Mé­xi­co: La vio­len­cia vuel­ve a ser no­ti­cia

El Diario de El Paso - - Opinión - An­drés Op­pen­hei­mer @op­pen­hei­me­ra aop­pen­hei­mer@mia­mihe­rald.com

Ciu­dad de Mé­xi­co— La ma­yo­ría de las de­cla­ra­cio­nes de Do­nald Trump so­bre Mé­xi­co son pro­duc­to de la ig­no­ran­cia, el ra­cis­mo y la de­ma­go­gia, pe­ro al can­di­da­to re­pu­bli­cano le en­can­ta­ría leer los ti­tu­la­res de es­ta se­ma­na en es­te país.

La Aso­cia­ción Na­cio­nal de Al­cal­des de Mé­xi­co (ANAC) hi­zo una so­li­ci­tud de ayu­da ur­gen­te al pre­si­den­te En­ri­que Peña Nieto pa­ra de­te­ner una ola de ase­si­na­tos de al­cal­des mu­ni­ci­pa­les, di­cen los ti­tu­la­res. Al me­nos cin­co al­cal­des han si­do ase­si­na­dos es­te año, lo que lle­va el nú­me­ro to­tal a 56 en los últimos 10 años, se­gún re­por­tes de pren­sa.

Lo que es más, la abru­ma­do­ra ma­yo­ría de es­tos crí­me­nes si­gue im­pu­ne, lo que co­rres­pon­de con el pa­trón ge­ne­ral de im­pu­ni­dad pa­ra to­dos los crí­me­nes que se co­me­ten en Mé­xi­co.

Un es­tu­dio del Cen­tro de Es­tu­dios so­bre Im­pu­ni­dad y Jus­ti­cia (CESIJ) de la Uni­ver­si­dad de las Amé­ri­cas en Puebla mues­tra que Mé­xi­co tie­ne el se­gun­do ín­di­ce de im­pu­ni­dad más al­to del mun­do, des­pués de Fi­li­pi­nas.

Só­lo el 7 por cien­to de los crí­me­nes que tie­nen lu­gar en Mé­xi­co son re­por­ta­dos a las au­to­ri­da­des, y me­nos del 1 por cien­to de to­dos los cri­mi­na­les ter­mi­nan en la cár­cel, se­gún el Ín­di­ce Glo­bal de Im­pu­ni­dad Mé­xi­co 2016 re­cien­te­men­te pu­bli­ca­do por el CESIJ.

La ma­yo­ría de los me­xi­ca­nos no re­por­tan los crí­me­nes por­que pien­san que ha­cer­lo es una pér­di­da de tiem­po, y por­que no con­fían en la Po­li­cía. No en vano, un vie­jo chis­te me­xi­cano di­ce que ‘¡si te asal­tan en la ca­lle, no gri­tes, por­que pue­de ve­nir la Po­li­cía!’. A me­nu­do, la Po­li­cía ex­tor­sio­na a las víc­ti­mas, y a los cri­mi­na­les.

Ge­rar­do Ro­drí­guez Sán­chez, coau­tor del ín­di­ce de im­pu­ni­dad del CESIJ, me di­jo que la ma­yo­ría de los ase­si­na­tos de al­cal­des tie­nen lu­gar en áreas re­mo­tas, de ex­tre­ma po­bre­za, don­de se cul­ti­va la ama­po­la pa­ra la pro­duc­ción de he­roí­na.

La pre­sen­cia de fuer­zas de po­li­cía fe­de­ra­les o es­ta­ta­les, o de jue­ces, en es­tas áreas ru­ra­les es vir­tual­men­te nu­la. Allí, los nar­co­tra­fi­can­tes quie­ren con­tro­lar a los al­cal­des, por­que son és­tos quie­nes de­sig­nan a los úni­cos agen­tes de se­gu­ri­dad lo­ca­les.

Pe­ro, pa­ra po­ner las co­sas en pers­pec­ti­va, Mé­xi­co no es­tá en­tre los paí­ses más vio­len­tos de Amé­ri­ca La­ti­na. Hay al­re­de­dor de una do­ce­na de paí­ses la­ti­noa­me­ri­ca­nos con ín­di­ces de ase­si­na­tos más al­tos que los de Mé­xi­co.

Hon­du­ras tie­ne un ín­di­ce anual de ho­mi­ci­dios de 90 por ca­da 100 mil ha­bi­tan­tes; Ve­ne­zue­la, cu­ya ca­pi­tal es la ciu­dad más vio­len­ta del mun­do, de 54 per­so­nas; El Sal­va­dor, de 41; Gua­te­ma­la, de 40; Ja­mai­ca, de 39; Co­lom­bia, de 31; Baha­mas, de 30; Tri­ni­dad y To­ba­go, de 28, Bra­sil, de 25; y la Re­pú­bli­ca Dominicana, de 22. En com­pa­ra­ción, la tasa de ho­mi­ci­dios de Mé­xi­co es de 21 per­so­nas por 100 mil ha­bi­tan­tes, se­gún ci­fras de la ONU.

Y aun­que Es­ta­dos Uni­dos co­mo na­ción tie­ne un ín­di­ce de ho­mi­ci­dios mu­cho más ba­jo que el de Mé­xi­co, ciu­da­des es­ta­dou­ni­den­ses co­mo De­troit, Nueva Or­leans, Ne­wark y St. Louis tie­nen una tasa de ho­mi­ci­dios de más del doble de la de Mé­xi­co, y al­re­de­dor de tres ve­ces más de la de Ciu­dad de Mé­xi­co.

El al­tí­si­mo ni­vel de im­pu­ni­dad de Mé­xi­co se de­be, en­tre otras co­sas, a la co­rrup­ción po­li­cial, la es­ca­sez de jue­ces –el país cuen­ta só­lo con cua­tro jue­ces por ca­da 100 mil per­so­nas, en com­pa­ra­ción con 10 jue­ces por la mis­ma can­ti­dad de ha­bi­tan­tes en Es­ta­dos Uni­dos– y las cár­ce­les su­per­po­bla­das, di­cen los ex­per­tos.

Mi opi­nión:

Ca­si to­das las dia­tri­bas de Trump so­bre Mé­xi­co, co­mo su afir­ma­ción de que la ma­yo­ría de los mi­gran­tes in­do­cu­men­ta­dos me­xi­ca­nos en los Es­ta­dos Uni­dos son ‘cri­mi­na­les’ y ‘vio­la­do­res’, son dis­pa­ra­ta­das. De he­cho, va­rios es­tu­dios mues­tran que los in­do­cu­men­ta­dos me­xi­ca­nos co­me­ten me­nos de­li­tos que los ciu­da­da­nos na­ci­dos en Es­ta­dos Uni­dos.

Sin em­bar­go, Me­xi­co de­be­ría pe­dir ayu­da in­ter­na­cio­nal pa­ra re­sol­ver su gra­ve pro­ble­ma de im­pu­ni­dad, igual que lo hi­zo Gua­te­ma­la cuan­do in­vi­tó a la Co­mi­sión In­ter­na­cio­nal de las Na­cio­nes Uni­das con­tra la Im­pu­ni­dad (CICIG) pa­ra ayu­dar a re­cons­truir su desas­tro­so sis­te­ma de jus­ti­cia.

La re­cien­te ola de ase­si­na­tos de al­cal­des me­xi­ca­nos su­gie­re que la vio­len­cia del nar­co­trá­fi­co en Mé­xi­co no es­tá dis­mi­nu­yen­do, y que hay que ha­cer al­go drástico pa­ra re­du­cir­la.

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.