SE ABRA­ZAN MI­NU­TOS, TRAS AÑOS SE­PA­RA­DOS

El Diario de El Paso - - Portada - Luis Pa­blo Her­nán­dez / El Dia­rio de El Pa­so

En el even­to ‘Hugs, not Walls’, jua­ren­ses que no pue­den cru­zar a EU se re­en­con­tra­ron fí­si­ca­men­te con sus pa­rien­tes, quie­nes viven en el área de El Pa­so pe­ro por su es­ta­tus mi­gra­to­rio no pue­den re­gre­sar a Mé­xi­co. Al gri­to de "Sí se pu­do, cru­zar el mu­ro", los par­ti­ci­pan­tes se die­ron be­sos y abra­zos so­bre el le­cho de lo­do que se­pa­ra a am­bos paí­ses

Con tan só­lo tres mi­nu­tos de tiem­po per­mi­ti­do, cien­tos de fa­mi­lias con­vi­vie­ron bre­ve­men­te, des­pués de años de se­pa­ra­ción, con fa­mi­lia­res que han es­ta­do del otro la­do de la fron­te­ra.

Es­to ocu­rrió du­ran­te el even­to ‘Hugs, not Walls’, or­ga­ni­za­do en­tre los es­fuer­zos de la Red Fron­te­ri­za por los De­re­chos Hu­ma­nos, el Ins­ti­tu­to Fron­te­ri­zo Es­pe­ran­za y la Ofi­ci­na de Adua­nas y Pro­tec­ción Fron­te­ri­za (CBP).

Los par­ti­ci­pan­tes fue­ron jua­ren­ses que por di­ver­sos mo­ti­vos no pue­den cru­zar a Es­ta­dos Uni­dos, y me­xi­ca­nos que viven en el área de El Pa­so pe­ro cu­yo mo­vi­mien­to se li­mi­ta por su es­ta­tus mi­gra­to­rio en Es­ta­dos Uni­dos. Vis­tien­do ca­mi­se­tas de co­lor azul, fa­mi­lias del la­do es­ta­dou­ni­den­se es­pe­ra­ron an­sio­sa­men­te el po­der abra­zar a sus se­res que­ri­dos del otro la­do de la fron­te­ra, quie­nes ves­tían ca­mi­se­tas de co­lor blan­co.

Al gri­to de ‘Sí se pu­do, cru­zar el mu­ro’, los par­ti­ci­pan­tes se die­ron be­sos y abra­zos so­bre el lo­do del río que se­pa­ra a Mé­xi­co de Es­ta­dos Uni­dos.

Du­ran­te ho­ras, gru­pos de fa­mi­lias ba­ja­ban los mu­ros de con­cre­to ha­cia el pun­to de reunión, área que fue abier­ta ba­jo la au­to­ri­za­ción de di­ver­sas en­ti­da­des, co­mo la com­pa­ñía de fe­rro­ca­rri­les de Union Pa­ci­fic, la Co­mi­sión In­ter­na­cio­nal de Lí­mi­tes y Aguas y el CBP.

‘Es muy im­por­tan­te que co­la­bo­re­mos co­mo de­pen­den­cias fe­de­ra­les con los gru­pos co­mu­ni­ta­rios co­mo la Red Fron­te­ri­za, hay mu­cha co­la­bo­ra­ción con ellos y es­te even­to fue to­tal­men­te pla­nea­do por ellos y apo­ya­do en el sen­ti­do de se­gu­ri­dad pa­ra ase­gu­rar­nos del res­guar­do de nues­tras fron­te­ras, es­pe­cí­fi­ca­men­te aquí en El Pa­so’, di­jo Ramiro Cor­de­ro, agen­te y vo­ce­ro de la Pa­tru­lla Fron­te­ri­za, par­te del CBP.

‘Nues­tra fun­ción es ase­gu­rar­nos que no se pa­se nin­gún ti­po de mer­can­cía en es­te proceso. Y que las per­so­nas que es­tán en Mé­xi­co se que­den en Mé­xi­co y los que es­tán en Es­ta­dos Uni­dos se que­den en Es­ta­dos Uni­dos’, aña­dió.

Se re­en­cuen­tran fa­mi­lias a la mi­tad del Río Gran­de

His­to­rias per­so­na­les

Por­tan­do una enor­me ban­de­ra es­ta­dou­ni­den­se, Ray Gue­rra y su fa­mi­lia se en­con­tra­ban a la ex­pec­ta­ti­va de re­unir­se con su sue­gro y sue­gra que viven en Ciu­dad Juárez.

El año pa­sa­do, la fa­mi­lia Gue­rra se reunió en la va­lla fron­te­ri­za de Ana­praSun­land Park. Ayer, no hu­bo mu­ros que los se­pa­ra­ran.

‘Es­ta­mos to­dos emo­cio­na­dos, to­da la fa­mi­lia ya es­tá en lá­gri­mas. Es­ta­mos fe­li­ces de que el go­bierno per­mi­ta es­te ti­po de even­tos, nos gus­ta­ría que los hi­cie­ran más a me­nu­do’, di­jo Gue­rra.

En­tre los pri­me­ros en bajar el sen­de­ro ha­cia el cen­tro del Rio Bra­vo, se en­cuen­tran An­gé­li­ca Co­rrea y su fa­mi­lia, quien pla­ti­có en­tre lá­gri­mas co­mo se sen­tía jus­to des­pués de re­unir­se con sus fa­mi­lia­res.

‘Sien­to una gran fe­li­ci­dad en mi co­ra­zón, ha­ce cin­co años que no mi­ra­ba a mi abue­lo y a mi hi­jo y no sé có­mo ex­pli­car­lo pe­ro sien­to una gran emo­ción, oja­lá es­to pa­sa­ra más se­gui­do por­que ha­ce fal­ta jun­tar a las fa­mi­lias y es­pe­ro ha­ya una ley que per­mi­ta es­tos en­cuen­tros’, afir­mó.

Fran­cis­co Pé­rez vino des­de Las Cru­ces a ver a sus fa­mi­lia­res.

‘Lle­vo 15 años sin ver a mi ma­má, fue un gus­to mi­rar­la y te­ner­la en mis bra­zos, no hay pa­la­bras, unos se­gun­do más. Es­to se sin­tió co­mo si vol­vie­ra a na­cer, es­tar en­tre sus bra­zos co­mo ni­ño’, di­jo.

Ro­sa Martínez, de 86 años, ca­mi­nó so­bre el lo­do del río y se reunió con sus nie­tos, a quie­nes no ha­bía vis­to en más de una dé­ca­da.

‘Ellos se fue­ron y nosotros nos que­da­mos, su ma­má y pa­pá tam­bién se que­da­ron. Ne­ce­si­ta uno te­ner di­ne­ro pa­ra arre­glar pa­pe­les, pe­ro hoy sen­ti­mos emo­ción de ver­los’, di­jo.

Sara Ba­rra­za jun­to con sus hi­jos, fue­ron a ver a la abue­la que no ha­bían vis­to en tres años, ella co­men­tó que le tie­ne que ex­pli­car a los ni­ños por qué no pue­den ver a su abue­li­ta con más fre­cuen­cia. ‘Ellos se po­nen tris­tes, pe­ro sa­ben que al­gún día los podrán ver, ellos ya sa­ben’, di­jo.

Fer­nan­do Gar­cía, di­rec­tor de la Red Fron­te­ri­za por los De­re­chos Hu­ma­nos, di­jo que la reunión fue un ac­to sim­bó­li­co ‘pa­ra lla­mar la aten­ción a es­tas ma­las po­lí­ti­cas mi­gra­to­rias que vio­lan los de­re­chos y la dig­ni­dad y se­pa­ran fa­mi­lias’.

emo­cio­na­dos, es­tre­cha­ron y be­sa­ron a sus se­res que­ri­dos

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.