Ven ma­yor afec­ta­ción de zi­ka en his­pa­nas de ba­jos re­cur­sos

El Diario de El Paso - - Opinión - Agencias Aus­tin—

Es muy pro­ba­ble que las mu­je­res his­pa­nas que tie­nen es­ca­sos re­cur­sos sean las que re­sul­ten más afec­ta­das si sur­ge un bro­te de zi­ka en el sur de Te­xas, de acuer­do a ac­ti­vis­tas que es­tán a fa­vor de la sa­lud pú­bli­ca.

Mi­les de mu­je­res de ba­jos in­gre­sos que vi­ven cer­ca de la fron­te­ra entre Te­xas y Mé­xi­co no cuen­tan con un se­gu­ro mé­di­co y no tie­nen ac­ce­so a la pla­ni­fi­ca­ción fa­mi­liar, lo cual las ha­ce es­pe­cial­men­te vul­ne­ra­bles al efec­to más gra­ve del zi­ka, la mi­cro­ce­fa­lia en los be­bés de mu­je­res que por­tan el vi­rus.

Has­ta aho­ra, Te­xas cuen­ta con 97 ca­sos do­cu­men­ta­dos de zi­ka, la ma­yo­ría es­tá con­cen­tra­da en áreas ur­ba­nas de Hous­ton y Da­llas. Sin em­bar­go, de­bi­do a que la tem­po­ra­da de mos­qui­tos se ha pro­lon­ga­do, a que exis­te una ma­yor pro­por­ción de per­so­nas no ase­gu­ra­das que en el res­to del es­ta­do y a las ma­las con­di­cio­nes del dre­na­je en al­gu­nos lu­ga­res del sur de Te­xas, esa si­tua­ción po­dría cam­biar muy pron­to.

“Sa­be­mos que el den­gue an­da cir­cu­lan­do y que el por­ta­dor es­tá aquí, lo cual nos ha­ce al­ta­men­te vul­ne­ra­bles”, co­men­tó Joe McCor­mick, de­cano re­gio­nal de la Es­cue­la de Sa­lud Pú­bli­ca de la Uni­ver­si­dad de Te­xas en Browns­vi­lle.

“Es­ta­mos jus­ta­men­te en la fron­te­ra y sa­be­mos que el zi­ka se es­tá ex­ten­dien­do en Mé­xi­co. Nos en­con­tra­mos par­ti­cu­lar­men­te en un alto ries­go”.

Zo­nas más vul­ne­ra­bles

Los te­xa­nos de ba­jos in­gre­sos que vi­ven en las co­lo­nias del Va­lle –ve­cin­da­rios po­bres y usual­men­te ru­ra­les a los que les fal­tan los ser­vi­cios bá­si­cos de la ciu­dad co­mo agua po­ta­ble y dre­na­je– son es­pe­cial­men­te vul­ne­ra­bles a los pi­que­tes del mos­qui­to.

Una de las co­lo­nias se inun­da cuan­do llue­ve y el agua se es­tan­ca du­ran­te días, sien­do el lu­gar per­fec­to pa­ra que se re­pro­duz­can los mos­qui­tos.

Al­gu­nas de las tem­po­ra­das en las que se re­pro­du­ce en el sur de Te­xas han au­men­ta­do y son las más pro­lon­ga­das del país, de­bi­do en par­te al cam­bio cli­má­ti­co.

Tem­po­ra­da de mos­qui­tos se ha ex­ten­di­do en El Pa­so en 2 dé­ca­das

La tem­po­ra­da de 193 días de mos­qui­tos en Browns­vi­lle es la vi­gé­si­ma ter­ce­ra más pro­lon­ga­da del país, en los Con­da­dos Huds­peth y El Pa­so, la tem­po­ra­da de esos in­sec­tos ha au­men­ta­do en más de dos se­ma­nas en los úl­ti­mos 20 años. Los hom­bres, ni­ños pe­que­ños y los adul­tos ma­yo­res que con­traen el vi­rus ma­yor­men­te só­lo en­fren­ta­rán un epi­so­dio de sar­pu­lli­do y fie­bre, aun­que la en­fer­me­dad es ries­go­sa pa­ra las mu­je­res en edad re­pro­duc­ti­va, ya que ha si­do vin­cu­la­do a la mi­cro­ce­fa­lia, que provoca que los be­bés naz­can con ca­be­zas más pe­que­ñas que el pro­me­dio, cau­san­do pro­ble­mas gra­ves de sa­lud.

El zi­ka tam­bién se trans­mi­te se­xual­men­te, lo cual ha­ce que el ac­ce­so a los ser­vi­cios de pla­ni­fi­ca­ción fa­mi­liar sea cru­cial pa­ra la pre­ven­ción. “La po­bla­ción del Va­lle tie­ne ín­di­ces más al­tos de po­bre­za y un ma­yor nú­me­ro de per­so­nas que no cuen­tan con un se­gu­ro mé­di­co”, co­men­tó Sta­cey Po­gue, ana­lis­ta de al­ta je­rar­quía de ex­per­tos li­be­ra­les del Cen­tro de Prio­ri­da­des en las Po­lí­ti­cas Pú­bli­cas.

Ofi­cia­les lo­ca­les y es­ta­ta­les de Te­xas han es­ta­do uti­li­zan­do un en­fo­que tri­par­ti­to pa­ra pre­ve­nir la pro­pa­ga­ción del zi­ka: eli­mi­nan­do los mos­qui­tos, pro­por­cio­nan­do edu­ca­ción pú­bli­ca pa­ra im­pe­dir los pi­que­tes y edu­ca­ción se­xual pa­ra alen­tar el uso de con­do­nes.

Pe­ro mu­chos con­da­dos que se en­cuen­tran a lo lar­go de la fron­te­ra de Te­xas no tie­nen pro­gra­mas pa­ra el con­trol de la por­ta­ción del vi­rus que son ne­ce­sa­rios pa­ra mo­ni­to­rear las po­bla­cio­nes de mos­qui­tos y fu­mi­gar pa­ra con­tro­lar la re­pro­duc­ción.

Si­tua­ción com­pli­ca­da en el Va­lle del Río Gran­de

Por ejem­plo, de los cua­tro con­da­dos que in­te­gran el Va­lle del Río Gran­de, dos de ellos – los Con­da­dos Starr y Wi­llacy– no cuen­tan con De­par­ta­men­tos de Sa­lud.

Cuan­do los con­da­dos les dan se­gui­mien­to a las po­bla­cio­nes de mos­qui­tos, usual­men­te no en­vían re­cur­sos adi­cio­na­les pa­ra las co­lo­nias, en don­de las inun­da­cio­nes son más fre­cuen­tes y es más al­ta la pro­ba­bi­li­dad de en­con­trar mos­qui­tos que por­tan esa en­fer­me­dad. Por ejem­plo, en el Con­da­do Nue­ces, el De­par­ta­men­to de Sa­lud co­lo­ca unas 20 tram­pas pa­ra mos­qui­tos en las áreas ru­ra­les, pe­ro nin­gu­na de ellas es­tá en las co­lo­nias en don­de las inun­da­cio­nes im­pi­den que cir­cu­len los vehícu­los.

Jua­ni­ta Ló­pez de la Co­lo­nia Ini­cia­ti­va, si­tua­da en el sur de Te­xas co­men­tó que ella y su es­po­so han es­ta­do tra­tan­do de edu­car a los ha­bi­tan­tes de la co­lo­nia acer­ca del zi­ka a tra­vés de vo­lan­tes y ver­bal­men­te, han re­co­rri­do apro­xi­ma­da­men­te 100 mi­llas pa­ra lle­gar a las co­lo­nias del área. Los re­si­den­tes de la co­lo­nia tie­nen me­nos pro­ba­bi­li­da­des de te­ner ac­ce­so a los ser­vi­cios de pla­ni­fi­ca­ción fa­mi­liar.

En el Va­lle del Río Gran­de, el 33 por cien­to de los ha­bi­tan­tes tie­nen me­nos de 65 años de edad –más de 380 mil per­so­nas– y no es­tán ase­gu­ra­das, com­pa­ra­do con el 21 por cien­to de los te­xa­nos en to­do el Es­ta­do.

Pa­ra com­pli­car más la si­tua­ción, el Va­lle no tie­ne hos­pi­ta­les pú­bli­cos y cuen­ta con una ma­la in­fra­es­truc­tu­ra de trans­por­te, los re­si­den­tes de la co­lo­nia en­fren­tan ba­rre­ras idio­má­ti­cas que li­mi­tan su ac­ce­so a la asesoría y al con­trol na­tal.

La Co­mi­sión de Sa­lud y Ser­vi­cios Hu­ma­ni­ta­rios de Te­xas anun­ció que pro­por­cio­na­ría re­pe­len­tes pa­ra mos­qui­tos de ma­ne­ra gra­tui­ta pa­ra las mu­je­res que tie­nen de 10 a 45 años de edad y a las em­ba­ra­za­das que es­tán cu­bier­tas por el pro­gra­ma Me­di­caid. Sin em­bar­go, esos re­pe­len­tes se­rán inac­ce­si­bles pa­ra las mu­je­res del Va­lle que se en­cuen­tran en un hue­co de la co­ber­tu­ra del Me­di­caid, de­bi­do a que in­gre­san de­ma­sia­do di­ne­ro pa­ra ca­li­fi­car pa­ra el pro­gra­ma pe­ro tam­bién vi­ven por de­ba­jo de la lí­nea de po­bre­za y no tie­nen re­cur­sos pa­ra te­ner ac­ce­so a la aten­ción mé­di­ca a tra­vés del mer­ca­do de se­gu­ros.

La fal­ta de me­dios eco­nó­mi­cos y vi­vir en zo­nas mar­gi­na­das fron­te­ri­zas las ex­clu­ye de me­di­das pa­ra com­ba­tir el vi­rus

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.