El is­lam ha­bla de Alá en es­pa­ñol

His­pa­nos que se han con­ver­ti­do a la nueva re­li­gión acu­den a la mez­qui­ta en Hous­ton don­de apren­den so­bre el Co­rán en su pro­pio idio­ma

El Diario de El Paso - - Texas - Allan Tur­ner/Hous­ton Ch­ro­ni­cle

Hous­ton— La me­xi­ca­na Ma­ría Da­wood cre­ció en la re­li­gión ca­tó­li­ca, pe­ro nun­ca fue fe­liz. Sus cues­tio­na­mien­tos so­bre la doc­tri­na so­la­men­te le pro­vo­ca­ban in­cer­ti­dum­bre. Los ri­tua­les per­die­ron su sig­ni­fi­ca­do. Es­pi­ri­tual pe­ro sin ata­du­ras, la vi­da de Da­wood se en­fo­có en la bús­que­da de Dios.

En Hous­ton, Da­wood in­ten­tó el pen­te­cos­ta­lis­mo. Des­pués un ami­go mu­sul­mán le pres­tó su Co­rán en es­pa­ñol. Des­de las lí­neas ini­cia­les, Da­wood su­po que ha­bía en­con­tra­do su ho­gar re­li­gio­so.

“No po­día pa­rar”, di­jo. “Se­guí le­yen­do. Una vez que ter­mi­né, vol­ví a empezar. Ca­da vez que lo leía en­con­tra­ba al­go nue­vo. Es­to es lo que es­ta­ba bus­can­do”.

La con­ver­sión de Da­wood se dio ha­ce ca­si 40 años, cuan­do los re­cur­sos de los mu­sul­ma­nes his­pa­no­par­lan­tes de Hous­ton eran li­mi­ta­dos. Aho­ra, con la aper­tu­ra al ini­cio del año del ‘Cen­tro Is­lá­mi­co, Te­xas’ –y po­si­ble­men­te la úni­ca mez­qui­ta en el país en ser de ha­bla his­pa­na– la ciu­dad es­tá en ca­mino a con­ver­tir­se en el cen­tro de en­se­ñan­za mu­sul­ma­na his­pa­na.

Con­ver­sio­nes

Ubi­ca­da en un edi­fi­cio ban­ca­rio en el la­do su­r­oes­te de Hous­ton, la mez­qui­ta es un pro­yec­to de Is­lam en Es­pa­ñol, una pro­duc­to­ra de ma­te­rial re­li­gio­so edu­ca­ti­vo. Fun­da­da ha­ce 15 años, la or­ga­ni­za­ción no lu­cra­ti­va ha desa­rro­lla­do or­ga­ni­za­cio­nes si­mi­la­res en Da­llas, Ca­li­for­nia y Nueva Jer­sey.

En sus pri­me­ros me­ses, Cen­tro Is­lá­mi­co dio la bien­ve­ni­da a 28 con­ver­sos al is­lam, di­jo Alex Gu­tié­rrez, di­rec­tor ope­ra­ti­vo y de desa­rro­llo de Is­lam en Es­pa­ñol.

“To­dos eran la­ti­nos – fa­mi­lias, ma­dres sol­te­ras, pa­re­jas con hi­jos. He­mos te­ni­do her­ma­nas de 10 años; vi­mos a una abue­la con­ver­tir­se al is­lam”.

Gu­tié­rrez, quien es un ex ca­tó­li­co, es­ti­ma que qui­zá mil mu­sul­ma­nes la­ti­nos vi­van en el área de Hous­ton. A ni­vel na­cio­nal, se­gún cálcu­los, 300 mil la­ti­nos si­guen las en­se­ñan­zas del pro­fe­ta Maho­ma.

A la fe­cha, las in­cur­sio­nes is­lá­mi­cas en la po­bla­ción his­pa­na de EU han si­do mí­ni­mas, 55 por cien­to de los his­pa­nos son ca­tó­li­cos, re­por­ta el Cen­tro de In­ves­ti­ga­ción Pew.

Po­co más de uno en ca­da 5 son pro­tes­tan­tes; so­la­men­te uno por cien­to pro­fe­sa re­li­gio­nes no cris­tia­nas. Aún así, las ten­den­cias de­mo­grá­fi­cas po­drían pre­de­cir el cre­ci­mien­to del is­lam.

Los la­ti­nos com­pren­den aho­ra ca­si el 40 por cien­to de la po­bla­ción en Te­xas y 20 por cien­to en el país.

Pew re­por­ta que ca­si uno de ca­da 4 se iden­ti­fi­ca co­mo ex ca­tó­li­co. Pa­ra la se­gun­da mi­tad del si­glo, se con­si­de­ra que el is­lam se­rá la re­li­gión do­mi­nan­te en el mun­do.

Cla­ses se trans­mi­ten en vi­vo por In­ter­net

Is­lam en Es­pa­ñol fue crea­do pa­ra pro­veer de ma­te­rial re­li­gio­so en es­pa­ñol a la nueva olea­da de con­ver­sos.

En sus pri­me­ros años, pu­bli­có más de 500 au­dio­li­bros y 250 vi­deos, la ma­yo­ría apa­re­cie­ron en la te­le­vi­sión abier­ta. Re­cien­te­men­te ha di­ri­gi­do su aten­ción al In­ter­net. Las cla­ses del do­min­go se trans­mi­ten en vi­vo, ofre­cien­do una op­ción a los mu­sul­ma­nes que no pue­den via­jar a Hous­ton a la mez­qui­ta.

“Lle­ga­mos a per­so­nas en Bra­sil, España, Ar­gen­ti­na”, di­jo Gu­tié­rez.

“He­mos te­ni­do a per­so­nas que nos ven des­de Ale­ma­nia y Pa­rís. Es­ta­mos abier­tos a cual­quie­ra, a cual­quier la­tino en cual­quier par­te del mun­do que desee abra­zar el is­lam.

Pri­me­ra con­ven­ción na­cio­nal

En di­ciem­bre, la or­ga­ni­za­ción ce­le­bra­rá su pri­me­ra con­ven­ción na­cio­nal la­ti­na co­mo par­te de la Con­ven­ción Da­wah de Te­xas 2016 en el Cen­tro de Con­ven­cio­nes Geor­ge R. Brown. Ca­da con­ver­sión es úni­ca, pe­ro el ca­mino de Da­wood ha­cia el is­lam le es fa­mi­liar a mu­chos mu­sul­ma­nes his­pa­nos.

Me­xi­ca­na na­ci­da ca­tó­li­ca

Co­mo Da­wood, Nahe­la Mo­ra­les de 40 años na­ció en Mé­xi­co en el seno de una fa­mi­lia ca­tó­li­ca.

“Has­ta don­de re­cuer­do, siem­pre es­tu­ve bus­can­do a Dios”, di­jo.

Pe­ro cuan­do bus­có guía re­li­gio­sa de la per­so­na más de­vo­ta de su fa­mi­lia, su abue­la, se le di­jo “que siem­pre cre­ye­ra”.

“Pa­ra mis me­dia­dos 20s, eso no era su­fi­cien­te”, di­jo Mo­ra­les, quien ac­tual­men­te es ‘em­ba­ja­do­ra’ de Is­lam en Es­pa­ñol.

Mo­ra­les acu­dió a ce­re­mo­nias mor­mo­nas, bau­tis­tas y de testigos de Jeoho­vá. Ha­bló de re­li­gión con al­gu­nos ami­gos ju­díos.

En 2001 se mu­dó a la ciu­dad de Nueva York. Cuan­do avio­nes pi­lo­tea­dos por te­rro­ris­tas im­pac­ta­ron el World Tra­de Center, ella, jun­to a mi­llo­nes de es­ta­dou­ni­den­ses, es­ta­ba fu­rio­sa. En­ton­ces com­pró un Co­rán pa­ra en­ten­der me­jor el is­lam. Lo que des­cu­brió fue sor­pren­den­te.

“Cuan­do me en­con­tré con el is­lam, es­ta­ba ani­ma­da a ha­cer pre­gun­tas. To­das mis du­das fue­ron re­suel­tas”, di­jo.

“To­mé una Bi­blia pa­ra com­pa­rar­la con el Co­rán. Cuan­do me en­te­ré de que el is­lam no des­es­ti­ma a Je­sús, eso fue al­go im­por­tan­te pa­ra mí. El is­lam no des­es­ti­ma a nin­guno de los men­sa­je­ros y pro­fe­tas, hay ca­bi­da pa­ra adán, Noé, Je­sús y fi­nal­men­te pa­ra el pro­fe­ta Maho­ma, paz pa­ra to­dos ellos”.

Pa­ra Da­wood, los va­lo­res del is­lam eran acor­des a lo que le en­se­ña­ron en su ni­ñez ca­tó­li­ca. “En­se­ña amor y paz”, di­jo. El is­lam, se­ña­la, ofre­ce una di­rec­triz so­bre có­mo tra­tar a las per­so­nas, re­la­cio­nar­se con los pa­dres, ha­cer ca­ri­dad sin juz­gar a quie­nes se ayu­da.

“Cuan­do via­jo y veo a al­guien ne­ce­si­ta­do, le doy di­ne­ro. Lo que ha­cen con él es cues­tión su­ya”, de­cla­ró.

El fun­da­dor de Is­lam en Es­pa­ñol, Jai­me Muha­jid Flet­cher, tam­bién era al­guien que bus­ca­ba.

Las cla­ses en la mez­qui­ta El­fa­rouq de Hous­ton lo lle­va­ron a la fe, y po­dría de­cir­se que sal­va­ron su vi­da.

Flet­cher, de 39 años y quien una vez per­te­ne­ció a pan­di­llas, es­ta­ba de via­je y no pu­do ha­cer co­men­ta­rios. En un ar­tícu­lo de 208 del Hous­ton Ch­ro­ni­cle, el na­ci­do en Co­lom­bia ex­pli­có la na­tu­ra­le­za de su fe.

“Ya no be­bía, ni fu­ma­ba ni sa­lía”, di­jo.

“No por­que al­guien me lo ha­ya pe­di­do, sino por­que me hu­bie­ra sen­ti­do su­cio si lo hu­bie­ra he­cho. Fue un cam­bio to­tal. Que­ría paz in­te­rior y jus­ti­cia, y que Dios me ha­ya da­do el is­lam, es al­go que es­tu­ve desean­do por mu­cho tiem­po”.

Las raí­ces de la re­li­gión son pro­fun­das, y la con­ver­sión usual­men­te no se da sin do­lor. En las fa­mi­lias his­pa­nas, di­jo Gu­tié­rrez, el cam­biar­se del cris­tia­nis­mo al is­lam pue­de ser con­si­de­ra­do co­mo trai­ción.

“Las fa­mi­lias la­ti­nas aso­cian el is­lam con cier­ta cul­tu­ra y per­so­nas”, agre­gó.

“Cuan­do adop­tas el is­lam, es co­mo si hu­bie­ras re­cha­za­do a tu gen­te”.

Cuan­do me en­con­tré con el is­lam, es­ta­ba ani­ma­da a ha­cer pre­gun­tas. To­das mis du­das fue­ron re­suel­tas”

Nahe­la Mor­laes, me­xi­ca­na de 40 años

La or­ga­ni­za­ción no lu­cra­ti­va se ha ex­ten­di­do a Da­llas, Ca­li­for­nia y Nueva Jer­sey

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.