Trump y el ar­te de las san­de­ces

El Diario de El Paso - - Opinión - Fa­reed Za­ka­ria com­ments@fa­reed­za­ka­ria.com

Nueva York— Unos po­cos días atrás, me pre­gun­ta­ron en la CNN si po­día dar sen­ti­do de un ca­so más en el cual Do­nald Trump ha­bía di­cho al­go de­mos­tra­ble­men­te fal­so y lue­go lo ha­bía ex­pli­ca­do con un tweet sar­cás­ti­co y una en­tre­vis­ta in­dig­nan­te. Con­tes­té que aquí ha­bía un pa­trón y un tér­mino pa­ra de­no­mi­nar a una per­so­na que hi­zo es­te ti­po de co­sas: un ‘ar­tis­ta fan­fa­rrón’. Ob­tu­ve ví­to­res y sil­bi­dos por el co­men­ta­rio, de los par­ti­dis­tas de ca­da par­ti­do; pe­ro no es­ta­ba uti­li­zan­do esa eti­que­ta de pa­sa­da. Trump es va­rias co­sas, al­gu­nas de ellas os­cu­ras y pe­li­gro­sas. Sin em­bar­go, en el fon­do, es un ar­tis­ta fan­fa­rrón.

Harry Frank­furt, un emi­nen­te fi­ló­so­fo mo­ral y ex pro­fe­sor de Prin­ce­ton, es­cri­bió un tra­ba­jo bri­llan­te en 1986 lla­ma­do ‘So­bre la char­la­ta­ne­ría’. (El mis­mo Frank­furt es­cri­bió acer­ca de Trump en es­ta lí­nea, así co­mo tam­bién lo han he­cho Jeet Heer y El­dar Sa­raj­lic). En el en­sa­yo, Frank­furt dis­tin­gue cru­cial­men­te en­tre men­ti­ras y san­de­ces: ‘De­cir una men­ti­ra es un ac­to con un en­fo­que mar­ca­do. Es di­se­ña­do pa­ra in­ser­tar una fal­se­dad par­ti­cu­lar en un pun­to es­pe­cí­fi­co. ... Pa­ra in­ven­tar una men­ti­ra siem­pre (el que di­ce la men­ti­ra) de­be pen­sar que sa­be cuál es la ver­dad’.

No obs­tan­te, al­guien que se in­vo­lu­cra en la fan­fa­rro­ne­ría, ex­pli­ca Frank­furt ‘no es­tá ni en el la­do de la ver­dad ni en el la­do de la men­ti­ra. Su ojo no se en­cuen­tra en los he­chos de nin­gu­na ma­ne­ra... ex­cep­to en la me­di­da en que sean per­ti­nen­tes a su in­te­rés en sa­lir­se con la su­ya, con lo que di­ce’. Frank­furt es­cri­be que el en­fo­que del fan­fa­rrón ‘es pa­no­rá­mi­co más que par­ti­cu­lar’ y que él tie­ne ‘más opor­tu­ni­da­des es­pa­cio­sas pa­ra la im­pro­vi­sa­ción, el co­lor y el jue­go ima­gi­na­ti­vo. Aquí se trata me­nos de des­tre­za que de ar­te. De ahí la no­ción fa­mi­liar de ar­tis­ta fan­fa­rrón’.

Es­te ha si­do el mo­do de Do­nald Trump, to­da su vi­da. Él alar­dea, y alar­dea y alar­dea, acer­ca de su ne­go­cio, sus cons­truc­cio­nes, sus li­bros, sus es­po­sas. Gran par­te de ello es una mez­cla de hi­pér­bo­le y men­ti­ras. Y cuan­do es descubierto, es co­mo ese hom­bre que to­dos he­mos co­no­ci­do, que rea­li­za afir­ma­cio­nes dis­pa­ra­ta­das en un bar, y que cuan­do es con­fron­ta­do con la ver­dad, res­pon­de rá­pi­da­men­te: ‘¡Lo sa­bía!’.

To­me­mos, el ejem­plo más ex­tra­or­di­na­rio, su re­la­ción no exis­ten­te con Vla­di­mir Pu­tin. En ma­yo del 2014, di­ri­gién­do­se al Club Na­cio­nal de Pren­sa, Trump di­jo: ‘Yo es­tu­ve en Ru­sia, es­tu­ve en Mos­cú re­cien­te­men­te y ha­blé, in­di­rec­ta y di­rec­ta­men­te con el pre­si­den­te Pu­tin, quien no pu­do ha­ber si­do más ama­ble’. En no­viem­bre del 2015, en un de­ba­te de Fox, co­men­tó acer­ca de Pu­tin: ‘Pu­de co­no­cer­lo muy bien ya que am­bos es­tu­vi­mos en 60 Mi­nu­tes’.

¿Aca­so Trump creía real­men­te que uno pue­de de­cir al­go así en vi­vo en la te­le­vi­sión y que na­die se pue­de fi­jar si es cier­to? ¿Aca­so pen­só que na­die se da­ría cuen­ta que el pro­gra­ma 60 Mi­nu­tes con­sis­tió de dos en­tre­vis­tas pre­gra­ba­das en for­ma se­pa­ra­da, con Pu­tin en Mos­cú y Trump en Nueva York? (Con esa ló­gi­ca, pu­de co­no­cer muy bien a Fran­klin Roos­velt ya que he pre­sen­ta­do al­gu­nos pro­gra­mas de él en mi show de te­le­vi­sión).

De he­cho, Trump es­ta­ba ‘di­cien­do san­de­ces’. Se ve a sí mis­mo co­mo im­por­tan­te, una ce­le­bri­dad mun­dial, el ti­po de hom­bre que de­be­ría o po­dría ha­ber co­no­ci­do a Pu­tin. ¿Por qué im­por­ta que en realidad, no lo hi­zo?

O sino ob­ser­ve­mos el te­ma que ali­men­tó su as­cen­so po­lí­ti­co: ‘el birt­he­rism’ (pen­sa­mien­to que in­di­ca que Oba­ma es ex­tran­je­ro y un pre­si­den­te ile­gí­ti­mo). Trump afir­mó en el 2011 que ha­bía en­via­do in­ves­ti­ga­do­res a Ha­wai y que ‘ellos no pue­den creer lo que es­tán en­con­tran­do’. Du­ran­te se­ma­nas, Trump con­ti­nuó in­si­nuan­do que ha­bía gran­des des­cu­bri­mien­tos que pron­to sal­drían a la luz. In­si­nuó a Geor­ge Step­ha­no­pou­los: ‘va­mos a ver qué su­ce­de’. Eso fue ha­ce cin­co años, en abril del 2011. No su­ce­dió na­da.

En efec­to, pa­re­ce bas­tan­te im­pro­ba­ble que Trump ha­ya en­via­do a un in­ves­ti­ga­dor a Ha­wai, en pri­mer lu­gar. En el 2011, Sa­lon pre­gun­tó al abo­ga­do de Trump, Mi­chael Cohen, por cual­quier de­ta­lle de los in­ves­ti­ga­do­res. Cohen ex­pli­có que na­tu­ral­men­te, to­do era muy se­cre­to. Trump ha di­cho lo mis­mo en cuan­to a su plan pa­ra de­rro­tar a ISIS, el cual no pue­de re­ve­lar. Ha alar­dea­do de te­ner una es­tra­te­gia pa­ra ga­nar só­li­da­men­te Es­ta­dos de­mo­crá­ti­cos es­te oto­ño, pe­ro no re­ve­la­rá cuá­les. (In­clu­so, pa­ra los es­tán­da­res de Trump, es cu­rio­so. ¿Aca­so no nos da­re­mos cuen­ta cuan­do ha­ga cam­pa­ña en esos lu­ga­res?, ¿o se­rá tan se­cre­to que ni los vo­tan­tes sa­brán?). Por su­pues­to, no son es­tra­te­gias se­cre­tas. Só­lo son san­de­ces.

Harry Frank­furt con­clu­ye que los men­ti­ro­sos y los que di­cen la ver­dad, son am­bos su­ma­men­te cons­cien­tes de he­chos y ver­da­des. Só­lo es­tán eli­gien­do ju­gar en lu­ga­res opues­tos del mis­mo jue­go pa­ra ser­vir a sus propios in­tere­ses. Sin em­bar­go, el ar­tis­ta fan­fa­rrón, ha per­di­do to­da co­ne­xión con la realidad. No pres­ta aten­ción a la ver­dad. ‘En vir­tud de es­to’, Frank­furt es­cri­be, ‘la char­la­ta­ne­ría es un ma­yor enemi­go de la ver­dad que las men­ti­ras’.

Ve­mos las con­se­cuen­cias. Mien­tras la char­la dis­pa­ra­ta­da continúa, las nor­mas uni­for­mes de he­cho, ver­dad y realidad han des­apa­re­ci­do de es­ta cam­pa­ña. Do­nald Trump ha acu­mu­la­do tan vas­tas can­ti­da­des de su pro­duc­to ca­rac­te­rís­ti­co en el ám­bi­to po­lí­ti­co, que el he­dor ac­tual es abru­ma­dor e in­aguan­ta­ble.

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.