va York, yo es­cri­bí un lar­go ar­tícu­lo so­bre los es­fuer­zos de ella y Chuck Schu­mer (el otro se­na­dor por Nue­va York) pa­ra ob­te­ner ayu­da pa­ra la ciu­dad. Va­rios se­na­do­res re­pu­bli­ca­nos me di­je­ron lo sor­pren­di­dos e im­pre­sio­na­dos que es­ta­ban por la éti­ca la­bo­ral, la ca­li­dez y la dis­po­si­ción de coope­rar de Clin­ton.

Des­de ha­ce va­rios me­ses, ella ha es­ta­do en­vian­do se­ña­les de que el se­gun­do go­bierno Clin­ton di­fe­ri­ría del man­da­to del presidente Ba­rack Oba­ma en la se­rie­dad y di­na­mis­mo de su apues­ta por la coo­pe­ra­ción bi­par­ti­dis­ta. Ha­ber se­lec­cio­na­do al se­na­dor Tim Kai­ne co­mo com­pa­ñe­ro de fór­mu­la en­ca­ja en ese mar­co. Él es apre­cia­do y res­pe­ta­do por sus co­le­gas re­pu­bli­ca­nos, di­ná­mi­ca que de in­me­dia­to po­nen de re­lie­ve los asistentes de Clin­ton.

Lo que no ha su­ce­di­do, em­pe­ro, es la cons­truc­ción de un puente sus­tan­cial y ba­sa­do en po­lí­ti­cas entre los dos campos. Ella se des­pla­zó a la izquierda du­ran­te las pri­ma­rias pa­ra ma­ne­jar el desafío que plan­teó Ber­nie San­ders, y mu­chas de sus po­si­cio­nes son anate­ma in­clu­so pa­ra aque­llos re­pu­bli­ca­nos que la pre­fie­ren a ella so­bre Trump.

¿Cam­bia­rá eso ella en los pró­xi­mos me­ses o, si re­sul­ta elec­ta, des­pués de asu­mir el car­go?, ¿tie­ne que cam­biar­lo? Hay al­gu­nas en­cru­ci­ja­das fas­ci­nan­tes en el ca­mino –al­gu­nas gran­des de­ci­sio­nes– crea­das por el sin­gu­lar caos de la can­di­da­tu­ra de Trump y por la po­si­bi­li­dad de que él pier­da la elec­ción por un mar­gen arro­lla­dor, que aso­ma en las en­cues­tas más re­cien­tes, en es­pe­cial una que la mues­tra con ven­ta­ja en Geor­gia.

Mu­chos de­mó­cra­tas hue­len una de­rro­ta abru­ma­do­ra y es­pe­ran que una bue­na fran­ja de re­pu­bli­ca­nos cai­ga jun­to con Trump. Eso da pie a la fan­ta­sía del do­mi­nio de­mó­cra­ta en Washington, que le per­mi­ta al par­ti­do pro­mul­gar le­yes sin gran in­ter­ven­ción y ayu­da de los re­pu­bli­ca­nos. Des­pués de to­do el obs­truc­cio­nis­mo re­pu­bli­cano que han te­ni­do que aguan­tar, los de­mó­cra­tas an­he­lan esa li­be­ra­ción.

Pe­ro esa de­rro­ta aplas­tan­te re­que­ri­ría que Clin­ton hi­cie­ra una cam­pa­ña es­tri­den­te con­tra los re­pu­bli­ca­nos en jue­go en la cá­ma­ra y el Se­na­do, de aquí al 9 de no­viem­bre. Y esa es­tra­te­gia se con­tra­pun­tea con sus ac­tua­les avan­ces ha­cia los re­pu­bli­ca­nos que pu­die­ran cam­biar de ban­do.

Tam­bién se­ría una apues­ta enor­me y muy arries­ga­da a que va a con­ti­nuar la des­ban­da­da re­pu­bli­ca­na y a que se man­ten­drá la ven­ta­ja de­mó­cra­ta; en ca­so de per­der­la, la ven­gan­za re­pu­bli­ca­na se­ría in­me­dia­ta y des­pia­da­da. Oba­ma desafió a los re­pu­bli­ca­nos los pri­me­ros dos años de su man­da­to –cuan­do los de­mó­cra­tas tu­vie­ron el con­trol de las dos cá­ma­ras– pe­ro ha si­do ator­men­ta­do por ellos du­ran­te el res­to de su go­bierno.

Es por eso que es­pe­ro que Clin­ton adop­te una es­tra­te­gia di­fe­ren­te, de fren­te am­plio, que com­bi­ne los pro­yec­tos que la apa­sio­nan con aten­ción a las áreas de in­te­rés co­mún pa­ra de­mó­cra­tas y re­pu­bli­ca­nos: re­for­ma fis­cal, re­for­ma mi­gra­to­ria y qui­zá in­clu­so re­for­ma edu­ca­ti­va.

Sí, una gran vic­to­ria en no­viem­bre les da­ría a los de­mó­cra­tas tan­to el de­re­cho co­mo el man­da­to de im­ple­men­tar sus ideas más pro­fun­da­men­te aca­ri­cia­das. Pe­ro re­fle­ja­ría la im­po­pu­la­ri­dad de Trump tan­to co­mo un man­da­to arro­lla­dor pa­ra un pro­gra­ma en par­ti­cu­lar.

Y es­tos úl­ti­mos años he­mos vis­to el le­ga­do de las agu­das di­vi­sio­nes y de las gue­rri­llas entre los par­ti­dos: pa­rá­li­sis le­gis­la­ti­va, un dis­cur­so fue­ra de ba­se y el pre­ci­so dis­gus­to pú­bli­co por la política y los po­lí­ti­cos que le abrió el ca­mino a Trump. He­nos aquí, ato­ra­dos y mi­se­ra­bles.

El amor de ve­rano de Clin­ton no es só­lo una sorpresa na­rra­ti­va. Es una opor­tu­ni­dad que se pre­sen­ta a úl­ti­ma hora. A pe­sar del su­pues­ta­men­te in­tra­ta­ble par­ti­dis­mo, hay un cre­cien­te gru­po de lí­de­res muy con­no­ta­dos que es­tán po­nien­do al país an­tes de la fi­de­li­dad in­dis­cri­mi­na­da a su par­ti­do. Esa es una in­vi­ta­ción pa­ra que Clin­ton ha­ga lo mis­mo. De to­dos los po­lí­ti­cos, ella po­dría ser la que tu­vie­ra la me­jor opor­tu­ni­dad de mo­ver­nos un po­co más allá de es­ta pa­ra­li­zan­te es­cle­ro­sis. ¡Quién lo hu­bie­ra di­cho!

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.